Ban­zer: “!Maten a los comu­nis­tas, yo les daré una recom­pen­sa!” – For­tu­na­to Esqui­vel

Esa espe­cie de ideo­lo­gía racis­ta, per­sis­te aún hoy, más en la super­fi­cie que en el fon­do, en algu­nos sec­to­res del gamo­na­lis­mo de Boli­via don­de de vez en cuan­do se enar­bo­la la divi­sa de una Boli­via sin indios.

Los prin­ci­pa­les “ideó­lo­gos” de esa corrien­te fue­ron Gabriel René Moreno, para quien el indio era una vacui­dad, som­bría, asque­ro­sa, hura­ña y sór­di­da. Bau­tis­ta Saa­ve­dra, sos­te­nía que el indio era una bes­tia de car­ga, mise­ra­ble a la que había que explo­tar has­ta la inhu­ma­ni­dad.

Los dos dic­ta­do­res men­cio­na­dos pre­ten­die­ron ini­ciar el cam­bio de “raza” con la impor­ta­ción de blan­cos. Barrien­tos atra­jo a los meno­ni­tas, que hoy depre­dan los bos­ques y Ban­zer anun­ció la lle­ga­da de rode­sia­nos, que no se pro­du­jo por la opo­si­ción a esa “idea”.

El odio al cam­pe­sino e indí­ge­na duran­te el gobierno de Ban­zer pro­vo­có que qui­zá cen­te­na­res de ellos fue­ran masa­cra­dos duran­te los sie­te años de su gobierno. Fue­ron per­se­gui­dos y ase­si­na­dos como res­pues­ta a sus recla­ma­cio­nes por mejo­res con­di­cio­nes de vida.

La eli­mi­na­ción de ori­gi­na­rios más dra­má­ti­ca fue la ocu­rri­da en Cocha­bam­ba. La lla­ma­da “Masa­cre del Valle” ocu­rrió entre el 22 y 31 de enero de 1974. Varios decre­tos apro­ba­dos por la dic­ta­du­ra, sobre todo rela­ti­vos a una seve­ra ele­va­ción de pre­cios en los ali­men­tos y la deva­lua­ción del boli­viano de 12 a 20 res­pec­to al dólar esta­dou­ni­den­se, fue­ron jus­ti­fi­ca­ti­vo.

El 22 de enero, los obre­ros de la fábri­ca de cal­za­dos “Mana­co” pro­tes­ta­ron con­tra los decre­tos blo­quean­do la pla­za de la pobla­ción de Qui­lla­co­llo. Gri­ta­ban “Que­re­mos pan”, “Morir de bala antes que de ham­bre morir”. Los uni­for­ma­dos ocu­pa­ron el lugar de mane­ra vio­len­ta. Allí murió un cam­pe­sino.

A par­tir del 24 los cam­pe­si­nos del Valle Alto ini­cian el blo­queo de la carre­te­ra a San­ta Cruz des­de el kiló­me­tro 20 al 126. El 26 los ori­gi­na­rios de Saca­ba se suman y blo­quean el ingre­so al Cha­pa­re has­ta el kiló­me­tro 38.

El mar­tes 29, tan­ques y cai­ma­nes con sol­da­dos bien per­tre­cha­dos al man­do de un My. Cor­de­ro que obe­de­cía “órde­nes supe­rio­res”, lle­ga­ron cer­ca de Tola­ta para ini­ciar un diá­lo­go con la men­ti­ro­sa pre­sen­cia de Ban­zer que no tenía ni la menor inten­ción de ir.

Una mujer lan­zó una pedra­da, res­pon­di­da con una ráfa­ga de ame­tra­lla­do­ra y el ata­que de los blin­da­dos. Avio­nes de com­ba­te apo­ya­ron la masa­cre. El libro “Nun­ca más para Boli­via”, seña­la en la pági­na 160 el tes­ti­mo­nio de uno de los sol­da­dos pre­sen­tes: “Hemos vis­to mon­to­nes de cadá­ve­res, cam­pe­si­nos amon­to­na­dos como leña”.(1)

Otro tes­ti­go con­tó haber vis­to unas trein­ta cami­llas cubier­tas con man­tas en un avión mili­tar en el aero­puer­to de Cocha­bam­ba. Con­clui­da la matan­za de Tola­ta, los mili­ta­res avan­za­ron por la carre­te­ra, dejan­do gru­pos de ellos a lo lar­go del camino.

El mis­mo 29 de enero, nume­ro­sos cam­pe­si­nos se con­cen­tra­ron en Epi­za­na. Se des­co­no­cía lo ocu­rri­do en Tola­ta, pero esta­ban acor­des en exi­gir la dero­ga­to­ria de las medi­das de ham­bre. Sor­pre­si­va­men­te fue­ron ata­ca­dos por sol­da­dos del regi­mien­to Tara­pa­cá, coman­da­dos por el My. Cor­de­ro.

Algu­nos cam­pe­si­nos que por­ta­ban fusi­les Mau­ser inten­ta­ron defen­der­se, pero fue­ron redu­ci­dos a metra­lla. Quin­ce fue­ron aba­ti­dos, vein­te resul­ta­ron des­apa­re­ci­dos. Se pre­su­me que fue­ron arro­ja­dos a los barran­cos o al río por la “acción de lim­pie­za” de los mili­ta­res.

El miér­co­les 30, cam­pe­si­nos del valle alto, Saca­ba, Mel­ga y Agui­rre se suma­ron a las pro­tes­tas con­tra la dic­ta­du­ra que a su vez decla­ró “zona mili­tar”. En Saca­ba, la lim­pie­za étni­ca dejó más de cua­ren­ta bajas entre muer­tos y heri­dos. En Mel­ga y Agui­rre, los muer­tos fue­ron entre­ga­dos a sus fami­lia­res para su sepul­tu­ra.

Des­pués de la “Masa­cre del Valle”, Bán­zer reu­nió un gru­po del “Pac­to mili­tar-cam­pe­sino” y en el pala­cio de gobierno les dijo: “A uste­des her­ma­nos cam­pe­si­nos voy a dar­les una con­sig­na como líder. El pri­mer agi­ta­dor comu­nis­ta que vaya al cam­po, yo les auto­ri­zo, me res­pon­za­bi­li­zo, PUEDEN MATARLO. Sino me lo traen aquí para que se entien­da con­mi­go per­so­nal­men­te. Yo les daré una recom­pen­sa”. (2)

Corrien­do ries­go, el perió­di­co “Pre­sen­cia”, fue el úni­co en publi­car el men­sa­je de este cau­di­llo bár­ba­ro, que no retro­ce­dió en la vigen­cia de sus decre­tos ele­van­do el pre­cio de los ali­men­tos, y por el con­tra­rio, en la cer­ve­ce­ría pace­ña duran­te un encuen­tro con los obre­ros dijo que esti­ma­ba a los hom­bres tra­ba­ja­do­res que no “llo­ra­ban por un pan”.

El jefe falan­gis­ta Mario Gutié­rrez res­pal­da­ba a su líder indi­can­do que no se debía hacer tan­to rui­do por­que el dólar hubie­ra subi­do unos cuan­tos pesos. A su vez el Minis­tro del Inte­rior Cnl. Wal­ter Cas­tro Aven­da­ño, ame­na­zó: “Ya no se tole­ra­rán más huel­gas ni paros de tra­ba­jo, ni por medi­das de deva­lua­ción ni por ele­va­ción de los pre­cios de artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad”.

Poco des­pués, el 9 de noviem­bre de 1974, la dic­ta­du­ra apro­bó el decre­to del Ser­vi­cio Civil Obli­ga­to­rio. Se puso fue­ra de la ley a todos los sin­di­ca­tos y en su lugar se impu­sie­ron inter­ven­to­res con el deno­mi­na­ti­vo de “Coor­di­na­do­res”. Los diri­gen­tes de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na, fue­ron per­se­gui­dos. El país ente­ro, se con­vir­tió en un gigan­tes­co CAMPO DE CONCENTRACIÓN.

Esto es algo que ocu­rrió hace 39 años y que los boli­via­nos tene­mos la obli­ga­ción de velar para que no ocu­rra nue­va­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *