El gobierno mun­dial- Fidel Cas­tro

En la recien­te Refle­xión de hace dos días, el 15 de agos­to, escri­bí al comen­tar un artícu­lo del perio­dis­ta cubano Randy Alon­so, que diri­ge el pro­gra­ma “Mesa Redon­da” de la tele­vi­sión nacio­nal, acer­ca de una reu­nión sos­te­ni­da en el hotel Dol­ce de Bar­ce­lo­na sobre lo que él lla­ma Gobierno Mun­dial: ”…arti­cu­lis­tas hones­tos esta­ban siguien­do igual que él las noti­cias que logra­ron fil­trar­se del extra­ño encuen­tro. Alguien mucho más infor­ma­do que ellos esta­ba siguien­do la pis­ta de esos even­tos des­de hacía muchos años.”

Me refe­ría al escri­tor Daniel Estu­lin; 475 pági­nas de 20 líneas me espe­ra­ban para una revi­sión de la fan­tás­ti­ca his­to­ria narra­da por el men­cio­na­do autor, si alguno de los par­ti­ci­pan­tes en esa reu­nión fue­se capaz de negar su pre­sen­cia allí, o su par­ti­ci­pa­ción en lo que rela­ta su libro.

Lo más que cabe en esta Refle­xión, que divi­di­ré en dos par­tes para que no resul­te dema­sia­do exten­sa, es incluir un núme­ro de párra­fos que selec­cio­né para dar una idea del fabu­lo­so libro titu­la­do: “Los secre­tos del Club Bil­der­berg”. En ese libro Estu­lin hace tri­zas a los gran­des gurúes:

Henry Kis­sin­ger, Geor­ge Osbor­ne, los direc­ti­vos de Gold­man Sachs, Robert Zoe­llic, Domi­ni­que Strauss-Kahn, Pas­cal Lamy, Jean Clau­de Tri­chet, Ana Patri­cia Botín, los pre­si­den­tes de la Coca Cola, Fran­ce Tele­com, Tele­fó­ni­ca de Espa­ña, Suez, Sie­mens, Shell, Bri­tish Petro­leum, y otros simi­la­res polí­ti­cos y mag­na­tes de las finan­zas.

Estu­lin comien­za por las raí­ces:

“‘Duran­te dos domin­gos segui­dos, algo sin pre­ce­den­tes, en el pro­gra­ma de Ed Sulli­van ‑nos cuen­ta Donald Phau en The Sata­nic Roots of Rock-, más de seten­ta y cin­co millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos vie­ron cómo los Beatles agi­ta­ban la cabe­za y movían el esque­le­to en un ritual que pron­to iba a ser copia­do por cien­tos de futu­ros gru­pos de rock’.”

“El hom­bre encar­ga­do de que a los esta­dou­ni­den­ses les ‘gus­ta­ran’ los Beatles fue el mis­mo Wal­ter Lipp­mann. Los Beatles, el gru­po más paro­dia­do y ver­sio­na­do de la his­to­ria de la músi­ca, fue­ron pues­tos ante el públi­co nor­te­ame­ri­cano para que fue­ran des­cu­bier­tos.”

Entra Theo Adorno“, se titu­la uno de los epí­gra­fes ini­cia­les.

“La res­pon­sa­bi­li­dad de ela­bo­rar una teo­ría social del rock and roll reca­yó en el soció­lo­go, musi­có­lo­go y com­po­si­tor ale­mán Theo­dor Adorno, ‘uno de los prin­ci­pa­les filó­so­fos de la Escue­la de Frank­furt de Inves­ti­ga­ción Social…’ Adorno fue envia­do a Esta­dos Uni­dos en 1939 para diri­gir el Pro­yec­to de Inves­ti­ga­ción de la Radio de Prin­ce­town, un esfuer­zo con­jun­to del Tavis­tock y de la Escue­la de Frank­furt con el obje­ti­vo de con­tro­lar a las masas, finan­cia­do por la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y fun­da­do por uno de los hom­bres de con­fian­za de David Roc­ke­fe­ller, Had­ley Can­tril…”

“De hecho, los nazis habían uti­li­za­do inten­si­va­men­te la pro­pa­gan­da radio­fó­ni­ca como ins­tru­men­to de lava­do de cere­bro y la habían con­ver­ti­do en un ele­men­to inte­gral del Esta­do fas­cis­ta. Este hecho fue obser­va­do y estu­dia­do por las redes del Tavis­tock y uti­li­za­do exten­si­va­men­te en sus pro­pios expe­ri­men­tos. El obje­ti­vo de este pro­yec­to, como se expli­ca en la Intro­duc­ción a la socio­lo­gía de la músi­ca del pro­pio Adorno, era «pro­gra­mar una cul­tu­ra ‘musi­cal’ de masas como una for­ma de con­trol social masi­vo…”

“‘Las cade­nas de radio se con­vir­tie­ron en unas máqui­nas que reci­cla­ban duran­te vein­ti­cua­tro horas al día los cua­ren­ta mayo­res éxi­tos’.”

“Los Beatles lle­ga­ron a Esta­dos Uni­dos en febre­ro de 1964, cuan­do el movi­mien­to a favor de los dere­chos civi­les esta­ba en su apo­geo. El país se encon­tra­ba sumi­do en un pro­fun­do trau­ma nacio­nal y se repo­nía del bru­tal ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy […] en las calles de la capi­tal el movi­mien­to por los dere­chos civi­les, diri­gi­do por el doc­tor Mar­tin Luther King, con­vo­ca­ba a una mani­fes­ta­ción a la que asis­tie­ron más de medio millón de per­so­nas.”

“Entre 1964 y 1966, la lla­ma­da inva­sión bri­tá­ni­ca fue la eclo­sión de una serie de can­tan­tes y gru­pos de rock de Gran Bre­ta­ña que se hicie­ron popu­la­res en Esta­dos Uni­dos y pusie­ron cer­co a la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. […] hacia fina­les de 1964 se demos­tró que esta ‘inva­sión ingle­sa’ había sido bien pla­ni­fi­ca­da y coor­di­na­da.

“‘Estos gru­pos recién crea­dos y su esti­lo de vida […] se con­vir­tie­ron en un nue­vo ‘tipo’ (jer­ga del Tavis­tock) muy visi­ble’, y no pasó mucho tiem­po antes de que nue­vos esti­los (modas en ropa, pei­na­do y uso del len­gua­je) arras­tra­ran a millo­nes de jóve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos al nue­vo cul­to. La juven­tud de Esta­dos Uni­dos sufrió una revo­lu­ción radi­cal sin siquie­ra ser cons­cien­te de ello […] reac­cio­nan­do de for­ma equi­vo­ca­da con­tra las mani­fes­ta­cio­nes de esa cri­sis, que eran las dro­gas de todo tipo, pri­me­ro marihua­na y lue­go áci­do lisér­gi­co (LSD), una pode­ro­sa dro­ga que alte­ra­ba el esta­do de con­cien­cia.’ […] en el cuar­tel gene­ral del MI6 en Lon­dres y en la base de la CIA en Lan­gley, Vir­gi­nia, pue­de dar­se por sen­ta­do que la Inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca y su filial, la Ofi­ci­na de Ser­vi­cios Estra­té­gi­cos nor­te­ame­ri­ca­na, estu­vie­ron direc­ta­men­te impli­ca­das en una inves­ti­ga­ción secre­ta para con­tro­lar la con­duc­ta huma­na. Allen Dulles, el direc­tor de la CIA en el momen­to en que la agen­cia empe­zó, MK-Ultra, era el jefe de la OSS en Ber­na, Sui­za, duran­te la pri­me­ra épo­ca de la inves­ti­ga­ción de San­doz.”

“…en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, se uti­li­za­ron los gran­des con­cier­tos de rock al aire libre para fre­nar el cre­cien­te des­con­ten­to de la pobla­ción.”

“La ofen­si­va empren­di­da por Bil­der­berg-Tavis­tock lle­vó a toda una gene­ra­ción al camino de ladri­llos ama­ri­llos del LSD y la marihua­na…”

“Entra Aldous Hux­ley”

“El sumo sacer­do­te de la gue­rra del opio ingle­sa fue Aldous Hux­ley, el nie­to de Tho­mas H. Hux­ley, fun­da­dor del gru­po de la Mesa Redon­da de Rodas y, tam­bién, famo­so y elo­cuen­te bió­lo­go que ayu­dó a Char­les Dar­win a desa­rro­llar la teo­ría de la evo­lu­ción.”

“Toyn­bee, edu­ca­do en Oxford […] tra­ba­jó como dele­ga­do bri­tá­ni­co en la Con­fe­ren­cia de Paz de París en 1919′…”

“‘Su tutor en Oxford fue H. G. Wells, direc­tor de la Inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y padre espi­ri­tual de la Cons­pi­ra­ción de Acua­rio. Aldous Hux­ley fue uno de los ini­cia­dos de los Hijos del Sol, un cul­to dio­ni­sia­co en que par­ti­ci­pa­ban los hijos de la éli­te de la Mesa Redon­da bri­tá­ni­ca.’ Su nove­la más famo­sa, Un mun­do feliz, es un borra­dor (encar­ga­do por varios con­se­jos mun­dia­les) para un autén­ti­co mun­do socia­lis­ta futu­ro bajo un gobierno úni­co o, como su men­tor fabiano, H. G. Wells, dijo y usó como títu­lo de una de sus popu­la­res nove­las, un borra­dor para El Nue­vo Orden Mun­dial…”

“En Un mun­do feliz, Hux­ley se cen­tró en el méto­do cien­tí­fi­co para man­te­ner a todas las pobla­cio­nes fue­ra de la éli­te mino­ri­ta­ria en un esta­do casi per­ma­nen­te de sumi­sión y ena­mo­ra­das de sus cade­nas. Las herra­mien­tas prin­ci­pa­les para lograr­lo fue­ron unas vacu­nas que alte­ra­ban las fun­cio­nes del cere­bro y medi­ca­men­tos que el Esta­do obli­ga­ba a la pobla­ción a con­su­mir. En opi­nión de Wells, esto no era una cons­pi­ra­ción, sino más bien ‘un cere­bro mun­dial tra­ba­jan­do como poli­cía de la men­te’.”

“En 1937, Hux­ley se tras­la­dó a Cali­for­nia, don­de tra­ba­jó como guio­nis­ta para MGM, War­ner Brothers y Walt Dis­ney gra­cias a uno de sus con­tac­tos en Los Ánge­les: Jacob Zeitlin.” […] ‘Bugsy Sie­gel, el jefe de la orga­ni­za­ción Lansky de la mafia para la Cos­ta Oes­te, tenía estre­chos víncu­los con War­ner Brothers y MGM’.”

“De hecho, la indus­tria del espec­tácu­lo ‑pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, mar­ke­ting y publi­ci­dad- está bajo el con­trol de una mafia que sur­ge de la unión del cri­men orga­ni­za­do y esta­fa­do­res de alto nivel de Wall Street, que en últi­ma ins­tan­cia están con­tro­la­dos por el todo­po­de­ro­so Bil­der­berg. La indus­tria del espec­tácu­lo está dise­ña­da igual que cual­quier otra ‘línea de nego­cio’ del Bil­der­berg y sus secua­ces.”

“El tra­ba­jo de Hux­ley

“En 1954, Hux­ley publi­có un influ­yen­te estu­dio de la expan­sión de la con­cien­cia median­te el uso de mes­ca­li­na titu­la­do Las puer­tas de la per­cep­ción (1954), el pri­mer mani­fies­to de la cul­tu­ra de las dro­gas psi­co­dé­li­cas.”

“En 1958 reu­nió una serie de ensa­yos que había escri­to para News­day y los publi­có bajo el títu­lo de Nue­va visi­ta a un mun­do feliz, en los que des­cri­bía una socie­dad en la que ‘el pri­mer obje­ti­vo de los gober­nan­tes es evi­tar a toda cos­ta que sus gober­na­dos creen pro­ble­mas’.”

“Pre­di­jo que las demo­cra­cias cam­bia­rían su esen­cia: las vie­jas y extra­ñas tra­di­cio­nes ‑elec­cio­nes, par­la­men­tos, tri­bu­na­les supre­mos- per­ma­ne­ce­rán, pero el subs­tra­to que habrá deba­jo será el del tota­li­ta­ris­mo no vio­len­to. […] Mien­tras tan­to, la oli­gar­quía diri­gen­te y su bien entre­na­da éli­te de sol­da­dos, poli­cías, fabri­can­tes de pen­sa­mien­to y mani­pu­la­do­res de men­tes diri­gi­rán tran­qui­la­men­te el mun­do como les plaz­ca. En efec­to, esta des­crip­ción de Hux­ley se ajus­ta per­fec­ta­men­te a la situa­ción actual.”

“En sep­tiem­bre de 1960 se nom­bró a Hux­ley pro­fe­sor invi­ta­do del Cen­ten­nial Car­ne­gie en el Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT) de Bos­ton. Estu­vo allí sólo un semes­tre, tras el cual fue des­pe­di­do. ‘Mien­tras esta­ba en esa ciu­dad, Hux­ley creó un círcu­lo en Har­vard…’.”

“El tema públi­co de ese círcu­lo o semi­na­rio de Har­vard fue la reli­gión y su sig­ni­fi­ca­do en el mun­do moderno. […] Michael Min­ni­cino, en un artícu­lo publi­ca­do en la revis­ta The Cam­paig­ner en abril de 1974 […] afir­ma: ‘Hux­ley esta­ble­ció con­tac­to duran­te su perío­do en Har­vard con el pre­si­den­te de San­doz, que a su vez tra­ba­ja­ba en un encar­go de la CIA para pro­du­cir gran­des can­ti­da­des de LSD y psi­lo­ci­bi­na (otra dro­ga sin­té­ti­ca alu­ci­nó­ge­na) para MK-Ultra, el expe­ri­men­to ofi­cial de la CIA en la gue­rra quí­mi­ca’, un expe­ri­men­to que usó a huma­nos como cone­ji­llos de Indias para sus a menu­do leta­les expe­ri­men­tos que, en muchas oca­sio­nes, impli­ca­ba el uso de LSD. […] Ade­más, la Uni­ver­si­dad McGill, en Mon­treal, Cana­dá, una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción supe­rior vin­cu­la­da al Bil­der­berg, reali­zó tam­bién expe­ri­men­tos en la déca­da de 1960 den­tro del pro­gra­ma MK-Ultra bajo los aus­pi­cios de un fas­cis­ta dege­ne­ra­do del Tavis­tock, John Rees, uti­li­zan­do como suje­tos a niños de orfa­na­tos loca­les, a los que tor­tu­ra­ban y lue­go sumi­nis­tra­ban diver­sas dosis de LSD. […] Según docu­men­tos recien­te­men­te des­cla­si­fi­ca­dos por la CIA (gra­cias a la Ley de Liber­tad de Infor­ma­ción), Allen Dulles (en aque­llos tiem­pos direc­tor de la CIA) com­pró más de cien millo­nes de dosis de LSD, ‘muchas de las cua­les aca­ba­ron en las calles de Esta­dos Uni­dos a fina­les de la déca­da de 1960′, según afir­ma Min­ni­cino en el artícu­lo cita­do ante­rior­men­te.”

“‘…Miles de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios sir­vie­ron como cone­ji­llos de Indias. Ellos [los estu­dian­tes] ense­gui­da empe­za­ron a sin­te­ti­zar sus pro­pios ‘áci­dos”.”

“‘…la inmen­sa mayo­ría de los que se mani­fes­ta­ban con­tra la gue­rra fue­ron a Stu­den­tes for a Demo­cra­tic Society a cau­sa de la sen­sa­ción de ultra­je pro­vo­ca­do por la situa­ción en Viet­nam. Pero una vez atra­pa­dos en la atmós­fe­ra crea­da por los exper­tos en gue­rra psi­co­ló­gi­ca del Ins­ti­tu­to Tavis­tock, e inun­da­dos con el men­sa­je de que el hedo­nis­mo y la defen­sa del país era una alter­na­ti­va legí­ti­ma a la gue­rra ‘inmo­ral’, su esca­la de valo­res y su poten­cial crea­ti­vo se des­va­ne­cie­ron en una nube de humo de hachís’, escri­be el autor en la mono­gra­fía cita­da ante­rior­men­te.”

“Crean­do la con­tra­cul­tu­ra”

“La ‘gue­rra’ cul­tu­ral abier­ta, aun­que no decla­ra­da, con­tra la juven­tud nor­te­ame­ri­ca­na empe­zó de ver­dad en 1967, cuan­do el Bil­der­berg, para con­se­guir sus obje­ti­vos, comen­zó a orga­ni­zar con­cier­tos al aire libre. Median­te esta arma secre­ta, logra­ron atraer a más de cua­tro millo­nes de jóve­nes a los lla­ma­dos ‘fes­ti­va­les’. Sin saber­lo, los jóve­nes se con­vir­tie­ron en víc­ti­mas de un expe­ri­men­to per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do con dro­gas a gran esca­la. Las dro­gas alu­ci­nó­ge­nas […] cuyo con­su­mo pro­pug­na­ban los Beatles […] se dis­tri­buían libre­men­te en estos con­cier­tos. No pasa­ría mucho tiem­po antes de que más de cin­cuen­ta millo­nes de los que asis­tie­ron (enton­ces de entre 10 y 25 años de edad) regre­sa­ran a casa con­ver­ti­dos en men­sa­je­ros y pro­mo­to­res de la nue­va cul­tu­ra de las dro­gas o de lo que aca­bó cono­cién­do­se como la ‘New Age’.”

“El mayor con­cier­to de todos los tiem­pos, el ‘Woods­tock Music and Art Fair’ al aire libre, fue cali­fi­ca­do por la revis­ta Time como un ‘Fes­ti­val de Acua­rio’ y como ‘el espec­tácu­lo más gran­de en la his­to­ria’. Woods­tock se con­vir­tió en par­te del léxi­co cul­tu­ral de toda una gene­ra­ción.”

“‘En Woods­tock ‑escri­be el perio­dis­ta Donald Phau‑, casi medio millón de jóve­nes se reu­nie­ron para que les dro­ga­ran y les lava­ran el cere­bro en una gran­ja. Las víc­ti­mas esta­ban ais­la­das, rodea­das de inmun­di­cia, has­ta los topes de dro­gas psi­co­dé­li­cas y se las man­tu­vo des­pier­tas duran­te tres días con­se­cu­ti­vos, todo con la ple­na com­pli­ci­dad del FBI y de altos car­gos del gobierno. La segu­ri­dad del con­cier­to la apor­tó una comu­na hip­pie entre­na­da en la dis­tri­bu­ción masi­va de LSD. De nue­vo serían las redes de la Inte­li­gen­cia mili­tar bri­tá­ni­ca las que lo ini­cia­rían todo’, con la ayu­da de la CIA a tra­vés de su ex direc­tor William Casey y de sus con­tac­tos con Sef­ton Del­mer del MI6, cuyo con­tac­to Bru­ce Lockhardt fue el con­tro­la­dor del MI6 de Lenin y Trotsky duran­te la revo­lu­ción bol­che­vi­que.”

“Ten­dría que pasar toda­vía otra déca­da antes de que la con­tra­cul­tu­ra se inte­gra­ra en el léxi­co nor­te­ame­ri­cano. Pero las semi­llas de lo que era un pro­yec­to titá­ni­co y secre­to para dar­le la vuel­ta a los valo­res de Esta­dos Uni­dos se sem­bra­ron enton­ces. Sexo, dro­gas y rock and roll, gran­des mani­fes­ta­cio­nes en toda la nación, hip­pies, dro­ga­dic­tos que aban­do­na­ban los estu­dios, la pre­si­den­cia de Nixon y la gue­rra de Viet­nam esta­ban des­ga­rran­do la mis­ma fibra de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Lo vie­jo y lo nue­vo cho­ca­ban de fren­te sin que nadie fue­ra cons­cien­te de que ese con­flic­to for­ma­ba par­te de un plan social secre­to, dise­ña­do por algu­nas de las per­so­nas más bri­llan­tes y dia­bó­li­cas del mun­do…”

“La Cons­pi­ra­ción Acua­rio

“‘En la pri­ma­ve­ra de 1980 ‑escri­be Lyn­don LaRou­che en DOPE INC.- se hizo famo­so un libro titu­la­do The Aqua­rian Cons­pi­racy (ven­dió más de un millón de ejem­pla­res y se tra­du­jo a diez len­guas), que se con­vir­tió de la noche a la maña­na en un mani­fies­to de la con­tra­cul­tu­ra.’ […] The Aqua­rian Cons­pi­racy afir­ma­ba que había lle­ga­do la hora de que los quin­ce millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que toma­ron par­te en la con­tra­cul­tu­ra se unie­ran para pro­vo­car un cam­bio radi­cal en Esta­dos Uni­dos. De hecho, este libro fue la pri­me­ra publi­ca­ción orien­ta­da al gran públi­co que apos­ta­ba por el con­cep­to del tra­ba­jo en equi­po, un con­cep­to que se tenía por lo más vir­tuo­so y rápi­da­men­te impul­sa­do por los «gurus» del mana­ge­ment.”

“La auto­ra Marilyn Fer­gu­son afir­ma: ‘Mien­tras esbo­za­ba un libro aún sin títu­lo sobre las nue­vas alter­na­ti­vas socia­les emer­gen­tes, pen­sé sobre la par­ti­cu­lar for­ma de este movi­mien­to, sobre su atí­pi­co lide­raz­go, sobre la pacien­te inten­si­dad de sus segui­do­res, sobre sus impro­ba­bles éxi­tos…’.”

“En una con­fe­ren­cia de 1961, Aldous Hux­ley des­cri­bió este esta­do poli­cial como ‘la revo­lu­ción final’: una ‘dic­ta­du­ra sin lágri­mas’ en la que la gen­te ‘ama sus cade­nas’.”

“Zbig­niew Brze­zins­ki, ase­sor de Segu­ri­dad Nacio­nal del pre­si­den­te Car­ter, fun­da­dor del Comi­té Tri­la­te­ral y miem­bro de Bil­der­berg y del CFR, expre­sa idén­ti­cas ideas en su apa­sio­nan­te obra Bet­ween Two Ages: America’s Role in the Tech­no­tro­nic Era, escri­ta bajo los aus­pi­cios del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción sobre el Comu­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia y publi­ca­do por Viking Press en 1970.

“Sin uti­li­zar la repre­sión vio­len­ta, dise­ña­ron un com­ple­jo con­jun­to de accio­nes para con­se­guir un ‘ciu­da­dano pací­fi­co’ para el Nue­vo Orden Mun­dial. […] Tam­bién apo­ya­ron nue­vos con­cep­tos como ‘Inte­li­gen­cia Emo­cio­nal’, que es la capa­ci­dad de que­rer­se uno mis­mo y de rela­cio­nar­se ade­cua­da­men­te con los demás. […] Una ter­ce­ra vía para con­ver­tir a este ‘ciu­da­dano indus­trial’ en un ‘ciu­da­dano pací­fi­co’ es una gran cam­pa­ña de mar­ke­ting para des­ple­gar un inmen­so reco­no­ci­mien­to social a los cola­bo­ra­do­res con las ONG, como expli­qué en mi pri­mer libro La ver­da­de­ra his­to­ria del Club Bil­der­berg.”

Según Har­mon:

“‘Una vez ablan­da­do, [Esta­dos Uni­dos] ya esta­ba madu­ro para la intro­duc­ción de dro­gas (espe­cial­men­te la cocaí­na, el crack y la heroí­na) y el ini­cio de una épo­ca que iba a riva­li­zar con la prohi­bi­ción y con las enor­mes sumas de dine­ro que comen­za­rían a ama­sar­se’.”

“Vale la pena men­cio­nar que exten­sos frag­men­tos de las tres mil pági­nas de ‘reco­men­da­cio­nes’ dadas al recién ele­gi­do Ronald Reagan en enero de 1981 por el CFR se basa­ron en mate­rial toma­do del infor­me ‘Las cam­bian­tes imá­ge­nes del hom­bre’, de Willis Har­mon.

“Con luna lle­na, el 8 de diciem­bre de 1980, John Len­non fue ase­si­na­do por un hom­bre lla­ma­do Mark Chap­man. Es poco pro­ba­ble que algún día lle­gue­mos a saber si Mark Chap­man fue víc­ti­ma de una psi­co­sis mode­lo indu­ci­da arti­fi­cial­men­te, un ase­sino al esti­lo del ‘can­di­da­to man­chú’ envia­do por el Tavis­tock, la CIA y el MI6 para silen­ciar a un Len­non que se demos­tra­ba cada vez más difí­cil de con­tro­lar.”

“CAPITULO 2

“La máqui­na de lava­do de cere­bro per­fec­ta: la MTV”

“Entra MTV, la tele­vi­sión de la músi­ca

“La MTV, un canal de mer­ca­do para músi­ca popu­lar de rock y vídeos musi­ca­les, inven­ta­da y diri­gi­da por Robert Pitt­man para el públi­co ado­les­cen­te y joven, se fun­dó el 1 de agos­to de 1981. Hoy for­ma par­te del impe­rio Via­com (cono­ci­do como CBS Cor­po­ra­tion, cuyo pre­si­den­te y direc­tor gene­ral, Sum­ner Reds­to­ne, es miem­bro pleno del CFR y cuyo gru­po mediá­ti­co for­ma par­te del Club Bil­der­berg). Para lle­gar a los jóve­nes sin que la socie­dad se die­ra cuen­ta del enga­ño, se hizo nece­sa­rio ‘dis­po­ner de una con­tra­ins­ti­tu­ción que pre­di­ca­ra valo­res con­tra­rios a los valo­res domi­nan­tes en la socie­dad’. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que hace MTV. ‘Pero para que tal esfuer­zo ten­ga éxi­to ‑dice L. Wolfe‑, se debe neu­tra­li­zar la influen­cia posi­ti­va de los padres y de la escue­la o, al menos, debi­li­tar su influen­cia.’”

“‘El mode­lo para esto [la MTV] fue­ron los espec­tácu­los tea­tra­les ofre­ci­dos por el pre­na­zi Richard Wag­ner, en los que se lle­va­ba al públi­co a una espe­cie de éxta­sis que lue­go fue usa­do cons­cien­te­men­te por los nazis al crear sus pro­pias cele­bra­cio­nes sim­bó­li­cas, como las reunio­nes en Nurem­berg.’ Los espe­cia­lis­tas del lava­do de cere­bros que crea­ron la MTV eran muy cons­cien­tes de su efec­to. En un libro sobre la cade­na, Roc­king Around the Clock, E. Ann Kaplan afir­ma que la MTV ‘hip­no­ti­za más que cual­quier otra [tele­vi­sión] por­que con­sis­te en una serie de tex­tos cor­tos que nos man­tie­nen en un esta­do cons­tan­te de emo­ción y expec­ta­ción… Nos que­da­mos atra­pa­dos en la cons­tan­te espe­ran­za de que el siguien­te vídeo nos satis­fa­rá por fin. Sedu­ci­dos por la pro­me­sa de la ple­ni­tud inme­dia­ta segui­mos con­su­mien­do infi­ni­ta­men­te esos tex­tos cor­tos’.”

“Duran­te los cua­tro minu­tos que dura apro­xi­ma­da­men­te un vídeo musi­cal (los cien­tí­fi­cos del Tavis­tock deter­mi­na­ron que cua­tro minu­tos era lo máxi­mo a lo que un suje­to invo­lun­ta­rio era sus­cep­ti­ble de reci­bir los men­sa­jes con­te­ni­dos en los pro­pios pro­gra­mas), ‘una reali­dad arti­fi­cial en la for­ma de ‘con­tra­pun­tos’ se inser­ta en la con­cien­cia, sus­ti­tu­yen­do a la reali­dad cog­ni­ti­va…’.”

“‘Si la gen­te pen­sa­ra sobre este pro­ce­so ‑escri­be Wal­ter Lippmann‑, pue­de que [éste] se aca­ba­se’, pero, con­clu­ye, ‘la masa de ile­tra­dos, de débi­les men­ta­les, de pro­fun­da­men­te neu­ró­ti­cos, des­nu­tri­dos y frus­tra­dos indi­vi­duos es tan con­si­de­ra­ble, que hay moti­vos para creer mucho más de lo que gene­ral­men­te cree­mos. Así pues, [el pro­ce­so] se pone al alcan­ce de per­so­nas que men­tal­men­te son niños o bár­ba­ros y cuyas vidas son un com­ple­to lío, eli­gen con­te­ni­dos sim­ples con un gran atrac­ti­vo popu­lar…’. […] En Crys­ta­lli­zing Public Opi­nion, Edward Ber­nays afir­mó que «el ciu­da­dano medio es el cen­sor más efi­caz del mun­do. Su pro­pia men­te es la mayor barre­ra que lo sepa­ra de los hechos.”

“El espec­ta­dor que sufre el lava­do de cere­bro sólo tie­ne la ilu­sión de que con­ser­va la capa­ci­dad de ele­gir, al igual que un dro­ga­dic­to cree que con­tro­la su adic­ción en lugar de que ésta le con­tro­la a él. ‘La MTV ‑dice Ann Kaplan- está dise­ña­da gra­cias a un cono­ci­mien­to cada vez mayor de los méto­dos de mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca.’ […] La media de con­su­mo tele­vi­si­vo dia­rio había subi­do cons­tan­te­men­te des­de la apa­ri­ción de la tele­vi­sión, de modo que, a media­dos de la déca­da de 1970, era la acti­vi­dad dia­ria a la que más tiem­po se dedi­ca­ba des­pués del sue­ño y el tra­ba­jo, con casi seis horas dia­rias. Des­de enton­ces, con la apa­ri­ción del apa­ra­to de vídeo, de las video­con­so­las, ha aumen­ta­do mucho más. Los niños en edad esco­lar pasa­ban casi tan­to tiem­po vien­do la tele­vi­sión como dur­mien­do.”

“‘En la ter­mi­no­lo­gía del lava­do de cere­bro freu­diano ‑expre­sa Emery- el espec­ta­dor de un vídeo musi­cal se halla en un esta­do indu­ci­do muy simi­lar al sue­ño. Le ayu­da, o le indu­ce a entrar en ese esta­do, la apa­ri­ción repe­ti­ti­va de colo­res e imá­ge­nes bri­llan­tes que abru­man la vis­ta, al tiem­po que el rit­mo pul­sá­til y vibran­te del rock, tie­ne un efec­to simi­lar en el oído.’ No sólo esta­mos en una épo­ca de tele­vi­sión, sino tam­bién en una épo­ca con­di­cio­na­da por la tele­vi­sión ‑y es una épo­ca de intran­qui­li­dad, de des­con­ten­to, de frus­tra­ción, diri­gi­da a nin­gu­na par­te o a muchas par­tes a la vez‑, como es lógi­co en un entorno en el que [la tele­vi­sión] es omni­pre­sen­te.”

“Las sinies­tras cama­ri­llas y los cabil­de­ros del Bil­der­berg, las esfe­ras clan­des­ti­nas de influen­cia y mani­pu­la­ción cons­cien­te e inte­li­gen­te de los hábi­tos orga­ni­za­dos es la más recien­te expre­sión de una cam­pa­ña de mani­pu­la­ción más pro­fun­da para ins­ti­tuir un gobierno mun­dial sin lími­tes, que no res­pon­da ante nadie más que ante él mis­mo.”

“…los prin­ci­pa­les éxi­tos ven­di­dos a volun­tad a una pobla­ción des­mo­ra­li­za­da en favor del fun­da­men­ta­lis­mo faná­ti­co de un gru­po de hom­bres que no res­pon­den ante nadie y que bus­can el poder abso­lu­to al pre­cio de la dig­ni­dad del hom­bre moderno, deni­gra­do, humi­lla­do y des­pre­cia­do por los pode­res com­bi­na­dos del apa­ra­to de mani­pu­la­ción y el lava­do de cere­bro de Bil­der­berg-CFR-Tavis­tock con su equi­po de cien­tí­fi­cos, psi­có­lo­gos, soció­lo­gos y cien­tí­fi­cos de la nue­va cien­cia (New Age, mis­ti­cis­mo, etcé­te­ra), antro­pó­lo­gos y fas­cis­tas deci­di­dos a recrear un nue­vo Impe­rio romano.

“Pri­me­ro empe­za­ron Edward Ber­neys y Wal­ter Lipp­mann. Lue­go, Gallup y Yan­ke­lo­vich. Más tar­de, Rees y Adorno, Aldous Hux­ley y H. G. Wells, Emery y Trist, segui­dos por la cul­tu­ra de las dro­gas y la Cons­pi­ra­ción de Acua­rio, un supues­to ideal ‘huma­nis­ta’ a favor de la vie­ja cul­tu­ra, sal­pi­ca­do con una piz­ca de liber­tad huma­na en lugar de lo que real­men­te es: una inte­li­gen­te mane­ra de degra­dar a las per­so­nas has­ta con­ver­tir­las en meros ani­ma­les de gran­ja, negán­do­les la ori­gi­na­li­dad de la con­cien­cia huma­na, que se entien­den al ins­tan­te en todas par­tes sin nece­si­dad de tra­duc­ción.”

“La Nue­va Edad será una nue­va Edad Oscu­ra. Sig­ni­fi­ca­rá la muer­te pre­ma­tu­ra de poco más de la mitad de la pobla­ción y el olvi­do deli­be­ra­do de los mayo­res logros de la huma­ni­dad. Ésta es la ideo­lo­gía tota­li­ta­ria que pro­pug­na el Nue­vo Orden Mun­dial, deci­di­do a gober­nar el mun­do aun­que sea por enci­ma de nues­tros cadá­ve­res. […] ¿Por qué vale la pena defen­der nues­tra civi­li­za­ción? ¿Por qué es un régi­men basa­do en la liber­tad mejor que las tira­nías que hoy opri­men bue­na par­te del pla­ne­ta? Para algu­nos, las res­pues­tas a estas pre­gun­tas son evi­den­tes, pero para muchos no.”

“CAPITULO 3

“Cómo y por qué el Bil­der­berg orga­ni­zó la gue­rra en Koso­vo

“Esta vez le toca­ba el turno a los Bal­ca­nes. El ‘plan maes­tro’ se con­ci­bió duran­te la reu­nión que en 1996 man­tu­vie­ron los miem­bros del Club Bil­der­berg en King City, un peque­ño encla­ve de lujo ubi­ca­do a unos 20 kiló­me­tros de la ciu­dad cana­dien­se de Toron­to. […] las gue­rras de los miem­bros del Bil­der­berg en Koso­vo y en los Bal­ca­nes tuvie­ron un moti­vo con­cre­to: dro­gas, petró­leo, rique­za mine­ral y el avan­ce de la cau­sa del ‘gobierno glo­bal’.”

“Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia comen­za­ron a apo­yar a las fuer­zas sece­sio­nis­tas en Yugos­la­via des­pués de la caí­da del comu­nis­mo en la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, cuan­do la Fede­ra­ción Yugos­la­va recha­zó ser incor­po­ra­da a la órbi­ta occi­den­tal. John Pil­ger, un lau­rea­do perio­dis­ta aus­tra­liano que se dedi­ca a inves­ti­gar los con­flic­tos béli­cos, escri­bió en The New Sta­tes­man: ‘Milo­se­vic era un bru­to; tam­bién era un ban­que­ro que una vez fue con­si­de­ra­do como un alia­do de Occi­den­te pre­pa­ra­do para poner en prác­ti­ca ‘refor­mas eco­nó­mi­cas’ de acuer­do con las exi­gen­cias del FMI, el Ban­co Mun­dial y la Unión Euro­pea; para des­gra­cia suya, se negó a ceder sobe­ra­nía. El Impe­rio no espe­ra­ba menos.’ Según el artícu­lo de Neil Clark, un perio­dis­ta que se espe­cia­li­za en asun­tos de Orien­te Medio y de los Bal­ca­nes, ‘en aquel momen­to, más de 700.000 empre­sas yugos­la­vas per­ma­ne­cían bajo pro­pie­dad social, y la mayo­ría aún era con­tro­la­da por comi­tés mix­tos de direc­ti­vos y tra­ba­ja­do­res, con sólo un 5 % de capi­tal en manos pri­va­das’.”

“Sara Floun­ders, una acti­vis­ta y perio­dis­ta afín al Par­ti­do Mun­dial de los Tra­ba­ja­do­res, un movi­mien­to paci­fis­ta inter­na­cio­nal, escri­bió en un artícu­lo: ‘…las con­di­cio­nes de cré­di­to del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y del Ban­co Mun­dial requie­ren la desin­te­gra­ción de todas las indus­trias públi­cas. Éste es el caso del petró­leo y del gas natu­ral en el Cáu­ca­so y el mar Cas­pio, así como de las minas de dia­man­tes de Sibe­ria. Quien posea o ten­ga un inte­rés domi­nan­te […] será quien quie­ra que gane la lucha arma­da que se desa­rro­lla en Koso­vo. La domi­na­ción de la OTAN sobre el terreno pon­drá a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses en la mejor posi­ción de cara a la pro­pie­dad de esos recur­sos’.”

“Los miem­bros del Bil­der­berg, al prin­ci­pio, pre­ten­dían ‘infla­mar’ a los ser­bios per­si­guien­do a los cri­mi­na­les de gue­rra que ellos alber­ga­ban, lle­ván­do­los a jui­cio ante un nue­vo Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal. Los ser­bios, orgu­llo­sos y expe­ri­men­ta­dos, esqui­va­ron esta pro­vo­ca­ción per­sua­dien­do a los sos­pe­cho­sos de nivel más bajo en el esca­la­fón a que se entre­ga­ran volun­ta­ria­men­te. Sin embar­go, eso no era sufi­cien­te. Para enfu­re­cer a los ser­bios, el Tri­bu­nal de La Haya, con­tro­la­do por Esta­dos Uni­dos, recu­rrió a los secues­tros ile­ga­les para inci­tar a la gue­rra.”

“Esto tam­bién expli­ca­ría por qué Richard Hol­broo­ke, emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se ante Nacio­nes Uni­das entre 1999 y 2001, miem­bro del Bil­der­berg y del CFR y seis veces can­di­da­to al Pre­mio Nóbel de la Paz, inser­tó una cláu­su­la sobre Koso­vo en el acuer­do final. ¿Qué tie­ne que ver Koso­vo con Bos­nia? Nada. Pero la idea de Hol­broo­ke era con­ver­tir a Bos­nia en un ensa­yo de la futu­ra expan­sión del Bil­der­berg en los Bal­ca­nes.”

“En bus­ca de una excu­sa: William Wal­ker entra en esce­na”

“…según expli­ca John Laugh­land en su artícu­lo ‘La téc­ni­ca de un gol­pe de Esta­do’, era William Wal­ker, miem­bro del CFR y ‘ex emba­ja­dor en El Sal­va­dor, cuyo gobierno, apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, esta­ble­ció escua­dro­nes de la muer­te’. En 1985, Wal­ker era ayu­dan­te del sub­se­cre­ta­rio de Esta­do para Amé­ri­ca Cen­tral y un ope­ra­dor cla­ve en los inten­tos de la Casa Blan­ca de Reagan para derro­car al gobierno nica­ra­güen­se. El tenien­te coro­nel Oli­ver North, asig­na­do al per­so­nal del Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad a comien­zos de 1981 y des­pe­di­do el 25 de noviem­bre de 1986, era el fun­cio­na­rio de la Admi­nis­tra­ción Reagan con mayor impli­can­cia en la ayu­da secre­ta a los con­tras gra­cias a los bene­fi­cios de la ven­ta de armas a Irán.”

“Según el expe­dien­te judi­cial, Wal­ker fue el res­pon­sa­ble de esta­ble­cer una fal­sa ope­ra­ción huma­ni­ta­ria en una base aérea en Ilo­pan­go, El Sal­va­dor, que se usa­ba en secre­to para pro­por­cio­nar armas, cocaí­na, muni­cio­nes y pro­vi­sio­nes a los mer­ce­na­rios con­tras que ata­ca­ban Nica­ra­gua.”

“Wal­ker, que había entre­ga­do armas a los con­tras en Nica­ra­gua y aho­ra se había trans­for­ma­do en obser­va­dor de paz, decla­ró con bom­bos y pla­ti­llos ante la pren­sa mun­dial que la poli­cía ser­bia era la cul­pa­ble de ‘la más horren­da’ matan­za que él había vis­to. Los ser­bios, que has­ta enton­ces habían evi­ta­do hábil­men­te las pro­vo­ca­cio­nes de la OTAN y del Bil­der­berg, habían caí­do. La supues­ta ‘masa­cre’ pro­vo­có un pre­tex­to para la inter­ven­ción. El 30 de enero, el Con­se­jo de la OTAN auto­ri­zó el bom­bar­deo. Y el Bil­der­berg orde­nó a su secre­ta­rio gene­ral, Javier Sola­na, que ‘usa­ra la fuer­za arma­da para obli­gar a los dele­ga­dos ser­bios y de etnia alba­ne­sa en las nego­cia­cio­nes de ‘paz’ en Fran­cia a hablar de un mar­co para la ‘auto­no­mía’ de Koso­vo’.”

“Un artícu­lo del 4 de agos­to de The Washing­ton Post cita­ba a ‘un alto fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Defen­sa esta­dou­ni­den­se que indi­có sólo una cosa que podría pro­vo­car un cam­bio de polí­ti­ca: ‘Pien­so que si se alcan­za­ran cier­tos nive­les de atro­ci­dad que resul­ta­ran into­le­ra­bles, pro­ba­ble­men­te eso sería un deto­nan­te”.”

“Como refe­ren­cia his­tó­ri­ca útil, hay que recor­dar que los ser­bios fue­ron víc­ti­mas del peor acto de lim­pie­za étni­ca, como los 200.000 o más ser­bios a los que se eli­mi­nó de la región de Kra­ji­na en Croa­cia duran­te la ‘Ope­ra­ción Tor­men­ta’ apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos en 1995 o los 100.000 o más ser­bios que fue­ron eli­mi­na­dos de Koso­vo por el ELK al final del bom­bar­deo de la OTAN. No hace fal­ta decir que el Tri­bu­nal de La Haya, el meca­nis­mo de jus­ti­cia del Nue­vo Orden Mun­dial, no ha hecho nada para lle­var a los auto­res de esa atro­ci­dad ante la jus­ti­cia.”

“‘Debían de saber­lo, por­que de otro modo ¿qué indu­ci­ría a la Coro­na a man­te­ner un ejér­ci­to en esa región don­de no había nada de valor excep­to el lucra­ti­vo comer­cio de opio? Era muy caro man­te­ner hom­bres arma­dos en un país tan lejano. Su majes­tad debía haber pre­gun­ta­do por qué esta­ban esas uni­da­des mili­ta­res allí’, se pre­gun­ta el doc­tor John Cole­man en Conspirator’s Hie­rarchy: The Story of the Com­mit­tee of 300.”

Bajo el epí­gra­fe:

“His­to­ria de la impli­ca­ción de Esta­dos Uni­dos en el trá­fi­co de nar­có­ti­cos

“A dife­ren­cia de lo que los libros de his­to­ria nos han con­ta­do duran­te años, el nefas­to nar­co­trá­fi­co no es terri­to­rio exclu­si­vo del esta­men­to cri­mi­nal, a menos que por esta­men­to cri­mi­nal enten­da­mos a algu­nas de las fami­lias más impor­tan­tes de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos, cono­ci­das como el esta­blish­ment libe­ral del Este, cuyos miem­bros diri­gen ese país des­de la oli­gar­quía a tra­vés de un sis­te­ma de gobierno para­le­lo cono­ci­do como Club Bil­der­berg…”

“Koso­vo y la heroí­na

“Dos perio­dis­tas, Roger Boyes y Eske Wright, en un artícu­lo publi­ca­do el 24 de mar­zo de 1999 en el perió­di­co The Times de Lon­dres afir­man que ‘Alba­nia ‑que jue­ga un papel fun­da­men­tal en el tras­va­se de dine­ro a los koso­va­res- está en el epi­cen­tro del trá­fi­co de dro­gas de Euro­pa…’.”

“Alba­nia se ha con­ver­ti­do en la capi­tal del cri­men de Euro­pa. Los gru­pos más pode­ro­sos del país son cri­mi­na­les orga­ni­za­dos que usan Alba­nia para cul­ti­var, pro­ce­sar y alma­ce­nar un gran por­cen­ta­je de las dro­gas ile­ga­les des­ti­na­das a Euro­pa Occi­den­tal…”

Con­ti­núa maña­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *