[Foto] Argen­ti­na: mili­tan­tes juve­ni­les escra­cha­ron al juez Gar­zón en La Pla­ta- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Recri­mi­na­ron al juez espa­ñol, su per­mi­si­vi­dad con las tor­tu­ras en Eus­kal Herria

Nume­ro­sos inte­gran­tes de Jóve­nes con­tra la Tor­tu­ra (una agru­pa­ción que reúne a estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res e hijos de des­apa­re­ci­dos) y del Movi­mien­to Patriói­ti­co Revo­lu­cio­na­rio Que­bra­cho y de la CTD, apro­ve­cha­ron la pre­sen­cia del juez Bal­ta­sar Gar­zón en el acto de la Comi­sión Pro­vin­cial por la Memo­ria, rea­li­za­do en La Pla­ta, para denun­ciar­lo públi­ca­men­te como repre­sor del pue­blo vas­co y de otras nacio­na­li­da­des del Esta­do espa­ñol.

El acto cen­tral se reali­zó en el audi­to­rio del Pasa­je Dar­do Rocha de La Pla­ta, con la par­ti­ci­pa­ción de los inte­gran­tes del Comi­té con­tra la Tor­tu­ra, Adol­fo Pérez Esqui­vel, Hugo Cañón, Ale­jan­dro Mos­que­ra y Rober­to Cipriano, quie­nes pre­sen­ta­ron el infor­me anual sobre la situa­ción de las per­so­nas alo­ja­das en cár­ce­les, comi­sa­rías e ins­ti­tu­tos de meno­res en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires duran­te 2009.
Dicho infor­me cons­ta­ta el esta­do de emer­gen­cia car­ce­la­rio que se vive en el país y se dan cifras deso­la­do­ras del tra­to que reci­ben los presos.Hasta allí, la reu­nión cami­na­ba por un anda­ri­vel lógi­co, ya que los expo­nen­tes y el pro­pio Comi­té con­tra la Tor­tu­ra Pro­vin­cial, tie­nen méri­tos de sobra para que lo expues­to en sus res­pec­ti­vos rela­tos goce de total cre­di­bi­li­dad. Sin embar­go, como vie­ne ocu­rrien­do en estos últi­mos días, apa­re­ció un inmen­so nuba­rrón en el hori­zon­te, pre­ci­sa­men­te cuan­do se le con­ce­dió la pala­bra a uno de los invi­ta­dos «de honor», el mediá­ti­co juez Gar­zón.

A la hora de diri­gir­se al públi­co, como ora­dor de cie­rre, Gar­zón dijo sen­tir­se «impre­sio­na­do» y no com­pren­der «cómo pue­de haber, a estas altu­ras, comi­sa­rías que sean cen­tros de deten­ción cuan­do debe­rían ser luga­res don­de las per­so­nas no estén más de dos o tres días en fun­ción de la legis­la­ción que pre­vea la deten­ción pre­ven­ti­va antes de ser expues­to a la dis­po­si­ción judi­cial». Asi­mis­mo, con tono auto­crí­ti­co, con­si­de­ró que «lo que tene­mos que hacer es exi­gir­le al sis­te­ma, a aque­llos que tie­nen que pro­mo­ver y con­ce­der los medios nece­sa­rios y aque­llos que tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad, que el enjui­cia­mien­to se pro­duz­ca con garan­tías, en tiem­po razo­na­ble y con el debi­do pro­ce­so sen­ten­ciar, si hay que sen­ten­ciar, y absol­ver, si hay que absol­ver. Y ahí sí se pro­du­ci­rá lo que la Cons­ti­tu­ción y los prin­ci­pios bási­cos del dere­cho esta­ble­cen».

Real­men­te hay que tener san­gre de pato para no indig­nar­se fren­te a seme­jan­tes decla­ra­cio­nes. No por lo que el juez des­cri­be de las cár­ce­les argen­ti­nas, sino por­que es pre­ci­sa­men­te Gar­zón el menos indi­ca­do en hablar del tema, vinien­do como vie­ne, de un país que no sólo no res­pe­ta los dere­chos de los pre­sos, sino que lo ha teni­do al pro­pio Gar­zón, como una pie­za fun­da­men­tal del entra­ma­do repre­si­vo con­tra estos mis­mos pre­sos.

Expre­sar a boca suel­ta, y sin inmu­tar­se ni titu­bear, que no pue­de com­pren­der como es que aquí las comi­sa­rías son cen­tros de deten­ción, jus­ta­men­te él que ha con­ver­ti­do, gra­cias a sus reco­men­da­cio­nes «espe­cia­les», a los cuar­te­les de la sinies­tra Guar­dia Civil fran­quis­ta en cen­tros de tor­tu­ra, ame­dren­ta­mien­to y exter­mi­nio de los pre­sos y pre­sas vas­cas que han pasa­do por su juris­dic­ción, es algo más que una infa­mia, sino que se pare­ce a una pro­vo­ca­ción.

Que Gar­zón ‑quien a dife­ren­cia de otros jue­ces, se delei­ta­ba con ir al fren­te de los escua­dro­nes poli­cia­les que alla­na­ban, gol­pea­ban y secues­tra­ban a ciu­da­da­nos vas­cos- expre­se la ver­dad incon­tes­ta­ble, de que aquí no se res­pe­tan los dere­chos de los pre­sos, y a la vez ocul­te a su res­pe­ta­ble audien­cia que él ha per­mi­ti­do que los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos sean mal­tra­ta­dos has­ta un gra­do super­la­ti­vo, tan­to que varias comi­sa­rías y cár­ce­les espa­ño­las son deno­mi­na­das como «sucur­sa­les de Abu Graib» o figu­ran en los lis­ta­dos de Amnis­tía Inter­na­cio­nal o la comi­sión sobre tor­tu­ra de Nacio­nes Uni­das. Si las con­se­cuen­cias de ese com­por­ta­mien­to no pro­vo­ca­ra tan­to dolor y sufri­mien­to a las víc­ti­mas, el rela­to del juez se podría con­fun­dir con una bro­ma pesa­da. Pero así como due­len estas fala­cias, tam­bién es cier­to que ofen­de tan­to silen­cio local fren­te a las mis­mas.

NO TODAS FUERON ROSAS PARA GARZON
Así como la casi tota­li­dad de los asis­ten­tes pudie­ron ente­rar­se a tra­vés de los volan­tes repar­ti­dos por los Jóve­nes con­tra la Tor­tu­ra, de quien era el per­so­na­je al que home­na­jea­ban y aplau­dían a rabiar, fue el pro­pio juez quien se topó cara a cara con la pro­tes­ta en su con­tra. Mien­tras, el son­rien­te magis­tra­do fir­ma­ba autó­gra­fos a sus fans, una joven mili­tan­te que por­ta­ba varios libros sobre «Tor­tu­ra en el País Vas­co» se le puso a la par, con tan bue­na suer­te que coin­ci­dió con el hecho de que el juez en su eufo­ria por fir­mar, se vio nece­si­ta­do de un apo­yo para los pape­les que le alcan­za­ban. La joven le cedió el libro de marras, seña­lán­do­le «apo­ye aquí, doc­tor».

Gar­zón empa­li­de­ción al ver el nom­bre del tex­to que se refe­ría al Macro­su­ma­rio 1898 por el cual gra­cias a su ges­tión repre­so­ra fue­ron injus­ta­men­te envia­dos a la cár­cel acu­sa­dos de «terro­ris­tas» nume­ro­sas per­so­na­li­da­des, inte­lec­tua­les, tra­ba­ja­do­res y jóve­nes vascos.A par­tir de ese momen­to, y duran­te 15 minu­tos, los jóve­nes anti-tor­tu­ra lo estu­vie­ron cues­tio­nan­do de fren­te, recor­dán­do­le las denun­cias por tor­tu­ra en la que él inter­vino y archi­vó los casos de común acuer­do con los poli­cías vic­ti­ma­rios. La dis­cu­sión subió de tono, y algu­nos medios se acer­ca­ron y pusie­ron el micró­fono, mien­tras algu­nos escri­bas toma­ban nota que jamás fue­ron publi­ca­das.

Con total pre­ci­sión y car­ga­dos de datos que no fal­tan, los jóve­nes reba­tie­ron una a una los inten­tos de defen­sa que hizo el super juez. Aco­rra­la­do y con cara de pocos ami­gos, el «home­na­jea­do» fue res­ca­ta­do por los orga­ni­za­do­res del acto y tuvo que reti­rar­se apre­su­ra­da­men­te, reco­rrien­do el lar­go pasi­llo del Cen­tro Dar­do Rocha, escol­ta­do por las ban­de­ras de soli­da­ri­dad con los pre­sos y pre­sas vas­cas. Ya no son­reía como al prin­ci­pio, no era para menos. Afue­ra, un amplio cor­dón poli­cial, cerra­ba la puer­ta del Cen­tro Cul­tu­ral, mien­tras los mili­tan­tes de Que­bra­cho y la CTD agi­ta­ban la ban­de­ra vas­ca y recla­ma­ban por la liber­tad de los 760 pre­sos polí­ti­cos de ese país que se encuen­tran en cár­ce­les espa­ño­las y fran­ce­sas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *