El gobierno mundial- Fidel Castro

En la recien­te Refle­xión de hace dos días, el 15 de agos­to, escri­bí al comen­tar un artícu­lo del perio­dis­ta cubano Randy Alon­so, que diri­ge el pro­gra­ma “Mesa Redon­da” de la tele­vi­sión nacio­nal, acer­ca de una reunión sos­te­ni­da en el hotel Dol­ce de Bar­ce­lo­na sobre lo que él lla­ma Gobierno Mun­dial: ”…arti­cu­lis­tas hones­tos esta­ban siguien­do igual que él las noti­cias que logra­ron fil­trar­se del extra­ño encuen­tro. Alguien mucho más infor­ma­do que ellos esta­ba siguien­do la pis­ta de esos even­tos des­de hacía muchos años.”

Me refe­ría al escri­tor Daniel Estu­lin; 475 pági­nas de 20 líneas me espe­ra­ban para una revi­sión de la fan­tás­ti­ca his­to­ria narra­da por el men­cio­na­do autor, si alguno de los par­ti­ci­pan­tes en esa reunión fue­se capaz de negar su pre­sen­cia allí, o su par­ti­ci­pa­ción en lo que rela­ta su libro.

Lo más que cabe en esta Refle­xión, que divi­di­ré en dos par­tes para que no resul­te dema­sia­do exten­sa, es incluir un núme­ro de párra­fos que selec­cio­né para dar una idea del fabu­lo­so libro titu­la­do: “Los secre­tos del Club Bil­der­berg”. En ese libro Estu­lin hace tri­zas a los gran­des gurúes:

Henry Kis­sin­ger, Geor­ge Osbor­ne, los direc­ti­vos de Gold­man Sachs, Robert Zoe­llic, Domi­ni­que Strauss-Kahn, Pas­cal Lamy, Jean Clau­de Tri­chet, Ana Patri­cia Botín, los pre­si­den­tes de la Coca Cola, Fran­ce Tele­com, Tele­fó­ni­ca de Espa­ña, Suez, Sie­mens, Shell, Bri­tish Petro­leum, y otros simi­la­res polí­ti­cos y mag­na­tes de las finan­zas.

Estu­lin comien­za por las raí­ces:

“‘Duran­te dos domin­gos segui­dos, algo sin pre­ce­den­tes, en el pro­gra­ma de Ed Sulli­van ‑nos cuen­ta Donald Phau en The Sata­nic Roots of Rock-, más de seten­ta y cin­co millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos vie­ron cómo los Beatles agi­ta­ban la cabe­za y movían el esque­le­to en un ritual que pron­to iba a ser copia­do por cien­tos de futu­ros gru­pos de rock’.”

“El hom­bre encar­ga­do de que a los esta­dou­ni­den­ses les ‘gus­ta­ran’ los Beatles fue el mis­mo Wal­ter Lipp­mann. Los Beatles, el gru­po más paro­dia­do y ver­sio­na­do de la his­to­ria de la músi­ca, fue­ron pues­tos ante el públi­co nor­te­ame­ri­cano para que fue­ran des­cu­bier­tos.”

Entra Theo Adorno“, se titu­la uno de los epí­gra­fes ini­cia­les.

“La res­pon­sa­bi­li­dad de ela­bo­rar una teo­ría social del rock and roll reca­yó en el soció­lo­go, musi­có­lo­go y com­po­si­tor ale­mán Theo­dor Adorno, ‘uno de los prin­ci­pa­les filó­so­fos de la Escue­la de Frank­furt de Inves­ti­ga­ción Social…’ Adorno fue envia­do a Esta­dos Uni­dos en 1939 para diri­gir el Pro­yec­to de Inves­ti­ga­ción de la Radio de Prin­ce­town, un esfuer­zo con­jun­to del Tavis­tock y de la Escue­la de Frank­furt con el obje­ti­vo de con­tro­lar a las masas, finan­cia­do por la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller y fun­da­do por uno de los hom­bres de con­fian­za de David Roc­ke­fe­ller, Had­ley Can­tril…”

“De hecho, los nazis habían uti­li­za­do inten­si­va­men­te la pro­pa­gan­da radio­fó­ni­ca como ins­tru­men­to de lava­do de cere­bro y la habían con­ver­ti­do en un ele­men­to inte­gral del Esta­do fas­cis­ta. Este hecho fue obser­va­do y estu­dia­do por las redes del Tavis­tock y uti­li­za­do exten­si­va­men­te en sus pro­pios expe­ri­men­tos. El obje­ti­vo de este pro­yec­to, como se expli­ca en la Intro­duc­ción a la socio­lo­gía de la músi­ca del pro­pio Adorno, era «pro­gra­mar una cul­tu­ra ‘musi­cal’ de masas como una for­ma de con­trol social masi­vo…”

“‘Las cade­nas de radio se con­vir­tie­ron en unas máqui­nas que reci­cla­ban duran­te vein­ti­cua­tro horas al día los cua­ren­ta mayo­res éxi­tos’.”

“Los Beatles lle­ga­ron a Esta­dos Uni­dos en febre­ro de 1964, cuan­do el movi­mien­to a favor de los dere­chos civi­les esta­ba en su apo­geo. El país se encon­tra­ba sumi­do en un pro­fun­do trau­ma nacio­nal y se repo­nía del bru­tal ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy […] en las calles de la capi­tal el movi­mien­to por los dere­chos civi­les, diri­gi­do por el doc­tor Mar­tin Lut­her King, con­vo­ca­ba a una mani­fes­ta­ción a la que asis­tie­ron más de medio millón de per­so­nas.”

“Entre 1964 y 1966, la lla­ma­da inva­sión bri­tá­ni­ca fue la eclo­sión de una serie de can­tan­tes y gru­pos de rock de Gran Bre­ta­ña que se hicie­ron popu­la­res en Esta­dos Uni­dos y pusie­ron cer­co a la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na. […] hacia fina­les de 1964 se demos­tró que esta ‘inva­sión ingle­sa’ había sido bien pla­ni­fi­ca­da y coor­di­na­da.

“‘Estos gru­pos recién crea­dos y su esti­lo de vida […] se con­vir­tie­ron en un nue­vo ‘tipo’ (jer­ga del Tavis­tock) muy visi­ble’, y no pasó mucho tiem­po antes de que nue­vos esti­los (modas en ropa, pei­na­do y uso del len­gua­je) arras­tra­ran a millo­nes de jóve­nes nor­te­ame­ri­ca­nos al nue­vo cul­to. La juven­tud de Esta­dos Uni­dos sufrió una revo­lu­ción radi­cal sin siquie­ra ser cons­cien­te de ello […] reac­cio­nan­do de for­ma equi­vo­ca­da con­tra las mani­fes­ta­cio­nes de esa cri­sis, que eran las dro­gas de todo tipo, pri­me­ro marihua­na y lue­go áci­do lisér­gi­co (LSD), una pode­ro­sa dro­ga que alte­ra­ba el esta­do de con­cien­cia.’ […] en el cuar­tel gene­ral del MI6 en Lon­dres y en la base de la CIA en Lan­gley, Vir­gi­nia, pue­de dar­se por sen­ta­do que la Inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca y su filial, la Ofi­ci­na de Ser­vi­cios Estra­té­gi­cos nor­te­ame­ri­ca­na, estu­vie­ron direc­ta­men­te impli­ca­das en una inves­ti­ga­ción secre­ta para con­tro­lar la con­duc­ta huma­na. Allen Dulles, el direc­tor de la CIA en el momen­to en que la agen­cia empe­zó, MK-Ultra, era el jefe de la OSS en Ber­na, Sui­za, duran­te la pri­me­ra épo­ca de la inves­ti­ga­ción de San­doz.”

“…en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, se uti­li­za­ron los gran­des con­cier­tos de rock al aire libre para fre­nar el cre­cien­te des­con­ten­to de la pobla­ción.”

“La ofen­si­va empren­di­da por Bil­der­berg-Tavis­tock lle­vó a toda una gene­ra­ción al camino de ladri­llos ama­ri­llos del LSD y la marihua­na…”

“Entra Aldous Hux­ley”

“El sumo sacer­do­te de la gue­rra del opio ingle­sa fue Aldous Hux­ley, el nie­to de Tho­mas H. Hux­ley, fun­da­dor del gru­po de la Mesa Redon­da de Rodas y, tam­bién, famo­so y elo­cuen­te bió­lo­go que ayu­dó a Char­les Dar­win a desa­rro­llar la teo­ría de la evo­lu­ción.”

“Toyn­bee, edu­ca­do en Oxford […] tra­ba­jó como dele­ga­do bri­tá­ni­co en la Con­fe­ren­cia de Paz de París en 1919′…”

“‘Su tutor en Oxford fue H. G. Wells, direc­tor de la Inte­li­gen­cia bri­tá­ni­ca duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y padre espi­ri­tual de la Cons­pi­ra­ción de Acua­rio. Aldous Hux­ley fue uno de los ini­cia­dos de los Hijos del Sol, un cul­to dio­ni­sia­co en que par­ti­ci­pa­ban los hijos de la éli­te de la Mesa Redon­da bri­tá­ni­ca.’ Su nove­la más famo­sa, Un mun­do feliz, es un borra­dor (encar­ga­do por varios con­se­jos mun­dia­les) para un autén­ti­co mun­do socia­lis­ta futu­ro bajo un gobierno úni­co o, como su men­tor fabiano, H. G. Wells, dijo y usó como títu­lo de una de sus popu­la­res nove­las, un borra­dor para El Nue­vo Orden Mun­dial…”

“En Un mun­do feliz, Hux­ley se cen­tró en el méto­do cien­tí­fi­co para man­te­ner a todas las pobla­cio­nes fue­ra de la éli­te mino­ri­ta­ria en un esta­do casi per­ma­nen­te de sumi­sión y enamo­ra­das de sus cade­nas. Las herra­mien­tas prin­ci­pa­les para lograr­lo fue­ron unas vacu­nas que alte­ra­ban las fun­cio­nes del cere­bro y medi­ca­men­tos que el Esta­do obli­ga­ba a la pobla­ción a con­su­mir. En opi­nión de Wells, esto no era una cons­pi­ra­ción, sino más bien ‘un cere­bro mun­dial tra­ba­jan­do como poli­cía de la men­te’.”

“En 1937, Hux­ley se tras­la­dó a Cali­for­nia, don­de tra­ba­jó como guio­nis­ta para MGM, War­ner Brot­hers y Walt Dis­ney gra­cias a uno de sus con­tac­tos en Los Ánge­les: Jacob Zeitlin.” […] ‘Bugsy Sie­gel, el jefe de la orga­ni­za­ción Lansky de la mafia para la Cos­ta Oes­te, tenía estre­chos víncu­los con War­ner Brot­hers y MGM’.”

“De hecho, la indus­tria del espec­tácu­lo ‑pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, mar­ke­ting y publi­ci­dad- está bajo el con­trol de una mafia que sur­ge de la unión del cri­men orga­ni­za­do y esta­fa­do­res de alto nivel de Wall Street, que en últi­ma ins­tan­cia están con­tro­la­dos por el todo­po­de­ro­so Bil­der­berg. La indus­tria del espec­tácu­lo está dise­ña­da igual que cual­quier otra ‘línea de nego­cio’ del Bil­der­berg y sus secua­ces.”

“El tra­ba­jo de Hux­ley

“En 1954, Hux­ley publi­có un influ­yen­te estu­dio de la expan­sión de la con­cien­cia median­te el uso de mes­ca­li­na titu­la­do Las puer­tas de la per­cep­ción (1954), el pri­mer mani­fies­to de la cul­tu­ra de las dro­gas psi­co­dé­li­cas.”

“En 1958 reunió una serie de ensa­yos que había escri­to para News­day y los publi­có bajo el títu­lo de Nue­va visi­ta a un mun­do feliz, en los que des­cri­bía una socie­dad en la que ‘el pri­mer obje­ti­vo de los gober­nan­tes es evi­tar a toda cos­ta que sus gober­na­dos creen pro­ble­mas’.”

“Pre­di­jo que las demo­cra­cias cam­bia­rían su esen­cia: las vie­jas y extra­ñas tra­di­cio­nes ‑elec­cio­nes, par­la­men­tos, tri­bu­na­les supre­mos- per­ma­ne­ce­rán, pero el subs­tra­to que habrá deba­jo será el del tota­li­ta­ris­mo no vio­len­to. […] Mien­tras tan­to, la oli­gar­quía diri­gen­te y su bien entre­na­da éli­te de sol­da­dos, poli­cías, fabri­can­tes de pen­sa­mien­to y mani­pu­la­do­res de men­tes diri­gi­rán tran­qui­la­men­te el mun­do como les plaz­ca. En efec­to, esta des­crip­ción de Hux­ley se ajus­ta per­fec­ta­men­te a la situa­ción actual.”

“En sep­tiem­bre de 1960 se nom­bró a Hux­ley pro­fe­sor invi­ta­do del Cen­ten­nial Car­ne­gie en el Mas­sa­chu­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT) de Bos­ton. Estu­vo allí sólo un semes­tre, tras el cual fue des­pe­di­do. ‘Mien­tras esta­ba en esa ciu­dad, Hux­ley creó un círcu­lo en Har­vard…’.”

“El tema públi­co de ese círcu­lo o semi­na­rio de Har­vard fue la reli­gión y su sig­ni­fi­ca­do en el mun­do moderno. […] Michael Min­ni­cino, en un artícu­lo publi­ca­do en la revis­ta The Cam­paig­ner en abril de 1974 […] afir­ma: ‘Hux­ley esta­ble­ció con­tac­to duran­te su perío­do en Har­vard con el pre­si­den­te de San­doz, que a su vez tra­ba­ja­ba en un encar­go de la CIA para pro­du­cir gran­des can­ti­da­des de LSD y psi­lo­ci­bi­na (otra dro­ga sin­té­ti­ca alu­ci­nó­ge­na) para MK-Ultra, el expe­ri­men­to ofi­cial de la CIA en la gue­rra quí­mi­ca’, un expe­ri­men­to que usó a huma­nos como cone­ji­llos de Indias para sus a menu­do leta­les expe­ri­men­tos que, en muchas oca­sio­nes, impli­ca­ba el uso de LSD. […] Ade­más, la Uni­ver­si­dad McGill, en Mon­treal, Cana­dá, una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción supe­rior vin­cu­la­da al Bil­der­berg, reali­zó tam­bién expe­ri­men­tos en la déca­da de 1960 den­tro del pro­gra­ma MK-Ultra bajo los aus­pi­cios de un fas­cis­ta dege­ne­ra­do del Tavis­tock, John Rees, uti­li­zan­do como suje­tos a niños de orfa­na­tos loca­les, a los que tor­tu­ra­ban y lue­go sumi­nis­tra­ban diver­sas dosis de LSD. […] Según docu­men­tos recien­te­men­te des­cla­si­fi­ca­dos por la CIA (gra­cias a la Ley de Liber­tad de Infor­ma­ción), Allen Dulles (en aque­llos tiem­pos direc­tor de la CIA) com­pró más de cien millo­nes de dosis de LSD, ‘muchas de las cua­les aca­ba­ron en las calles de Esta­dos Uni­dos a fina­les de la déca­da de 1960′, según afir­ma Min­ni­cino en el artícu­lo cita­do ante­rior­men­te.”

“‘…Miles de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios sir­vie­ron como cone­ji­llos de Indias. Ellos [los estu­dian­tes] ense­gui­da empe­za­ron a sin­te­ti­zar sus pro­pios ‘áci­dos”.”

“‘…la inmen­sa mayo­ría de los que se mani­fes­ta­ban con­tra la gue­rra fue­ron a Stu­den­tes for a Demo­cra­tic Society a cau­sa de la sen­sa­ción de ultra­je pro­vo­ca­do por la situa­ción en Viet­nam. Pero una vez atra­pa­dos en la atmós­fe­ra crea­da por los exper­tos en gue­rra psi­co­ló­gi­ca del Ins­ti­tu­to Tavis­tock, e inun­da­dos con el men­sa­je de que el hedo­nis­mo y la defen­sa del país era una alter­na­ti­va legí­ti­ma a la gue­rra ‘inmo­ral’, su esca­la de valo­res y su poten­cial crea­ti­vo se des­va­ne­cie­ron en una nube de humo de hachís’, escri­be el autor en la mono­gra­fía cita­da ante­rior­men­te.”

“Crean­do la con­tra­cul­tu­ra”

“La ‘gue­rra’ cul­tu­ral abier­ta, aun­que no decla­ra­da, con­tra la juven­tud nor­te­ame­ri­ca­na empe­zó de ver­dad en 1967, cuan­do el Bil­der­berg, para con­se­guir sus obje­ti­vos, comen­zó a orga­ni­zar con­cier­tos al aire libre. Median­te esta arma secre­ta, logra­ron atraer a más de cua­tro millo­nes de jóve­nes a los lla­ma­dos ‘fes­ti­va­les’. Sin saber­lo, los jóve­nes se con­vir­tie­ron en víc­ti­mas de un expe­ri­men­to per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do con dro­gas a gran esca­la. Las dro­gas alu­ci­nó­ge­nas […] cuyo con­su­mo pro­pug­na­ban los Beatles […] se dis­tri­buían libre­men­te en estos con­cier­tos. No pasa­ría mucho tiem­po antes de que más de cin­cuen­ta millo­nes de los que asis­tie­ron (enton­ces de entre 10 y 25 años de edad) regre­sa­ran a casa con­ver­ti­dos en men­sa­je­ros y pro­mo­to­res de la nue­va cul­tu­ra de las dro­gas o de lo que aca­bó cono­cién­do­se como la ‘New Age’.”

“El mayor con­cier­to de todos los tiem­pos, el ‘Woods­tock Music and Art Fair’ al aire libre, fue cali­fi­ca­do por la revis­ta Time como un ‘Fes­ti­val de Acua­rio’ y como ‘el espec­tácu­lo más gran­de en la his­to­ria’. Woods­tock se con­vir­tió en par­te del léxi­co cul­tu­ral de toda una gene­ra­ción.”

“‘En Woods­tock ‑escri­be el perio­dis­ta Donald Phau‑, casi medio millón de jóve­nes se reunie­ron para que les dro­ga­ran y les lava­ran el cere­bro en una gran­ja. Las víc­ti­mas esta­ban ais­la­das, rodea­das de inmun­di­cia, has­ta los topes de dro­gas psi­co­dé­li­cas y se las man­tu­vo des­pier­tas duran­te tres días con­se­cu­ti­vos, todo con la ple­na com­pli­ci­dad del FBI y de altos car­gos del gobierno. La segu­ri­dad del con­cier­to la apor­tó una comu­na hip­pie entre­na­da en la dis­tri­bu­ción masi­va de LSD. De nue­vo serían las redes de la Inte­li­gen­cia mili­tar bri­tá­ni­ca las que lo ini­cia­rían todo’, con la ayu­da de la CIA a tra­vés de su ex direc­tor William Casey y de sus con­tac­tos con Sef­ton Del­mer del MI6, cuyo con­tac­to Bru­ce Lock­hardt fue el con­tro­la­dor del MI6 de Lenin y Trotsky duran­te la revo­lu­ción bol­che­vi­que.”

“Ten­dría que pasar toda­vía otra déca­da antes de que la con­tra­cul­tu­ra se inte­gra­ra en el léxi­co nor­te­ame­ri­cano. Pero las semi­llas de lo que era un pro­yec­to titá­ni­co y secre­to para dar­le la vuel­ta a los valo­res de Esta­dos Uni­dos se sem­bra­ron enton­ces. Sexo, dro­gas y rock and roll, gran­des mani­fes­ta­cio­nes en toda la nación, hip­pies, dro­ga­dic­tos que aban­do­na­ban los estu­dios, la pre­si­den­cia de Nixon y la gue­rra de Viet­nam esta­ban des­ga­rran­do la mis­ma fibra de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Lo vie­jo y lo nue­vo cho­ca­ban de fren­te sin que nadie fue­ra cons­cien­te de que ese con­flic­to for­ma­ba par­te de un plan social secre­to, dise­ña­do por algu­nas de las per­so­nas más bri­llan­tes y dia­bó­li­cas del mun­do…”

“La Cons­pi­ra­ción Acua­rio

“‘En la pri­ma­ve­ra de 1980 ‑escri­be Lyn­don LaRou­che en DOPE INC.- se hizo famo­so un libro titu­la­do The Aqua­rian Cons­pi­racy (ven­dió más de un millón de ejem­pla­res y se tra­du­jo a diez len­guas), que se con­vir­tió de la noche a la maña­na en un mani­fies­to de la con­tra­cul­tu­ra.’ […] The Aqua­rian Cons­pi­racy afir­ma­ba que había lle­ga­do la hora de que los quin­ce millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que toma­ron par­te en la con­tra­cul­tu­ra se unie­ran para pro­vo­car un cam­bio radi­cal en Esta­dos Uni­dos. De hecho, este libro fue la pri­me­ra publi­ca­ción orien­ta­da al gran públi­co que apos­ta­ba por el con­cep­to del tra­ba­jo en equi­po, un con­cep­to que se tenía por lo más vir­tuo­so y rápi­da­men­te impul­sa­do por los «gurus» del mana­ge­ment.”

“La auto­ra Marilyn Fer­gu­son afir­ma: ‘Mien­tras esbo­za­ba un libro aún sin títu­lo sobre las nue­vas alter­na­ti­vas socia­les emer­gen­tes, pen­sé sobre la par­ti­cu­lar for­ma de este movi­mien­to, sobre su atí­pi­co lide­raz­go, sobre la pacien­te inten­si­dad de sus segui­do­res, sobre sus impro­ba­bles éxi­tos…’.”

“En una con­fe­ren­cia de 1961, Aldous Hux­ley des­cri­bió este esta­do poli­cial como ‘la revo­lu­ción final’: una ‘dic­ta­du­ra sin lágri­mas’ en la que la gen­te ‘ama sus cade­nas’.”

“Zbig­niew Brze­zins­ki, ase­sor de Segu­ri­dad Nacio­nal del pre­si­den­te Car­ter, fun­da­dor del Comi­té Tri­la­te­ral y miem­bro de Bil­der­berg y del CFR, expre­sa idén­ti­cas ideas en su apa­sio­nan­te obra Bet­ween Two Ages: America’s Role in the Tech­no­tro­nic Era, escri­ta bajo los aus­pi­cios del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción sobre el Comu­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Colum­bia y publi­ca­do por Viking Press en 1970.

“Sin uti­li­zar la repre­sión vio­len­ta, dise­ña­ron un com­ple­jo con­jun­to de accio­nes para con­se­guir un ‘ciu­da­dano pací­fi­co’ para el Nue­vo Orden Mun­dial. […] Tam­bién apo­ya­ron nue­vos con­cep­tos como ‘Inte­li­gen­cia Emo­cio­nal’, que es la capa­ci­dad de que­rer­se uno mis­mo y de rela­cio­nar­se ade­cua­da­men­te con los demás. […] Una ter­ce­ra vía para con­ver­tir a este ‘ciu­da­dano indus­trial’ en un ‘ciu­da­dano pací­fi­co’ es una gran cam­pa­ña de mar­ke­ting para des­ple­gar un inmen­so reco­no­ci­mien­to social a los cola­bo­ra­do­res con las ONG, como expli­qué en mi pri­mer libro La ver­da­de­ra his­to­ria del Club Bil­der­berg.”

Según Har­mon:

“‘Una vez ablan­da­do, [Esta­dos Uni­dos] ya esta­ba madu­ro para la intro­duc­ción de dro­gas (espe­cial­men­te la cocaí­na, el crack y la heroí­na) y el ini­cio de una épo­ca que iba a riva­li­zar con la prohi­bi­ción y con las enor­mes sumas de dine­ro que comen­za­rían a ama­sar­se’.”

“Vale la pena men­cio­nar que exten­sos frag­men­tos de las tres mil pági­nas de ‘reco­men­da­cio­nes’ dadas al recién ele­gi­do Ronald Reagan en enero de 1981 por el CFR se basa­ron en mate­rial toma­do del infor­me ‘Las cam­bian­tes imá­ge­nes del hom­bre’, de Willis Har­mon.

“Con luna lle­na, el 8 de diciem­bre de 1980, John Len­non fue ase­si­na­do por un hom­bre lla­ma­do Mark Chap­man. Es poco pro­ba­ble que algún día lle­gue­mos a saber si Mark Chap­man fue víc­ti­ma de una psi­co­sis mode­lo indu­ci­da arti­fi­cial­men­te, un ase­sino al esti­lo del ‘can­di­da­to man­chú’ envia­do por el Tavis­tock, la CIA y el MI6 para silen­ciar a un Len­non que se demos­tra­ba cada vez más difí­cil de con­tro­lar.”

“CAPITULO 2

“La máqui­na de lava­do de cere­bro per­fec­ta: la MTV”

“Entra MTV, la tele­vi­sión de la músi­ca

“La MTV, un canal de mer­ca­do para músi­ca popu­lar de rock y vídeos musi­ca­les, inven­ta­da y diri­gi­da por Robert Pitt­man para el públi­co ado­les­cen­te y joven, se fun­dó el 1 de agos­to de 1981. Hoy for­ma par­te del impe­rio Via­com (cono­ci­do como CBS Cor­po­ra­tion, cuyo pre­si­den­te y direc­tor gene­ral, Sum­ner Reds­to­ne, es miem­bro pleno del CFR y cuyo gru­po mediá­ti­co for­ma par­te del Club Bil­der­berg). Para lle­gar a los jóve­nes sin que la socie­dad se die­ra cuen­ta del enga­ño, se hizo nece­sa­rio ‘dis­po­ner de una con­tra­ins­ti­tu­ción que pre­di­ca­ra valo­res con­tra­rios a los valo­res domi­nan­tes en la socie­dad’. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que hace MTV. ‘Pero para que tal esfuer­zo ten­ga éxi­to ‑dice L. Wolfe‑, se debe neu­tra­li­zar la influen­cia posi­ti­va de los padres y de la escue­la o, al menos, debi­li­tar su influen­cia.’”

“‘El mode­lo para esto [la MTV] fue­ron los espec­tácu­los tea­tra­les ofre­ci­dos por el pre­na­zi Richard Wag­ner, en los que se lle­va­ba al públi­co a una espe­cie de éxta­sis que lue­go fue usa­do cons­cien­te­men­te por los nazis al crear sus pro­pias cele­bra­cio­nes sim­bó­li­cas, como las reunio­nes en Nurem­berg.’ Los espe­cia­lis­tas del lava­do de cere­bros que crea­ron la MTV eran muy cons­cien­tes de su efec­to. En un libro sobre la cade­na, Roc­king Around the Clock, E. Ann Kaplan afir­ma que la MTV ‘hip­no­ti­za más que cual­quier otra [tele­vi­sión] por­que con­sis­te en una serie de tex­tos cor­tos que nos man­tie­nen en un esta­do cons­tan­te de emo­ción y expec­ta­ción… Nos que­da­mos atra­pa­dos en la cons­tan­te espe­ran­za de que el siguien­te vídeo nos satis­fa­rá por fin. Sedu­ci­dos por la pro­me­sa de la ple­ni­tud inme­dia­ta segui­mos con­su­mien­do infi­ni­ta­men­te esos tex­tos cor­tos’.”

“Duran­te los cua­tro minu­tos que dura apro­xi­ma­da­men­te un vídeo musi­cal (los cien­tí­fi­cos del Tavis­tock deter­mi­na­ron que cua­tro minu­tos era lo máxi­mo a lo que un suje­to invo­lun­ta­rio era sus­cep­ti­ble de reci­bir los men­sa­jes con­te­ni­dos en los pro­pios pro­gra­mas), ‘una reali­dad arti­fi­cial en la for­ma de ‘con­tra­pun­tos’ se inser­ta en la con­cien­cia, sus­ti­tu­yen­do a la reali­dad cog­ni­ti­va…’.”

“‘Si la gen­te pen­sa­ra sobre este pro­ce­so ‑escri­be Wal­ter Lippmann‑, pue­de que [éste] se aca­ba­se’, pero, con­clu­ye, ‘la masa de ile­tra­dos, de débi­les men­ta­les, de pro­fun­da­men­te neu­ró­ti­cos, des­nu­tri­dos y frus­tra­dos indi­vi­duos es tan con­si­de­ra­ble, que hay moti­vos para creer mucho más de lo que gene­ral­men­te cree­mos. Así pues, [el pro­ce­so] se pone al alcan­ce de per­so­nas que men­tal­men­te son niños o bár­ba­ros y cuyas vidas son un com­ple­to lío, eli­gen con­te­ni­dos sim­ples con un gran atrac­ti­vo popu­lar…’. […] En Crys­ta­lli­zing Public Opi­nion, Edward Ber­nays afir­mó que «el ciu­da­dano medio es el cen­sor más efi­caz del mun­do. Su pro­pia men­te es la mayor barre­ra que lo sepa­ra de los hechos.”

“El espec­ta­dor que sufre el lava­do de cere­bro sólo tie­ne la ilu­sión de que con­ser­va la capa­ci­dad de ele­gir, al igual que un dro­ga­dic­to cree que con­tro­la su adic­ción en lugar de que ésta le con­tro­la a él. ‘La MTV ‑dice Ann Kaplan- está dise­ña­da gra­cias a un cono­ci­mien­to cada vez mayor de los méto­dos de mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca.’ […] La media de con­su­mo tele­vi­si­vo dia­rio había subido cons­tan­te­men­te des­de la apa­ri­ción de la tele­vi­sión, de modo que, a media­dos de la déca­da de 1970, era la acti­vi­dad dia­ria a la que más tiem­po se dedi­ca­ba des­pués del sue­ño y el tra­ba­jo, con casi seis horas dia­rias. Des­de enton­ces, con la apa­ri­ción del apa­ra­to de vídeo, de las video­con­so­las, ha aumen­ta­do mucho más. Los niños en edad esco­lar pasa­ban casi tan­to tiem­po vien­do la tele­vi­sión como dur­mien­do.”

“‘En la ter­mi­no­lo­gía del lava­do de cere­bro freu­diano ‑expre­sa Emery- el espec­ta­dor de un vídeo musi­cal se halla en un esta­do indu­ci­do muy simi­lar al sue­ño. Le ayu­da, o le indu­ce a entrar en ese esta­do, la apa­ri­ción repe­ti­ti­va de colo­res e imá­ge­nes bri­llan­tes que abru­man la vis­ta, al tiem­po que el rit­mo pul­sá­til y vibran­te del rock, tie­ne un efec­to simi­lar en el oído.’ No sólo esta­mos en una épo­ca de tele­vi­sión, sino tam­bién en una épo­ca con­di­cio­na­da por la tele­vi­sión ‑y es una épo­ca de intran­qui­li­dad, de des­con­ten­to, de frus­tra­ción, diri­gi­da a nin­gu­na par­te o a muchas par­tes a la vez‑, como es lógi­co en un entorno en el que [la tele­vi­sión] es omni­pre­sen­te.”

“Las sinies­tras cama­ri­llas y los cabil­de­ros del Bil­der­berg, las esfe­ras clan­des­ti­nas de influen­cia y mani­pu­la­ción cons­cien­te e inte­li­gen­te de los hábi­tos orga­ni­za­dos es la más recien­te expre­sión de una cam­pa­ña de mani­pu­la­ción más pro­fun­da para ins­ti­tuir un gobierno mun­dial sin lími­tes, que no res­pon­da ante nadie más que ante él mis­mo.”

“…los prin­ci­pa­les éxi­tos ven­di­dos a volun­tad a una pobla­ción des­mo­ra­li­za­da en favor del fun­da­men­ta­lis­mo faná­ti­co de un gru­po de hom­bres que no res­pon­den ante nadie y que bus­can el poder abso­lu­to al pre­cio de la dig­ni­dad del hom­bre moderno, deni­gra­do, humi­lla­do y des­pre­cia­do por los pode­res com­bi­na­dos del apa­ra­to de mani­pu­la­ción y el lava­do de cere­bro de Bil­der­berg-CFR-Tavis­tock con su equi­po de cien­tí­fi­cos, psi­có­lo­gos, soció­lo­gos y cien­tí­fi­cos de la nue­va cien­cia (New Age, mis­ti­cis­mo, etcé­te­ra), antro­pó­lo­gos y fas­cis­tas deci­di­dos a recrear un nue­vo Impe­rio romano.

“Pri­me­ro empe­za­ron Edward Ber­neys y Wal­ter Lipp­mann. Lue­go, Gallup y Yan­ke­lo­vich. Más tar­de, Rees y Adorno, Aldous Hux­ley y H. G. Wells, Emery y Trist, segui­dos por la cul­tu­ra de las dro­gas y la Cons­pi­ra­ción de Acua­rio, un supues­to ideal ‘huma­nis­ta’ a favor de la vie­ja cul­tu­ra, sal­pi­ca­do con una piz­ca de liber­tad huma­na en lugar de lo que real­men­te es: una inte­li­gen­te mane­ra de degra­dar a las per­so­nas has­ta con­ver­tir­las en meros ani­ma­les de gran­ja, negán­do­les la ori­gi­na­li­dad de la con­cien­cia huma­na, que se entien­den al ins­tan­te en todas par­tes sin nece­si­dad de tra­duc­ción.”

“La Nue­va Edad será una nue­va Edad Oscu­ra. Sig­ni­fi­ca­rá la muer­te pre­ma­tu­ra de poco más de la mitad de la pobla­ción y el olvi­do deli­be­ra­do de los mayo­res logros de la huma­ni­dad. Ésta es la ideo­lo­gía tota­li­ta­ria que pro­pug­na el Nue­vo Orden Mun­dial, deci­di­do a gober­nar el mun­do aun­que sea por enci­ma de nues­tros cadá­ve­res. […] ¿Por qué vale la pena defen­der nues­tra civi­li­za­ción? ¿Por qué es un régi­men basa­do en la liber­tad mejor que las tira­nías que hoy opri­men bue­na par­te del pla­ne­ta? Para algu­nos, las res­pues­tas a estas pre­gun­tas son evi­den­tes, pero para muchos no.”

“CAPITULO 3

“Cómo y por qué el Bil­der­berg orga­ni­zó la gue­rra en Koso­vo

“Esta vez le toca­ba el turno a los Bal­ca­nes. El ‘plan maes­tro’ se con­ci­bió duran­te la reunión que en 1996 man­tu­vie­ron los miem­bros del Club Bil­der­berg en King City, un peque­ño encla­ve de lujo ubi­ca­do a unos 20 kiló­me­tros de la ciu­dad cana­dien­se de Toron­to. […] las gue­rras de los miem­bros del Bil­der­berg en Koso­vo y en los Bal­ca­nes tuvie­ron un moti­vo con­cre­to: dro­gas, petró­leo, rique­za mine­ral y el avan­ce de la cau­sa del ‘gobierno glo­bal’.”

“Esta­dos Uni­dos y Ale­ma­nia comen­za­ron a apo­yar a las fuer­zas sece­sio­nis­tas en Yugos­la­via des­pués de la caí­da del comu­nis­mo en la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, cuan­do la Fede­ra­ción Yugos­la­va recha­zó ser incor­po­ra­da a la órbi­ta occi­den­tal. John Pil­ger, un lau­rea­do perio­dis­ta aus­tra­liano que se dedi­ca a inves­ti­gar los con­flic­tos béli­cos, escri­bió en The New Sta­tes­man: ‘Milo­se­vic era un bru­to; tam­bién era un ban­que­ro que una vez fue con­si­de­ra­do como un alia­do de Occi­den­te pre­pa­ra­do para poner en prác­ti­ca ‘refor­mas eco­nó­mi­cas’ de acuer­do con las exi­gen­cias del FMI, el Ban­co Mun­dial y la Unión Euro­pea; para des­gra­cia suya, se negó a ceder sobe­ra­nía. El Impe­rio no espe­ra­ba menos.’ Según el artícu­lo de Neil Clark, un perio­dis­ta que se espe­cia­li­za en asun­tos de Orien­te Medio y de los Bal­ca­nes, ‘en aquel momen­to, más de 700.000 empre­sas yugos­la­vas per­ma­ne­cían bajo pro­pie­dad social, y la mayo­ría aún era con­tro­la­da por comi­tés mix­tos de direc­ti­vos y tra­ba­ja­do­res, con sólo un 5 % de capi­tal en manos pri­va­das’.”

“Sara Floun­ders, una acti­vis­ta y perio­dis­ta afín al Par­ti­do Mun­dial de los Tra­ba­ja­do­res, un movi­mien­to paci­fis­ta inter­na­cio­nal, escri­bió en un artícu­lo: ‘…las con­di­cio­nes de cré­di­to del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal y del Ban­co Mun­dial requie­ren la desin­te­gra­ción de todas las indus­trias públi­cas. Éste es el caso del petró­leo y del gas natu­ral en el Cáu­ca­so y el mar Cas­pio, así como de las minas de dia­man­tes de Sibe­ria. Quien posea o ten­ga un inte­rés domi­nan­te […] será quien quie­ra que gane la lucha arma­da que se desa­rro­lla en Koso­vo. La domi­na­ción de la OTAN sobre el terreno pon­drá a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses en la mejor posi­ción de cara a la pro­pie­dad de esos recur­sos’.”

“Los miem­bros del Bil­der­berg, al prin­ci­pio, pre­ten­dían ‘infla­mar’ a los ser­bios per­si­guien­do a los cri­mi­na­les de gue­rra que ellos alber­ga­ban, lle­ván­do­los a jui­cio ante un nue­vo Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal. Los ser­bios, orgu­llo­sos y expe­ri­men­ta­dos, esqui­va­ron esta pro­vo­ca­ción per­sua­dien­do a los sos­pe­cho­sos de nivel más bajo en el esca­la­fón a que se entre­ga­ran volun­ta­ria­men­te. Sin embar­go, eso no era sufi­cien­te. Para enfu­re­cer a los ser­bios, el Tri­bu­nal de La Haya, con­tro­la­do por Esta­dos Uni­dos, recu­rrió a los secues­tros ile­ga­les para inci­tar a la gue­rra.”

“Esto tam­bién expli­ca­ría por qué Richard Hol­broo­ke, emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se ante Nacio­nes Uni­das entre 1999 y 2001, miem­bro del Bil­der­berg y del CFR y seis veces can­di­da­to al Pre­mio Nóbel de la Paz, inser­tó una cláu­su­la sobre Koso­vo en el acuer­do final. ¿Qué tie­ne que ver Koso­vo con Bos­nia? Nada. Pero la idea de Hol­broo­ke era con­ver­tir a Bos­nia en un ensa­yo de la futu­ra expan­sión del Bil­der­berg en los Bal­ca­nes.”

“En bus­ca de una excu­sa: William Wal­ker entra en esce­na”

“…según expli­ca John Laugh­land en su artícu­lo ‘La téc­ni­ca de un gol­pe de Esta­do’, era William Wal­ker, miem­bro del CFR y ‘ex emba­ja­dor en El Sal­va­dor, cuyo gobierno, apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos, esta­ble­ció escua­dro­nes de la muer­te’. En 1985, Wal­ker era ayu­dan­te del sub­se­cre­ta­rio de Esta­do para Amé­ri­ca Cen­tral y un ope­ra­dor cla­ve en los inten­tos de la Casa Blan­ca de Reagan para derro­car al gobierno nica­ra­güen­se. El tenien­te coro­nel Oli­ver North, asig­na­do al per­so­nal del Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad a comien­zos de 1981 y des­pe­di­do el 25 de noviem­bre de 1986, era el fun­cio­na­rio de la Admi­nis­tra­ción Reagan con mayor impli­can­cia en la ayu­da secre­ta a los con­tras gra­cias a los bene­fi­cios de la ven­ta de armas a Irán.”

“Según el expe­dien­te judi­cial, Wal­ker fue el res­pon­sa­ble de esta­ble­cer una fal­sa ope­ra­ción huma­ni­ta­ria en una base aérea en Ilo­pan­go, El Sal­va­dor, que se usa­ba en secre­to para pro­por­cio­nar armas, cocaí­na, muni­cio­nes y pro­vi­sio­nes a los mer­ce­na­rios con­tras que ata­ca­ban Nica­ra­gua.”

“Wal­ker, que había entre­ga­do armas a los con­tras en Nica­ra­gua y aho­ra se había trans­for­ma­do en obser­va­dor de paz, decla­ró con bom­bos y pla­ti­llos ante la pren­sa mun­dial que la poli­cía ser­bia era la cul­pa­ble de ‘la más horren­da’ matan­za que él había vis­to. Los ser­bios, que has­ta enton­ces habían evi­ta­do hábil­men­te las pro­vo­ca­cio­nes de la OTAN y del Bil­der­berg, habían caí­do. La supues­ta ‘masa­cre’ pro­vo­có un pre­tex­to para la inter­ven­ción. El 30 de enero, el Con­se­jo de la OTAN auto­ri­zó el bom­bar­deo. Y el Bil­der­berg orde­nó a su secre­ta­rio gene­ral, Javier Sola­na, que ‘usa­ra la fuer­za arma­da para obli­gar a los dele­ga­dos ser­bios y de etnia alba­ne­sa en las nego­cia­cio­nes de ‘paz’ en Fran­cia a hablar de un mar­co para la ‘auto­no­mía’ de Koso­vo’.”

“Un artícu­lo del 4 de agos­to de The Washing­ton Post cita­ba a ‘un alto fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Defen­sa esta­dou­ni­den­se que indi­có sólo una cosa que podría pro­vo­car un cam­bio de polí­ti­ca: ‘Pien­so que si se alcan­za­ran cier­tos nive­les de atro­ci­dad que resul­ta­ran into­le­ra­bles, pro­ba­ble­men­te eso sería un deto­nan­te”.”

“Como refe­ren­cia his­tó­ri­ca útil, hay que recor­dar que los ser­bios fue­ron víc­ti­mas del peor acto de lim­pie­za étni­ca, como los 200.000 o más ser­bios a los que se eli­mi­nó de la región de Kra­ji­na en Croa­cia duran­te la ‘Ope­ra­ción Tor­men­ta’ apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos en 1995 o los 100.000 o más ser­bios que fue­ron eli­mi­na­dos de Koso­vo por el ELK al final del bom­bar­deo de la OTAN. No hace fal­ta decir que el Tri­bu­nal de La Haya, el meca­nis­mo de jus­ti­cia del Nue­vo Orden Mun­dial, no ha hecho nada para lle­var a los auto­res de esa atro­ci­dad ante la jus­ti­cia.”

“‘Debían de saber­lo, por­que de otro modo ¿qué indu­ci­ría a la Coro­na a man­te­ner un ejér­ci­to en esa región don­de no había nada de valor excep­to el lucra­ti­vo comer­cio de opio? Era muy caro man­te­ner hom­bres arma­dos en un país tan lejano. Su majes­tad debía haber pre­gun­ta­do por qué esta­ban esas uni­da­des mili­ta­res allí’, se pre­gun­ta el doc­tor John Cole­man en Conspirator’s Hie­rarchy: The Story of the Com­mit­tee of 300.”

Bajo el epí­gra­fe:

“His­to­ria de la impli­ca­ción de Esta­dos Uni­dos en el trá­fi­co de nar­có­ti­cos

“A dife­ren­cia de lo que los libros de his­to­ria nos han con­ta­do duran­te años, el nefas­to nar­co­trá­fi­co no es terri­to­rio exclu­si­vo del esta­men­to cri­mi­nal, a menos que por esta­men­to cri­mi­nal enten­da­mos a algu­nas de las fami­lias más impor­tan­tes de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos, cono­ci­das como el esta­blish­ment libe­ral del Este, cuyos miem­bros diri­gen ese país des­de la oli­gar­quía a tra­vés de un sis­te­ma de gobierno para­le­lo cono­ci­do como Club Bil­der­berg…”

“Koso­vo y la heroí­na

“Dos perio­dis­tas, Roger Boyes y Eske Wright, en un artícu­lo publi­ca­do el 24 de mar­zo de 1999 en el perió­di­co The Times de Lon­dres afir­man que ‘Alba­nia ‑que jue­ga un papel fun­da­men­tal en el tras­va­se de dine­ro a los koso­va­res- está en el epi­cen­tro del trá­fi­co de dro­gas de Euro­pa…’.”

“Alba­nia se ha con­ver­ti­do en la capi­tal del cri­men de Euro­pa. Los gru­pos más pode­ro­sos del país son cri­mi­na­les orga­ni­za­dos que usan Alba­nia para cul­ti­var, pro­ce­sar y alma­ce­nar un gran por­cen­ta­je de las dro­gas ile­ga­les des­ti­na­das a Euro­pa Occi­den­tal…”

Con­ti­núa maña­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: