La fun­ción debe con­ti­nuar- Hugo Chá­vez Frías

I
El domin­go 15 de agos­to, al publi­car­se la pre­sen­te entre­ga de Las líneas de Chá­vez, esta­re­mos con­me­mo­ran­do el 205 ani­ver­sa­rio del Jura­men­to del Mon­te Sacro. Aquel memo­ra­ble 15 de agos­to de 1805 en Roma, como bien nos lo dice Augus­to Mija­res, nació el Liber­ta­dor. Tenien­do como tes­ti­gos a su maes­tro Simón Rodrí­guez y a su entra­ña­ble ami­go Fer­nan­do Rodrí­guez del Toro, el joven Simón Bolí­var, a sus 22 años, juró ante ellos, y con ellos, con­sa­grar su vida a la inde­pen­den­cia de Nues­tra América.

Aquel jura­men­to fue la ple­na asun­ción de un com­pro­mi­so de la mayor tras­cen­den­cia. En este sen­ti­do hablan por sí mis­mas estas pala­bras de la extra­or­di­na­ria car­ta que le diri­gie­ra a Robin­son el 19 de enero de 1824 des­de Pati­vil­ca, Perú, al ente­rar­se de que éste se encon­tra­ba en Colom­bia: “¿Se acuer­da Vd. cuan­do fui­mos jun­tos al Mon­te Sacro en Roma a jurar sobre aque­lla tie­rra san­ta la liber­tad de la Patria? Cier­ta­men­te no habrá Vd. olvi­da­do aquel día de eter­na glo­ria para noso­tros; día que anti­ci­pó, por decir­lo así, un jura­men­to pro­fé­ti­co a la mis­ma espe­ran­za que no debía­mos tener”.

Uno pue­de pre­gun­tar­se: ¿qué impul­sa­ba a aquel joven a hacer un jura­men­to de tal cali­bre y a tomar para sí seme­jan­te misión que no tenía, en aquel enton­ces, posi­bi­li­dad algu­na de rea­li­za­ción con­cre­ta? Yo quie­ro res­pon­der de esta mane­ra: la fe en la Amé­ri­ca que esta­ba lla­ma­da a ser libre y a regir­se por sí misma.

Oiga­mos, una vez más, el ver­bo encen­di­do, ins­pi­ra­do e ins­pi­ra­dor del joven Bolí­var aquel 15 de agos­to: “…en cuan­to a resol­ver el gran pro­ble­ma del hom­bre en liber­tad, pare­ce que el asun­to ha sido des­co­no­ci­do y que el des­pe­je de esa mis­te­rio­sa incóg­ni­ta no ha de veri­fi­car­se sino en el Nue­vo Mundo”.

En el pre­sen­te, des­pe­jar la incóg­ni­ta del hom­bre en liber­tad sig­ni­fi­ca luchar sin tre­gua con­tra todo lo que lo explo­ta, todo lo que lo domi­na, todo lo que lo opri­me. Es por eso que hoy más que nun­ca, no pue­de sino veri­fi­car­se en el Nue­vo Mun­do como se está veri­fi­can­do: Nue­vo Mun­do, esto es, Nues­tra Amé­ri­ca como encar­na­ción de la cau­sa de la humanidad.

Noso­tros y noso­tras, depo­si­ta­rios y depo­si­ta­rias de aquel sagra­do jura­men­to, jura­mos, de nue­vo, con el Padre Liber­ta­dor: no dare­mos des­can­so a nues­tros bra­zos ni repo­so a nues­tras almas, has­ta no alcan­zar nues­tra defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia, rom­pien­do todas las cade­nas que haya que rom­per y ven­cien­do a todos los impe­rios que haya que vencer.

II

El domin­go esta­re­mos con­me­mo­ran­do, tam­bién, el sex­to ani­ver­sa­rio de otra fecha his­tó­ri­ca: un 15 de agos­to de 2004 el pue­blo vene­zo­lano, de for­ma mayo­ri­ta­ria y aplas­tan­te, dio un rotun­do “No” para parar en seco todas las pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas de dar al tras­te con nues­tra Revo­lu­ción Bolivariana.
Con 5 millo­nes 800 mil 629 votos res­pal­dan­do la opción del “No”, casi el 60% del uni­ver­so de votan­tes, aquel refe­ren­do dejo de ser revo­ca­to­rio para con­ver­tir­se en reafirmatorio.

Ya en la noche de aquel día de glo­ria, en mi inter­ven­ción lue­go de cono­cer­se los resul­ta­dos elec­to­ra­les, expre­sé una con­vic­ción pro­fun­da, naci­da de la gran vic­to­ria popu­lar: Vene­zue­la cam­bió para siem­pre. Con estas pala­bras, qui­se defi­nir el pun­to his­tó­ri­co de rup­tu­ra con­quis­ta­do aquel día por nues­tro pueblo.

El 15 de agos­to de 2004 será recor­da­do por la pos­te­ri­dad, como el día de la con­sa­gra­ción defi­ni­ti­va del mode­lo de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca pues­to en mar­cha por el pue­blo vene­zo­lano, gra­cias a nues­tra Constitución.
Y se con­fir­mó una ver­dad inne­ga­ble: en nin­gún país del mun­do el ejer­ci­cio elec­to­ral, como expre­sión de la sobe­ra­nía popu­lar, ha sido tan con­ti­nuo como en la Patria de Simón Bolí­var a lo lar­go de lo que va de siglo XXI.

III

El mar­tes 10 de agos­to via­ja­mos a San­ta Mar­ta a una cita his­tó­ri­ca. Y en ese lugar sagra­do que es la Quin­ta San Pedro Ale­jan­drino, Colom­bia y Vene­zue­la vol­vie­ron a encon­trar­se en Bolí­var, alcan­zan­do jun­tas el impres­cin­di­ble pun­to de par­ti­da para el pleno y efec­ti­vo relan­za­mien­to de nues­tra rela­ción como pue­blos her­ma­nos, her­ma­na­dos por la his­to­ria, que se nece­si­tan el uno al otro. Se impu­so el camino del diá­lo­go direc­to y trans­pa­ren­te, y en tres horas se logró el res­ta­ble­ci­mien­to de nues­tras rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. Que­dó demos­tra­da nues­tra capa­ci­dad para poner­nos de acuer­do, más allá de nues­tras dife­ren­cias, si hay la volun­tad polí­ti­ca para hacerlo.

Quie­ro decir­te, com­pa­trio­ta que me lees, que vol­ví a sen­tir a la Colom­bia pro­fun­da en el camino des­de el aero­puer­to a San Pedro Ale­jan­drino: vol­ví a sen­tir­la en las innu­me­ra­bles mani­fes­ta­cio­nes de cari­ño de tan­tos hom­bres y muje­res. La pasión y el afec­to des­bor­dan­te del pue­blo colom­biano pre­lu­dia­ron, con su belle­za y su ver­dad, el tenor del encuen­tro. Y así fue: con el pen­sa­mien­to cal­mo y el ver­bo pleno de fran­que­za, la reu­nión con el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos dio sus fru­tos, aun­que muchos de lado y lado de la fron­te­ra, hubie­sen que­ri­do que fracasara.

Nues­tros dos gobier­nos deci­die­ron pasar la pági­na. Pero no la pasa­mos de cual­quier mane­ra, así lo creo, por­que nos guía el pro­pó­si­to supe­rior de reto­mar el sen­de­ro de la paz y del entendimiento.

Nece­sa­rio es des­ta­car que la cita de San­ta Mar­ta fue cla­ro anun­cio de que lle­gó la hora de la Una­sur: no es poca cosa haber con­ju­ra­do la posi­bi­li­dad cier­ta de una gue­rra fra­tri­ci­da. En espe­cial, su secre­ta­rio gene­ral, el com­pa­ñe­ro Nés­tor Kirch­ner, mere­ce toda nues­tra gra­ti­tud y nues­tro reco­no­ci­mien­to por su pacien­te, teso­ne­ro y efi­caz ejer­ci­cio de mediación.

IV

Tris­te día fue el jue­ves 12 de agos­to, y lo digo con una lágri­ma cru­zán­do­me el cora­zón. La dolo­ro­sa nue­va de la des­apa­ri­ción físi­ca de ese genuino revo­lu­cio­na­rio lla­ma­do Luis Tas­cón, me con­mo­vió en lo más hon­do. Más allá de las dife­ren­cias pun­tua­les que tuvi­mos en su momen­to, a este gran cama­ra­da lo recor­da­ré siem­pre con el más pro­fun­do afec­to y nun­ca deja­ré de reco­no­cer su inte­gri­dad y su fir­me­za. ¡Honor y glo­ria a Luis Tas­cón! Y todo mi sen­ti­mien­to para sus seres queridos.

V

La dig­ni­dad cum­plió 84 años este vier­nes 13 de agos­to: la viva y ejem­plar dig­ni­dad que encar­na el coman­dan­te Fidel Cas­tro. Y este lumi­no­so ani­ver­sa­rio ha esta­do pre­ce­di­do por su reapa­ri­ción públi­ca: con reno­va­do vigor físi­co y con la mis­ma pasión revo­lu­cio­na­ria, la pre­sen­cia de Fidel, su gigan­tes­ca esta­tu­ra inte­lec­tual y huma­na, ha sido un pro­fun­do y pode­ro­so moti­vo de ale­gría para nues­tros pueblos.

Ya a tra­vés de sus impres­cin­di­bles Refle­xio­nes del com­pa­ñe­ro Fidel, se ha reafir­ma­do como uno de los mayo­res vigías de nues­tro tiem­po: en las últi­mas sema­nas, en espe­cial, su ejer­ci­cio de acla­rar y pre­ver, como que­ría Mar­tí, nos ha per­mi­ti­do enten­der que lo que está en jue­go en el Gol­fo Pér­si­co es la posi­bi­li­dad de una heca­tom­be nuclear si Esta­dos Uni­dos e Israel no dan mar­cha atrás en su inten­ción de ava­sa­llar a la dig­ní­si­ma Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán.

Yo sien­to el honor de estar cer­ca de Fidel. Y mi gra­ti­tud y mi admi­ra­ción sólo son com­pa­ra­bles con mi afecto.

VI

Aho­ra, cuan­do ter­mino estas líneas, reci­bo otra tris­te noti­cia: Ha muer­to el gene­ral Alber­to Müller Rojas.
Escri­bo con el alma en Chá­vez­can­dan­ga: “Vaya que de noti­cias en estos días. Ha muer­to aho­ra mi gene­ral Müller. Pues que toquen la Dia­na Cara­bo­bo mil cor­ne­tas y que redo­blen mil tambores”.

Lo qui­se de ver­dad como se quie­re a un padre y lo lle­va­ré para siem­pre en mi corazón.

Tome­mos su ejem­plo de lucha­dor incan­sa­ble por la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y la Patria Socialista.

Dijo el poe­ta: “La fun­ción debe continuar”.

Pues con­ti­nua­re­mos.

¡Pues Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.