Con­tra­dic­cio­nes en la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na- Imma­nuel Wallers­tein

Amé­ri­ca Lati­na ha sido el ámbi­to de los mayo­res logros de la izquier­da mun­dial en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI. Esto es cier­to en dos sen­ti­dos. El pri­me­ro, y más evi­den­te, ha sido el hecho de que los par­ti­dos de izquier­da o cen­tro-izquier­da han gana­do una impor­tan­te serie de elec­cio­nes duran­te la pasa­da déca­da. En con­jun­to y por pri­me­ra vez, los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos han toma­do dis­tan­cias de Esta­dos Uni­dos, y, en gran medi­da, Amé­ri­ca Lati­na se ha con­ver­ti­do en una fuer­za geo­po­lí­ti­ca rela­ti­va­men­te autó­no­ma en la esce­na mun­dial.

Pero hay un segun­do sen­ti­do en el que Amé­ri­ca Lati­na ha regis­tra­do los mayo­res éxi­tos de la izquier­da mun­dial: los movi­mien­tos de las pobla­cio­nes indí­ge­nas de Amé­ri­ca Lati­na se han afir­ma­do polí­ti­ca­men­te en casi todos los paí­ses, y han exi­gi­do su dere­cho a orga­ni­zar su vida polí­ti­ca y social de mane­ra autó­no­ma. Este movi­mien­to sal­tó a las pri­me­ras pági­nas de la pren­sa de todo el mun­do con el espec­ta­cu­lar levan­ta­mien­to neo­za­pa­tis­ta en el esta­do mexi­cano de Chia­pas, en 1994. Lo que ha sido menos apa­ren­te es la apa­ri­ción de movi­mien­tos simi­la­res en toda Amé­ri­ca Lati­na y el gra­do en que se ha ido crean­do una red inter­ame­ri­ca­na de estruc­tu­ras orga­ni­za­ti­vas loca­les.

El pro­ble­ma estri­ba en que los dos tipos de izquier­da ‑los par­ti­dos que han alcan­za­do el poder en los dis­tin­tos Esta­dos y los movi­mien­tos indi­ge­nis­tas de algu­nos de ellos- no tie­nen los mis­mos obje­ti­vos y uti­li­zan un len­gua­je ideo­ló­gi­co muy dis­tin­to.

Los par­ti­dos se han pues­to como prin­ci­pal obje­ti­vo el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, tra­tan­do de lograr­lo, al menos en par­te, median­te un mayor con­trol de sus pro­pios recur­sos y unos mejo­res acuer­dos con las empre­sas y los gobier­nos extran­je­ros, y las ins­ti­tu­cio­nes inter­gu­ber­na­men­ta­les inter­na­cio­na­les. Per­si­guen el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, argu­men­tan­do que sólo de esta mane­ra mejo­ra­rá el nivel de vida de sus ciu­da­da­nos y logra­rán una mayor igual­dad.

Los movi­mien­tos indi­ge­nis­tas han tra­ta­do de con­se­guir un mayor con­trol sobre sus pro­pios recur­sos y una mejo­ra de las rela­cio­nes no sólo con los acto­res no nacio­na­les, sino tam­bién con sus pro­pios gobier­nos nacio­na­les. En gene­ral, afir­man que su obje­ti­vo no es el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, sino lle­gar a un acuer­do con la Pacha­ma­ma, o madre tie­rra. Ase­gu­ran que no bus­can una mayor uti­li­za­ción de los recur­sos, sino un uso mucho más sen­sa­to que res­pe­te el equi­li­brio eco­ló­gi­co: per­si­guen el deno­mi­na­do buen vivir.

No es de extra­ñar que los movi­mien­tos indi­ge­nis­tas se hallen fir­me­men­te opues­tos a los esca­sos gobier­nos con­ser­va­do­res de Amé­ri­ca Lati­na, como Méxi­co, Colom­bia y Perú. Sin embar­go, cada vez más abier­ta­men­te, estos movi­mien­tos tam­bién han entra­do en con­flic­to con los gobier­nos de cen­tro-izquier­da como Bra­sil, Vene­zue­la, Ecua­dor e inclu­so Boli­via.

Y cito aquí Boli­via por­que es el úni­co gobierno que ha ele­gi­do a un pre­si­den­te indí­ge­na con el apo­yo masi­vo de la pobla­ción indí­ge­na del país. Y sin embar­go, ha habi­do con­flic­to. Como en otros luga­res, en Boli­via se tra­ta de cómo se desa­rro­llan los recur­sos natu­ra­les, quién toma las deci­sio­nes y quién con­tro­la los ingre­sos.

Los par­ti­dos de izquier­da tien­den a acu­sar a los gru­pos indi­ge­nis­tas que entran en con­flic­to con ellos de ser, a sabien­das o no, los peo­nes (si no los agen­tes) de los par­ti­dos de la dere­cha nacio­nal, y de deter­mi­na­das fuer­zas exter­nas, en par­ti­cu­lar de Esta­dos Uni­dos. Los gru­pos indi­ge­nis­tas que se opo­nen a los par­ti­dos de izquier­da insis­ten en que actúan úni­ca­men­te en defen­sa de sus pro­pios intere­ses y por pro­pia ini­cia­ti­va, y acu­san a los gobier­nos de izquier­da de actuar como los gobier­nos con­ser­va­do­res de anta­ño, sin tener en cuen­ta real­men­te las con­se­cuen­cias eco­ló­gi­cas de sus acti­vi­da­des en pro del desa­rro­llo.

Algo intere­san­te ha suce­di­do recien­te­men­te en Ecua­dor. Allí, el gobierno de izquier­das de Rafael Correa, que había alcan­za­do el poder ini­cial­men­te con el apo­yo de los movi­mien­tos indi­ge­nis­tas, entró lue­go en agu­do con­flic­to con éstos. El mayor dis­tan­cia­mien­to se pro­du­jo con las inten­cio­nes del gobierno ecua­to­riano de explo­tar cam­pos petro­lí­fe­ros en una reser­va ama­zó­ni­ca pro­te­gi­da lla­ma­da Yasu­ní.

Ini­cial­men­te, el gobierno hizo caso omi­so de las pro­tes­tas de los habi­tan­tes indí­ge­nas de la región, pero más tar­de, el pre­si­den­te Correa inven­tó una alter­na­ti­va inge­nio­sa. Pro­pu­so a los gobier­nos ricos del Nor­te que, a cam­bio de que el Ecua­dor renun­cia­ra a cual­quier explo­ta­ción en el Yasu­ní, estos gobier­nos de los paí­ses ricos com­pen­sa­sen a Ecua­dor por esta renun­cia, al con­si­de­rar que se tra­ta­ba de una con­tri­bu­ción a la lucha mun­dial con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

Cuan­do hizo su pro­pues­ta por pri­me­ra vez en la Cum­bre del Cli­ma de Copenha­gue, en 2009, todos la con­si­de­ra­ron una fan­ta­sía. Pero des­pués de seis lar­gos meses de nego­cia­cio­nes, cin­co gobier­nos euro­peos (Ale­ma­nia, Espa­ña, Bél­gi­ca, Fran­cia y Sue­cia) han acor­da­do crear un fon­do que será admi­nis­tra­do por el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) y que finan­cia­rá a Ecua­dor por no explo­tar el Yasu­ní, con la jus­ti­fi­ca­ción de que con ello se con­tri­bu­ye a la reduc­ción de las emi­sio­nes de car­bono. Se habla de inven­tar un nue­vo ver­bo, yasu­ni­zar, para refe­rir­se a este tipo de acuer­dos.

Pero, ¿cuán­tos acuer­dos de este tipo se pue­den cerrar? Hay un pro­ble­ma más fun­da­men­tal en jue­go. Es la natu­ra­le­za del «otro mun­do (es) posi­ble», para uti­li­zar el lema del Foro Social Mun­dial: ¿sería un mun­do basa­do en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co cons­tan­te, aún sien­do éste “socia­lis­ta», que pre­ten­die­se ele­var el ingre­so real de las per­so­nas en el Sur glo­bal?, ¿o sería lo que algu­nos lla­man un cam­bio de valo­res de civi­li­za­ción, un mun­do de buen vivir?

No será un deba­te de fácil solu­ción. En la actua­li­dad es un deba­te que se pro­du­ce en el seno de las fuer­zas de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na. Pero hay situa­cio­nes simi­la­res en la base de gran par­te de las ten­sio­nes inter­nas en Asia, Áfri­ca e inclu­so Euro­pa. Éste pue­de lle­gar a ser el gran deba­te del siglo XXI.

Agen­ce Glo­ba­le. Tra­du­ci­do para Rebe­lión por S. Seguí

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *