Modes­to plan de paz para Eus­kal Herria- Alfon­so Sas­tre en Gara

Toda titu­la­ción mía para la escri­tu­ra de este bre­ve y ambi­cio­so plan se redu­ce al hecho de que el uso con­ti­nuo y pro­lon­ga­do de nues­tro ofi­cio aca­ba hacien­do de los dra­ma­tur­gos «exper­tos en con­flic­tos», sobre todo fami­lia­res y socia­les, pero tam­bién his­tó­ri­cos y polí­ti­cos. A eso se limi­ta, digo, toda mi auto­ri­dad para escri­bir esta pro­pues­ta de paz para el País Vas­co, Eus­kal Herria.

Yo pien­so que un plan veraz y veri­fi­ca­ble para que esa paz, por la que ya se oye, aun­que sea silen­cio­so, un gran cla­mor, sea efec­ti­va, sólo pue­de par­tir de que se esta­blez­ca por unos pode­res públi­cos, hoy vigen­tes, pero qui­zás «ilu­mi­na­dos» por un recu­pe­ra­do pen­sa­mien­to ver­da­de­ra­men­te pro­gre­sis­ta, la mera posi­bi­li­dad legal, demo­crá­ti­ca, de que los terri­to­rios vas­cos has­ta hoy admi­nis­tra­dos por los esta­dos espa­ñol y fran­cés pudie­ran cons­ti­tuir­se algún día, si la volun­tad de los ciu­da­da­nos vas­cos lle­ga­ra a expre­sar esa volun­tad, en un Esta­do nue­vo e inde­pen­dien­te. Nada más, pero tam­bién nada menos que eso.

Cir­cuns­cri­bien­do aho­ra la cues­tión a Espa­ña, se tra­ta­ría de que esos sec­to­res de van­guar­dia de la Admi­nis­tra­ción espa­ño­la deci­die­ran apos­tar por la rees­cri­tu­ra del o de los pasa­jes refor­ma­bles (ahí lle­ga­ría el turno y la tarea de un «pen­sa­mien­to cons­ti­tu­cio­nal») de la actual Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la, para reti­rar de ella el carác­ter meta­fí­si­co –poco menos que sagra­do– de la actual Uni­dad de Espa­ña, y la garan­tía arma­da (poli­cía­ca y mili­tar) de esa uni­dad meta­fí­si­ca; y, en fin, la con­si­guien­te aper­tu­ra a otras for­mas (demo­crá­ti­cas) de «uni­dad polí­ti­ca», pues la paz que recla­ma­mos los ciu­da­da­nos para ya mis­mo no com­por­ta la rotu­ra de nada; for­mas que se pue­den esti­mar pró­xi­mas o empa­ren­ta­bles con las vigen­tes hoy en paí­ses como Sui­za, Ale­ma­nia o el Rei­no Uni­do.

El dra­ma­tur­go sólo con su ima­gi­na­ción dia­léc­ti­ca pue­de pasar de aquí, y han de ser algu­nos polí­ti­cos abier­tos e inte­li­gen­tes y algu­nos pen­sa­do­res cons­ti­tu­cio­na­lis­tas quie­nes –con el apo­yo popu­lar corres­pon­dien­te en Espa­ña– pue­dan pro­ce­der a esa rees­cri­tu­ra, que com­por­ta­ría una Refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal; la cual es una con­di­tio sine qua non de la anhe­la­da paz; a una refor­ma, digo, de esos aspec­tos meta­fí­si­cos y arma­dos (poli­cía­cos y mili­ta­res) de la actual Cons­ti­tu­ción. Para esta­ble­cer que esa refor­ma sea una con­di­ción nece­sa­ria para la sus­pen­sión defi­ni­ti­va de las accio­nes arma­das de ETA me baso en que esa con­di­ción se des­pren­de de la lec­tu­ra de sus comu­ni­ca­dos, o, al menos, de su inter­pre­ta­ción dra­ma­túr­gi­ca.

La amnis­tía para todos los pre­sos polí­ti­cos y el cese de la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria (que en su nivel ope­ra­ti­vo actual está pro­cu­ran­do, no dudo que con­tra la volun­tad de quie­nes la prac­ti­can, ali­men­to social a las ideas espa­ño­las más con­ser­va­do­ras y retró­gra­das) serán momen­tos esen­cia­les de este pro­ce­so de paz escri­to por un modes­to dra­ma­tur­go.

En este tex­to, como se verá, hemos recu­pe­ra­do del acer­vo de la len­gua cas­te­lla­na el tér­mino «con­fe­de­ran­za» para apli­car­la aquí a las nacio­nes hoy exis­ten­tes, tres de las cua­les son nega­das como tales por los sec­to­res espa­ño­les más reac­cio­na­rios, por­ta­do­res aún del vie­jo y pol­vo­rien­to estan­dar­te del Impe­rio espa­ñol y de su pre­té­ri­ta y año­ra­da «gran­de­za». Podría decir­se que los tata­ra­bue­los de los actua­les mili­tan­tes de la dere­cha espa­ño­la decla­ra­da son los Reyes Cató­li­cos. Esta «con­fe­de­ran­za» com­por­ta­rá ya la exis­ten­cia, en su mar­co polí­ti­co, de Esta­dos sobe­ra­nos. Pero haga­mos, antes de seguir, la siguien­te obser­va­ción, qui­zás un tan­to petu­lan­te, en la que me temo que se le vea un poco o un mucho el plu­me­ro a la vani­dad pro­pia de las gen­tes de tea­tro: Yo pien­so que todo lo que no sea seguir, al menos apro­xi­ma­da­men­te, el calen­da­rio que voy a pro­po­ner será mera pala­bre­ría y, como se dice popu­lar­men­te, «mear fue­ra del ties­to».

He aquí nues­tra Hoja de Ruta, que se desa­rro­lla, cro­no­ló­gi­ca­men­te, en dos fases, a saber: El pri­mer momen­to de la pri­me­ra fase –el momen­to fun­da­men­tal y fun­da­men­tan­te– ha de ser, como que­da dicho, una bre­ve y sus­tan­cio­sa «refor­ma cons­ti­tu­cio­nal», que com­por­ta­ría una rees­cri­tu­ra de unas líneas de la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la de 1978.

En el segun­do, por una par­te se pro­du­ci­ría un «adiós a las armas» (no un «has­ta lue­go») de ETA; y, por la otra par­te, una Amnis­tía para todos los pre­sos polí­ti­cos y de inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca («terro­ris­tas» en el len­gua­je poli­cía­co y judi­cial, usual de la pren­sa).

Habría empe­za­do, ven­tu­ro­sa­men­te, la paz, y esa fecha se escri­bi­ría con letras de oro.

En la segun­da fase –¡ya en paz!– se desa­rro­lla­ría un gran deba­te polí­ti­co con vis­tas a la lega­li­za­ción de la exis­ten­cia en los terri­to­rios del Esta­do espa­ñol de cua­tro nacio­nes, una mayor, Espa­ña, y tres meno­res, Eus­kal Herria, Paï­sos Cata­lans –con un sub­de­ba­te del más alto nivel entre Cata­lun­ya, Valen­cia y Balea­res, ase­so­ra­do por espe­cia­lis­tas, asi­mis­mo del más alto nivel– y Gali­za, que hoy for­man par­tes pro­vin­cia­les del «Rei­no de Espa­ña», ello, con­tra toda con­gruen­cia, al mis­mo nivel que pro­vin­cias ine­quí­vo­ca­men­te espa­ño­las como Mur­cia. Será el momen­to de corre­gir esta cha­pu­za teó­ri­ca y prác­ti­ca pos­fan­quis­ta.

En el siguien­te momen­to –y ya esta­mos ponien­do a prue­ba nues­tra anun­cia­da «ima­gi­na­ción dia­léc­ti­ca»– se esta­ble­ce­ría al fin esa «con­fe­de­ran­za», para lo cual no habría que espe­rar a la pro­cla­ma­ción de una Repú­bli­ca, pues el «Rei­no de Espa­ña», a pesar de todas sus limi­ta­cio­nes, podría asu­mir esta tras­cen­den­te res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca. En esta «con­fe­de­ran­za», las tres nacio­nes meno­res figu­ra­rían ya con la enti­dad de «Esta­dos sobe­ra­nos».

Ello no sig­ni­fi­ca­ría, como ase­gu­ran paté­ti­ca­men­te las Dere­chas neo-fran­quis­tas, la «rup­tu­ra» («Espa­ña rota y roja») ni la «liqui­da­ción de Espa­ña y de su glo­rio­so pasa­do», sino jus­ta­men­te su ver­da­de­ro engran­de­ci­mien­to has­ta el nivel his­tó­ri­co que al gran poe­ta peruano César Valle­jo le hizo excla­mar des­de lo más pro­fun­do de su cora­zón: «niños de Espa­ña, si Espa­ña cae –digo, es un decir – , ¡cómo vais a cesar de cre­cer!». (Pala­bras que, des­gra­cia­da­men­te, fue­ron pro­fé­ti­cas). Espa­ña, digo, alcan­za­ría una ver­da­de­ra gran­de­za sobre una super­fi­cie terri­to­rial más redu­ci­da; una gran­de­za anti­fas­cis­ta que la ele­va­ría al ran­go de «crea­do­ra de jus­ti­cia» y «patria de las liber­ta­des» en la Penín­su­la Ibé­ri­ca, en la que con­vi­vi­rían a par­tir de enton­ces, oja­lá fra­ter­nal­men­te, cin­co esta­dos libres, con­tan­do natu­ral­men­te con la her­ma­na Repú­bli­ca por­tu­gue­sa.

Es evi­den­te que has­ta ahí no podrá lle­gar el actual «Rei­no de Espa­ña», con su rey bor­bó­ni­co-fran­quis­ta, y que para enton­ces habrá lle­ga­do el tras­cen­den­tal momen­to de plan­tear la «cues­tión repu­bli­ca­na» en ese pro­ce­so de pro­gre­sión hacia los nue­vos tiem­pos: el magno momen­to de la pro­cla­ma­ción de una ter­ce­ra Repú­bli­ca espa­ño­la, por la que ya se está tra­ba­jan­do, y tres peque­ñas repú­bli­cas que hoy son regio­nes peri­fé­ri­cas de Espa­ña, y con ello la oca­sión del arrum­ba­mien­to, por fin, de un sis­te­ma ana­cró­ni­co –monár­qui­co– y que tan sólo ha sido par­chea­do de «demó­cra­ta» y «cons­ti­tu­cio­nal». Habría lle­ga­do al fin, deci­mos, el momen­to de ini­ciar una gran empre­sa his­tó­ri­ca, que sería aco­me­ti­da bajo la deno­mi­na­ción polí­ti­ca, que aquí que­da pro­pues­ta, de Con­fe­de­ran­za de Repú­bli­cas Ibé­ri­cas. (Algún día habrá que hacer todo esto, pero ya hay que hablar cla­ra­men­te de ello; y eso es lo que yo estoy inten­ta­do hacer en estas pági­nas).

Por fin, habría que­da­do abier­ta la posi­bi­li­dad de que alguno o todos estos esta­dos acce­die­ran a una defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia –repú­bli­cas sobe­ra­nas – , si así lo recla­ma­ra la volun­tad popu­lar de los ciu­da­da­nos vas­cos, cata­la­nes o galle­gos, que enton­ces se vin­cu­la­rían a Espa­ña de un modo o de otro, en vir­tud de los tra­ta­dos que se sus­cri­bie­ran entre las par­tes. (Es de recor­dar que el «Esta­do de las Auto­no­mías» actual no es otra cosa que una des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va y ade­más, como ya se ha dicho, homo­ge­nei­za­do­ra de lo evi­den­te­men­te hete­ro­gé­neo, y en reali­dad sólo acep­ta­ble, y con muchas reser­vas y mati­ces, para las ante­rio­res «regio­nes y pro­vin­cias espa­ño­las», que sólo recla­ma­ban en algún caso cier­ta auto­no­mía para su admi­nis­tra­ción. La idea infa­me del «café para todos» recuer­da un epi­so­dio que no dice nada a favor de la inte­li­gen­cia de quie­nes per­pe­tra­ron ese gra­ve per­can­ce de la razón his­tó­ri­ca).

En cuan­to a la Repú­bli­ca vas­ca, en las cir­cuns­tan­cia futu­ras que hoy esta­mos pre­fi­gu­ran­do, se abri­ría ante ella –siem­pre en el mar­co de la volun­tad popu­lar– la tri­ple tarea que la con­du­ci­ría a la reuni­fi­ca­ción (en sie­te pro­vin­cias), la com­ple­ta eus­kal­du­ni­za­ción, y el socia­lis­mo en su nue­vo cuño, a la altu­ra de los tiem­pos.

Diga­mos para ter­mi­nar:

Arri­ba la paz. Aba­jo la paci­fi­ca­ción. La paz es nece­sa­ria, urgen­te y posi­ble, aun­que, hoy por hoy, para los gober­nan­tes de Espa­ña, la recla­ma­ción fer­vien­te y sin­ce­ra de la paz sea, como has­ta hoy lo es, una idea sub­ver­si­va. La paz, para ser­lo veraz­men­te –para ser pro­pia­men­te paz – , tie­ne que ser algo radi­cal­men­te dis­tin­to que un «cese de la vio­len­cia» por medio de una «paci­fi­ca­ción» arma­da –una paz a tiros – , empre­sa poli­cía­ca que en este caso se ha evi­den­cia­do inú­til a lo lar­go de muchos años, de modo que ha que­da­do cla­ro una vez más que los hechos tie­nen la cabe­za dura, y que en este país es cier­to que pade­ce­mos un serio con­flic­to polí­ti­co y no las gra­tui­tas accio­nes de una errá­ti­ca ban­da de gue­rre­ros idea­lis­tas o –como siguen afir­man­do las dere­chas espa­ño­las des­de su fana­tis­mo «patrió­ti­co» – : de «una ban­da de ase­si­nos sedien­tos de san­gre siem­pre deseo­sos de matar a su pró­ji­mo, que es lo úni­co que saben hacer». Cier­ta­men­te hay que par­tir de la reali­dad para plan­tear y tra­tar de resol­ver los gran­des con­flic­tos que en ella se pro­du­cen. El cono­ci­mien­to de esta gran ver­dad for­ma par­te de nues­tro ofi­cio dra­ma­túr­gi­co, y a ello me he refe­ri­do al prin­ci­pio.


P.S. para nues­tra espe­ran­za.

Un Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol reno­va­do y audaz, en la línea que pare­ce haber ini­cia­do, aun­que tími­da­men­te, el Par­tit Socia­lis­ta de Cata­lun­ya, podría aco­me­ter (en ausen­cia de una Izquier­da Uni­da o una Corrien­te Roja u otras orga­ni­za­cio­nes de izquier­da revo­lu­cio­na­ria que en Espa­ña tuvie­ran el res­pal­do popu­lar y la fuer­za nece­sa­ria para ello, pero desea­ble­men­te con el apo­yo de todas estas fuer­zas) esta tras­cen­den­te y bene­mé­ri­ta empre­sa his­tó­ri­ca en la que el socia­lis­mo espa­ñol recu­pe­ra­ría –y ade­más glo­rio­sa­men­te– su per­di­do y mal­tre­cho pres­ti­gio. En tal caso, el comien­zo de este ven­tu­ro­so camino hacia la paz se pro­du­ci­ría en una mesa de nego­cia­ción entre, por un lado, un PSOE libe­ra­do de su ver­gon­zan­te depen­den­cia del PP y, por otro, repre­sen­tan­tes de una «izquier­da aber­tza­le» no por ile­ga­li­za­da menos legí­ti­ma.

Aquí aca­ba mi modes­ta apor­ta­ción a este magno pro­yec­to. Otras veces me he ofre­ci­do tam­bién –y aho­ra reite­ro ese ofre­ci­mien­to– para con­tri­buir de cual­quier modo a las con­ver­sa­cio­nes ini­cia­les, aun­que nada más fue­ra como «seño­ra de la lim­pie­za» de la habi­ta­ción en la que se reúnan los espe­cia­lis­tas ad hoc, dado que, al fin y al cabo, hablan­do en serio, yo no soy más que un poe­ta muy preo­cu­pa­do y algo pen­sa­ti­vo.

Gara



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *