El teo­re­ma de la casua­li­dad- Iña­ki Ega­ña

A Fran­klin Roo­se­velt, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que ges­tio­nó la par­ti­ci­pa­ción de su país en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se le pue­den acha­car mul­ti­tud de cues­tio­nes. Los vas­cos de enton­ces le podrían recri­mi­nar, segu­ra­men­te, su muer­te pre­ma­tu­ra, lo que hizo que su sus­ti­tu­to, Harry Tru­man, por cier­to, según Gallup el pre­si­den­te de EEUU más impo­pu­lar de la his­to­ria, no ava­la­ra el apo­yo a la cau­sa vas­ca tal y como Roo­se­velt se lo había tras­la­da­do al lehen­da­ka­ri Agui­rre.

A Roo­se­velt se le pue­den impu­tar tam­bién impie­da­des, manías de aris­tó­cra­ta, mili­ta­ris­mo y mil asun­tos más. Pero no se le pue­de til­dar de ton­to, como por ejem­plo a Reagan o a Bush hijo. Roo­se­velt dejó para la pos­te­ri­dad una de las fra­ses más uti­li­za­das en nues­tro tiem­po: «En polí­ti­ca, nada ocu­rre por casua­li­dad. Cada vez que un acon­te­ci­mien­to sur­ge, se pue­de decir con segu­ri­dad que fue pre­pa­ra­do para lle­var­se a cabo de esa mane­ra».

Un día cual­quie­ra de éstos, no impor­ta cuan­do real­men­te, recu­pe­ré la cita y pen­sé, ben­di­ta ima­gi­na­ción, que Roo­se­velt podría haber naci­do en Lekei­tio, en Lau­dio o en Iru­ñea. Su refle­xión es la mis­ma que nos hace­mos unos cuan­tos ciu­da­da­nos de este país. Ciu­da­da­nos que una y otra vez, y van no se cuán­tas, nos que­da­mos per­ple­jos ante tan­ta casua­li­dad. Y, por supues­to y tal y como lo dejó escri­to el ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, una vez pase, pero a par­tir de enton­ces la par­ti­ci­pa­ción de un dise­ño pre­vio en la «casua­li­dad» se hace evi­den­te.

Sar­kozy, al igual que otros con­tem­po­rá­neos suyos, es más vivo que el ham­bre. Lo ha dicho hace unos días y nos ha hecho un favor, por­que ha con­se­gui­do deter­mi­nar, en su más pro­fun­da ampli­tud, el famo­so Teo­re­ma de la Casua­li­dad. En sín­te­sis, lo que Sar­kozy ha lan­za­do a los medios es que cada vez que tie­ne un des­cen­so de popu­la­ri­dad o un tema en el que no lle­va la ini­cia­ti­va, su con­tra­ata­que es pro­to­co­la­rio: arre­me­ti­da des­pia­da­da a los inmi­gran­tes. En esta oca­sión les ha toca­do a los gita­nos y a los nóma­das.

En Car­pe­to­ve­to­nia, el «méto­do Sar­kozy» tie­ne mucho más reco­rri­do y un plie­go de inten­cio­nes que va más allá de los que son los últi­mos tiem­pos. En Espa­ña somos los vas­cos quie­nes sus­ti­tui­mos a los inmi­gran­tes de Sar­kozy, saco de todos los males. Somos los recep­to­res de todas las casua­li­da­des. En una encues­ta rea­li­za­da la pasa­da déca­da, no se con qué fia­bi­li­dad, se decía que los vas­cos éra­mos los que más repul­sa cau­sá­ba­mos a los espa­ño­les, por detrás de los gita­nos.

El Teo­re­ma de la Casua­li­dad espa­ñol es tan vie­jo que ni los más ancia­nos recuer­dan cuán­do nació y quién fue su inven­tor. Segu­ro que alguno de sus mitos, El Cid, Don Pela­yo o Agus­ti­na de Ara­gón, estu­vo en la crea­ción. De lo que sí hay cons­tan­cia, en cam­bio, es de que todos los due­ños de los desig­nios espa­ño­les, entre ellos reyes bor­bó­ni­cos, tira­nos y pre­si­den­tes y, sobre todo, minis­tros de la Gue­rra, Gobierno e Inte­rior, en sus tres fases des­crip­ti­vas, lo han usa­do como si fue­ra la Biblia de sus res­pec­ti­vos man­da­tos.

Para quien no sea muy ducho en estas cosas de geo­me­tría (polí­ti­ca), el Teo­re­ma de la Casua­li­dad es una teo­ría des­ple­ga­da por Eucli­des Pérez que, en lo fun­da­men­tal, decía que «Por un pun­to exte­rior a una rec­ta sólo pue­de tra­zar­se una per­pen­di­cu­lar a la mis­ma y sólo una». No exis­te la casua­li­dad. Aris­tó­te­les nos dejó escri­tos sobre la Teo­ría de la Cau­sa­li­dad, pero como es obvio, entre Casua­li­dad y Cau­sa­li­dad hay un abis­mo, el mis­mo que entre el agua y el vino.

Al grano, comen­zan­do por las noti­cias más recien­tes. Hace unos días se cele­bró en Donos­tia, des­pués de diver­sos obs­tácu­los, una mani­fes­ta­ción que rei­vin­di­ca­ba los dere­chos nacio­na­les, colec­ti­vos e indi­vi­dua­les de nues­tro país. Simul­tá­nea­men­te a su con­clu­sión, el Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol fil­tra­ba la noti­cia de que «dos eta­rras hui­dos habían sido dete­ni­dos por la Poli­cía». Uno de ellos en la cos­ta de Tarra­go­na. ¿Cam­pa­ña de ETA con­tra intere­ses turís­ti­cos?

La reali­dad es bien cono­ci­da. El dete­ni­do en la cos­ta cata­la­na via­ja­ba con su fami­lia. Como todo el mun­do sabe, pri­me­ra señal ine­quí­vo­ca de las cos­tum­bres de un clan­des­tino. La deten­ción tenía que ver con el cum­pli­mien­to pen­dien­te de par­te de su con­de­na. La segun­da deten­ción, en Donos­tia, con ale­vo­sía y áni­mo de con­fun­dir. Sobre Regi­na no pesa­ba siquie­ra una requi­si­to­ria. Pero era una «mili­tan­te de ETA hui­da». Dos días más tar­de, en ple­na Sema­na Gran­de, denun­cia­ba su situa­ción. Des­de la calle, no des­de un cala­bo­zo como cabría supo­ner.

Al día siguien­te, para eso la pro­pa­gan­da, la noti­cia en Espa­ña no fue pre­ci­sa­men­te el éxi­to de la mani­fes­ta­ción donos­tia­rra, sino la deten­ción de los dos «mili­tan­tes hui­dos de ETA». ¿Mani­pu­la­ción?, pen­sa­rá más de uno. ¿Casua­li­dad?, el más inge­nuo.

El hecho comen­ta­do se pro­du­ce cada vez que las noti­cias gene­ra­das des­de Eus­kal Herria toman un ses­go posi­ti­vo. Posi­ti­vo en el sen­ti­do que entien­de la socie­dad de nues­tro tiem­po: lejano al con­flic­to, sin cris­pa­ción, plu­ral, etcé­te­ra. Ya sé que habría que mati­zar­lo y, qui­zás, aña­dir­le comi­llas. Pero la socie­dad de la (des)información se mue­ve por códi­gos muy sen­ci­llos.

¿Por qué tie­nen tan­to inte­rés Madrid y París en enca­jar el tema vas­co en esas coor­de­na­das? Evi­den­te. Nece­si­tan man­te­ner la ten­sión, cons­truir aun­que sea gue­rras de men­ti­ras para ava­lar su impo­si­ción, por­que el ada­gio de que «en la gue­rra todo vale» es asu­mi­do por la mayo­ría de la socie­dad. Fue­ra de ese esce­na­rio, la defen­sa de las posi­cio­nes guber­na­men­ta­les hace agua.

En con­se­cuen­cia, la infor­ma­ción no es tal, sino pro­pa­gan­da. Al vie­jo esti­lo falan­gis­ta. Lo vas­co, en su gene­ra­li­dad y tam­bién en sus par­ti­cu­la­ri­da­des, es algo que, de una for­ma u otra, debe ser aso­cia­do a la delin­cuen­cia, al terro­ris­mo, a todo aque­llo que en ese sen­ci­llo códi­go infor­ma­ti­vo ofrez­ca sen­sa­cio­nes «nega­ti­vas» al con­jun­to de la socie­dad espa­ño­la. De esa mane­ra, las aspi­ra­cio­nes legí­ti­mas se con­vier­ten en cues­tión de gue­rra. Como la bron­ca que le echó Rodol­fo Ares a Odón Elor­za cuan­do el alcal­de donos­tia­rra denun­ció la tor­tu­ra. Con una sin­ce­ri­dad pro­pia de un faná­ti­co reli­gio­so, el actual con­se­je­ro de Inte­rior de Lakua lo dejó cla­ro: «la tor­tu­ra no es un cues­tión de dere­chos huma­nos, sino de lucha anti­te­rro­ris­ta».

El enor­me cúmu­lo de casua­li­da­des no deja lugar a la mayor. En algún lugar, pro­ba­ble­men­te en algún ala de los Ser­vi­cios Espa­ño­les de Inte­li­gen­cia, un gabi­ne­te de espe­cia­lis­tas en comu­ni­ca­ción, entre otros, coor­di­na todos los movi­mien­tos de la mayo­ría social y sin­di­cal vas­ca para con­tra­rres­tar su impul­so polí­ti­co. Un gabi­ne­te con los galo­nes nece­sa­rios para poder «suge­rir» deten­cio­nes en Fran­cia, Por­tu­gal, Ita­lia o don­de haga fal­ta en el momen­to comu­ni­ca­ti­va­men­te más opor­tuno. Un gabi­ne­te tan pode­ro­so que es capaz de orde­nar a pre­si­den­tes auto­nó­mi­cos o con­se­je­ros de Inte­rior el men­sa­je que deben trans­mi­tir en momen­tos deter­mi­na­dos.

Sé que alguno pen­sa­rá que soy admi­ra­dor a teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. No es así, ni mucho menos. En gene­ral las des­tie­rro. Sí, en cam­bio, soy afi­cio­na­do a la cien­cia mate­má­ti­ca. Lo he reco­no­ci­do en más de una oca­sión, a pesar de que me gano la vida con las letras. Y una rama de las mate­má­ti­cas, tam­bién de la Filo­so­fía y de otras mate­rias, es la esta­dís­ti­ca. Dece­nas de suce­sos en el últi­mo año han sido pro­vo­ca­dos por el ejer­ci­cio his­pano del Teo­re­ma de la Casua­li­dad.

Recuer­do, entre otros, los pre­sun­tos y fal­sos coches bom­ba en Madrid des­pués de la mayor mani­fes­ta­ción a favor de los dere­chos de los pre­sos vas­cos. Las deten­cio­nes de Onda­rroa y Her­na­ni prac­ti­ca­das por la Ertzain­tza en medio de las crí­ti­cas a su labor por el aco­so a los fami­lia­res de los pri­sio­ne­ros. La macro­rre­da­da a los jóve­nes inde­pen­den­tis­tas en medio de la cri­sis diplo­má­ti­ca espa­ño­la en aguas cer­ca­nas a Soma­lia.

Recuer­do tan­tas «casua­li­da­des» para des­viar la aten­ción hacia noso­tros los vas­cos que a veces pien­so si en vez de asen­tar­nos en rocas sedi­men­ta­rias, como dicen los geó­lo­gos, no lo esta­re­mos sobre mag­ne­ti­ta. Y que por eso sus­ci­ta­mos en Espa­ña tan­ta aten­ción a lo que haga­mos (y tan­tas ostias que me diría un cole­ga del barrio que ya ha pasa­do unas cuan­tas veces por cala­bo­zos poli­cia­les). A ver cuan­do cam­bia la orien­ta­ción mag­né­ti­ca de la tie­rra y pode­mos librar­nos de tan­ta atrac­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *