El debate taurino salta a la arena vasca- Gara

«Los toros los inven­ta­mos los vas­cos», ter­cia­ba estos días el que fue­ra alcal­de de Gas­teiz y aho­ra dipu­tado en Madrid por el PP, Alfon­so Alon­so, como si la tra­di­ción fue­ra sig­ni­fi­ca­do de inmo­vi­li­dad. Tam­bién muchos pue­blos afri­ca­nos man­tie­nen la abla­ción geni­tal de las niñas por razo­nes ances­tra­les, res­pon­den des­de el otro lado del bur­la­de­ro. Argu­men­tos a favor y en con­tra de los toros reco­rren las pla­zas vas­cas.

p002_f02.jpg

Jose­ba VIVANCO I

En la Aste Nagu­sia donos­tia­rra coin­ci­die­ron ayer la pri­me­ra de abono en la pla­za de Illun­be y el corres­pon­dien­te envi­te anti­tau­rino con mani­fes­ta­ción inclui­da; así, los ani­ma­lis­tas pro­si­guen con su ini­cia­ti­va de reco­gi­da de fir­mas que lle­var des­pués al Par­la­men­to de Gas­teiz.

En la capi­tal ala­ve­sa ya se vio que las habi­tua­les pro­tes­tas de estos colec­ti­vos van a más y en la Aste Nagu­sia bil­bai­na se espe­ra que ocu­rra otro tan­to, ya que los actos de denun­cia sue­len ser aquí más rui­do­sos y con­cu­rri­dos. En Nafa­rroa, esa ten­ta­ti­va de lle­var una Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar simi­lar a la cata­la­na has­ta el Par­la­men­to foral ha comen­za­do ya.

«Esto es un virus que va a exten­der­se y hacer mucho daño», refle­xio­na­ba días atrás el pre­si­den­te de la comi­sión tau­ri­na de Azpei­tia, Joxin Iriar­te, a pesar de las pala­bras de tran­qui­li­dad que pre­fie­ren esgri­mir des­de el sec­tor. Sin embar­go, este afi­cio­na­do gui­puz­coano ‑naci­do a la hora de la soka­mu­tu­rra, como él des­ta­ca- lo tie­ne cla­ro: «La gen­te vie­ne a Azpei­tia a ver los toros. Tam­po­co me ima­gino San Fer­mín sin toros».

En Eus­kal Herria, el repar­to geo­grá­fi­co de las pla­zas esta­bles es muy desigual. Des­ta­can la de Baio­na, la bil­bai­na de Vis­ta Ale­gre y la cita­da Illun­be, de pri­me­ra cate­go­ría; las de Gas­teiz y Tolo­sa, de segun­do nivel; o las de Azpei­tia, Karran­tza, Sopuer­ta o Urdu­ña. La de Eibar echó el cie­rre el pasa­do año y está a la espe­ra de su derri­bo defi­ni­ti­vo. Ade­más, están las loca­li­da­des que en sus fies­tas echan mano de cosos por­tá­ti­les para novi­lla­das, como estos días ocu­rre en Lau­dio o Amu­rrio.

En Nafa­rroa la afi­ción es mucho mayor. Ade­más de la are­na de Iru­ñea, están las de Tute­ra ‑con lidias duran­te estos días‑, Liza­rra, Core­lla, Cas­can­te, Fite­ro, Erri­be­rri, Zan­gotza… Por no hablar de la arrai­ga­da tra­di­ción de la suel­tas de vaqui­llas o del pecu­liar encie­rro del Pilón en Fal­tzes.

En Ipar Eus­kal Herria, la his­tó­ri­ca afi­ción por los asta­dos está tam­bién muy exten­di­da. Ade­más de las ferias de la capi­tal labor­ta­na, lo que pro­li­fe­ran son otro tipo de jue­gos, como los recor­ta­do­res, espe­cial­men­te en verano diri­gi­dos sobre­to­do a los turis­tas de la cos­ta. En Erro­mar­di (Doni­ba­ne Lohi­zu­ne), dos veces a la sema­na sue­len orga­ni­zar­se jue­gos con vaqui­llas en los que pue­den par­ti­ci­par los espec­ta­do­res.

Un total de 272 toros y novi­llos fue­ron lidia­dos el pasa­do año en los cer­ca de medio cen­te­nar de fes­te­jos cele­bra­dos en la CAV. En Biz­kaia fue­ron sacri­fi­ca­dos 132 ani­ma­les, 80 en Gipuz­koa y 60 en Ara­ba, según datos apor­ta­dos estos días por el Minis­te­rio espa­ñol de Inte­rior. Hubo 38 fes­te­jos mayo­res, un 5,5% más que en el año 2008, de los que 25 fue­ron corri­das. Des­ta­ca el hecho de que la cen­te­na­ria pla­za de Tolo­sa se ha que­da­do este año sin toros; la fal­ta de públi­co y el desacuer­do eco­nó­mi­co son los res­pon­sa­bles. En Nafa­rroa se orga­ni­za­ron 44 fes­te­jos, lla­ma­ti­va­men­te un 22,8% menos que el año pre­ce­den­te, y sólo 19 fue­ron corri­das de toros, la segun­da cifra más baja en la últi­ma déca­da.

Como dato com­pa­ra­ti­vo, en el Esta­do espa­ñol se orga­ni­za­ron 1.848 fes­te­jos mayo­res, lo que supu­so un des­cen­so res­pec­to a 2008 del 16,6%.

La cues­tión toma tin­tes polí­ti­cos

En «el país de los vas­cos», que diría el his­to­ria­dor donos­tia­rra Iña­ki Ega­ña, la lla­ma­da «fies­ta de los toros» está cier­ta­men­te arrai­ga­da a lo lar­go de los últi­mos siglos. El pri­mer fes­te­jo tau­rino del que se tie­ne noti­cia se dice que se cele­bró en Barea (Logro­ño), el año 1135 con moti­vo de la coro­na­ción de Alfon­so VII. En aque­lla épo­ca, Barea que­da­ba den­tro de terri­to­rio eus­kal­dun.

Una rai­gam­bre que no es óbi­ce para que el siem­pre sano deba­te lle­gue a la opi­nión públi­ca y a los pro­pios repre­sen­tan­tes polí­ti­cos. Que eso se tra­duz­ca en una toma de deci­sión con­tra­ria a las corri­das, hoy por hoy pare­ce mucho más com­pli­ca­do que en Cata­lun­ya, a tenor de las pos­tu­ras expre­sa­das por por­ta­vo­ces de par­ti­dos o de colec­ti­vos liga­dos al sec­tor de la tau­ro­ma­quia.

Está cla­ro que ésta no va a ser una fae­na fácil. Más fac­ti­ble pue­de ser, en cam­bio, obli­gar a que las for­ma­cio­nes polí­ti­cas se retra­ten. El coor­di­na­dor gene­ral de EB, Mikel Ara­na, anun­ció hace unos días que pro­mo­ve­rá en setiem­bre un deba­te en el Par­la­men­to de Gas­teiz sobre la con­ti­nui­dad de las corri­das de toros, ade­lan­tan­do que en su gru­po son «favo­ra­bles a la prohi­bi­ción», aun­que mati­za­ra que no es una dis­cu­sión de «blan­co o negro».

Y es que la opción de la Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar adop­ta­da en Cata­lun­ya pue­de no ser la vía ópti­ma, como reco­no­cía estos días el pre­si­den­te de una de las aso­cia­cio­nes ani­ma­lis­tas, Kepa Tama­mes, de ATEA. Este deba­te no es como un toro cha­que­tea­do, ya torea­do. Cada caso es dis­tin­to.

Empre­sa difí­cil, aun­que este cono­ci­do acti­vis­ta tie­ne cla­ro que «el 28 de julio deci­di­mos que la cuen­ta atrás para la abo­li­ción de las corri­das de toros en Eus­ka­di había comen­za­do y yo creo que, inclu­so, los pro­pios tau­ri­nos saben que esto tie­ne los días con­ta­dos. Nues­tro papel aquí va a ser de mero cata­li­za­dor, es decir, que vamos a inten­tar que ese pro­ce­so sea lo más cor­to posi­ble. Esta­mos con­ven­ci­dos de que es cues­tión de tiem­po». En las fies­tas de Bil­bo esta­rán apo­ya­dos por la World Society for the Pro­tec­tion of Ani­mals, una de las mayo­res orga­ni­za­cio­nes ani­ma­lis­tas a nivel mun­dial.

Con­vic­ción y obje­ti­vos fir­mes, como los plan­tea­dos en Nafa­rroa por una pla­ta­for­ma deno­mi­na­da ``Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar. Aquí tam­bién'', que pro­mue­ve la reco­gi­da de fir­mas on-line y a pie de calle. Aun reco­no­cien­do lo «com­pli­ca­do» de su empe­ño, insis­ten en alcan­zar una «comu­ni­dad foral más sana». Nece­si­tan de al menos 7.000 apo­yos para some­ter una pro­pues­ta al Par­la­men­to, fren­te a los nada menos que 30.000 reque­ri­dos en la CAV.

Tan­to en uno como en otro caso, la meta es lle­var miles de fir­mas anti­tau­ri­nas has­ta las res­pec­ti­vas cáma­ras legis­la­ti­vas. En Face­book ya hay una ini­cia­ti­va titu­la­da «Para que en Eus­kal Herria tam­bién se prohí­ban las corri­das de toros», con más de 6.100 agre­ga­dos. Sin embar­go, los pro­nun­cia­mien­tos polí­ti­cos habi­dos has­ta el momen­to no pare­cen augu­rar, a día de hoy, un res­pal­do par­la­men­ta­rio sufi­cien­te.

El pre­si­den­te del EBB del PNV, Iñi­go Urku­llu, ya ha acla­ra­do que su for­ma­ción no tie­ne nin­gún inte­rés en lidiar con un toro tan áspe­ro, que para nada faci­li­ta el luci­mien­to. «En nues­tro entorno más direc­to hay gen­te a la que le gus­tan los toros y hay gen­te a la que no», ha ter­cia­do, pun­tua­li­zan­do que «no me van los espec­tácu­los que, en recin­to cerra­do, supon­gan una con­clu­sión de matar a un ani­mal».

Por par­te del PP, su pre­si­den­te en la CAV, Anto­nio Basa­goi­ti, metía su puya alu­dien­do a que ni se ima­gi­na «Eus­ka­di sin la exis­ten­cia de la tra­di­ción vas­ca y espa­ño­la de los toros», cali­fi­can­do a los detrac­to­res de las corri­das como de «per­so­nas con un con­cep­to tali­bán». Un capo­te que será de gran ayu­da al Eje­cu­ti­vo de Patxi López si la dis­cu­sión lle­ga al Par­la­men­to.

El pro­pio lehen­da­ka­ri dejó cla­ro ya en mayo pasa­do que el inte­rés de su gabi­ne­te pasa por «garan­ti­zar» la con­ti­nui­dad de esta «fies­ta» en las pla­zas de la CAV, para que los afi­cio­na­dos pue­dan seguir dis­fru­tan­do de la mis­ma «con nor­ma­li­dad». A su jui­cio, es lógi­co que haya vas­cos que no com­par­tan o que recha­cen el sen­ti­do de este espec­tácu­lo, pero cree que no dan lugar «a un sen­tir mayo­ri­ta­rio como pue­de suce­der en Cata­lu­ña».

En el res­to de for­ma­cio­nes polí­ti­cas no han bri­lla­do los pro­nun­cia­mien­tos. Qui­zá el más sig­ni­fi­ca­ti­vo sea el del pre­si­den­te de EA, Pello Uri­zar, quien dijo que su par­ti­do pri­ma­rá «la defen­sa de los ani­ma­les».

Unos posi­cio­na­mien­tos que tam­bién han teni­do sus par­ti­cu­la­res derro­tes en Nafa­rroa. El Gobierno de UPN anun­ció hace unos días que ha deci­di­do crear la dis­tin­ción «Fies­ta de Inte­rés Turís­ti­co de Nava­rra», que bien pudie­ra ser un sub­ter­fu­gio para pro­te­ger los espec­tácu­los tau­ri­nos en toda su exten­sión. En cual­quier caso, el 15 de mar­zo , el Par­la­men­to ya apro­bó una decla­ra­ción que reco­no­cía «el valor» de los «fes­te­jos tau­ri­nos tra­di­cio­na­les» como «patri­mo­nio cul­tu­ral inma­te­rial». Pro­pues­ta por CDN, reci­bió el apo­yo de UPN y PSN.

Por tan­to, ha que­da­do de mani­fies­to que, de momen­to, en la agen­da de los par­ti­dos no ha bus­ca­do hue­co para este deba­te. Pero en resu­men, UPN está a favor de «la fies­ta nacio­nal», el PSN está «en con­tra de la supre­sión», CDN dice que «no hay fies­tas patro­na­les sin ellos», el PP habla de «ata­que a la liber­tad», IUN ni se lo plan­tea de momen­to y NaBai, tam­bién des­de la barre­ra, al menos ve un deba­te legí­ti­mo. Pos­tu­ras que ponen muy en sol­fa cual­quier cam­bio de legis­la­ción, ni siquie­ra dejan­do los par­ti­dos liber­tad de voto a los 50 par­la­men­ta­rios.

¿Y qué suce­de en Ipar Eus­kal Herria? Allí, el dipu­tado de la UMP y alcal­de de Baio­na, Jean Gre­net, pre­si­de nada menos que la comi­sión tau­ri­na de la Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa, lo que ya es un influ­yen­te tan­to a favor de la tau­ro­ma­quia en esta par­te de Eus­kal Herria. Curio­sa­men­te, en el Esta­do fran­cés, las corri­das no están auto­ri­za­das; lo que exis­ten son dero­ga­cio­nes espe­cia­les para 74 ciu­da­des de 11 depar­ta­men­tos.

Gre­net, al hilo de la deci­sión en Cata­lun­ya, ya ha deja­do cla­ro que nin­gún par­ti­do polí­ti­co está pen­san­do allí en una pro­pues­ta simi­lar. «El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca con­si­de­ra que el sta­tu quo actual es una bue­na solu­ción», ha argu­men­ta­do. «Cuan­do voy a una corri­da no ten­go mala con­cien­cia», ha sen­ten­cia­do por si cabía algu­na duda.

Malos tiem­pos para los pro­mo­to­res

Tra­di­ción, defen­sa polí­ti­ca de los toros, ¿y la afi­ción? Baio­na aca­ba de cerrar su feria de agos­to ‑la siguien­te será en setiem­bre- y pare­ce que la res­pues­ta del públi­co no ha sido la desea­da por los pro­mo­to­res. El pre­si­den­te del coso, Oli­vier Brat­chart, con­fe­sa­ba estos días al dia­rio ``Sud-Ouest'' su decep­ción «ante los asien­tos vacíos», con tar­des en que ape­nas la mitad de la pla­za se ha ocu­pa­do.

Una ima­gen decep­cio­nan­te que es acha­ca­da, en cual­quier caso, a la cri­sis eco­nó­mi­ca gene­ral. El pro­pio pre­su­pues­to dedi­ca­do a la feria ha baja­do de 1,8 a 1,6 millo­nes de euros. No obs­tan­te, con­fían en que el atrac­ti­vo car­tel de setiem­bre equi­li­bre pér­di­das ‑ya hay 6.000 entra­das reser­va­das- y sus regi­do­res se con­sue­lan con el aval de los 1.500 abo­na­dos logra­dos, fren­te a los 700 de hace un par de años. Aun así, reco­no­cen el camino res­ba­la­di­zo de este nego­cio, con figu­ras del toreo con «con­tra­tos que no cono­cen la cri­sis», la pre­sión de los anti­tau­ri­nos y el con­tri­bu­yen­te asu­mien­do las pér­di­das.

En la últi­ma feria de La Blan­ca, por ejem­plo, la asis­ten­cia de afi­cio­na­dos ha sido dis­cre­ta y las corri­das pro­pia­men­te dichas ‑sin vaqui­llas ni rejo­nes- son defi­ci­ta­rias cada año para las arcas muni­ci­pa­les de Gas­teiz. De cara a la feria de Donos­tia, sus pro­mo­to­res reco­no­cen tam­bién que la res­pues­ta del públi­co no va a ser la desea­da, acha­cán­do­lo tam­bién a la cri­sis.

Qui­zá en Bil­bo se res­pi­re otro ambien­te. No en vano, la mitad del afo­ro de Vis­ta Ale­gre está reser­va­do a los socios y la ven­ta de entra­das va vien­to en popa ‑lle­van 70.000 de las 100.000 que se ofer­tan al públi­co para toda la feria-. El pre­si­den­te de esta pla­za, Matías Gon­zá­lez, espe­ra que «Eus­ka­di no entre en esa diná­mi­ca y no nos deje­mos arras­trar por estos gru­pos mino­ri­ta­rios». Y enar­bo­la tam­bién el men­sa­je de que «aquí han naci­do las raí­ces del toreo a pie».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: