El Sal­va­dor: «Espe­ran­za y cam­bio. Eso ya se murió»- Con­tra­pun­to

Entre­vis­ta con el ana­lis­ta polí­ti­co Dago­ber­to Gutié­rrez :: «Este no es un gobierno de izquier­das y el FMLN no es un par­ti­do de izquier­das. Es impor­tan­te pre­ci­sar esto»

SAN SALVADOR – El ex coman­dan­te del Fren­te Fara­bun­do Mar­tí para la Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN) y aho­ra “lucha­dor social polí­ti­co” Dago­ber­to Gutié­rrez, lan­za, en entre­vis­ta con Con­tra­Pun­to, dar­dos enve­ne­na­dos con­tra el matri­mo­nio del pre­si­den­te Mau­ri­cio Funes y del FMLN. Ambos salen repro­ba­dos por las crí­ti­cas de quien enca­be­za el movi­mien­to social Ten­den­cia Revo­lu­cio­na­ria.

Gutié­rrez afir­ma que la “espe­ran­za y el cam­bio” que enar­bo­la­ron el actual pre­si­den­te Funes y el FMLN, están muer­tos, y rema­ta que el bino­mio no “obtu­vo una vic­to­ria polí­ti­ca” como podría creer­se.

De acuer­do al ana­lis­ta, la cri­sis que vive el sis­te­ma par­ti­da­rio del país, abre “un inmen­so espa­cio don­de debe apa­re­cer una nue­va alter­na­ti­va polí­ti­ca”. Es aquí que la Ten­den­cia Revo­lu­cio­na­ria podría “con­ver­tir­se en deter­mi­na­do momen­to en ins­tru­men­to par­ti­da­rio para las elec­cio­nes sin dejar de ser movi­mien­to”. El ex coman­dan­te gue­rri­lle­ro des­car­ta tener aspi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les…

Des­de su pers­pec­ti­va como ana­lis­ta, ¿cuál es el esce­na­rio socio­po­lí­ti­co que vive el país des­de que lle­gó al Eje­cu­ti­vo el bino­mio Mau­ri­cio Funes-FMLN?

Hay un pro­ce­so de des­en­can­to que se con­vier­te en un pro­ce­so de des­en­ga­ño. Al mis­mo tiem­po, hay un pro­ce­so de defi­ni­ción guber­na­men­tal y de con­ver­sión de un gobierno, for­mal­men­te de uni­dad nacio­nal a un gobierno real­men­te neo­li­be­ral. Hay un pro­ce­so de dis­tan­cia­mien­to del Esta­do y la socie­dad. Hay de par­te del gobierno un ali­nea­mien­to inter­na­cio­nal de acuer­do a la posi­ción del gobierno de Esta­dos Uni­dos. Y tam­bién hay un pro­ce­so de cri­sis polí­ti­ca bas­tan­te galo­pan­te. Ese es el esce­na­rio.

¿Esa cri­sis la ve a nivel gene­ral o se refie­re al bino­mio pre­si­den­te Funes-FMLN?

Eso no tie­ne nada que ver con la cri­sis polí­ti­ca. La cri­sis polí­ti­ca se rela­cio­na en que los de arri­ba no pue­den seguir gober­nan­do como antes y los de aba­jo no quie­ren ser man­da­dos como antes. Esa es la cri­sis polí­ti­ca.

Usted men­cio­nó las pala­bras “des­en­can­to” y “des­en­ga­ño” a la vez. ¿Se pue­de seguir mane­jan­do o sus­ten­tan­do el múscu­lo “la espe­ran­za y el cam­bio” que lan­zó el actual pre­si­den­te y el FMLN?

En abso­lu­to. Eso ya se murió. Hoy la gen­te y tam­bién el pue­blo están abo­ca­dos a la tarea de enfren­tar­se a la reali­dad tal como es y no como se desea.

¿Enton­ces qué es el gobierno de Mau­ri­cio Funes y el FMLN en lo que usted plan­tea?

El FMLN es el par­ti­do que ganó la vota­ción y per­dió el gobierno y el gobierno es un equi­po sin par­ti­do y hay un par­ti­do sin gobierno.

Le he escu­cha­do decir que la dere­cha tuvo una derro­ta elec­to­ral, pero no polí­ti­ca. Siguien­do su lógi­ca, ¿el bino­mio Funes-FMLN tuvo una vic­to­ria elec­to­ral pero no polí­ti­ca?

ARENA tuvo una derro­ta elec­to­ral en la medi­da que Funes y el FMLN obtu­vie­ron una vic­to­ria elec­to­ral, pero la dere­cha no fue derro­ta­da polí­ti­ca­men­te y ni Funes ni el FMLN obtu­vie­ron una vic­to­ria polí­ti­ca.

Usted ha cali­fi­ca­do al pre­si­den­te Funes como un hom­bre de dere­cha. ¿Qué ele­men­tos toma en cuen­ta para que eso pudie­ra ser así?

Si un pre­si­den­te apli­ca un mode­lo eco­nó­mi­co de dere­cha, si res­pal­da los pro­yec­tos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la dere­cha y se ali­nea inter­na­cio­nal­men­te con la dere­cha… Si res­pal­da una lógi­ca demo­crá­ti­ca de dere­cha… ¡hom­bre! tie­ne que ser de dere­cha. Todo eso es atri­bui­ble a Mau­ri­cio. La gen­te debe apren­der eso. Esa es la cabe­za polí­ti­ca de Mau­ri­cio y no hay nin­gu­na cosa mala o bue­na en eso. Él es así. A la fuer­za no va a ser de izquier­da. La gen­te que­ría que él fue­ra de izquier­da, pero no lo es.

¿Enton­ces pecó de inge­nuo el FMLN?

Hay algo de eso. La inge­nui­dad del FMLN fue en supo­ner que podría mani­pu­lar al pre­si­den­te Funes. No alcan­za­ron nin­gún acuer­do polí­ti­co con el can­di­da­to, por­que no es la pri­me­ra vez que se ganan elec­cio­nes con gen­te de dere­cha. Ya se hizo con Napo­león Duar­te, pero en ese caso se hizo bajo la base de acuer­dos polí­ti­cos y aquí no hubo acuer­dos polí­ti­cos por­que el FMLN se equi­vo­có.

De cara a las elec­cio­nes de alcal­des, dipu­tados y pre­si­den­cial, ¿cuál es el futu­ro que le ve al par­ti­do FMLN?

A par­tir de aho­ra, el FMLN está en la con­di­ción de pagar todos los cos­tos del fra­ca­so de este gobierno. Para no ser así, el FMNL ten­dría que pasar a la opo­si­ción y pare­ce que no pue­de hacer­lo. Enton­ces va a pagar los cos­tos del fra­ca­so guber­na­men­tal. ¿La dere­cha está en con­di­cio­nes de supe­rar su situa­ción crí­ti­ca? Tam­po­co. De modo que en el terreno elec­to­ral hay un inmen­so espa­cio abier­to en don­de debe apa­re­cer una nue­va alter­na­ti­va polí­ti­ca. (…) Este no es un gobierno de izquier­das y el FMLN no es un par­ti­do de izquier­das. Es impor­tan­te pre­ci­sar esto.

¿Enton­ces qué sería el par­ti­do FMLN?

Es un par­ti­do como ARENA, el PDC Y el PCN, por­que si un par­ti­do de izquier­da es como el FMLN, enton­ces la izquier­da es igual que la dere­cha y no es así. Si este es un gobierno de izquier­da, enton­ces un gobierno de izquier­da es igual que uno de dere­cha y no es así. Por eso es nece­sa­rio des­lin­dar bien los terre­nos. Eso es lo que se está hacien­do en el terreno polí­ti­co. ¿La dere­cha está en con­di­cio­nes de apro­ve­char eso? No. Hay un terreno para una alter­na­ti­va.

Las alter­na­ti­vas dis­per­san los votos ¿Usted cree que la izquier­da vol­ve­ría a ganar la pre­si­den­cia, lle­ga­rá de nue­vo al poder?

No, no lo creo. Ade­más la izquier­da no ha esta­do en el poder… ni tan siquie­ra en el gobierno.

Usted lide­ra el movi­mien­to Ten­den­cia Revo­lu­cio­na­ria (TR). Creo que hay inten­cio­nes de vol­ver­lo un par­ti­do polí­ti­co…

No. Se tra­ta de la cons­truc­ción de un movi­mien­to, que sea un nue­vo suje­to polí­ti­co y no solo actor polí­ti­co que aglu­ti­ne la agen­da de la gen­te. Esa agen­da es el agua, la comi­da, la lucha con­tra la mine­ría, con­tra las repre­sas, lucha con­tra los pro­duc­tos trans­gé­ni­cos, lucha con­tra la con­ta­mi­na­ción. Esa es la agen­da de la gen­te. Esta no es la agen­da de nin­gún par­ti­do polí­ti­co, por eso esto es una agen­da polí­ti­ca y no par­ti­da­ria. Este movi­mien­to pue­de con­ver­tir­se en deter­mi­na­do momen­to en ins­tru­men­to par­ti­da­rio para las elec­cio­nes sin dejar de ser movi­mien­to.

¿Cuál sería su papel en este movi­mien­to?

El mis­mo: yo soy un lucha­dor social. Lucha­dor social polí­ti­co.

¿Des­car­ta­ría un inte­rés pre­si­den­cial de su par­te?

No me intere­sa.

¿Pero no lo des­car­ta?

Lo des­car­to por­que eso no me intere­sa. Lo que me intere­sa es un pre­si­den­te popu­lar, es decir, de izquier­da de ver­dad. Un pre­si­den­te popu­lar que ten­ga tam­bién popu­la­ri­dad.

Supon­ga­mos que de la TR apa­re­ce un per­so­na­je con aspi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les “y que sea de izquier­da de ver­dad” como usted dice. ¿Cómo se pue­de ser de izquier­da cuan­do se nave­ga sobre aguas libe­ra­les como en el caso de El Sal­va­dor?

Siem­pre van a haber aguas libe­ra­les y siem­pre habrá aguas de dere­cha.

Le hago esta pre­gun­ta por­que a usted se le con­si­de­ra un hom­bre radi­cal. El FMLN per­dió elec­cio­nes con per­so­nas eti­que­ta­das de radi­ca­les, excep­to con Mau­ri­cio Funes.

Lo radi­cal tie­ne que ver con la raíz de los pro­ble­mas. Vos sos radi­cal si tu pen­sa­mien­to, refle­xión y tu vida está vin­cu­la­da a la raíz de la reali­dad. Los pro­ble­mas del país son pro­ble­mas radi­ca­les. No son pro­ble­mas coyun­tu­ra­les ni super­fi­cia­les y el abor­da­je requie­re un abor­da­je radi­cal en corres­pon­den­cia con la natu­ra­le­za de esos pro­ble­mas y la solu­ción es radi­cal. La dere­cha le ense­ña a uno a ser radi­cal. Mirá la dola­ri­za­ción, esa fue una medi­da radi­cal, total­men­te radi­cal. Mirá la renun­cia a la agri­cul­tu­ra, fue radi­cal. Mata­ron a la agri­cul­tu­ra. ¿Por qué solo la dere­cha va a ser radi­cal? ¿Y el pue­blo? Si el ham­bre es radi­cal, la des­ocu­pa­ción es radi­cal, la zozo­bra es radi­cal.

De lo que se tra­ta es que la gen­te se dé cuen­ta de que esa radi­ca­li­dad tie­ne que ver con su mane­ra de todos los días y esto es el áni­mo. La gen­te debe rom­per la ano­mia social, la ano­mia es la reduc­ción de la capa­ci­dad de reac­ción del ser humano fren­te al reto de la reali­dad, si se logra rom­per esa ano­mia y ase­gu­rar un áni­mo en don­de vos seas siem­pre suje­to… Esa es la cla­ve, la cla­ve de todo y que la gen­te sepa que está par­ti­ci­pan­do, no para ir a votar, sino para cam­biar la vida, des­de aba­jo y des­de aden­tro.

Ese esque­ma que usted plan­tea, ¿es asu­mi­do por el par­ti­do FMLN y Mau­ri­cio Funes?

¡Noooo! Ni asu­mi­do, ni pen­sa­do, ni soña­do, ni que­ri­do, ni aspi­ra­do, ni aca­ri­cia­do, ni enten­di­do.

Bueno, alte­re­mos el esce­na­rio. He con­sul­ta­do sobre sus plan­tea­mien­tos, sobre las inten­cio­nes de la TR de con­ver­tir­se en par­ti­do polí­ti­co y sobre sus crí­ti­cas al pre­si­den­te Funes y el FMLN ¿No está Dago­ber­to Gutié­rrez en cam­pa­ña?

Hay una cam­pa­ña polí­ti­ca, el mer­ca­do por ejem­plo está en per­ma­nen­te cam­pa­ña polí­ti­ca, todos los días, cada minu­to y la lucha polí­ti­ca de la gen­te es per­ma­nen­te. Si la gen­te no hace lucha polí­ti­ca se mue­re y se la lle­va la corren­ta­da, eso es así, aho­ra en qué momen­to la lucha polí­ti­ca se con­vier­te en lucha elec­to­ral, esa es la cla­ve. De tal mane­ra que la cam­pa­ña elec­to­ral se vacíe en la lucha polí­ti­ca, cuan­do la lucha elec­to­ral es sin lucha polí­ti­ca, enton­ces el votan­te es actor pero nun­ca suje­to. Te lo dije des­de un prin­ci­pio, se tra­ta que el ser humano sea suje­to polí­ti­co y no solo actor.

¿Usted no se sien­te de pron­to como un eco de la voz de la dere­cha? Sus crí­ti­cas y seña­la­mien­tos se unen al cau­dal de lo que pue­da decir la dere­cha sobre el gobierno, el FMLN o la gen­te de izquier­da ¿no se sien­te así usted?

Dos o tres per­so­nas pue­den en deter­mi­na­do momen­to decir lo mis­mo, usar las mis­mas pala­bras, ¿cuál es la dife­ren­cia? La dife­ren­cia no está en lo que se dice, sino des­de dón­de se dice lo que se dice. Esa es la dife­ren­cia, des­de dón­de hablás vos, des­de dón­de pen­sás vos. Por­que en más de una oca­sión se dice lo mis­mo, pero cuan­do se des­cu­bre de dón­de se está dicien­do eso, se entien­de que no se está dicien­do lo mis­mo. Yo hablo des­de la reali­dad y en oca­sio­nes hablo des­de el pue­blo, pero casi siem­pre hablo des­de la gen­te y la radi­ca­li­dad que se encuen­tra en cier­ta pala­bra que yo uso, tie­ne que ver con la radi­ca­li­dad con que la gen­te ve la reali­dad, por­que la reali­dad de la gen­te es radi­cal, esa es la cla­ve.

Félix Ulloa [cate­drá­ti­co de Dere­cho] decía que el FMLN ya no es el FMLN de aquel tiem­po (de la gue­rra), inclu­so ponía a Sig­fri­do Reyes como un hom­bre de por­ta­da de revis­ta (por su atuen­do) A su cri­te­rio, ¿cam­bio el FMLN?

El FMLN fue un acuer­do de comu­nis­tas, anti­co­mu­nis­tas y no comu­nis­tas. Nun­ca fue un par­ti­do y qui­zá tam­po­co un fren­te. Fue un acuer­do polí­ti­co al que se le lla­mó FMLN, nun­ca exis­tió el FMLN como tal, sino este acuer­do de cin­co orga­ni­za­cio­nes y lo que exis­tió siem­pre fue­ron cin­co orga­ni­za­cio­nes y por eso es que la gen­te ingre­sa­ba a cada una de estas orga­ni­za­cio­nes. Cuan­do la gue­rra ter­mi­na, mue­re el FMLN y el Esta­do crea un par­ti­do polí­ti­co con el mis­mo nom­bre del FMLN, pero ya es otra cosa. Por eso es que una cosa es el FMLN [de la gue­rra] y otra cosa el FMLN [de la pos­gue­rra]. Yo no soy del FMLN, pre­ci­sa­men­te por­que yo soy del FMLN y como soy del FMLN por eso no soy del FMLN. Mira qué cosas, Tomás.

¿Cómo ve este esce­na­rio de la dere­cha: la frag­men­ta­ción de ARENA, sur­ge GANA, lue­go un peque­ño sis­mo en GANA, qué está pasan­do, esto es pro­duc­to de la lle­ga­da al Eje­cu­ti­vo de Mau­ri­cio Funes y el FMLN?

Para nada. Es que el capi­ta­lis­mo pla­ne­ta­rio atra­vie­sa un momen­to de cri­sis pla­ne­ta­ria, en este momen­to hay una derro­ta teó­ri­ca del neo­li­be­ra­lis­mo, tal vez no del capi­ta­lis­mo, pero sí del neo­li­be­ra­lis­mo. Las cla­ses domi­nan­tes de El Sal­va­dor son neo­li­be­ra­les y tie­nen una cabe­za oli­gár­qui­ca muy poco bur­gue­sa. Los des­en­cuen­tros que estos tie­nen, tie­ne que ver con esa cri­sis. Aho­ra bien, el esce­na­rio del país pre­sen­ta un momen­to en don­de el gobierno entra a un perio­do de defi­ni­cio­nes polí­ti­cas y el gobierno, o afian­za un rum­bo vin­cu­la­do a la gen­te o defi­ne el rum­bo pro oli­gár­qui­co que ha traí­do has­ta aho­ra. No hay otro camino.

Si me pre­gun­tás a mí para dón­de va ir el gobierno en todo lo que fal­ta, el gobierno va a cami­nar abier­ta­men­te hacia los bra­zos de la oli­gar­quía, no por la fuer­za de la oli­gar­quía, por­que la polí­ti­ca de dere­chas es una polí­ti­ca derro­ta­da por la vida a nivel pla­ne­ta­rio, por eso es que hay ame­na­zas de gue­rra en varias par­tes del pla­ne­ta. El gobierno se va a ir en bra­zos de la oli­gar­quía por­que esa es la cabe­za guber­na­men­tal, la gen­te que deci­de las cosas –el gobierno no tie­ne otra cabe­za y no cono­ce otro mundo‑, es gen­te for­ma­da por el Ban­co Mun­dial y por el FMI y no tie­ne otro alfa­be­to para leer más que el alfa­be­to neo­li­be­ral. Y uno lee la reali­dad de acuer­do al alfa­be­to en que has apren­di­do a leer, por eso es que me pare­ce a mí que el rum­bo defi­ni­ti­vo que van a tomar es ese, a los bra­zos de la oli­gar­quía.

Vamos a ver. Si usted estu­vie­ra en los zapa­tos de Mau­ri­cio Funes o del FMLN, ¿cuál fue­ra su actuar?

Nooo, nooo… Si yo fue­ra Mau­ri­cio Funes, obvia­men­te, yo haría lo mis­mo que Mau­ri­cio Funes. Si Mau­ri­cio Funes fue­ra yo, haría cosas muy dife­ren­tes.

¿Como cuá­les?

Esta­ble­ce­ría rela­ción diplo­má­ti­ca y eco­nó­mi­ca con todos los paí­ses del mun­do, rápi­da­men­te cam­bia­ría la lógi­ca de la filo­so­fía eco­nó­mi­ca del país, des­mon­ta­ría el poder irres­tric­to que el mer­ca­do tie­ne en El Sal­va­dor, desa­rro­lla­ría el sen­ti­do públi­co del Esta­do y ase­gu­ra­ría que el Esta­do con­tro­le al mer­ca­do, des­mon­ta­ría la socie­dad de mer­ca­do total que fun­cio­na en El Sal­va­dor, ase­gu­ra­ría una revo­lu­ción edu­ca­ti­va y una revo­lu­ción en la salud, esta­ble­ce­ría una polí­ti­ca tri­bu­ta­ria en don­de el que tie­ne más debe pague más, afian­za­ría las for­mas de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, avan­za­ría en la demo­cra­ti­za­ción de la demo­cra­cia, ase­gu­ra­ría el cum­pli­mien­to de la ley del ambien­te de mane­ra rigu­ro­sa, no apo­ya­ría a nin­gún gobierno gol­pis­ta en la región cer­ca­na, ni leja­na. Esta­ble­ce­ría reglas del jue­go muy cla­ras para todos, sobre todo para la oli­gar­quía y la bur­gue­sía, este es un pro­gra­ma de gobierno. Todo eso que te dije se pue­de hacer fácil­men­te.

Con­tra­Pun­to

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *