El capí­tu­lo prin­ci­pal del últi­mo libro – Fidel Cas­tro

Des­pués de publi­ca­das las dos Refle­xio­nes sobre el libro del escri­tor Daniel Estu­lin, titu­la­do “La ver­da­de­ra his­to­ria del Club Bil­der­berg”, el autor envió un men­sa­je soli­ci­tan­do entre­vis­tar­se con­mi­go. Desea­ba que antes del encuen­tro leye­ra un capí­tu­lo impor­tan­te de su nue­vo libro que está por publi­car y debía ser tra­du­ci­do del inglés.

Ayer me lo entre­ga­ron ya tra­du­ci­do en Cuba. Su con­te­ni­do es espec­ta­cu­lar y mere­ce ser ana­li­za­do en sus aspec­tos esen­cia­les. Selec­cio­nan­do párra­fos de ese mate­rial ofrez­co una idea del con­te­ni­do del capí­tu­lo, que ofre­ce impor­tan­tes datos que para los téc­ni­cos impli­ca un desa­fío.

El autor comien­za afir­man­do:

“Éste es el capí­tu­lo más extra­ño que usted podrá encon­trar jamás en un libro, en este o en cual­quier otro que se haya escri­to […]. Las últi­mas pie­zas del rom­pe­ca­be­zas serán pues­tas en su lugar para que usted pue­da ver la ima­gen del mun­do en que vivi­mos. […] no será tan fácil hacer que usted crea en ella por razo­nes pura­men­te sico­ló­gi­cas. Ello podría deber­se en par­te a nues­tra pro­pia men­ta­li­dad ser­vil que tan esme­ra­da­men­te creó en noso­tros la pro­pa­gan­da inhu­ma­na que con tan­ta fuer­za ha esta­do diri­gi­da con­tra la huma­ni­dad des­de el siglo XIX.”

“…peque­ños gru­pos de cons­pi­ra­ción han actua­do con­tra Cuba, Laos, Afga­nis­tán y Nica­ra­gua. Duran­te déca­das han esta­do invo­lu­cra­dos en todo, des­de las dro­gas y el trá­fi­co de armas has­ta los ase­si­na­tos, la gue­rra encu­bier­ta y el terro­ris­mo abier­to.”

“Per­so­nas como Geor­ge H.W. Bush; William Casey, ex direc­tor de la CIA; […] Oli­ver North, el ex hom­bre-pun­ta del Irán-Con­tras; y Mike Hara­ri, segun­do al man­do del Mos­sad son algu­nas de las más noto­rias en este glo­sa­rio de agen­tes de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas…”

“Este capí­tu­lo tra­ta de las armas de des­truc­ción masi­va. Las armas ató­mi­cas, las armas nuclea­res, las mini-armas nuclea­res.”

“En este capí­tu­lo ana­li­za­re­mos el aten­ta­do con bom­ba en la ciu­dad de Oklaho­ma, del cual se cul­pó a la extre­ma dere­cha esta­dou­ni­den­se; el de Bali, del cual se cul­pó a los terro­ris­tas islá­mi­cos; el ase­si­na­to de Rafiq Hari­ri, del cual se cul­pó a Siria; y el aten­ta­do en la Ter­mi­nal 4 del Aero­puer­to de Bara­jas, del cual se cul­pó a ETA.”

“Según la infor­ma­ción ofi­cial, a las 9:02 a.m. (Hora Están­dar del Cen­tro) del 19 de abril de 1995, el camión Ryder, que con­te­nía apro­xi­ma­da­men­te 2 300 kilo­gra­mos de fer­ti­li­zan­te y una mez­cla de nitro­me­tano, deto­nó fren­te al lado nor­te del Edi­fi­cio Fede­ral Alfred P. Murrah de nue­ve pisos. La explo­sión des­tru­yó la ter­ce­ra par­te del edi­fi­cio y creó un crá­ter de 9 metros de ancho por 2.4 metros de pro­fun­di­dad en la calle NW 5th Street pró­xi­ma al edi­fi­cio. La explo­sión des­tru­yó o dañó 324 (¡!) edi­fi­cios en un radio de die­ci­séis cua­dras, des­tru­yó o que­mó 86 autos en los alre­de­do­res del lugar y que­bró cris­ta­les en 258 edi­fi­cios cer­ca­nos. La des­truc­ción de los edi­fi­cios dejó a varios cien­tos de per­so­nas sin hogar y pro­vo­có el cie­rre de múl­ti­ples ofi­ci­nas en el cen­tro de la ciu­dad de Oklaho­ma. Al menos 168 per­so­nas murie­ron y otras 853 resul­ta­ron lesio­na­das; la mayo­ría de las lesio­nes eran que­ma­du­ras. Los efec­tos de la explo­sión pudie­ron escu­char­se y sen­tir­se has­ta una dis­tan­cia de 89 kiló­me­tros.”

“Aun­que la ver­sión ofi­cial haya sido con­fir­ma­da por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos y la mayo­ría de los medios cor­po­ra­ti­vos, no será espe­cial­men­te difí­cil des­men­tir la ver­sión ‘ofi­cial’ con una ver­sión más sen­sa­ta de los acon­te­ci­mien­tos:

“1. Los coches bom­ba no dejan crá­te­res; los crá­te­res sólo pue­den ser oca­sio­na­dos por una car­ga sote­rra­da. Inclu­so si usted colo­ca una bom­ba nuclear en un camión y la hace deto­nar, aún en estas cir­cuns­tan­cias, la bom­ba no deja­rá un crá­ter.

“2. Los explo­si­vos con­ven­cio­na­les no pro­vo­can el incen­dio de los autos en los alre­de­do­res del lugar de la explo­sión…”

[…]

“4. Las explo­sio­nes con­ven­cio­na­les no le cau­san que­ma­du­ras a sus víc­ti­mas ‑éste es un ras­go típi­co de las explo­sio­nes nuclea­res- por­que esas que­ma­du­ras son pro­vo­ca­das sola­men­te por las radia­cio­nes tér­mi­cas.

“5. Los explo­si­vos con­ven­cio­na­les no pro­vo­can nin­gún impul­so elec­tro­mag­né­ti­co (EMP, por sus siglas en inglés) que pudie­ra cal­ci­nar las tar­je­tas de cir­cui­tos impre­sos de las compu­tado­ras de los alre­de­do­res.”

“6. […] El mon­to de los daños era el típi­co pro­vo­ca­do por al menos 10 bom­bas de 10 tone­la­das cada una de las que uti­li­za la avia­ción moder­na, o el pro­vo­ca­do por una ‘mini-bom­ba nuclear’ pro­gra­ma­da para explo­tar con la poten­cia corres­pon­dien­te ‑es decir, 0.1 kilo­to­nes.”

“9 …una mag­ni­tud de 3.52 en la esca­la Rich­ter es típi­ca de una ‘mini-bom­ba nuclear’ de 0.1 kilo­tón ‑el equi­va­len­te a 100 tone­la­das métri­cas de TNT.”

“10. Un volu­men de 2 300 kilo­gra­mos de fer­ti­li­zan­te (el equi­va­len­te a 1.8 tone­la­das de TNT), aún cuan­do se entie­rre, nun­ca podría crear una señal sís­mi­ca de mag­ni­tud 3.0 (y si se colo­ca en un camión esta car­ga no pro­du­ci­rá nin­gu­na señal sís­mi­ca).”

“Un tal Sr. Timothy McVeigh con­fe­só haber come­ti­do el cri­men. Fue juz­ga­do, con­de­na­do, sen­ten­cia­do a muer­te y eje­cu­ta­do median­te inyec­ción letal el 11 de junio del año 2001. El ata­que había sido el peor acto terro­ris­ta en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se has­ta el 11 de sep­tiem­bre. Sin embar­go, le dio al gobierno esta­dou­ni­den­se la excu­sa que nece­si­ta­ba y el pre­tex­to nece­sa­rio para la adop­ción de nue­vas medi­das de emer­gen­cia ‑el Pro­yec­to de Ley con­tra el Terro­ris­mo, que pocos meses des­pués, pisán­do­le los talo­nes al 11 de sep­tiem­bre, se trans­for­ma­ría en Segu­ri­dad de la Patria, que pri­va­ría a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses de la mayo­ría de sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les.”

“Des­de Bali has­ta la ciu­dad de Oklaho­ma; des­de Koso­vo has­ta Mos­cú; des­de Afga­nis­tán has­ta Wall Street, estos acon­te­ci­mien­tos le brin­dan al lec­tor una visión de cómo ope­ra el Gobierno en la Som­bra, uti­li­zan­do a tra­fi­can­tes de dro­gas, cri­mi­na­les y terro­ris­tas para que hagan lo que a dicho Gobierno se le anto­je.”

“El hom­bre-pun­ta para esas ope­ra­cio­nes fue el vete­rano agen­te de la CIA, Theo­do­re G. Shac­kley, quien tra­ba­jó en estre­cha cola­bo­ra­ción con per­so­na­li­da­des de la mafia como John Rose­lli, Sam Gian­ca­na y San­tos Tra­fi­can­te.”

“En 1975 Shac­kley se con­vir­tió en Direc­tor Adjun­to de la Direc­ción de Ope­ra­cio­nes, quien lo desig­nó a car­go de las Ope­ra­cio­nes Encu­bier­tas, la Con­tra­in­te­li­gen­cia e, iró­ni­ca­men­te, la Lucha Anti­dro­gas, todas bajo el man­do de Geor­ge Her­bert Wal­ter Bush.”

“Fue en este con­tex­to en el que Shac­kley se desem­pe­ñó como ‘con­sul­tor’ de acto­res tales como Bush padre, Oli­ver North, y el direc­tor de la CIA William Casey en su ile­gal y san­grien­ta red de inter­cam­bio de armas por dro­gas cuyos resul­ta­dos fue­ron dece­nas de miles de muer­tes y el hecho de que tone­la­das de dro­gas inun­da­ran nues­tras calles.”

“Des­de Bahía de Cochi­nos has­ta el caso Irán-Con­tras; el aten­ta­do con bom­ba en la ciu­dad de Oklaho­ma; el ver­gon­zo­so bom­bar­deo nuclear con­tra los kur­dos en Kir­kuk, al nor­te de Irak; el bom­bar­deo nuclear con­tra la famo­sa mez­qui­ta chií­ta de Khi­lla­ni, en Bag­dad y el bom­bar­deo nuclear cuá­dru­ple sin pre­ce­den­tes con­tra la sec­ta satá­ni­ca Yazi­di cer­ca de Mosul en Irak, que impu­so un nue­vo récord en víc­ti­mas huma­nas ‑más de 550 muer­tos y varios cien­tos de lesio­na­dos.”

“Sien­do aún miem­bro del ejér­ci­to, Timothy McVeigh le escri­bió una car­ta a su her­ma­na don­de le decía que había sido selec­cio­na­do para inte­grar la Uni­dad de Ope­ra­cio­nes Tác­ti­cas (CTU por sus siglas en inglés) (los Boi­nas Ver­des) de las Fuer­zas Espe­cia­les, (que esta­ba invo­lu­cra­da en acti­vi­da­des ile­ga­les).”

“Es muy pro­ba­ble que se le haya dicho que tenía la impor­tan­te misión de infil­trar­se en una orga­ni­za­ción terro­ris­ta y evi­tar un ata­que con bom­ba. Este es un cuen­to que un hom­bre joven e impre­sio­na­ble como McVeigh se hubie­ra creí­do.”

“De cual­quier for­ma, el hecho de que exis­tie­ran dos ‘Timothy McVeighs’, así como exis­tie­ron dos Oswalds, sugie­re la exis­ten­cia de una sofis­ti­ca­da ope­ra­ción de inte­li­gen­cia, des­ti­na­da a colo­car a McVeigh en el lugar equi­vo­ca­do y en el momen­to equi­vo­ca­do. Al igual que Oswald, McVeigh pro­ba­ble­men­te se cre­yó que era un agen­te del gobierno, que era par­te de un pro­yec­to secre­to.”

“…fue enga­ña­do, lo con­vir­tie­ron en cabe­za de tur­co y final­men­te lo mata­ron. Caso cerra­do. Las prue­bas fue­ron des­trui­das. Sin embar­go, las pre­gun­tas aún no han sido res­pon­di­das.”

12 de octu­bre de 2002. Aten­ta­do con bom­ba nuclear en un club noc­turno de Bali.”

“Según la ver­sión ofi­cial del aten­ta­do con bom­ba en Bali, una tone­la­da métri­ca de explo­si­vos con­ven­cio­na­les colo­ca­da en un vehícu­lo tipo jeep explo­tó en las inme­dia­cio­nes del Club Noc­turno Sari, pro­vo­can­do la muer­te inme­dia­ta de 187 per­so­nas, lesio­nes fata­les a muchas otras, enor­mes bolas de fue­go, pro­ve­nien­tes supues­ta­men­te de los balo­nes de gas para coci­nar, la demo­li­ción de los edi­fi­cios cir­cun­dan­tes al lugar de la explo­sión y gran­des fue­gos que se espar­cie­ron por los alre­de­do­res.”

“Una de las pri­me­ras infor­ma­cio­nes sobre el aten­ta­do con bom­bas en Bali lle­gó a tra­vés de Fox News: ‘Aten­ta­do con bom­ba en club noc­turno indo­ne­sio es cata­lo­ga­do como acto terro­ris­ta’. ‘La explo­sión tuvo lugar alre­de­dor de las 11:p.m. […] El lugar se encon­tra­ba aba­rro­ta­do de per­so­nas, y se incen­dió en un mili­se­gun­do’.”

“La pala­bra ‘mili­se­gun­do’ cons­ti­tu­ye uno de los lap­sos más imper­do­na­bles. Al igual que ‘nivel cero’, esta pala­bra está reser­va­da para las explo­sio­nes nuclea­res. De modo que nun­ca, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, uno uti­li­za­ría esta extra­ña pala­bra al refe­rir­se a una explo­sión, a menos que estu­vié­se­mos hablan­do de una explo­sión nuclear.”

“El pro­ble­ma es que una explo­sión con­ven­cio­nal, por gran­de que sea, no pro­du­ce ni calor ni lla­mas.”

“Otro turis­ta […] decla­ró lo siguien­te: ‘Sen­tí que mi hotel se sacu­dió vio­len­ta­men­te y corrí a mirar por la ven­ta­na. En la dis­tan­cia pude ver una gran nube blan­ca en for­ma de hon­go, y supe que no esta­ba obser­van­do un ata­que ordi­na­rio’.”

“Yo creo que todo el mun­do sabe qué sig­ni­fi­ca en reali­dad una nube en for­ma de ‘hon­go’.

“Ade­más, las explo­sio­nes ordi­na­rias no pro­vo­can incen­dios en los edi­fi­cios ale­da­ños. Son las explo­sio­nes nuclea­res las que pro­vo­can incen­dios en los edi­fi­cios ale­da­ños ‑debi­do a la inten­sa radia­ción tér­mi­ca que ema­na ins­tan­tá­nea­men­te de las bolas de fue­go.”

“La poli­cía indo­ne­sia decla­ró que el núme­ro total de muer­tes había ascen­di­do a la increí­ble cifra de 202 víc­ti­mas. Usted no podría ser capaz de matar ins­tan­tá­nea­men­te a un par de cien­tos de per­so­nas y lesio­nar no sólo a otros cien­tos, sino a miles con una car­ga de 1000 kilo­gra­mos de explo­si­vos con­ven­cio­na­les colo­ca­dos en un jeep.”

“¿Aca­so sabía el gobierno de Indo­ne­sia que lo que había explo­ta­do en Bali había sido una bom­ba nuclear? Por supues­to que sí. Por ejem­plo, el vice­pre­si­den­te de la Cáma­ra, A. M. Fatua, al refe­rir­se a un supues­to terro­ris­ta que supues­ta­men­te había colo­ca­do la bom­ba, decla­ró lo siguien­te: ‘Mi con­cien­cia me dice que él no es el autor prin­ci­pal. No creo que Amro­zi (el supues­to terro­ris­ta) haya teni­do la capa­ci­dad para haber rea­li­za­do todos los pre­pa­ra­ti­vos para el ata­que con bom­ba, como la deto­na­ción de un tipo de mini bom­ba nuclear en Bali’. De modo que, el vice­pre­si­den­te de la Cáma­ra de un país con una pobla­ción de más de 200 millo­nes de per­so­nas sabía que se tra­ta­ba de una ‘mini bom­ba nuclear’. ¿Lo sabía la enton­ces Pre­si­den­ta de Indo­ne­sia, Mega­wa­ti Sukar­no­pu­tri? Y si lo sabía, ¿por qué no dijo nada?”

“Exis­te una ver­sión ‘con­fi­den­cial’, cono­ci­da por supues­to por el gobierno indo­ne­sio, los fun­cio­na­rios del gobierno de los Esta­dos Uni­dos y el Mos­sad israe­lí ‑según la cual se tra­tó de una ‘mini-bom­ba nuclear’ que deto­nó con una poten­cia de 0.01 a 0.015 kilo­to­nes según la poten­cia equi­va­len­te en TNT, y que la ‘mini-bom­ba nuclear’ per­te­ne­cía a ‘Al Qae­da’.”

“En el capí­tu­lo ante­rior he demos­tra­do de mane­ra con­clu­yen­te que a Al Qae­da le sería más fácil armar, a todo correr, una nave espa­cial de made­ra y ate­rri­zar en la Luna que tener acce­so a una mini-bom­ba nuclear. Tam­bién he demos­tra­do que cua­tro nacio­nes cuen­tan con la capa­ci­dad téc­ni­ca para fabri­car una mini-bom­ba nuclear ‑los Esta­dos Uni­dos, Rusia, Fran­cia e Israel. Fuen­tes con­fi­den­cia­les indo­ne­sias le con­fir­ma­ron a la inte­li­gen­cia nuclear rusa que la bom­ba per­te­ne­cía al Mos­sad de Israel.”

“Las prue­bas foto­grá­fi­cas que demues­tran el uso de un arma no con­ven­cio­nal fue­ron eli­mi­na­das casi de inme­dia­to de todos los prin­ci­pa­les medios de difu­sión, aun­que no de la cáma­ra de video de un afi­cio­na­do que pro­por­cio­nó la foto que se apre­cia en la par­te cen­tral supe­rior. […] La sola pre­sen­cia del pro­pio crá­ter demues­tra que el arma fue deto­na­da por deba­jo de la super­fi­cie del sue­lo, mien­tras que la pro­fun­di­dad del crá­ter, ade­más de su diá­me­tro, demues­tra la pro­fun­di­dad a la cual el arma fue colo­ca­da ori­gi­nal­men­te.”

estulin-foto-1

“Comen­za­re­mos por el final: Fue una gran explo­sión nuclear que no tenía nada que ver con nin­gu­na ‘mini-bom­ba nuclear’. Sin embar­go, ofi­cial­men­te se dijo que había sido un ‘coche bom­ba’, como ha sido la tra­di­ción. […] ‘con­fi­den­cial­men­te’ varios ‘patri­cios’ dije­ron que había sido una ‘mini-bom­ba nuclear’.”

“El 30 de diciem­bre de 2006 la ban­da terro­ris­ta ETA colo­ca una bom­ba en una fur­go­ne­ta que iba car­ga­da con entre 200 y 500 kilos de explo­si­vos, según las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do. La agen­cia EFE, reco­ge de fuen­tes de la inves­ti­ga­ción que las pri­me­ras esti­ma­cio­nes poli­cia­les apun­tan a que ETA podría haber uti­li­za­do cer­ca de 500 kilos de explo­si­vos para come­ter el aten­ta­do.

“Estas fuen­tes han aña­di­do que el cálcu­lo (200−500 kilos) está basa­do en los efec­tos visi­bles de la explo­sión y en la expe­rien­cia de los téc­ni­cos en des­ac­ti­va­ción de arte­fac­tos.

“La fur­go­ne­ta bom­ba, un Renault Traf­fic, esta­lló el mis­mo día, un sába­do, 30 de diciem­bre de 2006 a las 9:01 en el apar­ca­mien­to D de la T4 del madri­le­ño aero­puer­to de Bara­jas. La explo­sión pro­vo­có una den­sa colum­na de humo y el hun­di­mien­to de cin­co plan­tas del módu­lo D del apar­ca­mien­to de la T4.

“Como con­se­cuen­cia del aten­ta­do se ha derrum­ba­do el 60% del módu­lo D y ha afec­ta­do a tres de los seis módu­los que con­for­man el apar­ca­mien­to de la T4, en el que los eta­rras apar­ca­ron la Renault Traf­fic de color gra­na­te. Los bom­be­ros con­fían en quelas lla­mas ter­mi­nen por extin­guir­se solas.

“Sobre el vehícu­lo uti­li­za­do, la Poli­cía ha empren­di­do una línea de inves­ti­ga­ción que apun­ta a que la fur­go­ne­ta fue roba­da hace tres o cua­tro días en algu­na loca­li­dad del País Vas­co. En con­cre­to, infor­ma EL MUNDO, podría estar matri­cu­la­da en la loca­li­dad gui­puz­coa­na de Ordi­zia aun­que fue roba­da en Fran­cia.

“¿Pue­de alguien en su sano jui­cio creer que se pue­de demo­ler una par­te tan gran­de de una estruc­tu­ra de con­cre­to refor­za­da con ace­ro uti­li­zan­do sólo 200 kilo­gra­mos de explo­si­vos con­ven­cio­na­les colo­ca­dos en un solo lugar? […] El máxi­mo daño que una explo­sión con­ven­cio­nal de 200 kilo­gra­mos pudo haber cau­sa­do, habría daña­do par­te del con­cre­to de las ins­ta­la­cio­nes que se encon­tra­ban en las inme­dia­cio­nes del lugar de la explo­sión; los pisos (el piso supe­rior y el infe­rior, no más) y varias de las colum­nas de los alre­de­do­res.”

“…la estruc­tu­ra real no esta­ba hecha sólo de con­cre­to, sino de con­cre­to refor­za­do con ace­ro. El radio de un área tan daña­da sería muy limi­ta­do (de 20 a 30 metros como máxi­mo). Una vez más, las posi­bi­li­da­des de que una gran estruc­tu­ra refor­za­da con ace­ro colap­se por la deto­na­ción de 200 kilo­gra­mos de explo­si­vos colo­ca­dos en un solo lugar son nulas.”

estulin-foto-2

“Lo más que usted podría lograr en este caso (si usted fue­ra un exper­to pro­fe­sio­nal en demo­li­cio­nes y fue­ra a colo­car su coche bom­ba en el lugar exac­to) sería el debi­li­ta­mien­to total de una colum­na. Sin embar­go, usted no podrá debi­li­tar dos colum­nas a la mis­ma vez con un solo coche bom­ba. Aho­ra, obser­ve nue­va­men­te la foto ante­rior y medi­te. ¿Cuán­tas colum­nas de con­cre­to refor­za­das con ace­ro ten­dría usted que debi­li­tar para hacer colap­sar toda la estruc­tu­ra cen­tral que aho­ra no exis­te?”

“…una sola explo­sión con­ven­cio­nal no pro­vo­ca la demo­li­ción de un edi­fi­cio. Algu­na otra explo­sión lo demo­lió. Lógi­ca­men­te, es de supo­ner que fue demo­li­do por una ‘mini-bom­ba nuclear’ ‑esa sería la típi­ca ver­dad patri­cia acer­ca del acon­te­ci­mien­to. Pero, des­afor­tu­na­da­men­te, usted no pue­de demo­ler un edi­fi­cio tan gran­de refor­za­do con ace­ro, con tan­tas colum­nas y tan­to espa­cio vacío entre sus pisos aun­que deto­ne una ‘mini-bom­ba nuclear’. Aún en el caso de que usted haga deto­nar su ‘mini-bom­ba nuclear’ a la máxi­ma poten­cia dis­po­ni­ble ‑1 kilo­tón- esto no sería sufi­cien­te para demo­ler com­ple­ta­men­te una estruc­tu­ra tan gran­de, fuer­te y casi vacía.”

“Ni un solo vehícu­lo pre­sen­ta­ba indi­cios de haber­se que­ma­do, como ocu­rrió en la explo­sión de Bali. […] des­trui­ría los autos res­tan­tes que se encuen­tren en las inme­dia­cio­nes con su tre­men­da onda expan­si­va. Pero nin­guno de estos efec­tos espe­ra­dos fue repor­ta­do des­pués de la explo­sión del ‘coche bom­ba’ en el aero­puer­to de Bara­jas. Por tan­to, pode­mos tran­qui­la­men­te des­car­tar la teo­ría de la ‘mini-bom­ba nuclear’.”

“De igual for­ma aquí están pre­sen­tes algu­nos efec­tos ver­da­de­ra­men­te extra­ños ‑si usted tra­ta de tra­zar una línea ima­gi­na­ria de arri­ba hacia aba­jo para indi­car el lími­te exac­to de la des­truc­ción, dicha línea no sería ver­ti­cal. Sería una línea en un ángu­lo de apro­xi­ma­da­men­te 45 gra­dos. ¿Por qué una onda des­truc­ti­va que ha cau­sa­do estos daños se pro­pa­ga­ría con este ángu­lo de incli­na­ción?”

“Me ima­gino que usted haya enten­di­do lo que he que­ri­do decir. Pare­ce que aquí eso fue exac­ta­men­te lo que ocu­rrió. Al pare­cer fue una gran explo­sión nuclear bajo tie­rra a una gran pro­fun­di­dad, deba­jo de la par­te cen­tral del edi­fi­cio del par­queo, la que oca­sio­nó tal des­truc­ción.”

“Ade­más, el hecho de que las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do hayan erra­do sus cálcu­los acer­ca del tama­ño de la explo­sión en un 150 por cien­to es algo ver­da­de­ra­men­te alu­ci­nan­te. El hecho de que el cálcu­lo (200−500 kilos) esté basa­do en los ‘efec­tos visi­bles de la explo­sión y en la expe­rien­cia de los téc­ni­cos en des­ac­ti­va­ción de arte­fac­tos’, me hace pen­sar dos cosas. 1) Estos son los agen­tes más inep­tos que exis­ten sobre la faz de la Tie­rra, com­pa­ra­bles, en el mejor de los casos, con el famo­so Ins­pec­tor Clu­zeau. 2) Estos agen­tes afir­ma­ron inme­dia­ta­men­te que la explo­sión había sido cau­sa­da por una bom­ba nuclear, y tra­ta­ron de ocul­tar­les las prue­bas a la pobla­ción en gene­ral.”

“No ten­go dudas de que los dos terro­ris­tas ETA de hecho hayan par­quea­do su Renault Traf­fic en el apar­ca­mien­to D de la Ter­mi­nal 4. Cuan­do admi­tie­ron su cul­pa ante los tri­bu­na­les, estoy segu­ro que pen­sa­ron que sus accio­nes habían pro­vo­ca­do el caos. Sin embar­go, el daño real, el daño nuclear, pro­vino de una bom­ba nuclear ente­rra­da a gran pro­fun­di­dad den­tro de la ter­mi­nal. ¿Quién lo sabía y quién lo hizo? No lo sé. Pero creo que he demos­tra­do quié­nes no lo hicie­ron.

“Con­clu­sio­nes en rela­ción con los aten­ta­dos con ‘mini-bom­bas nuclea­res’, alias ‘coches bom­ba’ y ‘camio­nes bom­ba’:

“1) Las ‘mini-bom­bas nuclea­res’ exis­ten.

“2) Se dice ‘con­fi­den­cial­men­te’ que estas ‘mini-bom­bas nuclea­res’ per­te­ne­cen a varias orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, casi inva­ria­ble­men­te las lla­ma­das orga­ni­za­cio­nes ‘musul­ma­nas’.

“3) Estas ‘orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas’ no vaci­lan en uti­li­zar estas ‘mini-bom­bas nuclea­res’ con­tra dife­ren­tes obje­ti­vos, la mayo­ría de ellos civi­les.

“4) Estas ‘mini-bom­bas nuclea­res’ pro­vo­can explo­sio­nes de una poten­cia inusual ‑equi­va­len­tes a can­ti­da­des irra­cio­na­les de TNT u otros explo­si­vos con­ven­cio­na­les que pudie­ran ape­nas caber en el inte­rior del más gran­de de los camio­nes, para no hablar de un vehícu­lo de pasa­je­ros.”

Estu­lin con­ti­núa razo­nan­do sus pun­tos de vis­ta en los párra­fos 5, 6, 7, 8, 9, 10, algu­nos de ellos exten­sos, que omi­to en aras de la bre­ve­dad ya que no son indis­pen­sa­bles para com­pren­der su tesis.

Al lle­gar al 11 en la pági­na 64 una vez más afir­ma:

“11) Estas ‘mini-bom­bas nuclea­res’ sólo pudie­ron ser fabri­ca­das como máxi­mo por cua­tro de los paí­ses más desa­rro­lla­dos ‑los Esta­dos Uni­dos, Rusia, Fran­cia e Israel.

“12) El ‘Gru­po Secre­to’ rea­li­za casi todos estos aten­ta­dos con las moder­nas ‘mini-bom­bas nuclea­res’, pro­ba­ble­men­te sólo con un par de excep­cio­nes. Este ‘Gru­po Secre­to’, ya sea esta­dou­ni­den­se, israe­lí, fran­cés o ruso, no tie­ne nada que ver abso­lu­ta­men­te con el Islam.

“13) En todos los aten­ta­dos con las moder­nas ‘mini-bom­bas nuclea­res’, con excep­ción de un par de casos, se uti­li­zan las ‘mini-bom­bas nuclea­res’ de ter­ce­ra gene­ra­ción ‑la más reciente‑, que son lo sufi­cien­te­men­te peque­ñas como para que pue­dan ser ocul­ta­das en el sis­te­ma de alcan­ta­ri­lla­do.

“14) Si bien las ‘mini-bom­bas nuclea­res’ pudie­ran obvia­men­te des­truir un área exten­sa don­de exis­tan cons­truc­cio­nes de estruc­tu­ras ordi­na­rias, no pue­den derri­bar com­ple­ta­men­te un edi­fi­cio moderno fuer­te­men­te refor­za­do aun si explo­tan en sus inme­dia­cio­nes ‑como que­dó demos­tra­do en el caso del aten­ta­do con bom­ba en Oklaho­ma en el año 1995 y tam­bién en el caso del aten­ta­do con bom­ba a las Torres Kho­bar en 1996.”

Con estas pala­bras con­clu­ye Estu­lin, en lo fun­da­men­tal, el capí­tu­lo tra­du­ci­do del inglés de su últi­mo libro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *