María León: “Las Muje­res con el con­cep­to de Géne­ro hemos enten­di­do que el enemi­go nues­tro es la socie­dad patriar­cal” – Géne­ro con clase

Entre­vis­ta rea­li­za­da a la Cama­ra­da y Com­pa­ñe­ra María León, lucha­do­ra revo­lu­cio­na­ria con una amplia expe­rien­cia en las luchas del pue­blo, espe­cial­men­te las rela­cio­na­das con las dere­chos de las muje­res, y can­di­da­ta a Dipu­tada a la Asam­blea Nacio­nal por Voto Lis­ta en el Esta­do Aragua.

Géne­ro con cla­se: ¿Cuál cree usted que es la impor­tan­cia del Fren­te Bicen­te­na­rio de Muje­res en la cons­truc­ción del Socia­lis­mo Feminista?

María León: Bueno en pri­mer lugar un gran salu­do soli­da­rio, revo­lu­cio­na­rio y mis feli­ci­ta­cio­nes a ese colec­ti­vo que sale al aire con los temas del Siglo XXI por­que el Socia­lis­mo y el Femi­nis­mo son dos temas fun­da­men­ta­les en la pri­me­ra Revo­lu­ción del Siglo XXI que es la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Bueno debo decir­te que era una de las metas no alcan­za­das des­de que comen­za­mos la revo­lu­ción, por­que antes de que lle­ga­ra al poder nues­tro Coman­dan­te y Líder el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez noso­tras tenía­mos como meta que hubie­se en Vene­zue­la un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de muje­res uni­do y había­mos tra­ba­ja­do arduo duran­te estos años y no había­mos podi­do con­so­li­dar­lo has­ta este 8 de mar­zo que nues­tro Pre­si­den­te nos jura­men­tó en el pan­teón nacio­nal en un acto his­tó­ri­co con mas de 40mil muje­res don­de todas nos com­pro­me­ti­mos a lle­var ade­lan­te este fren­te uni­ta­rio de muje­res revolucionario.

Para noso­tras es fun­da­men­tal por­que si bien nues­tro Pre­si­den­te com­pren­dió la nece­si­dad y así nos las hizo saber a noso­tras, de tener un ins­tru­men­to una ins­ti­tu­ción que lle­va­ra ade­lan­te las polí­ti­cas del gobierno sobre los dere­chos de las muje­res y por lo tan­to creó el Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Mujer y la Igual­dad de Géne­ro ya pre­ce­di­do como uste­des saben del Minis­te­rio de Asun­tos de la Mujer, de INAMUJER, del Ban­co de la Mujer, de la Misión Madres del Barrio, es decir toda una ins­ti­tu­cio­na­li­dad para las muje­res; pero por otra par­te son como las dos par­tes del movi­mien­to, por una par­te el movi­mien­to de muje­res nece­si­ta ins­ti­tu­cio­nes sóli­das para que siga ade­lan­te y para que lle­ve las polí­ti­cas, pero por otra par­te nece­si­ta el movi­mien­to de bases de las muje­res capaz de deman­dar y de cogo­ber­nar como lo plan­tea nues­tra Cons­ti­tu­ción, así que mien­tras no hubié­se­mos con­so­li­da­do el fren­te de muje­res está­ba­mos debi­li­ta­das, aho­ra esta­mos en el perío­do de su consolidación.

El Fren­te Bicen­te­na­rio de Muje­res, ese es uno de los gran­des logros de la revo­lu­ción… si lo ins­ti­tu­cio­nal, si lo legal si todo lo que hemos alcan­za­do es gran­dio­so y ejem­plo para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, el fren­te bicen­te­na­rio lo es mucho más por­que es el pue­blo mujer orga­ni­za­do por sus dere­chos, por­que quie­ro expli­car­les esto: las muje­res se orga­ni­zan para todo, des­de lle­var ade­lan­te la fami­lia que nos ha toca­do, pero para lo que no se orga­ni­zan es para la defen­sa de sus dere­chos. Pon­go el ejem­plo, a pesar de ser noso­tras las que lle­va­mos a la abue­li­ta al médi­co o a los hijos, noso­tras mis­mas somos inca­pa­ces de hacer­nos el examen anual para garan­ti­zar que no tene­mos cán­cer de cue­llo ute­rino y sigue sien­do ese una de las pri­me­ras cau­sas de muer­te en Vene­zue­la; enton­ces el fren­te tie­ne dos tareas fun­da­men­ta­les: una la defen­sa de la patria. acuér­da­te que esta­mos hablan­do de 200 años del ini­cio de la lucha de la Inde­pen­den­cia, 200 años del 19 de abril cuan­do se creó el 1er. Gobierno pro­pio de Nues­tra Amé­ri­ca, así que una pri­me­ra tarea del Fren­te Bicen­te­na­rio es la lucha por la Sobe­ra­nía, por la Inde­pen­den­cia, por la Uni­dad de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca como la lla­ma­ba Mar­tí y la lla­ma­ba Bolí­var para dife­ren­ciar­nos de la Amé­ri­ca del nor­te, esa es una lucha vital del fren­te bicen­te­na­rio, y la otra es la lucha por los dere­chos espe­cí­fi­cos de las muje­res; luchar con­tra el cán­cer del cue­llo ute­rino, luchar por la orga­ni­za­ción de las muje­res, por sus dere­chos polí­ti­cos, por su salud, por su dere­cho al tra­ba­jo, igual sala­rio por igual tra­ba­jo, por eli­mi­nar todas las barre­ras que duran­te mile­nios han teni­do las mujeres.

Por­que cuan­do tu cam­bies la rela­ción del hom­bre y la mujer que somos la base, que somos la mitad y mitad de la huma­ni­dad y que esas rela­cio­nes sean de armo­nía y de cola­bo­ra­ción vas a lograr una socie­dad armó­ni­ca de cola­bo­ra­ción y de ayu­da mutua.

GCC: ¿Qué opi­nión le mere­ce la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en la lucha por la Libe­ra­ción de la Mujer?

ML: Este tema es muy impor­tan­te, por­que con razón, noso­tras hemos dicho que así como el con­cep­to de lucha de cla­ses le dio al pro­le­ta­ria­do una cla­ri­dad sobre quién era su enemi­go, cuál era la cau­sa de su subor­di­na­ción y cuál era la estra­te­gia y la tác­ti­ca para derro­tar al enemi­go, iden­ti­fi­có su enemi­go el capi­ta­lis­mo; así noso­tras las muje­res con el con­cep­to de géne­ro que es crea­do por el movi­mien­to femi­nis­ta, por las teó­ri­cas femi­nis­tas, hemos tam­bién enten­di­do que el enemi­go nues­tro es la socie­dad patriar­cal, es una cul­tu­ra, es una doc­tri­na, es una expe­rien­cia de la huma­ni­dad que ha sido dañi­na para noso­tras como es el patriar­ca­do. Aun cuan­do la gen­te dice, eso se que­dó allá en la épo­ca del escla­vis­mo, eso es men­ti­ra. Toda­vía aquí se estu­dia el dere­cho romano, y el dere­cho romano le daba al patriar­ca ‑al pater fami­lias- el dere­cho a matar a su espo­sa, a sus hijos y a sus escla­vos, y qué otra cosa de remi­nis­cen­cia de ese dere­cho a matar la mujer como si era un obje­to que tenía el pater fami­li, no es lo que tie­nen los hom­bres hoy en día que por­que si la mujer no quie­re vivir mas con ellos la matan, eso es lo que tie­nen en la men­te toda­vía, y noso­tras hemos iden­ti­fi­ca­do ese enemi­go, esa cul­tu­ra patriar­cal que se expre­sa en el len­gua­je, que se expre­sa en la for­ma como cons­ti­tui­mos el hogar, en las rela­cio­nes de hom­bre y mujer, en las leyes, en el can­to, y que nos con­si­de­ra a noso­tras un obje­to. Fíja­te que han lle­ga­do a decir que no se pres­ta ni a la mujer, ni un libro, ni un carro, quie­re decir que noso­tras esta­mos a la altu­ra de un carro y de un libro, somos un obje­to, y hemos sido his­tó­ri­ca­men­te con­si­de­ra­das así, y es aho­ra con esa defi­ni­ción de géne­ro que ha per­mi­ti­do ana­li­zar las rela­cio­nes de subor­di­na­ción de la mujer y de supre­ma­cía del hom­bre, lo que nos ha per­mi­ti­do enten­der dón­de está el pro­ble­ma para poder superarlo.

Así que noso­tras sen­ti­mos que el géne­ro nos ha dado opor­tu­ni­dad no sola­men­te de ana­li­zar nues­tra situa­ción, si no la situa­ción de los hom­bres, por­que ellos tam­bién han sido vic­ti­mas del patriar­ca­do, al hom­bre se le ha pri­va­do del dere­cho a la ter­nu­ra, del dere­cho a las lágri­mas, del dere­cho al amor de los hijos, del dere­cho a ser huma­nos… enton­ces le crea­ron una figu­ra de macho ver­nácu­lo que el que no es así, se sien­te menos hom­bre, así que la polí­ti­ca de géne­ro nues­tra, no es sólo para las muje­res, es para las muje­res y para los hom­bres, por­que lo que per­se­gui­mos es la igual­dad de la mujer y del hombre.
.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.