Rebe­lión en la fábri­ca del mun­do: ¿el fin del todo por 2 pesos?

¿Se ha can­sa­do Chi­na de ser el paraí­so de la mano de obra bara­ta? Medio mun­do lle­va sema­nas hacién­do­se esa pre­gun­ta. La ola de huel­gas que reco­rrió las fac­to­rías del gigan­te asiá­ti­co en los dos últi­mos meses tie­ne hela­dos a miles de empre­sa­rios de todo el pla­ne­ta. El mun­do se ha vuel­to tan depen­dien­te de Chi­na que cual­quier estor­nu­do suyo es inter­pre­ta­do como un terre­mo­to. Pero es que en este caso, se tra­ta de un tre­men­do terre­mo­to.

De la noche a la maña­na, los obre­ros chi­nos des­per­ta­ron de su letar­go y recla­ma­ron mayo­res suel­dos y dere­chos labo­ra­les . Ame­na­zan a la era del todo por dos pesos “Made in Chi­na” .

La mecha que pren­dió el fue­go del cla­mor popu­lar fue el sui­ci­dio de 10 jóve­nes emplea­dos de la mul­ti­na­cio­nal tai­wa­ne­sa Fox­conn en Shenzhen (sur), ade­más de otros tres inten­tos frus­tra­dos, en ape­nas unos meses. Muer­tes pro­vo­ca­das por unas con­di­cio­nes labo­ra­les raya­nas en la escla­vi­tud: 1.200 yua­nes al mes, unos 175 dóla­res, por días de más de 12 horas bajo una pre­sión bru­tal.

Tele­vi­sio­nes y radios mos­tra­ron las mise­rias de los 400.000 emplea­dos de Fox­conn sin que el gobierno los cen­su­ra­ra, un hecho his­tó­ri­co . Pero la con­fir­ma­ción de que algo esta­ba cam­bian­do en Chi­na fue la noti­cia, en las mis­mos fechas, de que una plan­ta de auto­par­tes de la japo­ne­sa Hon­da se había decla­ra­do en huel­ga por mejo­res sala­rios. Tra­di­cio­nal­men­te, los gobier­nos loca­les envia­ban mato­nes a fre­nar a los emplea­dos dís­co­los, pero esta vez opta­ron por tole­rar las huel­gas y has­ta per­mi­tir que algu­nos obre­ros exi­gie­ran liber­tad para for­mar gre­mios inde­pen­dien­tes .

Lo nun­ca vis­to en Chi­na.

Pron­to tra­ba­ja­do­res de todo el país alza­ron con rabia tam­bién su voz.

“¿Por qué Bei­jing ten­dría que cen­su­rar estas pro­tes­tas si el gobierno tam­bién entien­de que hay que cam­biar las reglas del jue­go?”, se pre­gun­ta el pro­fe­sor Lu Ming, una auto­ri­dad chi­na en dere­chos labo­ra­les. “ Esta­mos ante un pun­to de infle­xión . El tiem­po pasa y los pro­ble­mas se acu­mu­lan. La cla­ve es cómo divi­dir más igua­li­ta­ria­men­te el pas­tel entre emplea­dor y emplea­do”, pro­si­gue.

Hoy, ese pas­tel está obs­ce­na­men­te con­tro­la­do por el emplea­dor. “Las empre­sas aumen­tan sus bene­fi­cios una media del 30% anual, pero los tra­ba­ja­do­res no ven ni un cen­ta­vo”, des­ta­ca Lau­ra Tsui, vice­pre­si­den­ta de Inter­chi­na Con­sul­ting. Los casos más abu­si­vos de explo­ta­ción labo­ral se dan en las fábri­cas de manu­fac­tu­ras bara­tas , que cuen­tan con un mar­gen de bene­fi­cio menor y que die­ron dudo­sa fama al sello “Made in Chi­na”.

Bei­jing con­si­de­ra que las macro­plan­tas de pro­duc­ción que le han per­mi­ti­do cre­cer a un rit­mo de más del 10% del PBI anual duran­te 30 años empie­zan a dar más pro­ble­mas que bene­fi­cios en una socie­dad que aumen­ta sus están­da­res de vida a pasos de gigan­te. Lo que hace 10 años era sopor­ta­ble para un ham­brien­to cam­pe­sino que emi­gra­ba a las fábri­cas de la cos­ta orien­tal es hoy inaguan­ta­ble para un joven que vie­ne de una fami­lia humil­de, pero con recur­sos sufi­cien­tes para pagar­le una edu­ca­ción bási­ca y dar­le de comer algo calien­te todos los días.

“Hace un par de años que Bei­jing ya no da la bien­ve­ni­da a las com­pa­ñías de low cost”, indi­ca Tsui. “Ese tipo de pro­duc­ción es hoy social­men­te insos­te­ni­ble. Chi­na ya está en camino de dedi­car­se a una pro­duc­ción con un valor aña­di­do más ele­va­do, más tec­no­ló­gi­ca. Esa es la apues­ta del gobierno”, dice la exper­ta. Mien­tras que Viet­nam y Cam­bo­ya absor­ben aho­ra lo que Chi­na repu­dia.

En los últi­mos tres años el suel­do de los obre­ros menos cua­li­fi­ca­dos ha ascen­di­do entre el 10 y el 20% anual, y ni así se con­si­guen satis­fa­cer sus nece­si­da­des bási­cas. “El pro­ble­ma es que par­ti­mos de una base muy baja, has­ta las muje­res de la lim­pie­za ganan más”, comen­ta el direc­tor en Chi­na de una com­pa­ñía argen­ti­na. Fox­conn ya dijo que aumen­ta­rá los sala­rios has­ta un 66%, y pro­me­tió inclu­so doblar­los en octu­bre, mien­tras Hon­da efec­tuó dos subas que alcan­zan el 70%. Aho­ra el régi­men comu­nis­ta se encuen­tra ante la dis­yun­ti­va de redu­cir pro­gre­si­va­men­te la pro­duc­ción de manu­fac­tu­ra bara­ta sin des­in­cen­ti­var la inver­sión extran­je­ra, cla­ve para el cre­ci­mien­to y la esta­bi­li­dad.

Por su par­te, las empre­sas argen­ti­nas en Chi­na no ten­drían por­qué ver­se afec­ta­das por la rebe­lión labo­ral. “Cuen­tan con un alto nivel de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y emplea­dos dig­na­men­te paga­dos”, indi­ca Darío Men­guc­ci, cón­sul comer­cial argen­tino.

A raíz de la cri­sis, el Con­gre­so Popu­lar de Guang­dong, la pro­vin­cia sure­ña cora­zón de las manu­fac­tu­ras y tam­bién de la rebe­lión, está ana­li­zan­do una ley para regu­lar el dere­cho a pedir aumen­tos sala­ria­les, a ele­gir su repre­sen­tan­te sin­di­cal y a decla­rar­se en huel­ga. Todo, eso sí, coor­di­na­do por el gobierno. Si la ley se aprue­ba en sep­tiem­bre será un hito his­tó­ri­co. Si algo que­da cla­ro es que en la fábri­ca del mun­do, pro­du­cir más por menos pron­to va a ser his­to­ria.

David Bru­nat

Cla­rin-Argen­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *