Se inten­si­fi­ca la dispu­ta hege­mó­ni­ca en Suda­mé­ri­ca – La Jor­na­da

Cuan­do Mar­co Aure­lio Gar­cía, ase­sor espe­cial en polí­ti­ca exter­na del pre­si­den­te Lula, dijo que «Amé­ri­ca Lati­na ha deja­do de ser el patio tra­se­ro», no exa­ge­ra­ba. Podría haber aco­ta­do su afir­ma­ción a Suda­mé­ri­ca, sien­do así más exac­to. «Hemos remo­de­la­do la casa, así que el patio está muy reva­lua­do», rema­tó en un encuen­tro sobre Amé­ri­ca Lati­na con­vo­ca­do por la Fun­da­ción Frie­drich Ebert, en Ber­lín, en junio pasa­do.

¿Esta pér­di­da de poder expli­ca la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos? Si así fue­ra, se expli­ca la dis­po­si­ción de bases mili­ta­res en Colom­bia y Pana­má, así como el ingre­so de 43 buques, 200 aero­na­ves y 7 mil mari­nes a Cos­ta Rica. Sin embar­go, hace fal­ta encon­trar un enemi­go que jus­ti­fi­que seme­jan­te des­plie­gue, toda vez que el argu­men­to del com­ba­te al nar­co­trá­fi­co es insos­te­ni­ble. La hipó­te­sis que veni­mos defen­dien­do es que el obje­ti­vo del Pen­tá­gono y la Casa Blan­ca es Bra­sil, sien­do Vene­zue­la un obje­ti­vo cola­te­ral en la estra­te­gia para con­te­ner al prin­ci­pal rival del impe­rio en la región.

Los hechos se van enca­de­nan­do. Des­de abril de 2009 Chi­na se con­vir­tió en el mayor socio comer­cial de Bra­sil, des­pla­zan­do a Esta­dos Uni­dos, que ocu­pa­ba ese lugar des­de la déca­da de 1930. «Una posi­ción que duran­te siglos anun­cia con pre­ci­sión la irrup­ción de los gran­des lide­raz­gos mun­dia­les», aco­ta el Labo­ra­to­rio Euro­peo de Anti­ci­pa­ción Polí­ti­ca (Geab No. 43). Ade­más, Chi­na se con­vir­tió en el pri­mer socio comer­cial del Mer­co­sur y de Chi­le, y el segun­do de Argen­ti­na y Perú.

Un siglo atrás, Esta­dos Uni­dos com­pra­ba a Bra­sil 36 por cien­to de sus expor­ta­cio­nes, por­cen­ta­je que aho­ra cayó por deba­jo de 10 por cien­to. Cuan­do la com­pa­ñía norue­ga Sta­toil ven­dió 40 por cien­to de su cam­po petro­lí­fe­ro fren­te a las cos­tas de Bra­sil a la chi­na CNOOC por 3 mil millo­nes de dóla­res, el dia­rio ofi­cial de Pekín recor­dó que su país ingre­só a la región median­te una alian­za estra­té­gi­ca con Argen­ti­na y Bra­sil, por­que ambos «dis­po­nen de una diná­mi­ca indus­tria nuclear, pode­ro­sa indus­tria de avia­ción y exce­len­tes infra­es­truc­tu­ras en tele­co­mu­ni­ca­cio­nes» («Dia­rio del Pue­blo», 10 de junio).

Una revis­ta mili­tar aten­ta a los cam­bios en el mun­do des­ta­có que aun­que Chi­na aún no es un gran pro­vee­dor de armas en la región, «exis­te un víncu­lo direc­to entre las gran­des trans­fe­ren­cias de armas y la natu­ra­le­za de las rela­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas» («Mili­tary Review», enero de 2009). Ase­gu­ra que en los últi­mos años más de 100 ofi­cia­les de 12 paí­ses de la región regre­sa­ron de las aca­de­mias del Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción chino y que dece­nas de otros ofi­cia­les via­jan a menu­do al país asiá­ti­co.

Con Bra­sil las rela­cio­nes chi­nas son más estre­chas aún. Fuen­tes de inte­li­gen­cia ase­gu­ran que «han coope­ra­do en tec­no­lo­gía mili­tar secre­ta para misi­les balís­ti­cos y comu­ni­ca­cio­nes avan­za­das», como par­te del pro­yec­to bra­si­le­ño de desa­rro­llo de su indus­tria de misi­les.

El 28 de julio «The Washing­ton Times» difun­dió un infor­me en el que la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se ase­gu­ra que se está reac­ti­van­do la red de con­tra­ban­do nuclear del cien­tí­fi­co Abdul Qadeer Khan, padre de la bom­ba ató­mi­ca paquis­ta­ní. Ade­más de varios paí­ses de por­te menor, como Bur­ma, Sudán y Siria, las fuen­tes invo­lu­cran a Bra­sil. Jue­go sucio a car­go de los ser­vi­cios de Washing­ton, que rece­lan de la auto­no­mía nuclear y mili­tar bra­si­le­ña.

Los estra­te­gas del Pen­tá­gono y la Casa Blan­ca, así como el pen­sa­mien­to duro de la super­po­ten­cia, saben de sobra que el úni­co país lati­no­ame­ri­cano que pue­de sig­ni­fi­car­les un pro­ble­ma en algún momen­to es Bra­sil. Es el úni­co que tie­ne una pro­yec­ción glo­bal y, muy en par­ti­cu­lar, regio­nal. Cuen­ta con el sép­ti­mo par­que indus­trial del mun­do, con un com­ple­jo mili­tar-indus­trial impor­tan­te y mucho dine­ro para inver­tir. Tie­ne, sobre todo, estra­te­gia pro­pia. Mues­tra de ello es la Estra­te­gia Nacio­nal de Defen­sa apro­ba­da dos años atrás.

Aho­ra está incre­men­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te su capa­ci­dad de com­ba­te. El 31 de julio fina­li­za­ron los 12 días de manio­bras mili­ta­res Atlán­ti­co II, un amplio ejer­ci­cio mili­tar que abar­ca todo el lito­ral marí­ti­mo, con espe­cial énfa­sis en la defen­sa de las pla­ta­for­mas petro­lí­fe­ras en mar abier­to y las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res. Diez mil hom­bres de las tres armas fue­ron movi­li­za­dos por segun­da vez. «La defen­sa de la Ama­zo­nia Azul debe­ría trans­for­mar­se en una de las prio­ri­da­des de la nación», dijo el almi­ran­te de escua­dra Augus­to Dias Mon­tei­ro.

Samuel Pinhei­ro Gui­ma­raes, titu­lar de la Secre­ta­ría de Asun­tos Estra­té­gi­cos de la Pre­si­den­cia, aca­ba de publi­car un impor­tan­te artícu­lo, «Amé­ri­ca del Sur en 2020» (Car­ta Maior, 26 de julio). «El futu­ro de Bra­sil depen­de de Amé­ri­ca del Sur y el futu­ro de Amé­ri­ca del Sur depen­de de Bra­sil», ase­gu­ra. Sos­tie­ne que el prin­ci­pal desa­fío «será la supera­ción de las asi­me­trías entre los esta­dos de la región, pro­mo­vien­do el desa­rro­llo de los más atra­sa­dos para con­ver­tir la región en una gran área eco­nó­mi­ca, diná­mi­ca e inno­va­do­ra».

Acep­ta que las mul­ti­na­cio­na­les bra­si­le­ñas (Petro­brás, Vale, Ode­brecht…) están «asu­mien­do una impor­tan­cia cada vez mayor en cada Esta­do vecino» y apues­ta a un enor­me esfuer­zo, sobre todo bra­si­le­ño, para evi­tar el estan­ca­mien­to ‑que con­si­de­ra inevi­ta­ble si que­dan libra­dos al mer­ca­do- de los peque­ños y poco pobla­dos paí­ses que rodean a Bra­sil. Pro­po­ne un Plan Marshall para «esti­mu­lar y finan­ciar la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca de los paí­ses meno­res». Si esto no se hace, y sólo Bra­sil pue­de hacer­lo, la ines­ta­bi­li­dad vol­ve­rá a rei­nar.

Quien pro­po­ne un Plan Marshall nece­si­ta aco­tar la pre­sen­cia extra­con­ti­nen­tal en la región. La Amé­ri­ca del Sur con que sue­ña Bra­sil exclu­ye a Esta­dos Uni­dos. Washing­ton no tie­ne ya fue­lle eco­nó­mi­co para man­te­ner su hege­mo­nía en Suda­mé­ri­ca, que es impres­cin­di­ble para sos­te­ner su hege­mo­nía glo­bal. Ni siquie­ra pue­de garan­ti­zar que Colom­bia y Vene­zue­la resuel­van su con­flic­to en la OEA y debe acep­tar la inter­ven­ción de Una­sur. Sólo ati­na a emplear la fuer­za de las armas para retra­sar el pro­ce­so, polí­ti­ca que se con­vir­tió en el núcleo de su estra­te­gia para la región.

© La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *