El espí­ri­tu «Little Boy» vive – Ali­zia Stür­tze

El soció­lo­go argen­tino Ati­lio Borón escri­be en su blog que si hubie­ran sido cuba­nos los pre­sos indí­ge­nas mapu­che en huel­ga de ham­bre para denun­ciar la apli­ca­ción con­tra su pue­blo de la aún vigen­te Ley Anti­te­rro­ris­ta apro­ba­da por Pino­chet, su pro­tes­ta «habría gana­do la pri­me­ra pla­na de la “pren­sa libre” de todo el mun­do». Tie­ne razón. Para la mayo­ría de perio­dis­tas, ter­tu­lia­nos y demás por­ta­vo­ces mediá­ti­cos, no todos los huel­guis­tas de ham­bre son igua­les: unos son valien­tes héroes enfren­ta­dos a la máqui­na poli­cial-repre­si­va de la dic­ta­du­ra cuba­na; otros, por el con­tra­rio, no son sino inad­mi­si­bles chan­ta­jis­tas con los que no se debe tran­si­gir.

Esa des­pro­por­cio­na­da doble vara de medir que uti­li­zan les lle­va inclu­so a dis­tin­guir entre pre­sos cuba­nos y pre­sos cuba­nos. Así, por ejem­plo, la situa­ción de los cin­co patrio­tas dis­per­sa­dos des­de hace casi ya 12 años en cár­ce­les yan­quis de alta segu­ri­dad. De hecho, ha sido una fuer­te cam­pa­ña soli­da­ria la que ha con­se­gui­do sacar recien­te­men­te a uno de ellos, a Gerar­do Her­nán­dez, de esa ver­da­de­ra cáma­ra de tor­tu­ra físi­ca y psi­co­ló­gi­ca lla­ma­da «hue­co» en la que lo tenían ais­la­do y des­de la que era lle­va­do en una jau­la al patio para una sola hora; todo ello por recla­mar su dere­cho a revi­sión médi­ca. La lamen­ta­ble situa­ción de este pri­sio­ne­ro no ha con­mo­vi­do ni a arti­cu­lis­tas ni a edi­to­ria­lis­tas y la cam­pa­ña mediá­ti­ca en defen­sa de sus demo­crá­ti­cos dere­chos ha bri­lla­do por su ausen­cia. No lo han con­si­de­ra­do tema rele­van­te.

Ser ex pre­so de Guan­tá­na­mo tam­po­co es el mejor camino para que te hagan entre­vis­tas y fotos, y te quie­ra echar una mano el PP, como a los cuba­nos pro yan­quis (que, por cier­to, no paran de que­jar­se). Y es que, aun­que, según el Minis­te­rio de Inte­rior, los lla­ma­dos «cin­co de Guan­tá­na­mo» vie­nen de un asép­ti­co «cen­tro de deten­ción», lo cier­to es que pue­de que al Pre­mio Nóbel de la Paz Oba­ma no le intere­se que expre­sen lo que vie­ron y pade­cie­ron en ese cen­tro de la igno­mi­nia y la pre­po­ten­cia impe­rial, don­de está pro­ba­do que se han come­ti­do y se siguen come­tien­do crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad. Qui­zá sea esa una de las razo­nes por las que el siem­pre dili­gen­te Rubal­ca­ba no les per­mi­te salir en actos públi­cos, ni dar rue­das de pren­sa, y los tie­ne some­ti­dos a vigi­lan­cia poli­cial; cla­ras vio­la­cio­nes de dere­chos que, por cier­to, enca­jan como un guan­te con las que el mis­mo minis­tro ejer­ce con­tra los inde­pen­den­tis­tas vas­cos. Tam­bién hay que reco­no­cer que, a cam­bio de la cola­bo­ra­ción de Madrid en esa ope­ra­ción y en otro par de «cosi­llas» que apa­ren­te­men­te debe­rían ofen­der el «orgu­llo patrio espa­ñol» (seguir en Afga­nis­tán, rea­li­zar las refor­mas y ajus­tes labo­ra­les y fis­ca­les orde­na­das tele­fó­ni­ca­men­te des­de Washing­ton…), el jefe Oba­ma les ha hecho algún peque­ño obse­quio, como las vaca­cio­nes en Mar­be­lla de su espo­sa, o el recien­te infor­me del Depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano sobre los dere­chos de las per­so­nas según el cual ¡la inmer­sión en cata­lán vio­la los dere­chos huma­nos! ¡Cómo no los va a vio­lar si al asun­to le apli­can esa estram­bó­ti­ca «cla­si­fi­ca­ción taxo­nó­mi­ca» que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha rea­li­za­do sobre el Esta­tut, y que afir­ma que «la ciu­da­da­nía cata­la­na no es sino una espe­cie del géne­ro ciu­da­da­nía espa­ño­la»! ¡Toma dar­wi­nis­mo socio-lin­güís­ti­co a la car­ta!

Siguien­do con esa, des­de una pers­pec­ti­va de dere­chos huma­nos, abe­rran­te dife­ren­cia­ción mediá­ti­ca entre presos/​ex pre­sos bue­nos y presos/​ex pre­sos malos, lo cier­to es que ser o haber sido dete­ni­do, pri­sio­ne­ro o inde­pen­den­tis­ta vas­co en los Esta­dos espa­ñol y/​o fran­cés tam­po­co es el mejor esta­tus que se pue­da tener de cara a un tra­ta­mien­to mediá­ti­co media­na­men­te impar­cial y ecuá­ni­me. En este caso, los pros­ti­tui­dos de la infor­ma­ción sólo cono­cen dos regis­tros: el de la ocul­ta­ción, la cegue­ra y el mutis­mo, o el del posi­cio­na­mien­to abso­lu­ta­men­te des­pro­por­cio­na­do, par­cial y pro­pa­gan­dís­ti­co a favor de los mon­ta­jes polí­ti­co-judi­cia­les, las deten­cio­nes con pre­sen­cia tele­vi­si­va de madru­ga­da y cone­xión direc­ta con comi­sa­ria, la defen­sa y legi­ti­ma­ción de la repre­sión y sus leyes y, en tér­mi­nos gene­ra­les, el pre­jui­cio, la visión demo­ni­za­da del que lucha y la lla­ma­da al mie­do y a la obe­dien­cia a la auto­ri­dad. Así, ocu­rre que la recien­te huel­ga de ham­bre y sed de Ander Geres­ta y Jabi Abaun­za para hacer fren­te a los cacheos veja­to­rios a los que deben hacer fren­te en las «demo­crá­ti­cas» cár­ce­les fran­ce­sas no se ha con­si­de­ra­do dig­na de men­ción. Como tam­po­co lo ha sido el nue­vo encar­ce­la­mien­to de Mikel Iba­ñez, tras dos años en pri­sión ate­nua­da a cau­sa del gra­ve cán­cer que pade­ce.

Por con­tra, el perió­di­co «El Mun­do» sí con­si­de­ra mate­rial infor­ma­ti­vo de inte­rés expli­car con todo lujo de deta­lles la arbi­tra­rie­dad y cruel­dad, total­men­te con­tra­rias a dere­cho, que están uti­li­zan­do las auto­ri­da­des de Inte­rior y los jue­ces de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria con­tra los pre­sos vas­cos, cuya inde­fen­sión es, afir­man sin rubor, total y abso­lu­ta: lesio­nes leves cas­ti­ga­das con la máxi­ma dure­za, ais­la­mien­to de meses por la más peque­ña san­ción, cons­ta­ta­ción de que denun­ciar un mal­tra­to pue­de supo­ner otra cau­sa penal que aumen­ta la con­de­na… En este caso, no sólo no ocul­tan, sino que exhi­ben has­ta qué pun­to se cis­can en el cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos y vene­ran los malos tra­tos, el cas­ti­go y la ven­gan­za, enva­len­to­na­dos ade­más como están por las más recien­tes direc­tri­ces euro­peas que reco­mien­dan poten­ciar la dela­ción y vigi­lar poli­cial­men­te «los pen­sa­mien­tos radi­ca­les» que toda­vía pulu­lan por Euro­pa, y que ame­na­zan con usar (más des­ca­ra­da­men­te aún) el terro­ris­mo de esta­do con­tra quien se enfren­te a este nue­vo (des)orden mun­dial, cuyo obje­ti­vo prin­ci­pal es que los millo­na­rios lo sean cada vez más.

La «agen­da mediá­ti­ca del gran poder» es la que esta­ble­ce sobra­lie­na­das y mani­pu­la­bles: aque­llas cosas que los medios igno­ran o cen­su­ran no exis­ten; aqué­llas que a las cla­ses posee­do­ras y diri­gen­tes les con­vie­ne poten­ciar, exa­cer­bar y con­di­cio­nar son tra­ta­das con insis­ten­cia y siem­pre con el mis­mo ses­go qué y en qué sen­ti­do tie­nen que pensar/​actuar las audien­cias

Así, resul­ta que, en muy pocos días, ha des­apa­re­ci­do de las cabe­ce­ras ese mate­rial de inne­ga­ble inte­rés infor­ma­ti­vo que son los docu­men­tos secre­tos refe­ren­tes a las accio­nes del Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Afga­nis­tán, recien­te­men­te fil­tra­dos por Wiki­leaks. Mien­tras, los gran­des medios repro­du­cen la por­ta­da del «Time» que, acom­pa­ña­da del nada ino­cen­te titu­lar «Qué pasa­rá si aban­do­na­mos Afga­nis­tán», ilus­tra a una joven afga­na con el ros­tro muti­la­do por los tali­bán, al tiem­po que nos anun­cian que una ONG esta­dou­ni­den­se va a cubrir los gas­tos de su ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. La vio­len­cia machis­ta con­tra las muje­res es terri­ble, pero esta­mos por ver fotos de los cien­tos y cien­tos de niños, muje­res y hom­bres civi­les ino­cen­tes ase­si­na­dos y des­tro­za­dos por las bom­bas de raci­mo de las tro­pas de la OTAN. Y es que, hacien­do una vez más uso de su sin­gu­lar bare­mo, los mal­tra­tos con­tra las muje­res de Afga­nis­tán, Irán, Irak, Chi­na o del pro­pio Occi­den­te intere­san mediá­ti­ca­men­te… has­ta que dejan de inte­re­sar.

Lo mis­mo ocu­rre con las fosas comu­nes. Algu­nas, como las encon­tra­das en la ex Yugos­la­via o en Cam­bo­ya, les dan muchí­si­mo jue­go para exhi­bir su indig­na­ción ante cier­tos geno­ci­dios y cier­tos cri­mi­na­les de gue­rra. Otras fosas, sin embar­go, no les mere­cen el mis­mo inte­rés. La recien­te­men­te encon­tra­da a 200 km. de Bogo­tá, por ejem­plo, sería un cla­ro caso de invi­si­bi­li­za­ción intere­sa­da. Es la mayor de Amé­ri­ca Lati­na, con­tie­ne más de dos mil cadá­ve­res no iden­ti­fi­ca­dos pero que, al pare­cer, corres­pon­den a líde­res socia­les, cam­pe­si­nos y defen­so­res de dere­chos, «des­apa­re­ci­dos» sin dejar ras­tro por el Esta­do colom­biano, y trans­for­ma­dos en fal­sos gue­rri­lle­ros, en «fal­sos posi­ti­vos», para cobrar la corres­pon­dien­te recom­pen­sa y obte­ner ascen­sos, y, de paso, agra­dar a Washing­ton, en ple­na pues­ta en mar­cha de su Plan Colom­bia. Ante seme­jan­te geno­ci­dio, cer­ti­fi­ca­do el pasa­do mes de julio por una dele­ga­ción de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos, ¿des­de qué pers­pec­ti­va se pue­de com­pren­der ese silen­cia­mien­to mediá­ti­co sino des­de la de la cri­mi­nal com­pli­ci­dad del perio­dis­mo mayo­ri­ta­rio con las estra­te­gias del gran capi­tal que nece­si­ta de masa­cres para des­pla­zar pobla­cio­nes de luga­res con ricos recur­sos natu­ra­les y para cas­ti­gar a la disi­den­cia?

No bas­ta con dedi­car aho­ra, en plan «his­tó­ri­co», unas cuan­tas pági­nas al Plan Cón­dor, a las dece­nas de miles de víc­ti­mas que cau­só, a las dic­ta­du­ras que impul­só, o al papel de Kis­sin­ger y demás altos car­gos de la admi­nis­tra­ción de EEUU en todos esos crí­me­nes con­tra la Huma­ni­dad. Hay que rela­cio­nar todo eso con el pre­sen­te, con los geno­ci­dios en mar­cha, con el nazis­mo impe­ria­lis­ta de Israel, con las estre­chas rela­cio­nes de EEUU-UE con regí­me­nes dic­ta­to­ria­les, con el peli­gro de gue­rra nuclear argu­men­ta­do por Fidel Cas­tro, con la situa­ción de pue­blos como Eus­kal Herria en lucha por sus dere­chos nacio­na­les y socia­les, con la cri­mi­na­li­za­ción de toda for­ma de lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta en un con­tex­to de cri­sis como el actual…

No sólo no bas­ta, sino que es un ejer­ci­cio de cinis­mo que es impres­cin­di­ble des­en­tra­ñar y denun­ciar. La prue­ba es que man­tie­nen el mis­mo esque­ma «buenos/​malos» de siem­pre, según el cual los «bue­nos» son los here­de­ros de los que, hace 65 años, lan­za­ron con­tra la pobla­ción civil de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki a «Little Boy» y a «Flat Boy», las dos bom­bas más mor­tí­fe­ras de la his­to­ria. Y en fun­ción del cual, con­tra los «malos» todo está jus­ti­fi­ca­do: el fin sigue jus­ti­fi­can­do los medios. Y para eso están ellos: la pren­sa del capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *