En defen­sa de las FARC- Miguel Urbano

[Tra­du­ci­do para la Hai­ne por Pável Blan­co Cabre­ra] :: Chá­vez fal­tó el res­pe­to a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que com­ba­ten al Esta­do neo­fas­cis­ta colom­biano

Súbi­ta­men­te en Washing­ton, Lon­dres y Paris, una llu­via de elo­gios cayó sobre Colom­bia. Un Esta­do poli­cial, neo­fas­cis­ta, con más­ca­ra de demo­cra­cia, sur­gió en los titu­la­res de los perió­di­cos de refe­ren­cia y en el dis­cur­so de los esta­dis­tas de Occi­den­te como mode­lo para Amé­ri­ca Lati­na.

Álva­ro Uri­be, el pre­si­den­te que ter­mi­nó su segun­do man­da­to, fue nom­bra­do co-pre­si­den­te de la comi­sión inter­na­cio­nal crea­da por la ONU para lle­var ade­lan­te la inves­ti­ga­ción sobre el ata­que israe­li­ta a la Flo­ti­lla de la Liber­tad. Simul­tá­nea­men­te, la pres­ti­gia­da uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en Washing­ton, lo invi­tó para diri­gir, como cate­drá­ti­co, un cur­so de for­ma­ción de diri­gen­tes polí­ti­cos.

En la pose­sión de Juan Manuel San­tos (JMS), su suce­sor, com­pa­re­cie­ron 16 jefes de Esta­do, en la mayo­ría de Amé­ri­ca Lati­na. No fal­tó el prín­ci­pe here­de­ro de Espa­ña. Duran­te días el nue­vo pre­si­den­te fue salu­da­do por los gran­des medios occi­den­ta­les como un talen­to­so polí­ti­co demo­crá­ti­co con un pro­yec­to inno­va­dor, deci­di­do a impri­mir a Colom­bia una orien­ta­ción dife­ren­te de la uri­bis­ta, intro­du­cien­do en el país refor­mas pro­fun­das.

Todos eran cons­cien­tes de que men­tían. El dis­cur­so de San­tos es dife­ren­te, pero la polí­ti­ca de terro­ris­mo de esta­do va a pro­se­guir bajo los aplau­sos de la oli­gar­quía más reac­cio­na­ria de Amé­ri­ca Lati­na y de los EEUU. Para la Casa Blan­ca la Colom­bia actual es una demo­cra­cia casi ejem­plar. El pre­si­den­te tam­bién fue salu­da­do con par­ti­cu­lar entu­sias­mo por Israel, inti­mo alia­do.

Una hipo­cre­sía inocul­ta­ble fue el deno­mi­na­dor común en la apo­lo­gía del here­de­ro de Uri­be por los prín­ci­pes del capi­tal. De repen­te simu­la­ron olvi­dar el currícu­lo de Juan Manuel San­tos (1). El suce­sor de Uri­be es un aven­tu­re­ro de la polí­ti­ca y un cri­mi­nal cuyas pala­bras man­sas escon­den un pasa­do tene­bro­so.

JMS fue el prin­ci­pal res­pon­sa­ble, como minis­tro de Defen­sa, del ata­que pira­ta de la fuer­za aérea y del ejér­ci­to colom­biano al cam­pa­men­to de Sucum­bíos en Ecua­dor, rea­li­za­do con la com­pli­ci­dad del Pen­tá­gono, de la CIA y del Mos­sad israe­li­ta el 1 de Mar­zo del 2008. En ese bom­bar­deo murie­ron el coman­dan­te Raúl Reyes, res­pon­sa­ble de Rela­cio­nes Exte­rio­res de las FARC, dos dece­nas de com­ba­tien­tes de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y cua­tro jóve­nes mexi­ca­nos que ahí se encon­tra­ban.

El pre­si­den­te de Ecua­dor, Rafael Correa, res­pon­dió al acto de bar­ba­rie rom­pien­do rela­cio­nes con el gobierno de Bogo­tá y la jus­ti­cia ecua­to­ria­na exi­gió la extra­di­ción de Juan Manuel San­tos para ser juz­ga­do como pri­mer res­pon­sa­ble por el cri­men. El pro­ce­so no siguió ade­lan­te por­que Uri­be ale­gó incom­pe­ten­cia del tri­bu­nal de Ecua­dor para juz­gar a su minis­tro.

Trans­cu­rri­do un año, tuve la opor­tu­ni­dad de hablar en Cara­cas con un joven mexi­cano que estu­vo en el bom­bar­deo y el pos­te­rior des­cen­so en el cam­pa­men­to de tro­pas aero­trans­por­ta­das. No olvi­do el rela­to que él hizo de la matan­za de los gue­rri­lle­ros heri­dos, que habían sobre­vi­vi­do al bom­bar­deo. Con­tra­ria­men­te a los que los medios infor­ma­ron, murie­ron com­ba­tien­do.

El pro­ce­so fue aho­ra archi­va­do por­que, sien­do jefe de Esta­do, JMS goza de impu­ni­dad, pero juz­go útil recor­dar que él se enor­gu­lle­ce de haber sido el autor inte­lec­tual de la masa­cre de Sucum­bíos.

El obje­ti­vo: las FARC-EP

De los pre­si­den­tes de Méxi­co, Perú, Chi­le eran espe­ra­dos los home­na­jes a San­tos. Pero, extra­ña­men­te, pre­si­den­tes como Lula, Cris­ti­na Kirch­ner, Mau­ri­cio Funes y Fer­nan­do Lugo no sola­men­te se adhi­rie­ron al coro de elo­gios sino que mani­fes­ta­ron su apo­yo a la lla­ma­da polí­ti­ca de “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” ini­cia­da por Uri­be y cuya con­ti­nui­dad fue defen­di­da por el nue­vo pre­si­den­te.

Más aún, apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para cri­ti­car a las orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes al suge­rir que las FARC-EP y el ELN aban­do­nen la lucha y se inte­gren al sis­te­ma, acep­tan­do dia­lo­gar con San­tos en las bases por este defi­ni­das.

Par­ti­cu­lar­men­te ines­pe­ra­da fue la posi­ción asu­mi­da por Hugo Chá­vez. El pre­si­den­te de Vene­zue­la se tras­la­dó a San­ta Mar­ta, en el Cari­be Colom­biano, y, en la casa don­de Bolí­var falle­ció, inter­cam­bió abra­zos con San­tos, fir­mó acuer­dos y asu­mió com­pro­mi­sos que por la for­ma y con­te­ni­do son cho­can­tes. Se com­pren­de que Chá­vez pre­ten­da nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Colom­bia des­pués de la rup­tu­ra resul­tan­te de la últi­ma pro­vo­ca­ción de Uri­be. (2) Pero usó un len­gua­je muy infe­liz al refe­rir­se a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que com­ba­ten al Esta­do neo­fas­cis­ta colom­biano, sugi­rien­do en la prác­ti­ca que se some­tan a las exi­gen­cias de JMS. Colo­co a las FARC-EP y al ELN en el mis­mo plano que las ban­das cri­mi­na­les del para­mi­li­ta­ris­mo y los car­te­les del nar­co­trá­fi­co.

Las FARC han afir­ma­do repe­ti­da­men­te su dis­po­si­ción para dia­lo­gar con el gobierno sobre la nece­si­dad de paz en el país. ¿Pero cuál es el con­cep­to de dia­lo­go de San­tos, exhaus­ti­va­men­te expues­to duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral y en su dis­cur­so de pose­sión?

Tres son sus con­di­cio­nes para el dia­lo­go con las FARC: Depo­si­ción pre­via de las armas; libe­ra­ción inme­dia­ta de todos los pre­sos en su poder; y “renun­cia al nar­co­trá­fi­co”.

¿Qué sig­ni­fi­can esas exi­gen­cias? Que San­tos no quie­re dia­lo­gar; exi­ge, sin decir­lo expre­sa­men­te, la capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal de las FARC-EP. Si la gue­rri­lla depu­sie­se las armas pre­via­men­te, que­da­ría a mer­ced del poder oli­gár­qui­co.

Cabe recor­dar el geno­ci­dio polí­ti­co de los años 80. En Mar­zo de 1984 las FARC acep­ta­ron la pro­pues­ta del pre­si­den­te Beli­sa­rio Betan­court para luchar en el cua­dro de las ins­ti­tu­cio­nes, lla­ma­das demo­crá­ti­cas, renun­cian­do a la lucha arma­da. ¿Y qué ocu­rrió? Se fun­dó un par­ti­do pro­gre­sis­ta, la Unión Patrió­ti­ca, que par­ti­ci­pó en elec­cio­nes. La UP eli­gió muchos sena­do­res, dipu­tados, alcal­des. La res­pues­ta del poder fue una repre­sión polí­ti­ca bár­ba­ra. En tres años fue­ron ase­si­na­dos más de 3.000 par­la­men­ta­rios, jue­ces, alcal­des, diri­gen­tes sin­di­ca­les, supues­ta­men­te liga­dos a las FARC, en un geno­ci­dio polí­ti­co sin pre­ce­den­tes. Para sobre­vi­vir, las FARC reto­ma­ron la lucha arma­da.

Has­ta la cues­tión de los pri­sio­ne­ros es colo­ca­da cap­cio­sa­men­te por San­tos. Recla­ma todo sin ofre­cer nada a cam­bio. Per­so­nal­men­te, des­aprue­bo los secues­tros. Pero no pue­do igno­rar que el gobierno man­tie­ne en sus pre­si­dios, en con­di­cio­nes sub­hu­ma­nas, a milla­res de gue­rri­lle­ros. Y se rehú­sa al inter­cam­bio huma­ni­ta­rio, esto es, a la libe­ra­ción de una par­te de esos pre­sos, inter­cam­bián­do­los por “rehe­nes” –a la mayo­ría de ellos mili­ta­res cap­tu­ra­dos en com­ba­te- en poder de las FARC-EP.

En las fosas de La Maca­re­na, en la Ama­zo­nía, recien­te­men­te des­cu­bier­tas, fue­ron encon­tra­das las osa­men­tas de más de un millar de ciu­da­da­nos ase­si­na­dos por el Ejér­ci­to de la oli­gar­quía duran­te las per­se­cu­cio­nes con­tra per­so­nas sos­pe­cho­sas de estar liga­das a la Unión Patrio­ti­ca.

¿Cómo con­fiar en la pala­bra de Juan Manuel San­tos, el res­pon­sa­ble de la masa­cre de Sucum­bíos?

Estoy segu­ro de que Chá­vez no tar­da­rá en arre­pen­tir­se de haber creí­do en la pro­me­sa de una rela­ción “trans­pa­ren­te, demo­crá­ti­ca y res­pe­tuo­sa” hecha por un polí­ti­co corrup­to y cri­mi­nal que, inevi­ta­ble­men­te, va a dar con­ti­nui­dad a la estra­te­gia agre­si­va y de ultra­de­re­cha impues­ta por una oli­gar­quía de cuyos intere­ses él es repre­sen­tan­te en la Casa de Nari­ño.

Sor­pren­de tam­bién que, sien­do hoy Hugo Chá­vez en Amé­ri­ca Lati­na el pio­ne­ro, casi el motor, de la con­tes­ta­ción al impe­ria­lis­mo –por lo que mere­ce el apo­yo y admi­ra­ción de las fuer­zas pro­gre­sis­tas del Con­ti­nen­te- no haya plan­tea­do en San­ta Mar­ta el tema de la ins­ta­la­ción de 7 nue­vas bases mili­ta­res de los EEUU en Colom­bia.

Olvi­dan­do que en la UNASUR afir­mó que esas bases con­fi­gu­ran una ame­na­za inad­mi­si­ble a la inde­pen­den­cia de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, afir­mó que cada país tie­ne el dere­cho sobe­rano de deci­dir sobre pro­ble­mas como ese.

Héroes de Amé­ri­ca Lati­na

Me ins­pi­ra repug­nan­cia la ter­mi­no­lo­gía uti­li­za­da por el gobierno y Ejér­ci­to de Colom­bia para desig­nar a las FARC-EP, ter­mi­no­lo­gía ade­más adop­ta­da por la ONU, por la Unión Euro­pea y por los medios de los EEUU y de Euro­pa. Ade­más de terro­ris­tas se les ha colo­ca­do el ana­te­ma de nar­co­tra­fi­can­tes. El slo­gan de “gue­rri­lla del nar­co­trá­fi­co” –expre­sión for­ja­da por un ex-emba­ja­dor de los EEUU, Louis Stamb, liga­do al Pen­tá­gono y a la CIA- para des­acre­di­tar a las FARC, difun­di­do urbi et orbi alcan­zó su obje­ti­vo tan amplia­men­te que inclu­si­ve inte­lec­tua­les comu­nis­tas asi­mi­la­ron la calum­nia. La cam­pa­ña es de tal inten­si­dad que cana­les de tele­vi­sión y perió­di­cos se refie­ren ruti­na­ria­men­te a “fabri­cas de cocaí­na” ins­ta­la­das por las FARC en la sel­va ama­zó­ni­ca.

Hubie­sen las FARC acu­mu­la­do millo­nes con el nar­co­trá­fi­co y dis­pon­drían de misi­les tie­rra-aire como las orga­ni­za­cio­nes de resis­ten­tes en Afga­nis­tán e Iraq. Aho­ra el pro­pio gobierno de Bogo­tá reco­no­ce que ellos no dis­po­nen de arma­men­to de ese tipo. Pero sola­men­te aque­llos que cono­cen las con­di­cio­nes de pobre­za en que viven en clan­des­ti­ni­dad los repre­sen­tan­tes de las FARC en el exte­rior –yo las conoz­co- saben que el libre­to de “gue­rri­lla del nar­co­trá­fi­co” es una per­ver­sa inven­ción del impe­ria­lis­mo.

La vida me abrió la opor­tu­ni­dad de pasar sema­nas en un cam­pa­men­to de las FARC, en el Depar­ta­men­to ama­zó­ni­co del Meta. En esos días cono­cí com­ba­tien­tes mara­vi­llo­sos como Simón Tri­ni­dad, entre­ga­do por Uri­be a los EEUU y actual­men­te pre­so allí des­pués de tres jui­cios de far­sa (dos fue­ron anu­la­dos). Lo con­de­na­ron final­men­te con car­gos de nar­co­tra­fi­can­te, a él, ex ban­que­ro, miem­bro de una rica fami­lia aris­to­crá­ti­ca. Fue tam­bién enton­ces que cons­truí una rela­ción de res­pe­to y admi­ra­ción que evo­lu­cio­nó a amis­tad con el coman­dan­te Raúl Reyes. Man­tu­vi­mos con­tac­to has­ta que lo ase­si­na­ron en Sucum­bíos, al sur del Putu­ma­yo, en el bom­bar­deo pira­ta con­ce­bi­do por Juan Manuel San­tos.

Con Manuel Maru­lan­da, el fun­da­dor de las FARC, hablé una vez por bre­ves minu­tos. Pero guar­do de ese revo­lu­cio­na­rio, comu­nis­ta ejem­plar y estra­te­ga mili­tar tal vez sin par en la His­to­ria de Amé­ri­ca, un recuer­do inol­vi­da­ble. Cuan­do leo acu­sa­cio­nes infa­mes con­tra los com­ba­tien­tes de las FARC recuer­do sobre todo a Rodri­go Gran­da, alias Ricar­do Gon­za­lez, ami­go fra­ter­nal y uno de los revo­lu­cio­na­rios más puros y autén­ti­cos que la vida me per­mi­tió cono­cer.

Recor­dan­do com­ba­tien­tes de las FARC-EP, muer­tos, pre­sos o luchan­do en las mon­ta­ñas y sel­vas de su país, es natu­ral, repi­to, que me ins­pi­ren repug­nan­cia los elo­gios hipó­cri­tas a un cri­mi­nal como Juan Manuel San­tos. Sin embar­go a ese ser abyec­to la bur­gue­sía inter­na­cio­nal rin­de en estos días home­na­jes en tan­to lan­za calum­nias sobre los coman­dan­tes de las FARC que com­ba­ten por una Colom­bia libre y demo­crá­ti­ca.

Una cer­te­za: los nom­bres de Uri­be y San­tos y de la esco­ria huma­na que los apo­ya serán olvi­da­dos por las futu­ras gene­ra­cio­nes.

No los de Manuel Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, y Raúl Reyes. Con el pasar de los años, la calum­nia deja­rá de alcan­zar­los. Ellos con­tri­bu­ye­ron a la cons­truc­ción de la His­to­ria pro­fun­da, en fide­li­dad a los valo­res per­ma­nen­tes de la con­di­ción huma­na. Asu­mie­ron los idea­les por los cua­les vivie­ron y com­ba­tie­ron héroes tute­la­res de Amé­ri­ca Lati­na como Bolí­var, Arti­gas, Mar­tí.


Notas

1. Juan Manuel San­tos per­te­ne­ce a una de las fami­lias más influ­yen­tes de la oli­gar­quía colom­bia­na. Su tío-abue­lo, Eduar­do San­tos, fue Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y direc­tor y pro­pie­ta­rio de El Tiem­po, uno de los prin­ci­pa­les dia­rios de Amé­ri­ca Lati­na. Fue minis­tro de Indus­tria, de Hacien­da y de Defen­sa en varios gobier­nos, desem­pe­ñan­do un papel impor­tan­te en la des­truc­ción de la Segu­ri­dad Social al impo­ner el mode­lo pino­che­tiano. Se opu­so ini­cial­men­te a la reelec­ción de Uri­be, pero des­pués fun­dó el partido,La U, que lo apo­yo y lo reeligió.Mantuvo muchos con­tac­tos con Car­los Cas­ta­ño, el falle­ci­do jefe de los para­mi­li­ta­res y con Pablo Esco­bar, el rey de la cocaí­na, tam­bién falle­ci­do.

2. Colom­bia fue en los últi­mos años el prin­ci­pal socio eco­nó­mi­co de Vene­zue­la des­pués de los EEUU (7000 millo­nes de dóla­res de inter­cam­bio comer­cial en 2008). En los depar­ta­men­tos fron­te­ri­zos de Zulia y Tachi­ra viven cen­te­nas de milla­res de colom­bia­nos, sobre todo cam­pe­si­nos, y esa comu­ni­dad cum­ple un papel fun­da­men­tal en la agri­cul­tu­ra vene­zo­la­na.

V N de Gaia, 13 de Agos­to de 2010
http://​odia​rio​.info/


Más infor­ma­ción en La Hai­ne



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *