Huel­ga de ham­bre en el cen­tro de deten­ción de inmi­gran­tes de Cam­ps­field Hou­se, Ingla­te­rra- La Hai­ne

Cam­ps­field Hou­se es un cen­tro de deten­ción de inmi­gran­tes ubi­ca­do en Kid­ling­ton, a unos 10 km de Oxford, Ingla­te­rra. Es una cár­cel con áni­mo de lucro a car­go de Group 4 y super­vi­sa­da por fun­cio­na­rios de inmi­gra­ción del Minis­te­rio del Inte­rior. Anti­gua­men­te fun­cio­na­ba como cen­tro de deten­ción de jóve­nes, has­ta que en noviem­bre de 1993 reabrió con las actua­les carac­te­rís­ti­cas. El Con­se­jo Parro­quial de la zona se opu­so al pro­yec­to, pero sus deseos se vie­ron anu­la­dos por Inte­rior.

Hay 200 pre­sos en Cam­ps­field Hou­se. La mayo­ría de ellos son refu­gia­dos polí­ti­cos que han esca­pa­do del peli­gro, la tor­tu­ra o inclu­so la muer­te de paí­ses como Nige­ria, Alge­ria, Gha­na, Tur­quía, la India o el Con­go. Están dete­ni­dos sin car­gos, sin tiem­po lími­te, sin nin­gún moti­vo que se les haya comu­ni­ca­do, y sin debi­do acce­so a unx repre­sen­tan­te legal. Amnis­tía Inter­na­cio­nal denun­cia que se están infrin­gien­do unos dere­chos huma­nos mun­dial­men­te reco­no­ci­dos. El ex Ins­pec­tor Jefe de de Pri­sio­nes de Su Majes­tad (el juez Stephen Tumim) y la Fun­da­ción Médi­ca para el Cui­da­do de las Víc­ti­mas de la Tor­tu­ra han con­de­na­do las con­di­cio­nes de Cam­ps­field Hou­se.

Los pre­sos de este cen­tro son det­nei­dos detrás de una valla de unos seis metros aca­ba­da en alam­bre de espino. Hay cáma­ras de vigi­lan­cia por todo el recin­to, y los fami­lia­res y ami­gos de los dete­ni­dos que desean visi­tar­les son cachea­dos para des­pués tener que pasar cin­co puer­tas de con­trol remo­to. Hay un moles­to sis­te­ma de mega­fo­nía que se oye des de cual­quier rin­cón, has­ta en las cel­das com­par­ti­das. Cam­ps­field Hou­se fun­cio­na como una pri­sión de alta segu­ri­dad.


Pri­mer comu­ni­ca­do

Por nues­tra con­di­ción de extran­je­ros resi­den­tes en este esta­do, a menu­do se nos cri­mi­na­li­za con la inten­ción de dete­ner­nos y depor­tar­nos, pues así lo per­mi­te la ley: según la Con­ven­ción Euro­pea de los Dere­chos Huma­nos, se pue­den depor­tar los extran­je­ros resi­den­tes en el Rei­no Uni­do que repre­sen­ten una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal. A los extran­je­ros se les impo­ne actual­men­te penas de cár­cel de doce meses o más, en espe­ra de su depor­ta­ción. Las depor­ta­cio­nes se efec­túan en vue­los pri­va­dos ad hoc, con per­so­nal de segu­ri­dad que tor­tu­ra y abu­sa de los pre­sos duran­te el pro­ce­so. Los pre­sos son rete­ni­dos, ata­dos, gol­pea­dos y tra­ta­dos con vio­len­cia en el avión.

El 26 de julio de 2010, un pre­so de Cam­ps­field tra­tó de sui­ci­dar­se a cau­sa del tra­ta­mien­to reci­bi­do en dicho cen­tro.

Amnis­tía Inter­na­cio­nal tam­bién a juz­ga­do que nues­tro encar­ce­la­mien­to vul­ne­ra los Dere­chos Huma­nos, mun­dial­men­te reco­no­ci­dos.

Somos tor­tu­ra­dos, rete­ni­dos, ata­dos como ani­ma­les y gol­pea­dos duran­te el pro­ce­so de depor­ta­ción. Esto no pue­de ser legal, pues hay una dis­po­si­ción en la Con­ven­ción Euro­pea de los Dere­chos Huma­nos que prohí­be la tor­tu­ra, tan­to men­tal como físi­ca.

Con dolor, pedi­mos al gobierno, al Par­la­men­to, a la Cáma­ra de los Comu­nes, a los par­la­men­ta­rios y a las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes que nos ayu­den y tra­ten esas cues­tio­nes, que no sólo afec­tan a nues­tras vidas y nues­tro futu­ro, sino tam­bién a los miles de nues­tras fami­lias, que sufren cons­tan­te­men­te.

Los pre­sos – Cam­ps­field Hou­se


Varios pre­sos en el cen­tro de deten­ción de inmi­gran­tes de Cam­ps­field Hou­se (a car­go de la empre­sa pri­va­da GEO Group Ltd.) cer­ca de Oxford se encuen­tran actual­men­te en huel­ga de ham­bre para pro­tes­tar por su situa­ción. Los pre­sos saca­ron este comu­ni­ca­do hace unos días, pero has­ta la fecha no se había publi­ca­do, sino que sólo cir­cu­la­ba por lis­tas de correo.

Segun­do comu­ni­ca­do

Encar­ce­la­dos ile­gal­men­te (mar­tes 3 de agos­to de 2010)

Apre­cia­mos los esfuer­zos y el apo­yo que hemos reci­bi­do.

A día de hoy con­ti­nua­mos luchan­do por nues­tros dere­chos. A día de hoy, noso­tros, los dete­ni­dos, segui­re­mos luchan­do por la liber­tad y la segu­ri­dad, que son nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les.

Resul­ta increí­ble que el mis­mo país que defien­de los dere­chos huma­nos y la liber­tad y que abo­lió la escla­vi­tud toda­vía prac­ti­que un tra­to tan inhu­mano hacia per­so­nas con los mis­mos dere­chos. Todo esto a escon­di­das del mun­do ente­ro, con la inten­ción de que nadie se de cuen­ta de esta injus­ti­cia que las ins­ti­tu­cio­nes apo­yan.

A día de hoy, levan­ta­mos nues­tras voces has­ta que alcan­ce­mos la liber­tad. Más de 140 dete­ni­dos hemos toma­do la deci­sión de no comer y no dor­mir has­ta que nues­tras vidas y las vidas de nues­tras fami­lias vuel­van a la nor­ma­li­dad.

Has­ta aho­ra, ni la Agen­cia para el Con­trol de Fron­te­ras del Rei­no Uni­do ni Inmi­gra­ción se han pues­to en con­tac­to con noso­tros en rela­ción con nues­tra pro­tes­ta. Han escu­rri­do el bul­to y se han nega­do a esta­ble­cer nin­gu­na comu­ni­ca­ción o diá­lo­go con noso­tros. Esto es un signo evi­den­te de la debi­li­dad de la Agen­cia para el Con­trol de Fron­te­ras y de que entien­den que lucha­mos por una bue­na cau­sa.

Hemos leí­do en la pren­sa que aquí tene­mos máqui­nas expen­de­do­ras y ser­vi­cio médi­co. Es obvio que Inmi­gra­ción no tie­ne ni la más míni­ma idea de las difi­cul­ta­des a las que nos afron­ta­mos. Nues­tras vidas están en peli­gro, no tene­mos nin­gu­na liber­tad, nos están tor­tu­ran­do, y aún así Inmi­gra­ción habla de máqui­nas expen­de­do­ras. Son afir­ma­cio­nes malin­ten­cio­na­das para negar o qui­tar impor­tan­cia al peso de nues­tra con­vic­ción. ¿A caso pue­de una máqui­na expen­de­do­ra dar de comer a 140 per­so­nas?

Nues­tras vidas y nues­tra liber­tad ten­drían que con­tar lo mis­mo que las del res­to de los más de seis mil millo­nes de huma­nos en el mun­do. Nues­tras fami­lias están sufrien­do, nues­tros casos ten­drían que ser revi­sa­dos a menu­do, nues­tra deten­ción ten­dría que ser jus­ti­fi­ca­ble, se nos ten­dría que dar el tiem­po sufi­cien­te para un pro­ce­so judi­cial jus­to, no ten­dría­mos que estar dete­ni­dos inde­fi­ni­da­men­te.

En Julio de 2010, el juez Jus­ti­ce Sil­ber dic­tó que la polí­ti­ca de depor­ta­ción ace­le­ra­da era “ilí­ci­ta y debe ser anu­la­da”. Sin embar­go, la Agen­cia para el Con­trol de Fron­te­ras aún se per­mi­te dicha prác­ti­ca, la cual se opo­ne a la sen­ten­cia de Jus­ti­ce Sil­ber.

Lan­za­mos esta pre­gun­ta al aire: ¿Hay algún moti­vo que pue­da jus­ti­fi­car la deten­ción, por par­te de cual­quier orga­ni­za­ción, ins­ti­tu­ción o esta­do, de una per­so­na con fami­lia (mujer e hijxs) duran­te tres años?

Sabe­mos tam­bién que cabe la posi­bi­li­dad de que nues­tros esfuer­zos se vean repri­mi­dos y que nues­tra voz no lle­gue al gobierno o al ente ade­cua­do. A pesar de ello, segui­re­mos luchan­do día tras día.
Humil­de­men­te pedi­mos que el Par­la­men­to y el Con­se­jo de Minis­tros hagan caso a nues­tras sin­ce­ras preo­cu­pa­cio­nes, pues­to que nues­tras muje­res, hijxs y tam­bién noso­tros, los pre­sos, esta­mos murien­do muy len­ta­men­te.

Esta noche, dor­mi­re­mos en el exte­rior, enci­ma de la hier­ba, y nos nega­re­mos a dor­mir den­tro. Mere­ce­mos ser escu­cha­dos y, has­ta enton­ces, lucha­re­mos.

A pesar de todo, cree­mos que la gen­te tie­ne un buen cora­zón y que todxs tene­mos dere­cho a vivir.

Noso­tros, sim­ple­men­te; los pre­sos.
(En nom­bre de todos los pre­sos).


Infor­ma­ción reco­pi­la­da y tra­du­ci­da por M. para La Hai­ne.
Tex­tos ori­gi­na­les en inglés dis­po­ni­bles en: http://​www​.clo​se​cam​ps​field​.org​.uk/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *