En defensa de las FARC- Miguel Urbano

[Tra­du­ci­do para la Hai­ne por Pável Blan­co Cabre­ra] :: Chá­vez fal­tó el res­pe­to a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que com­ba­ten al Esta­do neo­fas­cis­ta colom­biano

Súbi­ta­men­te en Washing­ton, Lon­dres y Paris, una llu­via de elo­gios cayó sobre Colom­bia. Un Esta­do poli­cial, neo­fas­cis­ta, con más­ca­ra de demo­cra­cia, sur­gió en los titu­la­res de los perió­di­cos de refe­ren­cia y en el dis­cur­so de los esta­dis­tas de Occi­den­te como mode­lo para Amé­ri­ca Lati­na.

Álva­ro Uri­be, el pre­si­den­te que ter­mi­nó su segun­do man­da­to, fue nom­bra­do co-pre­si­den­te de la comi­sión inter­na­cio­nal crea­da por la ONU para lle­var ade­lan­te la inves­ti­ga­ción sobre el ata­que israe­li­ta a la Flo­ti­lla de la Liber­tad. Simul­tá­nea­men­te, la pres­ti­gia­da uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en Washing­ton, lo invi­tó para diri­gir, como cate­drá­ti­co, un cur­so de for­ma­ción de diri­gen­tes polí­ti­cos.

En la pose­sión de Juan Manuel San­tos (JMS), su suce­sor, com­pa­re­cie­ron 16 jefes de Esta­do, en la mayo­ría de Amé­ri­ca Lati­na. No fal­tó el prín­ci­pe here­de­ro de Espa­ña. Duran­te días el nue­vo pre­si­den­te fue salu­da­do por los gran­des medios occi­den­ta­les como un talen­to­so polí­ti­co demo­crá­ti­co con un pro­yec­to inno­va­dor, deci­di­do a impri­mir a Colom­bia una orien­ta­ción dife­ren­te de la uri­bis­ta, intro­du­cien­do en el país refor­mas pro­fun­das.

Todos eran cons­cien­tes de que men­tían. El dis­cur­so de San­tos es dife­ren­te, pero la polí­ti­ca de terro­ris­mo de esta­do va a pro­se­guir bajo los aplau­sos de la oli­gar­quía más reac­cio­na­ria de Amé­ri­ca Lati­na y de los EEUU. Para la Casa Blan­ca la Colom­bia actual es una demo­cra­cia casi ejem­plar. El pre­si­den­te tam­bién fue salu­da­do con par­ti­cu­lar entu­sias­mo por Israel, inti­mo alia­do.

Una hipo­cre­sía inocul­ta­ble fue el deno­mi­na­dor común en la apo­lo­gía del here­de­ro de Uri­be por los prín­ci­pes del capi­tal. De repen­te simu­la­ron olvi­dar el currícu­lo de Juan Manuel San­tos (1). El suce­sor de Uri­be es un aven­tu­re­ro de la polí­ti­ca y un cri­mi­nal cuyas pala­bras man­sas escon­den un pasa­do tene­bro­so.

JMS fue el prin­ci­pal res­pon­sa­ble, como minis­tro de Defen­sa, del ata­que pira­ta de la fuer­za aérea y del ejér­ci­to colom­biano al cam­pa­men­to de Sucum­bíos en Ecua­dor, rea­li­za­do con la com­pli­ci­dad del Pen­tá­gono, de la CIA y del Mos­sad israe­li­ta el 1 de Mar­zo del 2008. En ese bom­bar­deo murie­ron el coman­dan­te Raúl Reyes, res­pon­sa­ble de Rela­cio­nes Exte­rio­res de las FARC, dos dece­nas de com­ba­tien­tes de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y cua­tro jóve­nes mexi­ca­nos que ahí se encon­tra­ban.

El pre­si­den­te de Ecua­dor, Rafael Correa, res­pon­dió al acto de bar­ba­rie rom­pien­do rela­cio­nes con el gobierno de Bogo­tá y la jus­ti­cia ecua­to­ria­na exi­gió la extra­di­ción de Juan Manuel San­tos para ser juz­ga­do como pri­mer res­pon­sa­ble por el cri­men. El pro­ce­so no siguió ade­lan­te por­que Uri­be ale­gó incom­pe­ten­cia del tri­bu­nal de Ecua­dor para juz­gar a su minis­tro.

Trans­cu­rri­do un año, tuve la opor­tu­ni­dad de hablar en Cara­cas con un joven mexi­cano que estu­vo en el bom­bar­deo y el pos­te­rior des­cen­so en el cam­pa­men­to de tro­pas aero­trans­por­ta­das. No olvi­do el rela­to que él hizo de la matan­za de los gue­rri­lle­ros heri­dos, que habían sobre­vi­vi­do al bom­bar­deo. Con­tra­ria­men­te a los que los medios infor­ma­ron, murie­ron com­ba­tien­do.

El pro­ce­so fue aho­ra archi­va­do por­que, sien­do jefe de Esta­do, JMS goza de impu­ni­dad, pero juz­go útil recor­dar que él se enor­gu­lle­ce de haber sido el autor inte­lec­tual de la masa­cre de Sucum­bíos.

El obje­ti­vo: las FARC-EP

De los pre­si­den­tes de Méxi­co, Perú, Chi­le eran espe­ra­dos los home­na­jes a San­tos. Pero, extra­ña­men­te, pre­si­den­tes como Lula, Cris­ti­na Kirch­ner, Mau­ri­cio Funes y Fer­nan­do Lugo no sola­men­te se adhi­rie­ron al coro de elo­gios sino que mani­fes­ta­ron su apo­yo a la lla­ma­da polí­ti­ca de “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” ini­cia­da por Uri­be y cuya con­ti­nui­dad fue defen­di­da por el nue­vo pre­si­den­te.

Más aún, apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para cri­ti­car a las orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes al suge­rir que las FARC-EP y el ELN aban­do­nen la lucha y se inte­gren al sis­te­ma, acep­tan­do dia­lo­gar con San­tos en las bases por este defi­ni­das.

Par­ti­cu­lar­men­te ines­pe­ra­da fue la posi­ción asu­mi­da por Hugo Chá­vez. El pre­si­den­te de Vene­zue­la se tras­la­dó a San­ta Mar­ta, en el Cari­be Colom­biano, y, en la casa don­de Bolí­var falle­ció, inter­cam­bió abra­zos con San­tos, fir­mó acuer­dos y asu­mió com­pro­mi­sos que por la for­ma y con­te­ni­do son cho­can­tes. Se com­pren­de que Chá­vez pre­ten­da nor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Colom­bia des­pués de la rup­tu­ra resul­tan­te de la últi­ma pro­vo­ca­ción de Uri­be. (2) Pero usó un len­gua­je muy infe­liz al refe­rir­se a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que com­ba­ten al Esta­do neo­fas­cis­ta colom­biano, sugi­rien­do en la prác­ti­ca que se some­tan a las exi­gen­cias de JMS. Colo­co a las FARC-EP y al ELN en el mis­mo plano que las ban­das cri­mi­na­les del para­mi­li­ta­ris­mo y los car­te­les del nar­co­trá­fi­co.

Las FARC han afir­ma­do repe­ti­da­men­te su dis­po­si­ción para dia­lo­gar con el gobierno sobre la nece­si­dad de paz en el país. ¿Pero cuál es el con­cep­to de dia­lo­go de San­tos, exhaus­ti­va­men­te expues­to duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral y en su dis­cur­so de pose­sión?

Tres son sus con­di­cio­nes para el dia­lo­go con las FARC: Depo­si­ción pre­via de las armas; libe­ra­ción inme­dia­ta de todos los pre­sos en su poder; y “renun­cia al nar­co­trá­fi­co”.

¿Qué sig­ni­fi­can esas exi­gen­cias? Que San­tos no quie­re dia­lo­gar; exi­ge, sin decir­lo expre­sa­men­te, la capi­tu­la­ción incon­di­cio­nal de las FARC-EP. Si la gue­rri­lla depu­sie­se las armas pre­via­men­te, que­da­ría a mer­ced del poder oli­gár­qui­co.

Cabe recor­dar el geno­ci­dio polí­ti­co de los años 80. En Mar­zo de 1984 las FARC acep­ta­ron la pro­pues­ta del pre­si­den­te Beli­sa­rio Betan­court para luchar en el cua­dro de las ins­ti­tu­cio­nes, lla­ma­das demo­crá­ti­cas, renun­cian­do a la lucha arma­da. ¿Y qué ocu­rrió? Se fun­dó un par­ti­do pro­gre­sis­ta, la Unión Patrió­ti­ca, que par­ti­ci­pó en elec­cio­nes. La UP eli­gió muchos sena­do­res, dipu­tados, alcal­des. La res­pues­ta del poder fue una repre­sión polí­ti­ca bár­ba­ra. En tres años fue­ron ase­si­na­dos más de 3.000 par­la­men­ta­rios, jue­ces, alcal­des, diri­gen­tes sin­di­ca­les, supues­ta­men­te liga­dos a las FARC, en un geno­ci­dio polí­ti­co sin pre­ce­den­tes. Para sobre­vi­vir, las FARC reto­ma­ron la lucha arma­da.

Has­ta la cues­tión de los pri­sio­ne­ros es colo­ca­da cap­cio­sa­men­te por San­tos. Recla­ma todo sin ofre­cer nada a cam­bio. Per­so­nal­men­te, desaprue­bo los secues­tros. Pero no pue­do igno­rar que el gobierno man­tie­ne en sus pre­si­dios, en con­di­cio­nes sub­hu­ma­nas, a milla­res de gue­rri­lle­ros. Y se rehú­sa al inter­cam­bio huma­ni­ta­rio, esto es, a la libe­ra­ción de una par­te de esos pre­sos, inter­cam­bián­do­los por “rehe­nes” –a la mayo­ría de ellos mili­ta­res cap­tu­ra­dos en com­ba­te- en poder de las FARC-EP.

En las fosas de La Maca­re­na, en la Ama­zo­nía, recien­te­men­te des­cu­bier­tas, fue­ron encon­tra­das las osa­men­tas de más de un millar de ciu­da­da­nos ase­si­na­dos por el Ejér­ci­to de la oli­gar­quía duran­te las per­se­cu­cio­nes con­tra per­so­nas sos­pe­cho­sas de estar liga­das a la Unión Patrio­ti­ca.

¿Cómo con­fiar en la pala­bra de Juan Manuel San­tos, el res­pon­sa­ble de la masa­cre de Sucum­bíos?

Estoy segu­ro de que Chá­vez no tar­da­rá en arre­pen­tir­se de haber creí­do en la pro­me­sa de una rela­ción “trans­pa­ren­te, demo­crá­ti­ca y res­pe­tuo­sa” hecha por un polí­ti­co corrup­to y cri­mi­nal que, inevi­ta­ble­men­te, va a dar con­ti­nui­dad a la estra­te­gia agre­si­va y de ultra­de­re­cha impues­ta por una oli­gar­quía de cuyos intere­ses él es repre­sen­tan­te en la Casa de Nari­ño.

Sor­pren­de tam­bién que, sien­do hoy Hugo Chá­vez en Amé­ri­ca Lati­na el pio­ne­ro, casi el motor, de la con­tes­ta­ción al impe­ria­lis­mo –por lo que mere­ce el apo­yo y admi­ra­ción de las fuer­zas pro­gre­sis­tas del Con­ti­nen­te- no haya plan­tea­do en San­ta Mar­ta el tema de la ins­ta­la­ción de 7 nue­vas bases mili­ta­res de los EEUU en Colom­bia.

Olvi­dan­do que en la UNASUR afir­mó que esas bases con­fi­gu­ran una ame­na­za inad­mi­si­ble a la inde­pen­den­cia de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, afir­mó que cada país tie­ne el dere­cho sobe­rano de deci­dir sobre pro­ble­mas como ese.

Héroes de Amé­ri­ca Lati­na

Me ins­pi­ra repug­nan­cia la ter­mi­no­lo­gía uti­li­za­da por el gobierno y Ejér­ci­to de Colom­bia para desig­nar a las FARC-EP, ter­mi­no­lo­gía ade­más adop­ta­da por la ONU, por la Unión Euro­pea y por los medios de los EEUU y de Euro­pa. Ade­más de terro­ris­tas se les ha colo­ca­do el anate­ma de nar­co­tra­fi­can­tes. El slo­gan de “gue­rri­lla del nar­co­trá­fi­co” –expre­sión for­ja­da por un ex-emba­ja­dor de los EEUU, Louis Stamb, liga­do al Pen­tá­gono y a la CIA- para des­acre­di­tar a las FARC, difun­di­do urbi et orbi alcan­zó su obje­ti­vo tan amplia­men­te que inclu­si­ve inte­lec­tua­les comu­nis­tas asi­mi­la­ron la calum­nia. La cam­pa­ña es de tal inten­si­dad que cana­les de tele­vi­sión y perió­di­cos se refie­ren ruti­na­ria­men­te a “fabri­cas de cocaí­na” ins­ta­la­das por las FARC en la sel­va ama­zó­ni­ca.

Hubie­sen las FARC acu­mu­la­do millo­nes con el nar­co­trá­fi­co y dis­pon­drían de misi­les tie­rra-aire como las orga­ni­za­cio­nes de resis­ten­tes en Afga­nis­tán e Iraq. Aho­ra el pro­pio gobierno de Bogo­tá reco­no­ce que ellos no dis­po­nen de arma­men­to de ese tipo. Pero sola­men­te aque­llos que cono­cen las con­di­cio­nes de pobre­za en que viven en clan­des­ti­ni­dad los repre­sen­tan­tes de las FARC en el exte­rior –yo las conoz­co- saben que el libre­to de “gue­rri­lla del nar­co­trá­fi­co” es una per­ver­sa inven­ción del impe­ria­lis­mo.

La vida me abrió la opor­tu­ni­dad de pasar sema­nas en un cam­pa­men­to de las FARC, en el Depar­ta­men­to ama­zó­ni­co del Meta. En esos días cono­cí com­ba­tien­tes mara­vi­llo­sos como Simón Tri­ni­dad, entre­ga­do por Uri­be a los EEUU y actual­men­te pre­so allí des­pués de tres jui­cios de far­sa (dos fue­ron anu­la­dos). Lo con­de­na­ron final­men­te con car­gos de nar­co­tra­fi­can­te, a él, ex ban­que­ro, miem­bro de una rica fami­lia aris­to­crá­ti­ca. Fue tam­bién enton­ces que cons­truí una rela­ción de res­pe­to y admi­ra­ción que evo­lu­cio­nó a amis­tad con el coman­dan­te Raúl Reyes. Man­tu­vi­mos con­tac­to has­ta que lo ase­si­na­ron en Sucum­bíos, al sur del Putu­ma­yo, en el bom­bar­deo pira­ta con­ce­bi­do por Juan Manuel San­tos.

Con Manuel Maru­lan­da, el fun­da­dor de las FARC, hablé una vez por bre­ves minu­tos. Pero guar­do de ese revo­lu­cio­na­rio, comu­nis­ta ejem­plar y estra­te­ga mili­tar tal vez sin par en la His­to­ria de Amé­ri­ca, un recuer­do inol­vi­da­ble. Cuan­do leo acu­sa­cio­nes infa­mes con­tra los com­ba­tien­tes de las FARC recuer­do sobre todo a Rodri­go Gran­da, alias Ricar­do Gon­za­lez, ami­go fra­ter­nal y uno de los revo­lu­cio­na­rios más puros y autén­ti­cos que la vida me per­mi­tió cono­cer.

Recor­dan­do com­ba­tien­tes de las FARC-EP, muer­tos, pre­sos o luchan­do en las mon­ta­ñas y sel­vas de su país, es natu­ral, repi­to, que me ins­pi­ren repug­nan­cia los elo­gios hipó­cri­tas a un cri­mi­nal como Juan Manuel San­tos. Sin embar­go a ese ser abyec­to la bur­gue­sía inter­na­cio­nal rin­de en estos días home­na­jes en tan­to lan­za calum­nias sobre los coman­dan­tes de las FARC que com­ba­ten por una Colom­bia libre y demo­crá­ti­ca.

Una cer­te­za: los nom­bres de Uri­be y San­tos y de la esco­ria huma­na que los apo­ya serán olvi­da­dos por las futu­ras gene­ra­cio­nes.

No los de Manuel Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, y Raúl Reyes. Con el pasar de los años, la calum­nia deja­rá de alcan­zar­los. Ellos con­tri­bu­ye­ron a la cons­truc­ción de la His­to­ria pro­fun­da, en fide­li­dad a los valo­res per­ma­nen­tes de la con­di­ción huma­na. Asu­mie­ron los idea­les por los cua­les vivie­ron y com­ba­tie­ron héroes tute­la­res de Amé­ri­ca Lati­na como Bolí­var, Arti­gas, Mar­tí.


Notas

1. Juan Manuel San­tos per­te­ne­ce a una de las fami­lias más influ­yen­tes de la oli­gar­quía colom­bia­na. Su tío-abue­lo, Eduar­do San­tos, fue Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y direc­tor y pro­pie­ta­rio de El Tiem­po, uno de los prin­ci­pa­les dia­rios de Amé­ri­ca Lati­na. Fue minis­tro de Indus­tria, de Hacien­da y de Defen­sa en varios gobier­nos, desem­pe­ñan­do un papel impor­tan­te en la des­truc­ción de la Segu­ri­dad Social al impo­ner el mode­lo pino­che­tiano. Se opu­so ini­cial­men­te a la reelec­ción de Uri­be, pero des­pués fun­dó el partido,La U, que lo apo­yo y lo reeligió.Mantuvo muchos con­tac­tos con Car­los Cas­ta­ño, el falle­ci­do jefe de los para­mi­li­ta­res y con Pablo Esco­bar, el rey de la cocaí­na, tam­bién falle­ci­do.

2. Colom­bia fue en los últi­mos años el prin­ci­pal socio eco­nó­mi­co de Vene­zue­la des­pués de los EEUU (7000 millo­nes de dóla­res de inter­cam­bio comer­cial en 2008). En los depar­ta­men­tos fron­te­ri­zos de Zulia y Tachi­ra viven cen­te­nas de milla­res de colom­bia­nos, sobre todo cam­pe­si­nos, y esa comu­ni­dad cum­ple un papel fun­da­men­tal en la agri­cul­tu­ra vene­zo­la­na.

V N de Gaia, 13 de Agos­to de 2010
http://​odia​rio​.info/


Más infor­ma­ción en La Hai­ne



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: