Infor­me esta­dís­ti­co: el mes pasa­do, el régi­men de ocu­pa­ción arres­tó a 315 pales­ti­nos de los cua­les 37 son meno­res – FDLP

El Alto Comi­té Nacio­nal para la Asis­ten­cia a los Pri­sio­ne­ros decla­ró que el ejér­ci­to israe­lí encar­ce­ló, duran­te el mes pasa­do, a otros 315 pales­ti­nos, entre los que se encuen­tran 37 meno­res y 5 muje­res, entre Al Quds (Jeru­sa­lén), Cis­jor­da­nia y Fran­ja de Gaza.

En el infor­me esta­dís­ti­co, publi­ca­do el 5 de agos­to, el Comi­té dejó en evi­den­cia que, en el mes de julio, la región más suje­ta a los arres­tos por par­te de los israe­líes fue Al-Kha­lil (Hebron), en el sur de Cis­jor­da­nia, don­de el núme­ro de pales­ti­nos arres­ta­dos ascen­dió a 100.

Según el infor­me, el núme­ro de pri­sio­ne­ros “deca­nos” que han pasa­do más de vein­te años en las pri­sio­nes israe­líes ha lle­ga­do a 118, mien­tras que los que cum­plie­ron en pri­sión un cuar­to de siglo ascien­den a 21.

El Comi­té, ade­más, lla­mó la aten­ción sobre el con­si­de­ra­ble aumen­to de la vio­len­cia a la que son some­ti­dos los pri­sio­ne­ros pales­ti­nos en las cár­ce­les israe­líes por par­te de las “uni­da­des espe­cia­les”, como la de los “leon­ci­tos” en la pri­sión de Megid­do, don­de los dete­ni­dos son agre­di­dos con emi­sio­nes de gas y des­truc­ción de sus efec­tos per­so­na­les. Tales ope­ra­cio­nes cau­sa­ron lesio­nes a 13 meno­res: con­tu­sio­nes, sofo­ca­ción, des­va­ne­ci­mien­to.

El infor­me agre­ga que los dete­ni­dos pales­ti­nos en las pri­sio­nes de Shat­ta, Gil­boa y Ohli Kedar per­se­ve­ran en sus pro­tes­tas con­tra las prác­ti­cas israe­líes, como la prohi­bi­ción de reci­bir visi­tas de fami­lia­res, el secues­tro de apa­ra­tos eléc­tri­cos y bie­nes per­so­na­les, la impo­si­ción de seve­ros e inmo­ti­va­dos aran­ce­les mone­ta­rios, los mal­tra­tos, la prohi­bi­ción de com­prar en la des­pen­sa.

El Alto Comi­té para los Pri­sio­ne­ros pidió a la Cruz Roja Inter­na­cio­nal que inten­si­fi­que sus esfuer­zos y sus visi­tas a las pri­sio­nes, inter­vi­nien­do sobre las fuer­zas de ocu­pa­ción para que per­mi­tan el ingre­so de médi­cos exter­nos que pue­dan visi­tar a los pri­sio­ne­ros enfer­mos “cuyas con­di­cio­nes de salud se dete­rio­ran día a día, has­ta poner su vida en peli­gro”. Un gran núme­ro de dete­ni­dos con seve­ras con­de­nas sufren, enfer­me­da­des cró­ni­cas y gra­ves que nece­si­tan una inter­ven­ción médi­ca urgen­te.

Abu­so de niños pales­ti­nos en cár­ce­les israe­líes

Tes­ti­mo­nios y acon­te­ci­mien­tos docu­men­ta­dos por orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos mues­tran que el abu­so de los niños pales­ti­nos en cár­ce­les israe­líes es regu­lar y gene­ra­li­za­do.

Mal­tra­to físi­co, abu­so sexual, tor­tu­ra, ame­na­zas e inti­mi­da­ción, así como la nega­ción de los dere­chos huma­nos bási­cos, tales como el acce­so a la edu­ca­ción, son las for­mas más comu­nes de abu­so, que mues­tran dichos docu­men­tos.

En 2009, un infor­me de Defen­se for Chil­dren Inter­na­tio­nal Found (DCI), gru­po por los dere­chos de los niños con sede en Gran Bre­ta­ña, reve­la que había 305 niños pales­ti­nos dete­ni­dos en cár­ce­les israe­líes. Save the Chil­dren (SC), ONG con sede en USA, esti­ma ade­más, que más de 6.700 niños fue­ron dete­ni­dos entre octu­bre de 2000 y abril de 2009. Ambas orga­ni­za­cio­nes con­fir­man que Israel ruti­na­ria­men­te pro­ce­sa a los niños pales­ti­nos de tan solo 12 años, des­cri­bien­do los malos tra­tos y la tor­tu­ra a los niños pales­ti­nos como «gene­ra­li­za­da, sis­te­má­ti­ca e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da».

For­mas de abu­so

En 2009, DCI reco­lec­tó 100 decla­ra­cio­nes jura­das de niños y ado­les­cen­tes pales­ti­nos que dije­ron haber sido abu­sa­dos estan­do bajo cus­to­dia mili­tar y poli­cial israe­lí. Casi el 70% se que­jó de haber sido gol­pea­do, el 4% infor­mó haber sido asal­ta­do sexual­men­te, y el 12% dijo haber sido ame­na­za­do de asal­to sexual.

Según el infor­me, la mayo­ría de los inci­den­tes ocu­rrie­ron duran­te los inte­rro­ga­to­rios y fue­ron uti­li­za­dos [los abu­sos] con­tra los niños dete­ni­dos para for­zar una con­fe­sión.

Mal­tra­to físi­co

El mal­tra­to físi­co de niños por par­te de sol­da­dos, muy fre­cuen­te­men­te, según lo docu­men­ta­do, inclu­ye «bofe­ta­das, pata­das, puñe­ta­zos o gol­pes con cula­ta de fusil o palos», decla­ró el DCI.

Casi todos los niños encues­ta­dos por DCI, el 97%, fue­ron man­te­ni­dos duran­te horas con las manos espo­sa­das, y 92% tuvie­ron los ojos ven­da­dos duran­te lar­gos perío­dos de tiem­po. 26% de ellos dije­ron que fue­ron obli­ga­dos a per­ma­ne­cer en posi­cio­nes dolo­ro­sas.
En 2010, el abo­ga­do pales­tino Hiba Masalha denun­ció el caso de Moham­mad Rashid Abu Shahin, de 16 años, del cam­pa­men­to de refu­gia­dos de Bala­ta.

Des­pués de ser arres­ta­do, el joven dijo que fue mal­tra­ta­do y gol­pea­do por los sol­da­dos con cula­tas de rifle. Fue tras­la­da­do enton­ces al cen­tro de deten­ción Huw­wa­ra don­de fue gol­pea­do con un tubo de plás­ti­co para for­zar una con­fe­sión. El niño sufre dolor de espal­da cró­ni­co como resul­ta­do de los gol­pes en la colum­na ver­te­bral.

Abu­so sexual

14% de los niños pri­sio­ne­ros entre­vis­ta­dos por DCI dije­ron que fue­ron abu­sa­dos sexual­men­te o ame­na­za­dos de asal­to sexual a fin de pre­sio­nar­los para que hagan con­fe­sio­nes.

En mayo de 2010, la red de noti­cias Al-Jazee­ra con sede en Dubai publi­có el tes­ti­mo­nio de un niño pales­tino, sin dar su nom­bre, libe­ra­do de una cár­cel israe­lí.

«Había un perro que ladra­ba fue­ra de la sala… El sol­da­do me dijo que lo trae­ría para que me vio­le si yo no con­fe­sa­ba… yo esta­ba tan asus­ta­do… El hom­bre lue­go sacó un palo, lo agi­tó hacia ade­lan­te y lo sos­tu­vo un lar­go tiem­po. Les dijo a sus ami­gos, que esta­ban miran­do y rién­do­se de mí: «Este mucha­cho no quie­re hablar. Vamos a bajar­le los pan­ta­lo­nes para meter­le este palo por el c***».

«Tra­té de afe­rrar­me a la silla, siguió hur­gán­do­me, toque­tean­do mis par­tes pri­va­das con el palo, tra­tan­do de bajar­me de la silla.»

Ame­na­zas e inti­mi­da­ción

Muchos niños pales­ti­nos pri­sio­ne­ros tes­ti­fi­can que son obli­ga­dos a con­fe­sar median­te ame­na­zas e inti­mi­da­ción, inclu­yen­do ame­na­zas con­tra miem­bros de la fami­lia, ame­na­zas de encar­ce­la­mien­to pro­lon­ga­do y ame­na­zas de abu­so físi­co y sexual.

Abu­so por par­te de otros pre­sos

Niños pales­ti­nos pri­sio­ne­ros están, según de dice, con­fi­na­dos en cuar­tos cerra­dos con adul­tos pre­sos [comu­nes, israe­líes] y se con­vier­ten en obje­to de abu­so físi­co y sexual.

Nega­ción de ser­vi­cios bási­cos

Los niños pales­ti­nos dete­ni­dos por Israel reci­ben solo una edu­ca­ción limi­ta­da en dos de las cin­co pri­sio­nes y abso­lu­ta­men­te nin­gún tipo de edu­ca­ción en cual­quie­ra de los cen­tros de inte­rro­ga­to­rios y deten­ción. Según Save the Chil­dren, en 2009, Israel impi­dió que 1.821 dete­ni­dos reali­cen el examen de cer­ti­fi­ca­ción de edu­ca­ción secun­da­ria, cono­ci­do local­men­te como el Taw­jihi.

Esce­na­rio típi­co

De acuer­do a Save the Chil­dren, los niños pales­ti­nos son típi­ca­men­te dete­ni­dos entre la media­no­che y las 4 am, sin que sus fami­lias sean [ofi­cial­men­te] noti­fi­ca­das de que el niño está sien­do arres­ta­do. Los niños son habi­tual­men­te espo­sa­dos, sus ojos ven­da­dos y some­ti­dos a mal­tra­tos físi­cos ade­más de tra­tos humi­llan­tes duran­te el arres­to, y pue­den ser dete­ni­dos por más de 90 días sin acce­so a un abo­ga­do mien­tras son inte­rro­ga­dos. Los niños pue­den ser dete­ni­dos por dos años des­de el momen­to de la acu­sa­ción has­ta el jui­cio.

Tirar pie­dras es el deli­to por el que más común­men­te son acu­sa­dos los niños pales­ti­nos bajo la ley mili­tar israe­lí, sien­do éste el 26,7% de los casos. La pena máxi­ma es de 20 años de pri­sión. Save the Chil­dren infor­ma que en el 91% de los casos, a los niños pales­ti­nos la fian­za se les nie­ga. El gru­po tam­bién dice que en la actua­li­dad, 32,9% de niños con­de­na­dos tie­nen 15 años de edad o menos y que 21,25% son con­de­na­dos por un perío­do de un año o más.

Efec­tos en el niño

Un infor­me de 2009 de Save the Chil­dren dice que la mayo­ría de los dete­ni­dos desa­rro­llan sín­to­mas de estrés post-trau­má­ti­co como con­se­cuen­cia direc­ta del mal­tra­to [reci­bi­do] en la cár­cel. Las con­se­cuen­cias psi­co-socia­les de la deten­ción afec­tan la con­duc­ta inme­dia­ta de los niños, su for­ma de pen­sar inclu­yen­do su aná­li­sis del mun­do exte­rior.

Legis­la­ción Inter­na­cio­nal y local

Las Reglas de las Nacio­nes Uni­das para la Pro­tec­ción de los Meno­res Pri­va­dos de Liber­tad esta­ble­ce que el encar­ce­la­mien­to de niños debe ser sólo un «últi­mo recur­so y duran­te el perío­do míni­mo y debe limi­tar­se a casos excep­cio­na­les» pre­ci­san­do que «los fun­da­men­tos del dere­cho inter­na­cio­nal deben ser res­pe­ta­dos en todo momen­to sin excep­cio­nes» y que «el bien­es­tar, las nece­si­da­des espe­cia­les, el inte­rés y los dere­chos huma­nos de los meno­res deben ser una con­si­de­ra­ción pri­mor­dial».
A pesar de ser un Esta­do miem­bro de la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño (CRC), Israel iden­ti­fi­ca a un «niño» como toda per­so­na menor de 12 años, «joven» como cual­quier per­so­na de entre 12 y 14, «adul­to joven» como cual­quier per­so­na entre 14 y 16 y «adul­to» como cual­quier per­so­na de más de 16. Los ciu­da­da­nos israe­líes sin embar­go, se con­si­de­ran legal­men­te adul­tos a [par­tir de] los 18 años. Esto nie­ga a los niños pales­ti­nos muchos de los ser­vi­cios fun­da­men­ta­les garan­ti­za­dos a los israe­líes de la mis­ma edad.

Res­pon­sa­bi­li­dad israe­lí

Infor­mes de gru­pos tales como B’Tse­lem, Save the Chil­dren y DCI son regu­lar­men­te dese­cha­dos por el ejér­ci­to israe­lí por [con­si­de­rar­los] «inexac­tos» y rara vez se inves­ti­gan. Un infor­me de 2009 del comi­té Públi­co con­tra la Tor­tu­ra en Israel dice que de 600 que­jas con abu­so de niños fue­ron todas recha­za­das sin una sola inves­ti­ga­ción penal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *