[Fotos] Fidel en Mesa Redon­da de domin­go: “Los yan­quis están en Jaque Mate por más inte­li­gen­tes que sean”- Cuba­de­ba­te

Fidel Castro en el encuentro con periodistas de la Mesa Redonda. Foto: Estudios RevoluciónFidel Cas­tro en el encuen­tro con perio­dis­tas de la Mesa Redon­da. Foto: Estu­dios Revo­lu­ción

Fidel, una mesi­ta, algu­nos pape­les, una bote­lla de agua. A sus espal­das el retra­to de Mar­tí ‑de pie, jun­to a un secre­ter de made­ra- es el úni­co lujo de la sali­ta. Se tra­ta de la pin­tu­ra que hemos vis­to en la tele­vi­sión, duran­te la entre­vis­ta que le hicie­ron los perio­dis­tas vene­zo­la­nos y en las foto­gra­fías de los encuen­tros que ha teni­do con varios visi­tan­tes en las últi­mas sema­nas. Es el Mar­tí de la foto de Jamai­ca, de tra­je y reloj al cos­ta­do, a quien el autor anó­ni­mo del lien­zo ha borra­do los “yer­ba­jos” del fon­do, ima­gen que con­mue­ve “como una oscu­ra música/​que no com­pren­do bien”, como dirían los ver­sos de Fina Gar­cía Marruz.

Esta vez el audi­to­rio de Fidel es fami­liar a los cuba­nos. Los domin­gos la Mesa Redon­da des­can­sa y regu­lar­men­te se retrans­mi­te uno de los pro­gra­mas de la sema­na. No fue así este 22 de agos­to, cuan­do un gru­po de pane­lis­tas habi­tua­les fue­ron invi­ta­dos a dia­lo­gar con Fidel, sin cor­ta­pi­sas: Randy Alon­so, Arleen Rodrí­guez, Rei­nal­do Tala­drid, Láza­ro Barre­do, Bár­ba­ra Betan­court, Nidia Díaz, Mari­na Menén­dez, Oli­ver Zamo­ra y Aixa Hevia. “Lo que yo nece­si­to es que uste­des me hagan las pre­gun­tas más difí­ci­les que me pue­dan hacer”, sugie­re el Coman­dan­te en Jefe cuan­do nos reci­be.

Láza­ro Barre­do comien­za: “Hay quien cree que usted está sien­do catas­tro­fis­ta”. Fidel refle­xio­na: “Sos­te­ner eso casi es una ver­güen­za. Y es con­ve­nien­te que la gen­te se aver­güen­ce de su igno­ran­cia. Si la gen­te se aver­güen­za de su igno­ran­cia, va a apren­der. Y si apren­den hay una espe­ran­za.”

Nadie cuen­ta con la gue­rra, comen­ta. “Unos están dis­pues­tos a lo que sea ‑Israel-. Otros están dis­pues­tos a enfren­tar el gobierno uni­ver­sal que le quie­ren impo­ner ‑el mun­do más horri­ble que se podría con­ce­bir es el que quie­re impo­ner el gru­po de millo­na­rios…”

El pro­ble­ma, seña­la, es el nue­vo con­tex­to que emer­ge en esta situa­ción de pre gue­rra. “El míni­mo de armas nuclea­res que se cal­cu­lan hoy es de 20 000. Cien­tí­fi­cos nuclea­res cuba­nos ase­gu­ran que son 25 000 los arte­fac­tos nuclea­res y yo he habla­do de que tie­nen una poten­cia 450 000 veces simi­lar a la que des­tru­yó Hiroshi­ma. ¿Saben cuán­tas armas hacen fal­ta deto­nar para que se pro­duz­ca un invierno nuclear total, que oscu­rez­ca el mun­do? Cien.”

Una sola gue­rra par­cial, por ejem­plo, entre la India y Pakis­tán, “esa sola gue­rra entre dos paí­ses debi­li­tos nuclear­men­te, podría pro­du­cir ese invierno”, ase­gu­ra. Sobre la base de las 25 000 armas nuclea­res, bas­ta el 0,0004 por cien­to de las bom­bas exis­ten­tes para lle­var al pla­ne­ta al invierno nuclear. “Fíja­te si el pro­ble­ma es serio”, enfa­ti­za.

ISRAEL

Randy y Tala­drid comen­tan una infor­ma­ción que publi­ca­ra en la noche del sába­do The New York Times: el gobierno de los Esta­dos Uni­dos infor­mó a Israel que Irán no ten­drá capa­ci­dad nuclear has­ta por lo menos den­tro de un año, y por tan­to, no es nece­sa­rio nin­gún plan de ata­que por aho­ra.

“Sí, ver­sio­nes perio­dís­ti­cas plan­tean que Irán tie­ne atra­sos, por­que las pie­zas para su plan­ta nuclear no son muy moder­nas, no son de pri­me­ra cali­dad y eso pue­do retra­sar el pro­yec­to. Pero de todas for­mas a Israel le pare­ce horri­ble que los ira­níes estén tan cer­ca de poseer el arma nuclear, no impor­ta cuan­do. Como si tar­dan tres años. Es algo into­le­ra­ble para los israe­li­tas. Y esa es una razón para ata­car, si no ata­can los yan­quis”, com­ple­men­ta Fidel.

En la sala nadie se mue­ve. El Coman­dan­te habla des­pa­cio, midien­do las pala­bras. Tie­ne en sus manos un recien­te aná­li­sis de The Atlan­tic, pres­ti­gio­sa revis­ta de Bos­ton, que fun­da­men­ta la posi­bi­li­dad de un ata­que inmi­nen­te en el Gol­fo Pér­si­co. El perio­dis­ta Jef­frey Gold­berg sos­tie­ne que “Israel se está pre­pa­ran­do para bom­bar­dear a Irán”, afir­ma­ción que apa­re­ce en la por­ta­da de la pági­na web de la publi­ca­ción y ha gene­ra­do un inten­so deba­te en los Esta­dos Uni­dos, unas 15 res­pues­tas de ana­lis­tas, aún antes de que el artícu­lo se publi­que en la edi­ción impre­sa.

“Este perio­dis­ta pre­sen­ta la posi­ción de los paí­ses del Medio Orien­te, que le tie­nen mie­do a Irán. Tie­nen tales con­flic­tos reli­gio­sos, tales anta­go­nis­mos que deben estar asus­ta­dos con razón. ¿Qué dejan para el mun­do los israe­li­tas? A ellos no les con­vie­ne avi­sar­le a los yan­quis que salie­ron los avio­nes israe­líes, sino que lo quie­ren es com­pro­me­ter a los yan­quis. Si sale mal la cosa, esto sí que es el aca­bó­se.”

FUERZA DE PERSUASIÓN

Fidel ha invi­ta­do a Cuba a Daniel Estu­lin, autor de la tri­lo­gía sobre el Club Bil­der­berg, un gru­po inte­gra­do por mul­ti­mi­llo­na­rios e influ­yen­tes polí­ti­cos que se reúnen anual­men­te en secre­to para deci­dir el des­tino del mun­do. “Con­ver­sar con él nos ayu­da­rá a aumen­tar lo que lla­mo ‘la fuer­za de per­sua­sión’”, ase­gu­ra.

Lue­go comen­ta algu­nos de los 216 cables de agen­cias que entre el pri­me­ro de junio y el 19 de agos­to cir­cu­la­ron en el mun­do refe­ri­dos al con­flic­to. “Aho­ra esta­mos en la cuen­ta regre­si­va de los 90 días otor­ga­dos por el Con­se­jo de Segu­ri­dad para comen­zar a ins­pec­cio­nar los bar­cos. Ter­mi­na el 9 de sep­tiem­bre ese pla­zo. ¿Se va a des­ani­mar Irán? ¿Qué le que­da por inven­tar a los Esta­dos Uni­dos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad?”

El Coman­dan­te le pide a Randy que lea a todos el borra­dor de la Refle­xión que aca­ba de ter­mi­nar, titu­la­da “Lis­to para seguir dis­cu­tien­do”, don­de reite­ra que el Pre­si­den­te Barack Oba­ma es el úni­co que pue­de dar la orden de ini­cio de la gue­rra nuclear. E insis­te ante una pre­gun­ta de Tala­drid sobre el papel de Rusia y Chi­na en el con­flic­to: “Si (estos dos paí­ses) se jun­tan para decir­le a Oba­ma bien cla­ro que pue­de evi­tar el con­flic­to, pue­de ser enor­me esa fuer­za”.

El líder de la Revo­lu­ción con­si­de­ra que hay una cir­cuns­tan­cia sico­ló­gi­ca que gra­vi­ta en los acon­te­ci­mien­tos: “Los ira­níes creen que los israe­líes no se van a atre­ver, por­que sería una locu­ra muy gran­de, y a ellos (los ira­níes) la muer­te no los asus­ta”, dice.

¿Cómo van a con­tro­lar los nor­te­ame­ri­ca­nos, por ejem­plo, a Iraq, aho­ra que han ido reti­ran­do las tro­pas?, pre­gun­ta Randy. “No pue­den con­tro­lar ese país. Ellos están meti­dos en un pro­ble­ma en el cual no tie­nen con­trol, en la lógi­ca vie­ja. Pero hay una nue­va situa­ción en la que todo cam­bia. Hay un vie­jo pen­sa­mien­to y un nue­vo pen­sa­mien­to, ambos rela­cio­na­dos con la capa­ci­dad des­truc­ti­va de estas armas y el peli­gro de gue­rra.”

¿Pue­de Oba­ma o no pue­de deci­dir en estas cir­cuns­tan­cias? “El tie­ne un poder cons­ti­tu­cio­nal. Él pue­de deci­dir. Tie­ne una Cons­ti­tu­ción que le da el dere­cho de ser el pri­me­ro que aprie­te el gati­llo. Más nada. Y por una vez la piel de zapa, que le per­mi­te satis­fa­cer un deseo y no tres, como al pro­ta­go­nis­ta de la nove­la (de Bal­zac). Solo pue­de pedir una cosa. Pue­de pedir la paz.”

KENNEDY

En un inter­va­lo de la con­ver­sa­ción, Tala­drid comen­ta la entre­vis­ta que Fidel le con­ce­dió al perio­dis­ta fran­cés Jean Daniel, envia­do a Cuba por el Pre­si­den­te John Ken­nedy con la secre­ta misión de explo­rar las posi­bi­li­da­des de diá­lo­go entre los dos paí­ses.

El vier­nes 22 de noviem­bre de 1963, día en que ase­si­na­ron a Ken­nedy, el Coman­dan­te en Jefe y el perio­dis­ta almor­za­ban en una casa en Vara­de­ro y de pron­to sonó el telé­fono. Les die­ron la noti­cia de que Ken­nedy había sido heri­do de gra­ve­dad en Dallas. Inme­dia­ta­men­te encen­die­ron un radio don­de escu­cha­ron los pri­me­ros deta­lles del mag­ni­ci­dio. Recuer­da Jean Daniel que Fidel se preo­cu­pó: “Esto es terri­ble, aho­ra van a decir que noso­tros lo hici­mos”.

“A Jean Daniel ‑dice Tala­drid- le impre­sio­nó mucho que usted comen­tó moles­to que en aquel momen­to tan dolo­ro­so para la viu­da, la pren­sa des­cri­bía con deta­lles mor­bo­sos cómo a ella le corría la san­gre por el ves­ti­do, y usted dijo: ‘No tie­nen decen­cia’. Y lue­go cuan­do se anun­ció la muer­te del Pre­si­den­te, se hizo un silen­cio y usted comen­tó: ‘Jean Daniel, esto es el final de su misión’.”

“Nadie tuvo que con­tar­nos nada ‑recuer­da Fidel-. Escu­cha­mos la noti­cia en la radio­emi­so­ra de Esta­dos Uni­dos. Lo con­té una vez: él (Ken­nedy) abrió la posi­bi­li­dad de que se levan­ta­ra el blo­queo, que era lo que más daño nos hacía.”

Fidel ase­gu­ra que se leyó la bio­gra­fía que le dedi­có a Ken­nedy el his­to­ria­dor Arthur Schle­sin­ger, de más de 900 pági­nas. “El ven­dió la tesis de que fue Oswald solo el cul­pa­ble. Esa es la clau­di­ca­ción de un inte­lec­tual de pres­ti­gio. Ese libro con­fun­dió bas­tan­te, y has­ta a mí mis­mo. Yo creía que el hom­bre que hizo la his­to­ria era hones­to. Pero cons­cien­te­men­te, dijo una men­ti­ra.”

Y con­clu­ye: “Mira que han pasa­do cosas. ¡Oye, que en 50 años pasan cosas!”, se toca la fren­te y aña­de: “¡Y en 50 días miren cuán­tas cosas han pasa­do tam­bién!”

AJEDREZ POLÍTICO

Sobre los resul­ta­dos del com­ple­jo aje­drez polí­ti­co en el que se jue­ga hoy el des­tino de la espe­cie huma­na, el Coman­dan­te en Jefe le dice a Arleen Rodrí­guez que “los yan­quis están en jaque mate por más inte­li­gen­tes que sean…”

El sis­te­ma se derrum­ba, lo mis­mo si hay gue­rra como si no, con­si­de­ra. “Todos tie­nen que des­ar­mar­se. Cuan­do se des­ar­men des­apa­re­ce el impe­rio. Nadie pue­de decir cómo van a ser las cosas. Lo úni­co que pode­mos decir es cómo no pue­den ser las cosas…Nadie va a revi­vir des­pués del ries­go de una gue­rra nuclear. ¿Van a cons­truir armas nuclea­res otra vez? ¿Para qué?”

Tala­drid encau­za el diá­lo­go hacia otra impor­tan­te zona de con­flic­to: el sudes­te asiá­ti­co, don­de se ha logra­do dete­ner tem­po­ral­men­te la cri­sis lue­go del diá­lo­go entre la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea y la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. “Los corea­nos dije­ron la ver­dad a los chi­nos: ellos no hun­die­ron el Cheo­nan. Pero cuan­do les echan la cul­pa, reac­cio­nan dicien­do que no se van a dejar des­ba­ra­tar. Ellos pue­den con­ver­tir a Seúl en un mar de lla­mas… No se van a dejar dar el pri­mer gol­pe, des­pués que la gue­rra esta­lle en Irán por­que saben que de inme­dia­to los ata­ca­rán. Segu­ro. De eso no se pue­de tener la menor duda.”

La con­ver­sa­ción giró más tar­de hacia nues­tra región. Un hemis­fe­rio que no con­ta­ba en las gue­rras del pasa­do, pero que hoy ten­dría su cuo­ta de sufri­mien­to y pér­di­das por el víncu­lo con el país más pode­ro­so y don­de se asien­tan algu­nas de las prin­ci­pa­les fuer­zas del poder mun­dial. “Colom­bia y Méxi­co pue­den influir para que cam­bien los acon­te­ci­mien­tos”, ase­gu­ra.

De los ries­gos de todo tipo que enfren­ta un Pre­si­den­te con las carac­te­rís­ti­cas de Oba­ma -”él tie­ne que cui­dar­se”, dice Fidel-; de las reales posi­bi­li­da­des que se crean para la libe­ra­ción de los Cin­co y de las expe­rien­cias cuba­nas que han con­ver­ti­do a su más impor­tan­te líder polí­ti­co en el mejor entre­na­do para ver y aler­tar sobre los peli­gros de una dra­má­ti­ca con­fla­gra­ción mun­dial, se tra­tó en la últi­ma media hora del encuen­tro que se pro­lon­gó por más de 120 minu­tos.

“Está por ver qué va a ocu­rrir. Los polí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos andan reco­rrien­do el mun­do y no saben cómo com­po­ner­lo. ¡Tie­nen un enre­do arma­do! Y como 20 cables cru­za­dos. Si uti­li­zan las armas nuclea­res, se des­en­re­da todo. Hay que evi­tar­lo. Es una situa­ción nue­va”, afir­ma.

Pero de nada val­dría todo el esfuer­zo que se está hacien­do, si la gue­rra nuclear estu­vie­ra pre­de­ter­mi­na­da. Fidel es enfá­ti­co: “Tal como iba la cosa es lo que iba a pasar. Sin embar­go, Oba­ma sigue con el dedo en el gati­llo y no dis­po­ne de mucho tiem­po para tomar la deci­sión. Evi­te­mos que lo haga. Todo lo que hay que hacer, hay que hacer­lo aho­ra.”

Foto: Estudios RevoluciónFoto: Estu­dios Revo­lu­ción
Foto: Estudios RevoluciónFoto: Estu­dios Revo­lu­ción
Foto: Estudios RevoluciónFoto: Estu­dios Revo­lu­ción

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *