El incre­men­to de la vio­len­cia pone en jaque al Krem­lin- Txen­te Rekon­do

Mos­cú y sus alia­dos loca­les lle­van mucho tiem­po pro­me­tien­do que el fin de la insur­gen­cia en el nor­te del Cáu­ca­so está cer­ca. Sin embar­go a tenor de lo que está suce­dien­do en los últi­mos meses sus pre­vi­sio­nes no se han cum­pli­do y la situa­ción empeo­ra para los intere­ses rusos. Pese a la eli­mi­na­ción físi­ca de impor­tan­tes líde­res de la resis­ten­cia, ésta ha vuel­to a demos­trar que no es cues­tión de indi­vi­duos sino de la volun­tad mani- fies­ta de sus res­pec­ti­vos pue­blos.

Así, mien­tras que algu­nos quie­ren pre­sen­tar la situa­ción en Che­che­nia como «esta­ble», los rebel­des siguen ata­can­do al régi­men de Ram­zan Kady­rov y a las tro­pas fede­ra­les, al tiem­po que en otras par­tes de la región la vio­len­cia aumen­ta día a día.

En Ingushe­tia la situa­ción se dete­rio­ra por momen­tos, y los ata­ques rebel­des se suce­den; Kabar­dino-Bal­ka­ria ha sido en las últi­mas sema­nas esce­na­rio de ope­ra­cio­nes mili­ta­res de la resis­ten­cia, inclui­da la des­truc­ción de la plan­ta hidro­eléc­tri­ca de Bak­san, el 21 de julio; en Dagues­tán, ade­más de las accio­nes con­tra las tro­pas extran­je­ras se han pro­du­ci­do ata­ques con­tra las infra­es­truc­tu­ras, y en Kara­chae­vo-Cher­ke­sia y en Adi­gea tam­bién se han detec­ta­do movi­mien­tos y accio­nes rebel­des.

La estra­te­gia de Mos­cú está sufrien­do impor­tan­tes reve­ses aun­que en oca­sio­nes algu­nos hechos sean pre­sen­ta­dos como triun­fos. El Krem­lin no pue­de ocul­tar su dis­gus­to hacia la acti­tud de algu­nos de sus alia­dos loca­les. El caso más evi­den­te es el sote­rra­do enfren­ta­mien­to que man­tie­ne Rusia con el diri­gen­te che­cheno Kady­rov. Esa alian­za de con­ve­nien­cia ha per­mi­ti­do a Kady­rov ins­tau­rar un régi­men per­so­na­lis­ta y sus ansias de poder no tie­nen freno.

Las con­ti­nuas muer­tes de opo­si­to­res a Kady­rov en Mos­cú, la pro­mo­ción de la reli­gión «ofi­cial» en la vida polí­ti­ca de la repú­bli­ca (la pre­sen­cia ofi­cial del Islam es mucho más impor­tan­tes aho­ra que en tiem­pos de Aslam Maskha­dov), los des­ai­res hacia la polí­ti­ca exte­rior rusa con la ame­na­za de abrir dele­ga­cio­nes ofi­cia­les che­che­nas en el extran­je­ro o la obs­truc­ción a las tro­pas fede­ra­les en Che­che­nia dis­gus­tan a los líde­res rusos.

Ofi­cial­men­te no se reco­no­ce la gra­ve situa­ción que atra­vie­sa el nor­te del Cáu­ca­so, pero des­de Mos­cú sus máxi­mos diri­gen­tes, Dmi­tri Med­ve­dev y Vla­di­mir Putin han pre­sen­ta­do ini­cia­ti­vas para «corre­gir­la».

Par­tien­do del gra­ve défi­cit estruc­tu­ral que se vive en las repú­bli­cas nor­cau­cá­si­cas, el Krem­lin inten­ta paliar la situa­ción con la pro­me­sa de impor­tan­te incen­ti­vos finan­cie­ros que, a su jui­cio, debe­rían ir acom­pa­ña­dos de impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes socia­les (repar­to de la tie­rra, crea­ción de peque­ña y media­na empre­sa y una moder­ni­za­ción de las infra­es­truc­tu­ras loca­les). Pero la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial y a las tres cri­sis loca­les que aho­ra aso­lan Rusia (incen­dios, sequía y la pro­duc­ción de cerea­les) pue­den fre­nar o echar por tie­rra esas pro­me­sas.

En el seno de la resis­ten­cia se han pro­du­ci­do tam­bién movi­mien­tos «extra­ños». Las dos recien­tes apa­ri­cio­nes públi­cas de uno de sus líde­res, Doku Uma­rov, nom­bra­do «Emir del Cáu­ca­so», han sem­bra­do incer­ti­dum­bre sobre una par­te de la resis- ten­cia. En dos días, en dos vídeos, Uma­rov ha rea­li­za­do dos dis­cur­sos total­men­te opues­tos. En su pri­me­ra apa­ri­ción anun­cia­ba su renun­cia para dar paso a las nue­vas gene­ra­cio­nes y nom­bra­ba a Aslan­bek Vada­lov su suce­sor. Dos días des­pués recu­la­ba y denun­cia­ba que su dis­cur­so ante­rior era una mani­pu­la­ción de los ser­vi­cios secre­tos rusos.

Esas apa­ri­cio­nes han pro­vo­ca­do muchas espe­cu­la­cio­nes, des­de quie­nes dan vera­ci­dad a su segun­da decla­ra­ción has­ta quie­nes apun­tan a un inten­to de «gol­pe de Esta­do» interno. Lo úni­co cier­to es que la posi­ción de Uma­rov va a salir muy dete­rio­ra­da.

Un ana­lis­ta local seña­la­ba que tras esta situa­ción pue­de estar el auge recien­te de las posi­cio­nes sala­fis­tas-jiha­dis­tas. Cuan­do en 2007 el pro­pio Uma­rov deci­dió trans­for­mar la anti­gua repú­bli­ca che­che­na de Ich­ke­ria en una nue­va enti­dad polí­ti­ca, el «Emi­ra­to del Cáu­ca­so», lo hacía guia­do por una fuer­te doc­tri­na sala­fis­ta, y eso fue cla­ve para el pos­te­rior desa­rro­llo de la insur­gen­cia por toda la región.

Pero al mis­mo tiem­po fue moti­vo de dis­cre­pan­cia en Che­che­nia, don­de sec­to­res impor­tan­tes de la resis­ten­cia no com­par­tían ese giro sala­fis­ta, y denun­cia­ban que se pri­ma­ba una ideo­lo­gía isla­mis­ta por enci­ma de las deman­das de auto­de­ter­mi­na­ción, evi­den­cian­do de nue­vo el carác­ter hete­ro­gé­neo de la resis­ten­cia.

En los últi­mos meses, las ten­den­cias sala­fis­tas pare­cen haber «recu­pe­ra­do» inte­rés por la región. El uso de ciber­es­pa­cio, la vuel­ta de los ata­ques sui­ci­das, la estruc­tu­ra­ción del «Emi­ra­to del Cáu­ca­so» y otras apor­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas pare­cen haber reac­ti­va­do esta rama de la resis­ten­cia, pese a los encon­tro­na­zos con otros diri­gen­tes loca­les y, en oca­sio­nes, con una pobla­ción que nun­ca ha asu­mi­do este tipo de ten­den­cias del isla­mis­mo jiha­dis­ta y que ha man­te­ni­do otra con­cep­ción de la reli­gión.

La foto­gra­fía del nor­te del Cáu­ca­so com­par­te los prin­ci­pa­les ras­gos en todas sus repú­bli­cas, y pro­ba­ble­men­te en ese puzz­le pode­mos encon­trar argu­men­tos para enten­der mejor su com­ple­ja situa­ción. Las tasas de des­em­pleo son las más altas de Rusia, lo que lle­va a que muchos jóve­nes a emi­grar o a adhe­rir­se a los gru­pos de la resis­ten­cia, y la corrup­ción es endé­mi­ca, des­ta­can­do el papel de las oli­gar­quías loca­les, alia­das de Mos­cú, que con­tro­lan las ayu­das finan­cie­ras y la vida polí­ti­ca.

La mayo­ría son regí­me­nes fal­tos de demo­cra­cia, opre­so­res (don­de la vul­ne­ra­ción de los dere­chos huma­nos es cons­tan­te) y corrup­tos, que no dejan espa­cios a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la vida polí­ti­ca, social o eco­nó­mi­ca de las repú­bli­cas ten­ga lugar.

La cele­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de Invierno en Sochi en 2014 es una de las preo­cu­pa­cio­nes en los círcu­los polí­ti­cos del Krem­lin, cons­cien­tes de que ese even­to será una opor­tu­ni­dad de oro para que la resis­ten­cia se mues­tre a esca­la mun­dial y sal­ga del ostra­cis­mo mediá­ti­co a que la tie­ne some­ti­da Occi­den­te.

Pero Mos­cú tie­ne otros fac­to­res de preo­cu­pa­ción en la región. El aumen­to del sen­ti­mien­to nacio­nal de los cir­ca­sia­nos, que deman­dan la crea­ción de una repú­bli­ca pro­pia que pon­ga fin a la mar­gi­na­ción que dicen sufrir por par­te de los karachys o la exten­sión del movi­mien­to sala­fis­ta a zonas en las que has­ta aho­ra no tenían pre­sen­cia, como la este­pa de Nogai, la región de Sebas­to­pol, Adi­gea o inclu­so Azer­bai­yán.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *