El impe­rio con­tra­ata­ca (y pier­de)- James Petras

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la ha adop­ta­do muchos giros tác­ti­cos, pero el obje­ti­vo ha sido siem­pre el mis­mo: derro­car al Pre­si­den­te Chá­vez, inver­tir el pro­ce­so de nacio­na­li­za­ción de gran­des empre­sas, abo­lir los con­se­jos comu­ni­ta­rios y sin­di­ca­les de base y devol­ver al país a la situa­ción de Esta­do cliente.

Washing­ton finan­ció y res­pal­dó polí­ti­ca­men­te un gol­pe mili­tar en el año 2002, un cie­rre patro­nal en los años 2002 – 2003, un refe­rén­dum e infi­ni­dad de ten­ta­ti­vas de medios de comu­ni­ca­ción, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y ONG para soca­var el régi­men. Has­ta el momen­to, todos los esfuer­zos de la Casa Blan­ca han sido un fra­ca­so; Chá­vez ha gana­do una y otra vez en elec­cio­nes libres, ha con­ser­va­do la leal­tad del ejér­ci­to y el res­pal­do de la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción urba­na y rural más pobre, de las abul­ta­das cla­ses tra­ba­ja­do­ras y de las cla­ses medias emplea­das en el sec­tor público.

Washing­ton no ha ceja­do ni se ha resig­na­do a acep­tar el gobierno elec­to del Pre­si­den­te Chá­vez. En cam­bio, con cada derro­ta de sus cola­bo­ra­do­res en el inte­rior del país, la Casa Blan­ca ha ido adop­tan­do cada vez más una estra­te­gia «exter­na», eri­gien­do un «cor­dón mili­tar» pode­ro­so con el que rodea a Vene­zue­la con una pre­sen­cia mili­tar a gran esca­la que abar­ca toda Amé­ri­ca Cen­tral, el nor­te de Suda­mé­ri­ca y el Cari­be. La Casa Blan­ca de Oba­ma res­pal­dó un gol­pe mili­tar en Hon­du­ras que derro­có al gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te del Pre­si­den­te Zela­ya (en junio de 2009), alia­do de Chá­vez, y lo sus­ti­tu­yó por un régi­men títe­re que apo­ya las polí­ti­cas mili­ta­res de Washing­ton con­tra Chá­vez. El Pen­tá­gono con­si­guió esta­ble­cer sie­te bases mili­ta­res en el este de Colom­bia (en 2009), que miran a la fron­te­ra vene­zo­la­na, gra­cias a su gober­nan­te clien­te, Álva­ro Uri­be, el céle­bre pre­si­den­te nar­co-para­mi­li­tar. A media­dos de 2010 Washing­ton sus­cri­bió un acuer­do sin pre­ce­den­tes con la aquies­cen­cia de la Pre­si­den­ta dere­chis­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla, para des­ta­car a 7.000 sol­da­dos de com­ba­te esta­dou­ni­den­ses, 200 heli­cóp­te­ros y doce­nas de buques apun­tan­do hacia Vene­zue­la, con el pre­tex­to de la per­se­cu­ción del nar­co­trá­fi­co. En la actua­li­dad, Esta­dos Uni­dos está nego­cian­do con el régi­men dere­chis­ta del Pre­si­den­te de Pana­má, Ricar­do Mar­ti­ne­lli, la posi­bi­li­dad de reabrir una base mili­tar en la anti­gua zona del canal. Jun­to con la IV Flo­ta que patru­lla las cos­tas, 20.000 sol­da­dos en Hai­tí y una base aérea en Aru­ba, Washing­ton ha cer­ca­do a Vene­zue­la por el oes­te y el nor­te, esta­ble­cien­do zonas de lan­za­mien­to de tro­pas para una inter­ven­ción direc­ta si se dan las cir­cuns­tan­cias inter­nas favorables.

La mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca hacia Amé­ri­ca Lati­na, y hacia Vene­zue­la en par­ti­cu­lar, for­ma par­te de su polí­ti­ca glo­bal de con­fron­ta­ción e inter­ven­ción arma­da. Sobre todo, el régi­men de Oba­ma ha ensan­cha­do las miras y el alcan­ce de las ope­ra­cio­nes de los escua­dro­nes de la muer­te clan­des­ti­nos que hoy día ope­ran en 70 paí­ses de cua­tro con­ti­nen­tes, ha aumen­ta­do la pre­sen­cia béli­ca esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán en más de 30.000 sol­da­dos, más otros 100.000 mer­ce­na­rios a suel­do que actúan atra­ve­san­do las fron­te­ras para pene­trar en Pakis­tán e Irán, y ha sumi­nis­tra­do mate­rial y pro­por­cio­na­do apo­yo logís­ti­co a terro­ris­tas arma­dos ira­níes. Oba­ma ha inten­si­fi­ca­do la pro­vo­ca­ción con manio­bras mili­ta­res en las cos­tas de Corea del Nor­te y en el Mar de Chi­na, lo que ha sus­ci­ta­do pro­tes­tas de Pekín. Igual­men­te reve­la­dor es el hecho de que el régi­men de Oba­ma ha incre­men­ta­do el pre­su­pues­to mili­tar en más de un billón de dóla­res, a pesar de la cri­sis eco­nó­mi­ca, el monu­men­tal défi­cit y los lla­ma­mien­tos a la aus­te­ri­dad y los recor­tes en la Segu­ri­dad Social y otros segu­ros sani­ta­rios como Medi­ca­re o Medicaid.

Dicho de otro modo: la acti­tud mili­tar de Washing­ton hacia Amé­ri­ca Lati­na y, en espe­cial, hacia el gobierno socia­lis­ta demo­crá­ti­co del Pre­si­den­te Chá­vez for­ma par­te de una res­pues­ta mili­tar gene­ral hacia cual­quier país o movi­mien­to que se nie­gue a some­ter­se al domi­nio esta­dou­ni­den­se. Se plan­tea enton­ces una pre­gun­ta: ¿por qué la Casa Blan­ca recu­rre a la alter­na­ti­va mili­tar? ¿Por qué mili­ta­ri­za la polí­ti­ca exte­rior para obte­ner resul­ta­dos favo­ra­bles ante una opo­si­ción fir­me? La res­pues­ta resi­de en par­te en que Esta­dos Uni­dos ha per­di­do casi toda la influen­cia eco­nó­mi­ca que sí ejer­cía ante­rior­men­te y le per­mi­tía derro­car o some­ter a los gobier­nos riva­les. La mayor par­te de las eco­no­mías asiá­ti­cas y lati­no­ame­ri­ca­nas han alcan­za­do cier­to gra­do de auto­no­mía. Otras no depen­den de las orga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas inter­na­cio­na­les don­de Esta­dos Uni­dos ejer­ce influen­cia (FMI, Ban­co Mun­dial), pues obtie­nen prés­ta­mos comer­cia­les. La mayo­ría han diver­si­fi­ca­do sus pau­tas comer­cia­les y de inver­sión y han ahon­da­do en otros víncu­los regio­na­les. En algu­nos paí­ses, como Bra­sil, Argen­ti­na, Chi­le o Perú, Chi­na ha sus­ti­tui­do a Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal socio comer­cial. La mayor par­te de los paí­ses ya no bus­ca la «ayu­da» esta­dou­ni­den­se para esti­mu­lar el cre­ci­mien­to, sino que tra­ta de for­jar ini­cia­ti­vas con­jun­tas con empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, a menu­do radi­ca­das fue­ra de Nor­te­amé­ri­ca. Washing­ton ha recu­rri­do cada vez más a la opción mili­tar has­ta el pun­to de que retor­cer el bra­zo eco­nó­mi­co de los paí­ses ha deja­do de ser una herra­mien­ta efec­ti­va para garan­ti­zar la obe­dien­cia. Washing­ton ha sido inca­paz de recons­truir sus ins­tru­men­tos de palan­ca eco­nó­mi­ca inter­na­cio­na­les has­ta el extre­mo de que la éli­te finan­cie­ra esta­dou­ni­den­se ha vacia­do al sec­tor indus­trial del país.

Los fra­ca­sos diplo­má­ti­cos estre­pi­to­sos deri­va­dos de su inca­pa­ci­dad para adap­tar­se a las trans­for­ma­cio­nes fun­da­men­ta­les del poder glo­bal tam­bién han impul­sa­do a Washing­ton a aban­do­nar las nego­cia­cio­nes polí­ti­cas y com­pro­me­ter­se con la inter­ven­ción y la con­fron­ta­ción mili­ta­res. Los legis­la­do­res esta­dou­ni­den­ses toda­vía viven con­ge­la­dos en las déca­das de 1980 y 1990, la épo­ca de apo­geo de gober­nan­tes clien­tes y saqueo eco­nó­mi­co, cuan­do Washing­ton reci­bía res­pal­do mun­dial, pri­va­ti­za­ba empre­sas, explo­ta­ba la finan­cia­ción de la deu­da públi­ca y ape­nas encon­tra­ba obs­tácu­los en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. A fina­les de la déca­da de 1990, el auge del capi­ta­lis­mo asiá­ti­co, las revuel­tas masi­vas con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo, el ascen­so de regí­me­nes de cen­tro-izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na, las reite­ra­das cri­sis eco­nó­mi­cas, las gran­des caí­das de los mer­ca­dos de valo­res de Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea y el aumen­to de los pre­cios de las mer­can­cías des­em­bo­có en una reor­de­na­ción del poder glo­bal. Los esfuer­zos de Washing­ton por desa­rro­llar polí­ti­cas en sin­to­nía con las déca­das ante­rio­res entra­ban en con­flic­to con la nue­va reali­dad de la diver­si­fi­ca­ción de los mer­ca­dos, las poten­cias emer­gen­tes y los regí­me­nes polí­ti­cos rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes vin­cu­la­dos a nue­vas masas de electores.

Las pro­pues­tas diplo­má­ti­cas de Washing­ton de ais­lar a Cuba y a Vene­zue­la fue­ron recha­za­das por todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Se recha­zó la ten­ta­ti­va de reac­ti­var acuer­dos de libre comer­cio que pri­vi­le­gia­ran a los expor­ta­do­res esta­dou­ni­den­ses y pro­te­gie­ran a su pro­duc­to­res no com­pe­ti­ti­vos. El régi­men de Oba­ma, deci­di­do a no reco­no­cer los lími­tes del poder diplo­má­ti­co impe­rial ni a mode­rar sus pro­pues­tas, recu­rrió cada vez más a la opción militar.

La lucha de Washing­ton por reafir­mar el poder impe­rial a tra­vés de una polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta no ha dado muchos mejo­res resul­ta­dos que sus ini­cia­ti­vas diplo­má­ti­cas. Los gol­pes de Esta­do res­pal­da­dos por Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la (2002) y Boli­via (2008) fue­ron derro­ta­dos por la movi­li­za­ción popu­lar masi­va y la leal­tad del Ejér­ci­to a los regí­me­nes vigen­tes. Asi­mis­mo, en Argen­ti­na, Ecua­dor y Bra­sil, los regí­me­nes post-neo­li­be­ra­les res­pal­da­dos por las éli­tes indus­tria­les, mine­ras y del sec­tor agrí­co­la expor­ta­dor y por las cla­ses popu­la­res logra­ron hacer retro­ce­der a las éli­tes pro-esta­dou­ni­den­ses neo­li­be­ra­les arrai­ga­das en la polí­ti­ca de la déca­da de 1990 y ante­rio­res. La polí­ti­ca de des­es­ta­bi­li­za­ción no con­si­guió des­pla­zar la cons­truc­ción de polí­ti­cas exte­rio­res rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­tes de esos nue­vos gobier­nos, que se nega­ron a regre­sar al vie­jo orden de la supre­ma­cía estadounidense.

Don­de Washing­ton ha recu­pe­ra­do terreno polí­ti­co con la elec­ción de regí­me­nes polí­ti­cos dere­chis­tas, lo ha con­se­gui­do gra­cias a su capa­ci­dad de apro­ve­char­se del «des­gas­te» de la polí­ti­ca de cen­tro-izquier­da (Chi­le), el frau­de polí­ti­co y la mili­ta­ri­za­ción (Hon­du­ras y Méxi­co), la deca­den­cia de la izquier­da popu­lar nacio­nal (Cos­ta Rica, Pana­má y Perú) y la con­so­li­da­ción de un Esta­do poli­cial enor­me­men­te mili­ta­ri­za­do (Colom­bia). Estas vic­to­rias elec­to­ra­les, sobre todo en Colom­bia, han con­ven­ci­do a Washing­ton de que la alter­na­ti­va mili­tar, uni­da a la inter­ven­ción y la explo­ta­ción pro­fun­das de los pro­ce­sos elec­to­ra­les abier­tos, es el modo de fre­nar el giro a la izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na; sobre todo en Venezuela.

La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la: Aunar tác­ti­cas mili­ta­res y electorales 

Los esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos para derro­car al gobierno demo­crá­ti­co del Pre­si­den­te Chá­vez adop­tan muchas de las tác­ti­cas ya apli­ca­das con­tra adver­sa­rios demo­crá­ti­cos ante­rio­res. Entre ellas se encuen­tran las incur­sio­nes en las fron­te­ras de fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res colom­bia­nas seme­jan­tes a los ata­ques trans­fron­te­ri­zos de la «con­tra» finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos para debi­li­tar al gobierno san­di­nis­ta de Nica­ra­gua en la déca­da de 1980. La ten­ta­ti­va de cer­car y ais­lar a Vene­zue­la se ase­me­ja a la polí­ti­ca lle­va­da a cabo por Washing­ton en la segun­da mitad del siglo pasa­do con­tra Cuba. La cana­li­za­ción de fon­dos hacia gru­pos, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción y ONG opo­si­to­res a tra­vés de agen­cias esta­dou­ni­den­ses y fun­da­cio­nes «fic­ti­cias» es una reedi­ción de la tác­ti­ca emplea­da para des­es­ta­bi­li­zar al gobierno demo­crá­ti­co de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le entre los años 1970 – 1973, al de Evo Mora­les en Boli­via entre los años 2007 – 2010 y a muchos otros gobier­nos de la región.

La polí­ti­ca de Washing­ton de aco­me­ter múl­ti­ples vías está orien­ta­da hacia una esca­la­da de la gue­rra de ner­vios a base de inten­si­fi­car ince­san­te­men­te las ame­na­zas para la segu­ri­dad. Las pro­vo­ca­cio­nes mili­ta­res, en par­te, son una «prue­ba» de los dis­po­si­ti­vos de segu­ri­dad de Vene­zue­la con­ce­bi­da para son­dear los pun­tos débi­les de su defen­sa terres­tre, aérea y marí­ti­ma. Este tipo de pro­vo­ca­cio­nes tam­bién for­ma par­te de una estra­te­gia de des­gas­te, cuyo obje­ti­vo es obli­gar al gobierno de Chá­vez a poner a sus tro­pas defen­si­vas en «aler­ta» y movi­li­zar a la pobla­ción para, a con­ti­nua­ción, redu­cir pro­vi­sio­nal­men­te la pre­sión has­ta el pró­xi­mo acto de pro­vo­ca­ción. La inten­ción es des­au­to­ri­zar las alu­sio­nes cons­tan­tes del gobierno vene­zo­lano a las ame­na­zas con el fin de debi­li­tar la vigi­lan­cia y, cuan­do lo per­mi­tan las cir­cuns­tan­cias, ases­tar el gol­pe oportuno.

La acu­mu­la­ción mili­tar de Washing­ton en el exte­rior está con­ce­bi­da para inti­mi­dar a los paí­ses del Cari­be y Amé­ri­ca Cen­tral que pudie­ran tra­tar de esta­ble­cer rela­cio­nes eco­nó­mi­cas más estre­chas con Vene­zue­la. La demos­tra­ción de fuer­za tam­bién está con­ce­bi­da para fomen­tar la opo­si­ción inter­na a las accio­nes más agre­si­vas. Al mis­mo tiem­po, la acti­tud de con­fron­ta­ción se diri­ge con­tra los sec­to­res «débi­les» o «mode­ra­dos» del gobierno cha­vis­ta que están ansio­sos e impa­cien­tes por la «recon­ci­lia­ción», aun pagan­do el pre­cio de rea­li­zar con­ce­sio­nes sin escrú­pu­los a la opo­si­ción y al nue­vo régi­men colom­biano del Pre­si­den­te San­tos. La pre­sen­cia mili­tar cre­cien­te está con­ce­bi­da para ralen­ti­zar el pro­ce­so de radi­ca­li­za­ción inter­na y para evi­tar el for­ta­le­ci­mien­to de los lazos cada vez más estre­chos de Vene­zue­la con Orien­te Pró­xi­mo y otros regí­me­nes con­tra­rios a la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se. Washing­ton está apos­tan­do a que una esca­la­da mili­tar y una gue­rra psi­co­ló­gi­ca que vin­cu­le a Vene­zue­la con movi­mien­tos insur­gen­tes revo­lu­cio­na­rios como la gue­rri­lla colom­bia­na desem­bo­ca­rán en el dis­tan­cia­mien­to de los alia­dos y ami­gos lati­no­ame­ri­ca­nos de Chá­vez con su régi­men. Igual­men­te impor­tan­tes son las acu­sa­cio­nes sin fun­da­men­to ver­ti­das por Washing­ton según las cua­les Vene­zue­la alber­ga cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros de las FARC, cuya inten­ción es pre­sio­nar a Chá­vez para que reduz­ca el apo­yo que pres­ta a todos los movi­mien­tos socia­les de la región, inclui­do el de los cam­pe­si­nos sin tie­rra de Bra­sil, así como las orga­ni­za­cio­nes no vio­len­tas de dere­chos huma­nos y los sin­di­ca­tos de Colom­bia. Washing­ton bus­ca la «pola­ri­za­ción» polí­ti­ca: Esta­dos Uni­dos o Chá­vez. Recha­za la pola­ri­za­ción polí­ti­ca exis­ten­te hoy día que enfren­ta a Washing­ton con el MERCOSUR, la orga­ni­za­ción para la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca en la que jun­to a Vene­zue­la par­ti­ci­pan Bra­sil, Argen­ti­na, Uru­guay y Para­guay, en sin­to­nía con los per­te­ne­cien­tes a ALBA (una estruc­tu­ra de inte­gra­ción eco­nó­mi­ca en la que par­ti­ci­pan Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua, Ecua­dor y algu­nos otros Esta­dos caribeños).

El fac­tor FARC 

Oba­ma y el actual ex Pre­si­den­te Uri­be han acu­sa­do a Vene­zue­la de brin­dar un san­tua­rio para las gue­rri­llas colom­bia­nas (las FARC y el ELN). En reali­dad, se tra­ta de una argu­cia para pre­sio­nar al Pre­si­den­te Chá­vez para que denun­cie o, como míni­mo, recla­me que las FARC aban­do­nen la lucha arma­da con las con­di­cio­nes impues­tas por los regí­me­nes esta­dou­ni­den­se y colombiano.

Con­tra­ria­men­te a los alar­des del Pre­si­den­te Uri­be y el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se, según los cua­les las FARC son un resi­duo deca­den­te, ais­la­do y ven­ci­do del pasa­do como con­se­cuen­cia de otras cam­pa­ñas con­tra­in­sur­gen­tes vic­to­rio­sas, un estu­dio de cam­po minu­cio­so rea­li­za­do por un inves­ti­ga­dor colom­biano, La gue­rra con­tra las FARC y la gue­rra de las FARC, demues­tra que en los dos últi­mos años la gue­rri­lla han con­so­li­da­do su influen­cia en más de un ter­cio del país, y que el régi­men de Bogo­tá con­tro­la solo la mitad del país. Des­pués de sufrir derro­tas impor­tan­tes en 2008, las FARC y el ELN han avan­za­do de for­ma sos­te­ni­da duran­te los años 2009 y 2010 cau­san­do más de 1.300 bajas mili­ta­res el año pasa­do y, segu­ra­men­te, casi el doble este año (La Jor­na­da, 8 de junio de 2010). El resur­gir y el avan­ce de las FARC revis­ten una impor­tan­cia fun­da­men­tal en lo que se refie­re a la cam­pa­ña mili­tar de Washing­ton con­tra Vene­zue­la. Tam­bién refle­jan la posi­ción de su «alia­do estra­té­gi­co»: el régi­men de San­tos. En pri­mer lugar, demues­tran que, pese a los más de 6.000 millo­nes de dóla­res de ayu­da mili­tar esta­dou­ni­den­se a Colom­bia, su cam­pa­ña con­tra la insur­gen­cia para «exter­mi­nar» a las FARC ha fra­ca­sa­do. En segun­do lugar, la ofen­si­va de las FARC abre un «segun­do fren­te» en Colom­bia, lo que debi­li­ta toda ten­ta­ti­va de empren­der la inva­sión de Vene­zue­la uti­li­zan­do Colom­bia como «tram­po­lín». En ter­cer lugar, ante una lucha de cla­ses inter­na cada vez más inten­sa, es pro­ba­ble que el nue­vo Pre­si­den­te San­tos tra­te de ali­viar las ten­sio­nes con Vene­zue­la con la espe­ran­za de reubi­car tro­pas des­ta­ca­das en la fron­te­ra con su vecino para des­ti­nar­las a la lucha con la cre­cien­te insur­gen­cia gue­rri­lle­ra. En cier­to sen­ti­do, a pesar de los rece­los de Chá­vez con­tra la gue­rri­llas y los lla­ma­mien­tos expre­sos para poner fin a la lucha gue­rri­lle­ra, el resur­gir de los movi­mien­tos arma­dos segu­ra­men­te es un fac­tor fun­da­men­tal para debi­li­tar las pers­pec­ti­vas de una inter­ven­ción enca­be­za­da por Esta­dos Unidos.

Con­clu­sión

La polí­ti­ca de múl­ti­ples vías de Washing­ton enca­mi­na­da a des­es­ta­bi­li­zar al gobierno vene­zo­lano ha sido con­tra­pro­du­cen­te en gene­ral, ha sufri­do fra­ca­sos impor­tan­tes y cose­cha­do pocos éxitos.

La línea dura con­tra Vene­zue­la no ha con­se­gui­do «reca­bar» nin­gún apo­yo en los prin­ci­pa­les paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, con la excep­ción de Colom­bia. Ha ais­la­do a Washing­ton, no a Cara­cas. Las ame­na­zas mili­ta­res qui­zá hayan radi­ca­li­za­do las medi­das socio­eco­nó­mi­cas adop­ta­das por Chá­vez, no las han mode­ra­do. Las ame­na­zas y acu­sa­cio­nes pro­ce­den­tes de Colom­bia han for­ta­le­ci­do la cohe­sión inter­na en Vene­zue­la, excep­to en el núcleo duro de los gru­pos de opo­si­ción. Tam­bién han lle­va­do a Vene­zue­la a mejo­rar sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, poli­cía y ope­ra­cio­nes mili­ta­res. Las pro­vo­ca­cio­nes de Colom­bia han supues­to una rup­tu­ra de rela­cio­nes y un des­cen­so del 80 por cien­to del comer­cio trans­fron­te­ri­zo mul­ti­mi­llo­na­rio, dejan­do en la quie­bra a infi­ni­dad de empre­sas colom­bia­nas, a las que Vene­zue­la sus­ti­tu­ye con impor­ta­cio­nes agra­rias e indus­tria­les pro­ce­den­tes de Bra­sil y Argen­ti­na. Los efec­tos de las medi­das para inten­si­fi­car la ten­sión y la «gue­rra de des­gas­te» son difí­ci­les de pon­de­rar, sobre todo en tér­mi­nos del impac­to que hayan podi­do cau­sar sobre las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 26 de sep­tiem­bre de 2010, de cru­cial impor­tan­cia. Sin duda, el fra­ca­so de Vene­zue­la a la hora de regu­lar y con­tro­lar la afluen­cia mul­ti­mi­llo­na­ria de fon­dos esta­dou­ni­den­ses hacia sus socios vene­zo­la­nos en el inte­rior han cau­sa­do un impac­to impor­tan­te en su capa­ci­dad orga­ni­za­ti­va. No cabe duda de que el empeo­ra­mien­to de la eco­no­mía se ha deja­do sen­tir en la res­tric­ción de gas­to públi­co para nue­vos pro­gra­mas socia­les. Asi­mis­mo, la incom­pe­ten­cia y la corrup­ción de varios altos car­gos cha­vis­tas, sobre todo en el ámbi­to de la dis­tri­bu­ción públi­ca de ali­men­tos, en la vivien­da y en la segu­ri­dad, ten­drán con­se­cuen­cias electorales.

Es pro­ba­ble que estos fac­to­res «inter­nos» influ­yan mucho más a la hora de dar for­ma a la dis­tri­bu­ción del voto en Vene­zue­la que la polí­ti­ca de con­fron­ta­ción agre­si­va adop­ta­da por Washing­ton. Sin embar­go, si la opo­si­ción pro-esta­dou­ni­den­se aumen­ta de for­ma sus­tan­cial su pre­sen­cia legis­la­ti­va en las elec­cio­nes del 26 de sep­tiem­bre (has­ta supe­rar un ter­cio de los miem­bros del Con­gre­so), tra­ta­rá de blo­quear los cam­bios socia­les y las polí­ti­cas de estí­mu­lo eco­nó­mi­co. Esta­dos Uni­dos redo­bla­rá sus esfuer­zos para pre­sio­nar a Vene­zue­la con el fin de que des­víe recur­sos hacia asun­tos de segu­ri­dad con el fin de mer­mar los gas­tos socio­eco­nó­mi­cos que sus­ten­tan el apo­yo del 60 por cien­to más pobre de la pobla­ción venezolana.

Has­ta el momen­to, la polí­ti­ca de la Casa Blan­ca basa­da en una mayor mili­ta­ri­za­ción y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na ini­cia­ti­va eco­nó­mi­ca nove­do­sa ha sido un fra­ca­so. Ha ani­ma­do a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos más exten­sos a acre­cen­tar su inte­gra­ción eco­nó­mi­ca, como ates­ti­guan los nue­vos acuer­dos adua­ne­ros y aran­ce­la­rios adop­ta­dos en la reu­nión de MERCOSUR de prin­ci­pios de agos­to de este año. No ha supues­to la dis­mi­nu­ción de las hos­ti­li­da­des entre Esta­dos Uni­dos y los paí­ses de ALBA. No ha aumen­ta­do la influen­cia de Esta­dos Uni­dos. En cam­bio, Amé­ri­ca Lati­na ha avan­za­do en la con­so­li­da­ción de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca regio­nal nue­va, UNASUR (que exclu­ye a Esta­dos Uni­dos), bajan­do de cate­go­ría a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, a la que Esta­dos Uni­dos emplea para impul­sar sus pla­nes. Las úni­cas luces que bri­llan a lo lejos, por iro­nías del des­tino, pro­ce­den de los pro­ce­sos elec­to­ra­les inter­nos. El can­di­da­to dere­chis­ta José Serra está rea­li­zan­do una carre­ra fir­me para las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les bra­si­le­ñas. En Argen­ti­na, Para­guay y Boli­via, la dere­cha pro-esta­dou­ni­den­se se está reagru­pan­do con la espe­ran­za de regre­sar al poder.

Lo que Washing­ton no logra com­pren­der es que en todo el espec­tro polí­ti­co que com­pren­de des­de la izquier­da has­ta el cen­tro-dere­cha, a los diri­gen­tes polí­ti­cos les espan­ta el impul­so y el fomen­to esta­dou­ni­den­se de la alter­na­ti­va mili­tar, y se opo­nen a que cons­ti­tu­ya el ele­men­to cen­tral de la polí­ti­ca. Prác­ti­ca­men­te todos los líde­res polí­ti­cos tie­nen recuer­dos des­agra­da­bles del exi­lio y la per­se­cu­ción del ciclo ante­rior de regí­me­nes mili­ta­res res­pal­da­dos por Esta­dos Uni­dos. El auto­pro­cla­ma­do alcan­ce terri­to­rial del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, que ope­ra des­de sus sie­te bases en Colom­bia, ha ensan­cha­do la bre­cha exis­ten­te entre los regí­me­nes demo­crá­ti­cos cen­tris­tas y de cen­tro izquier­da y la Casa Blan­ca de Oba­ma. En otras pala­bras: Amé­ri­ca Lati­na per­ci­be la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se hacia Vene­zue­la como un «pri­mer paso» en direc­ción sur para lle­gar tam­bién a sus paí­ses. Jun­to al impul­so hacia una mayor inde­pen­den­cia polí­ti­ca y la diver­si­fi­ca­ción de los mer­ca­dos, eso ha debi­li­ta­do las ten­ta­ti­vas diplo­má­ti­cas y polí­ti­cas de Washing­ton de ais­lar a Venezuela.

El nue­vo Pre­si­den­te San­tos de Colom­bia, hecho con el mis­mo mol­de dere­chis­ta de su pre­de­ce­sor Álva­ro Uri­be, se enfren­ta a un dile­ma espi­no­so: con­ti­nuar sien­do un ins­tru­men­to de con­fron­ta­ción mili­tar y des­es­ta­bi­li­za­ción esta­dou­ni­den­se de Vene­zue­la a cos­ta de varios miles de millo­nes de dóla­res en pér­di­das comer­cia­les y ais­la­mien­to del res­to de Amé­ri­ca Lati­na, o ali­viar las ten­sio­nes e incur­sio­nes fron­te­ri­zas des­em­ba­ra­zán­do­se de la retó­ri­ca de la pro­vo­ca­ción y nor­ma­li­zan­do las rela­cio­nes con Vene­zue­la. Si suce­de esto últi­mo, Esta­dos Uni­dos per­de­rá la últi­ma herra­mien­ta de su estra­te­gia exte­rior de ali­men­tar las «ten­sio­nes» y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca. A Washing­ton le que­da­rán dos opcio­nes: una inter­ven­ción mili­tar direc­ta y uni­la­te­ral o finan­ciar una gue­rra polí­ti­ca a tra­vés de sus cola­bo­ra­do­res en el inte­rior del país.

Mien­tras tan­to, el Pre­si­den­te Chá­vez y sus par­ti­da­rios harían bien en con­cen­trar­se en sacar a la eco­no­mía de la rece­sión, apla­car la corrup­ción del Esta­do y la inefi­ca­cia monu­men­tal y capa­ci­tar a los con­se­jos comu­ni­ta­rios y fabri­les para que desem­pe­ñen un papel más rele­van­te en todos los aspec­tos, des­de el incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad has­ta la segu­ri­dad públi­ca. En últi­ma ins­tan­cia, la segu­ri­dad de Vene­zue­la a lar­go pla­zo fren­te a los ten­tácu­los lar­gos y pene­tran­tes del impe­rio esta­dou­ni­den­se depen­de de la fuer­za de la orga­ni­za­ción de las agru­pa­cio­nes de masas que sus­ten­tan el gobierno de Chávez.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.