El deba­te tau­rino sal­ta a la are­na vas­ca- Gara

«Los toros los inven­ta­mos los vas­cos», ter­cia­ba estos días el que fue­ra alcal­de de Gas­teiz y aho­ra dipu­tado en Madrid por el PP, Alfon­so Alon­so, como si la tra­di­ción fue­ra sig­ni­fi­ca­do de inmo­vi­li­dad. Tam­bién muchos pue­blos afri­ca­nos man­tie­nen la abla­ción geni­tal de las niñas por razo­nes ances­tra­les, res­pon­den des­de el otro lado del bur­la­de­ro. Argu­men­tos a favor y en con­tra de los toros reco­rren las pla­zas vas­cas.

p002_f02.jpg

Jose­ba VIVANCO I

En la Aste Nagu­sia donos­tia­rra coin­ci­die­ron ayer la pri­me­ra de abono en la pla­za de Illun­be y el corres­pon­dien­te envi­te anti­tau­rino con mani­fes­ta­ción inclui­da; así, los ani­ma­lis­tas pro­si­guen con su ini­cia­ti­va de reco­gi­da de fir­mas que lle­var des­pués al Par­la­men­to de Gas­teiz.

En la capi­tal ala­ve­sa ya se vio que las habi­tua­les pro­tes­tas de estos colec­ti­vos van a más y en la Aste Nagu­sia bil­bai­na se espe­ra que ocu­rra otro tan­to, ya que los actos de denun­cia sue­len ser aquí más rui­do­sos y con­cu­rri­dos. En Nafa­rroa, esa ten­ta­ti­va de lle­var una Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar simi­lar a la cata­la­na has­ta el Par­la­men­to foral ha comen­za­do ya.

«Esto es un virus que va a exten­der­se y hacer mucho daño», refle­xio­na­ba días atrás el pre­si­den­te de la comi­sión tau­ri­na de Azpei­tia, Joxin Iriar­te, a pesar de las pala­bras de tran­qui­li­dad que pre­fie­ren esgri­mir des­de el sec­tor. Sin embar­go, este afi­cio­na­do gui­puz­coano ‑naci­do a la hora de la soka­mu­tu­rra, como él des­ta­ca- lo tie­ne cla­ro: «La gen­te vie­ne a Azpei­tia a ver los toros. Tam­po­co me ima­gino San Fer­mín sin toros».

En Eus­kal Herria, el repar­to geo­grá­fi­co de las pla­zas esta­bles es muy des­igual. Des­ta­can la de Baio­na, la bil­bai­na de Vis­ta Ale­gre y la cita­da Illun­be, de pri­me­ra cate­go­ría; las de Gas­teiz y Tolo­sa, de segun­do nivel; o las de Azpei­tia, Karran­tza, Sopuer­ta o Urdu­ña. La de Eibar echó el cie­rre el pasa­do año y está a la espe­ra de su derri­bo defi­ni­ti­vo. Ade­más, están las loca­li­da­des que en sus fies­tas echan mano de cosos por­tá­ti­les para novi­lla­das, como estos días ocu­rre en Lau­dio o Amu­rrio.

En Nafa­rroa la afi­ción es mucho mayor. Ade­más de la are­na de Iru­ñea, están las de Tute­ra ‑con lidias duran­te estos días‑, Liza­rra, Core­lla, Cas­can­te, Fite­ro, Erri­be­rri, Zan­gotza… Por no hablar de la arrai­ga­da tra­di­ción de la suel­tas de vaqui­llas o del pecu­liar encie­rro del Pilón en Fal­tzes.

En Ipar Eus­kal Herria, la his­tó­ri­ca afi­ción por los asta­dos está tam­bién muy exten­di­da. Ade­más de las ferias de la capi­tal labor­ta­na, lo que pro­li­fe­ran son otro tipo de jue­gos, como los recor­ta­do­res, espe­cial­men­te en verano diri­gi­dos sobre­to­do a los turis­tas de la cos­ta. En Erro­mar­di (Doni­ba­ne Lohi­zu­ne), dos veces a la sema­na sue­len orga­ni­zar­se jue­gos con vaqui­llas en los que pue­den par­ti­ci­par los espec­ta­do­res.

Un total de 272 toros y novi­llos fue­ron lidia­dos el pasa­do año en los cer­ca de medio cen­te­nar de fes­te­jos cele­bra­dos en la CAV. En Biz­kaia fue­ron sacri­fi­ca­dos 132 ani­ma­les, 80 en Gipuz­koa y 60 en Ara­ba, según datos apor­ta­dos estos días por el Minis­te­rio espa­ñol de Inte­rior. Hubo 38 fes­te­jos mayo­res, un 5,5% más que en el año 2008, de los que 25 fue­ron corri­das. Des­ta­ca el hecho de que la cen­te­na­ria pla­za de Tolo­sa se ha que­da­do este año sin toros; la fal­ta de públi­co y el des­acuer­do eco­nó­mi­co son los res­pon­sa­bles. En Nafa­rroa se orga­ni­za­ron 44 fes­te­jos, lla­ma­ti­va­men­te un 22,8% menos que el año pre­ce­den­te, y sólo 19 fue­ron corri­das de toros, la segun­da cifra más baja en la últi­ma déca­da.

Como dato com­pa­ra­ti­vo, en el Esta­do espa­ñol se orga­ni­za­ron 1.848 fes­te­jos mayo­res, lo que supu­so un des­cen­so res­pec­to a 2008 del 16,6%.

La cues­tión toma tin­tes polí­ti­cos

En «el país de los vas­cos», que diría el his­to­ria­dor donos­tia­rra Iña­ki Ega­ña, la lla­ma­da «fies­ta de los toros» está cier­ta­men­te arrai­ga­da a lo lar­go de los últi­mos siglos. El pri­mer fes­te­jo tau­rino del que se tie­ne noti­cia se dice que se cele­bró en Barea (Logro­ño), el año 1135 con moti­vo de la coro­na­ción de Alfon­so VII. En aque­lla épo­ca, Barea que­da­ba den­tro de terri­to­rio eus­kal­dun.

Una rai­gam­bre que no es óbi­ce para que el siem­pre sano deba­te lle­gue a la opi­nión públi­ca y a los pro­pios repre­sen­tan­tes polí­ti­cos. Que eso se tra­duz­ca en una toma de deci­sión con­tra­ria a las corri­das, hoy por hoy pare­ce mucho más com­pli­ca­do que en Cata­lun­ya, a tenor de las pos­tu­ras expre­sa­das por por­ta­vo­ces de par­ti­dos o de colec­ti­vos liga­dos al sec­tor de la tau­ro­ma­quia.

Está cla­ro que ésta no va a ser una fae­na fácil. Más fac­ti­ble pue­de ser, en cam­bio, obli­gar a que las for­ma­cio­nes polí­ti­cas se retra­ten. El coor­di­na­dor gene­ral de EB, Mikel Ara­na, anun­ció hace unos días que pro­mo­ve­rá en setiem­bre un deba­te en el Par­la­men­to de Gas­teiz sobre la con­ti­nui­dad de las corri­das de toros, ade­lan­tan­do que en su gru­po son «favo­ra­bles a la prohi­bi­ción», aun­que mati­za­ra que no es una dis­cu­sión de «blan­co o negro».

Y es que la opción de la Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar adop­ta­da en Cata­lun­ya pue­de no ser la vía ópti­ma, como reco­no­cía estos días el pre­si­den­te de una de las aso­cia­cio­nes ani­ma­lis­tas, Kepa Tama­mes, de ATEA. Este deba­te no es como un toro cha­que­tea­do, ya torea­do. Cada caso es dis­tin­to.

Empre­sa difí­cil, aun­que este cono­ci­do acti­vis­ta tie­ne cla­ro que «el 28 de julio deci­di­mos que la cuen­ta atrás para la abo­li­ción de las corri­das de toros en Eus­ka­di había comen­za­do y yo creo que, inclu­so, los pro­pios tau­ri­nos saben que esto tie­ne los días con­ta­dos. Nues­tro papel aquí va a ser de mero cata­li­za­dor, es decir, que vamos a inten­tar que ese pro­ce­so sea lo más cor­to posi­ble. Esta­mos con­ven­ci­dos de que es cues­tión de tiem­po». En las fies­tas de Bil­bo esta­rán apo­ya­dos por la World Society for the Pro­tec­tion of Ani­mals, una de las mayo­res orga­ni­za­cio­nes ani­ma­lis­tas a nivel mun­dial.

Con­vic­ción y obje­ti­vos fir­mes, como los plan­tea­dos en Nafa­rroa por una pla­ta­for­ma deno­mi­na­da «Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar. Aquí tam­bién», que pro­mue­ve la reco­gi­da de fir­mas on-line y a pie de calle. Aun reco­no­cien­do lo «com­pli­ca­do» de su empe­ño, insis­ten en alcan­zar una «comu­ni­dad foral más sana». Nece­si­tan de al menos 7.000 apo­yos para some­ter una pro­pues­ta al Par­la­men­to, fren­te a los nada menos que 30.000 reque­ri­dos en la CAV.

Tan­to en uno como en otro caso, la meta es lle­var miles de fir­mas anti­tau­ri­nas has­ta las res­pec­ti­vas cáma­ras legis­la­ti­vas. En Face­book ya hay una ini­cia­ti­va titu­la­da «Para que en Eus­kal Herria tam­bién se prohí­ban las corri­das de toros», con más de 6.100 agre­ga­dos. Sin embar­go, los pro­nun­cia­mien­tos polí­ti­cos habi­dos has­ta el momen­to no pare­cen augu­rar, a día de hoy, un res­pal­do par­la­men­ta­rio sufi­cien­te.

El pre­si­den­te del EBB del PNV, Iñi­go Urku­llu, ya ha acla­ra­do que su for­ma­ción no tie­ne nin­gún inte­rés en lidiar con un toro tan áspe­ro, que para nada faci­li­ta el luci­mien­to. «En nues­tro entorno más direc­to hay gen­te a la que le gus­tan los toros y hay gen­te a la que no», ha ter­cia­do, pun­tua­li­zan­do que «no me van los espec­tácu­los que, en recin­to cerra­do, supon­gan una con­clu­sión de matar a un ani­mal».

Por par­te del PP, su pre­si­den­te en la CAV, Anto­nio Basa­goi­ti, metía su puya alu­dien­do a que ni se ima­gi­na «Eus­ka­di sin la exis­ten­cia de la tra­di­ción vas­ca y espa­ño­la de los toros», cali­fi­can­do a los detrac­to­res de las corri­das como de «per­so­nas con un con­cep­to tali­bán». Un capo­te que será de gran ayu­da al Eje­cu­ti­vo de Patxi López si la dis­cu­sión lle­ga al Par­la­men­to.

El pro­pio lehen­da­ka­ri dejó cla­ro ya en mayo pasa­do que el inte­rés de su gabi­ne­te pasa por «garan­ti­zar» la con­ti­nui­dad de esta «fies­ta» en las pla­zas de la CAV, para que los afi­cio­na­dos pue­dan seguir dis­fru­tan­do de la mis­ma «con nor­ma­li­dad». A su jui­cio, es lógi­co que haya vas­cos que no com­par­tan o que recha­cen el sen­ti­do de este espec­tácu­lo, pero cree que no dan lugar «a un sen­tir mayo­ri­ta­rio como pue­de suce­der en Cata­lu­ña».

En el res­to de for­ma­cio­nes polí­ti­cas no han bri­lla­do los pro­nun­cia­mien­tos. Qui­zá el más sig­ni­fi­ca­ti­vo sea el del pre­si­den­te de EA, Pello Uri­zar, quien dijo que su par­ti­do pri­ma­rá «la defen­sa de los ani­ma­les».

Unos posi­cio­na­mien­tos que tam­bién han teni­do sus par­ti­cu­la­res derro­tes en Nafa­rroa. El Gobierno de UPN anun­ció hace unos días que ha deci­di­do crear la dis­tin­ción «Fies­ta de Inte­rés Turís­ti­co de Nava­rra», que bien pudie­ra ser un sub­ter­fu­gio para pro­te­ger los espec­tácu­los tau­ri­nos en toda su exten­sión. En cual­quier caso, el 15 de mar­zo , el Par­la­men­to ya apro­bó una decla­ra­ción que reco­no­cía «el valor» de los «fes­te­jos tau­ri­nos tra­di­cio­na­les» como «patri­mo­nio cul­tu­ral inma­te­rial». Pro­pues­ta por CDN, reci­bió el apo­yo de UPN y PSN.

Por tan­to, ha que­da­do de mani­fies­to que, de momen­to, en la agen­da de los par­ti­dos no ha bus­ca­do hue­co para este deba­te. Pero en resu­men, UPN está a favor de «la fies­ta nacio­nal», el PSN está «en con­tra de la supre­sión», CDN dice que «no hay fies­tas patro­na­les sin ellos», el PP habla de «ata­que a la liber­tad», IUN ni se lo plan­tea de momen­to y NaBai, tam­bién des­de la barre­ra, al menos ve un deba­te legí­ti­mo. Pos­tu­ras que ponen muy en sol­fa cual­quier cam­bio de legis­la­ción, ni siquie­ra dejan­do los par­ti­dos liber­tad de voto a los 50 par­la­men­ta­rios.

¿Y qué suce­de en Ipar Eus­kal Herria? Allí, el dipu­tado de la UMP y alcal­de de Baio­na, Jean Gre­net, pre­si­de nada menos que la comi­sión tau­ri­na de la Asam­blea Nacio­nal fran­ce­sa, lo que ya es un influ­yen­te tan­to a favor de la tau­ro­ma­quia en esta par­te de Eus­kal Herria. Curio­sa­men­te, en el Esta­do fran­cés, las corri­das no están auto­ri­za­das; lo que exis­ten son dero­ga­cio­nes espe­cia­les para 74 ciu­da­des de 11 depar­ta­men­tos.

Gre­net, al hilo de la deci­sión en Cata­lun­ya, ya ha deja­do cla­ro que nin­gún par­ti­do polí­ti­co está pen­san­do allí en una pro­pues­ta simi­lar. «El pre­si­den­te de la Repú­bli­ca con­si­de­ra que el sta­tu quo actual es una bue­na solu­ción», ha argu­men­ta­do. «Cuan­do voy a una corri­da no ten­go mala con­cien­cia», ha sen­ten­cia­do por si cabía algu­na duda.

Malos tiem­pos para los pro­mo­to­res

Tra­di­ción, defen­sa polí­ti­ca de los toros, ¿y la afi­ción? Baio­na aca­ba de cerrar su feria de agos­to ‑la siguien­te será en setiem­bre- y pare­ce que la res­pues­ta del públi­co no ha sido la desea­da por los pro­mo­to­res. El pre­si­den­te del coso, Oli­vier Brat­chart, con­fe­sa­ba estos días al dia­rio «Sud-Ouest» su decep­ción «ante los asien­tos vacíos», con tar­des en que ape­nas la mitad de la pla­za se ha ocu­pa­do.

Una ima­gen decep­cio­nan­te que es acha­ca­da, en cual­quier caso, a la cri­sis eco­nó­mi­ca gene­ral. El pro­pio pre­su­pues­to dedi­ca­do a la feria ha baja­do de 1,8 a 1,6 millo­nes de euros. No obs­tan­te, con­fían en que el atrac­ti­vo car­tel de setiem­bre equi­li­bre pér­di­das ‑ya hay 6.000 entra­das reser­va­das- y sus regi­do­res se con­sue­lan con el aval de los 1.500 abo­na­dos logra­dos, fren­te a los 700 de hace un par de años. Aun así, reco­no­cen el camino res­ba­la­di­zo de este nego­cio, con figu­ras del toreo con «con­tra­tos que no cono­cen la cri­sis», la pre­sión de los anti­tau­ri­nos y el con­tri­bu­yen­te asu­mien­do las pér­di­das.

En la últi­ma feria de La Blan­ca, por ejem­plo, la asis­ten­cia de afi­cio­na­dos ha sido dis­cre­ta y las corri­das pro­pia­men­te dichas ‑sin vaqui­llas ni rejo­nes- son defi­ci­ta­rias cada año para las arcas muni­ci­pa­les de Gas­teiz. De cara a la feria de Donos­tia, sus pro­mo­to­res reco­no­cen tam­bién que la res­pues­ta del públi­co no va a ser la desea­da, acha­cán­do­lo tam­bién a la cri­sis.

Qui­zá en Bil­bo se res­pi­re otro ambien­te. No en vano, la mitad del afo­ro de Vis­ta Ale­gre está reser­va­do a los socios y la ven­ta de entra­das va vien­to en popa ‑lle­van 70.000 de las 100.000 que se ofer­tan al públi­co para toda la feria-. El pre­si­den­te de esta pla­za, Matías Gon­zá­lez, espe­ra que «Eus­ka­di no entre en esa diná­mi­ca y no nos deje­mos arras­trar por estos gru­pos mino­ri­ta­rios». Y enar­bo­la tam­bién el men­sa­je de que «aquí han naci­do las raí­ces del toreo a pie».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *