¿Para quién tra­ba­jan los “ase­so­res”?

Joaquin Villalobos

Joa­quín Villa­lo­bos, res­pon­sa­ble de la muer­te del poe­ta sal­va­do­re­ño Roque Dalton.

Dos veces sur­gió la pala­bra “ase­sor” en la con­ver­sa­ción que sos­tu­vie­ra Fidel con perio­dis­tas vene­zo­la­nos, el domin­go 8 de agos­to. Los nom­bres de Joa­quín Villa­lo­bos y Feli­pe Gon­zá­lez, ex Coman­dan­te de la gue­rri­lla sal­va­do­re­ña y ex Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol, res­pec­ti­va­men­te, fue­ron los que aflo­ra­ron late­ral­men­te duran­te el diá­lo­go. Y no podía ser de otro modo, dado que el obje­ti­vo cen­tral de dicha entre­vis­ta era con­ti­nuar movi­li­zan­do a la opi­nión públi­ca ante los peli­gros de que se des­ate una gue­rra nuclear.

Sobre el sal­va­do­re­ño, afir­mó el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción Cuba­na: “Me acor­da­ba mucho de Tarek William Saab, de allá de Anzoá­te­gui, que venía, que estu­vo en Paquis­tán, que visi­tó nues­tra bri­ga­da, y había leí­do con indig­na­ción cómo se que­ja­ba de que los yan­quis le habían envia­do a Villa­lo­bos, que estu­dió en la Uni­ver­si­dad de Oxford, era el revo­lu­cio­na­rio. Todo eso se aso­cia con la muer­te de un poe­ta, un gran poe­ta allá, que cuan­do lo acu­sa­ban de eso a uno le pare­cía calum­nias, men­ti­ras de las tan­tas que dicen”, para aña­dir más ade­lan­te: “no era poco mi asom­bro cuan­do vi que le esta­ban envian­do a Vene­zue­la, a la Revo­lu­ción Vene­zo­la­na, a un gober­na­dor de uno de los esta­dos más ricos de Vene­zue­la, un ase­sor para que le dije­ra cómo había que gobernar”.

En su libro auto­bio­grá­fi­co –recién publi­ca­do en Cuba- Con sue­ños se escri­be la vida, el actual vice­pre­si­den­te sal­va­do­re­ño, Sal­va­dor Sán­chez Cerén (Coman­dan­te Leo­nel del FMLN) se refie­re con dolor al ase­si­na­to del poe­ta Roque Dal­ton, el 10 de mayo de 1975. Cuen­ta Sán­chez Cerén: “El gran poe­ta tenía la visión no mili­ta­ris­ta de cons­truir un gran movi­mien­to popu­lar y fue de los que impul­só en el ERP (Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo) la nece­si­dad de levan­tar un fren­te de masas, de este modo cho­ca­ba con quie­nes defen­dían la nece­si­dad de un enfo­que mili­ta­ris­ta den­tro del ERP.

En las FPL (Fuer­zas Popu­la­res de Libe­ra­ción Fara­bun­do Mar­tí) se valo­ra­ba que fue el gru­po diri­gi­do por Joa­quín Villa­lo­bos el que se enfren­tó con el pen­sa­mien­to de Roque y eso lle­vó a que den­tro del ERP con­si­de­ra­ran inco­rrec­ta y des­via­da la posi­ción del poe­ta, y como todos aque­llos que no com­par­tían la visión mili­ta­ris­ta fue obje­to de per­se­cu­ción y ase­si­na­to […] no podía­mos com­pren­der ni con­ce­bir que las dife­ren­cias de ideas se resol­vie­ran por la vía de ajus­ti­ciar a aque­llas per­so­nas que pen­sa­ban de otra mane­ra”. Uno de los hijos de Roque Dal­ton, en target=«_blank»>recientes decla­ra­cio­nes a un perió­di­co mexi­cano afir­ma que “Joa­quín Villa­lo­bos no es sola­men­te el ase­sino de mi padre, sino quien levan­tó la mano a la hora de deci­dir su ase­si­na­to y par­ti­ci­pó en la eje­cu­ción del mismo”.

Ter­mi­na­da la gue­rra en su país, lejos de labo­rar en la recons­truc­ción, Villa­lo­bos reci­bió una beca en Oxford –como men­cio­na Fidel- y con ese aval es hoy “exper­to en la solu­ción de con­flic­tos inter­na­cio­na­les” y ha ase­so­ra­do a gobier­nos de dere­cha en Méxi­co, Colom­bia y El Sal­va­dor en “temas de segu­ri­dad”. De acuer­do con su tra­yec­to­ria de ase­sino y cóm­pli­ce de la repre­sión a los movi­mien­tos popu­la­res, el ex gue­rri­lle­ro apa­re­ce habi­tual­men­te en el dia­rio espa­ñol El País, ata­can­do los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en Amé­ri­ca Lati­na, espe­cial­men­te a Cuba y Vene­zue­la. Su opi­nión, publi­ca­da en ese perió­di­co, sobre el gol­pe mili­tar en Hon­du­ras es una joya: “El Gobierno de fac­to repre­sen­ta a una socie­dad asus­ta­da, no es ni una dic­ta­du­ra real, ni una dic­ta­du­ra potencial.”

El cen­tro de la intri­ga que Villa­lo­bos tejió con­tra el autor de Taber­na y otros luga­res, se basa­ba en acu­sar­lo de ser agen­te de la CIA. Al cabo de trein­ta y cin­co años, pocos han con­tri­bui­do mejor a los obje­ti­vos de la agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na en Amé­ri­ca Lati­na que el extre­mis­ta de 1975. El fra­ca­sa­do inten­to de inser­tar­lo en una posi­ción rele­van­te den­tro de un país alia­do estra­té­gi­co de Cuba, como Vene­zue­la, no hace sino trans­pa­ren­tar ese curriculum.

Por otra par­te, el ase­so­ra­do de Feli­pe Gon­zá­lez era nada menos que Mijáil Gor­ba­chov, pre­si­den­te de la Unión Sovié­ti­ca. Gon­zá­lez fue mejor reci­bi­do en la URSS que Villa­lo­bos en la Vene­zue­la boli­va­ria­na: “y decía Gor­ba­chov en una de las car­tas que lo había visi­ta­do Feli­pe Gon­zá­lez; bueno, me pin­ta­ba a Feli­pe como el non plus ultra de los socia­lis­tas. Yo lo sien­to mucho, pero yo no pien­so así. Y decía:¨ Vie­ne a ase­so­rar­nos sobre lo que debe­mos hacer.¨”, recuer­da Fidel.

Uno de los aspec­tos más inquie­tan­tes de la pelí­cu­la “El escri­tor”, de Roman Polans­ki, se deri­va de la idea de que las deci­sio­nes del pri­mer minis­tro de una impor­tan­te nación occi­den­tal pue­dan estar deter­mi­na­das por el hecho de haber sido reclu­ta­do por la CIA des­de sus años de estu­dian­te uni­ver­si­ta­rio. Como pasa siem­pre con el buen arte, el fil­me de Polans­ki deja en noso­tros pre­gun­tas y refle­xio­nes que per­du­ra­rán mucho des­pués de haber­lo vis­to. Esas son las que aflo­ran al escu­char las decla­ra­cio­nes rea­li­za­das por /especiales/2010/08/09/entrevistan-a-fide-periodistas-venezolanos/»>Fidel a los perio­dis­tas vene­zo­la­nos, acer­ca del papel de “ase­sor” del últi­mo pre­si­den­te sovié­ti­co Mijáil Gor­ba­chov, desem­pe­ña­do por el ex jefe del gobierno espa­ñol, Feli­pe González.

En el libro La CIA en Espa­ña, del inves­ti­ga­dor Alfre­do Gri­mal­dos, se docu­men­tan varios hechos de la tra­yec­to­ria de quien fue­ra uno de los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­rios de la lla­ma­da “tran­si­ción” espa­ño­la. Se rela­ta su asis­ten­cia al con­gre­so del PSOE de 1974 en Sures­nes, Fran­cia, con pasa­por­te con­fec­cio­na­do por el SECED (ser­vi­cio de infor­ma­ción fran­quis­ta) y escol­ta­do por ofi­cia­les de esa ins­ti­tu­ción. Es en ese even­to, don­de ‑según se tes­ti­mo­nia en la inves­ti­ga­ción- había más ofi­cia­les fran­qui­tas que par­ti­ci­pan­tes, en el que el enton­ces joven abo­ga­do sevi­llano es elec­to Secre­ta­rio Gene­ral. Cuen­ta en el libro un capi­tán del CESED que des­pués de vol­ver Gon­zá­lez de Fran­cia un comi­sa­rio de Sevi­lla que lo detu­vo “se lle­vó una bron­ca tre­men­da y tuvo que sol­tar­le ense­gui­da”. Otro ex ofi­cial fran­quis­ta rela­ta: “la dic­ta­du­ra pro­pi­ció el resur­gir del PSOE para aho­gar al PCE” (Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña). El Con­gre­so de Sures­nes se había cele­bra­do sólo seis meses des­pués de esta­llar la “Revo­lu­ción de los Cla­ve­les” en Por­tu­gal, con un mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta, hecho que había dis­pa­ra­do las alar­mas de los nor­te­ame­ri­ca­nos, que no esta­ban dis­pues­tos a per­mi­tir una situa­ción simi­lar en España.

Afir­ma Gri­mal­dos en su obra: “Los dele­ga­dos que asis­ten al Con­gre­so de Sures­nes repre­sen­tan, ofi­cial­men­te, a tres mil mili­tan­tes del inte­rior, pero, en reali­dad, esa cifra es menos de la mitad. Duran­te los últi­mos años del fran­quis­mo, el PSOE es poco más que una sigla. El mayor peso de la resis­ten­cia lo han lle­va­do los comu­nis­tas. En defi­ni­ti­va, lo que ocu­rre en Sures­nes es una refun­da­ción del par­ti­do crea­do por Pablo Igle­sias, con el mode­lo por­tu­gués como telón de fon­do. En el país vecino no exis­tía ni un par­ti­do socia­lis­ta his­tó­ri­co y hubo que inven­tar uno.”

Gon­zá­lez, ya en la direc­ción del PSOE, con el apo­yo de los nor­te­ame­ri­ca­nos y la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na logra ais­lar a los comu­nis­tas en las nego­cia­cio­nes de la “tran­si­ción”. En el XXVII con­gre­so de 1979, impo­ne que se eli­mi­ne el tér­mino “mar­xis­mo” de los esta­tu­tos del par­ti­do. En 1983 ‑lue­go de ser elec­to en 1982 jefe del gobierno- apo­ya la estra­te­gia de des­plie­gue de misi­les en Euro­pa impul­sa­da por Ronald Reagan y Mar­ga­ret That­cher, y en 1986 pro­mue­ve la adhe­sión espa­ño­la a la OTAN. Esto últi­mo cons­ti­tuía un cam­bio radi­cal en las posi­cio­nes del PSOE, que, en su XVII Con­gre­so de 1976, había pro­cla­ma­do “a la OTAN, de entra­da no”.

En rela­ción con la OTAN, Javier Sola­na, cer­cano cola­bo­ra­dor de Gon­zá­lez, quien fue suce­si­va­men­te, Minis­tro de Cul­tu­ra, por­ta­voz del gobierno y Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, acu­mu­la el vuel­co más espec­ta­cu­lar. Sola­na pasó del “a la OTAN de entra­da, no”, a ser el secre­ta­rio gene­ral de la Alian­za Atlán­ti­ca duran­te la agre­sión a Yugos­la­via, por lo cual fue decla­ra­do uná­ni­me­men­te por el par­la­men­to ruso, en 1997, “cri­mi­nal de gue­rra”. En el año 2006, como alto repre­sen­tan­te para la polí­ti­ca exte­rior y de segu­ri­dad de la Unión Euro­pea, jus­ti­fi­có los más de mil vue­los ile­ga­les de la CIA en Euro­pa como par­te de la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” – aso­cia­dos a tor­tu­ras y eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les- con estas pala­bras: “Con nues­tros alia­dos nor­te­ame­ri­ca­nos com­par­ti­mos la con­vic­ción de que se nece­si­ta una acción dura”. Fue Javier Sola­na el que coor­di­nó en su ori­gen una de las ope­ra­cio­nes de pro­pa­gan­da anti­cu­ba­na a las que más recur­sos ha dedi­ca­do el gobierno nor­te­ame­ri­cano, la revis­ta Encuen­tro de la cul­tu­ra cuba­na; la pre­si­den­ta de la fun­da­ción del mis­mo nom­bre, Ana­be­lle Rodrí­guez, ha rela­ta­do en una entre­vis­ta cómo Sola­na la lla­mó des­de su des­pa­cho para pro­po­ner­le el “tra­ba­jo”. En resu­men, de tal palo tal asti­lla, el anti­guo minis­tro de Cul­tu­ra ha esta­do a la altu­ra de su jefe, al menos en cuan­to a favo­re­cer los intere­ses de Esta­dos Unidos.

Con seme­jan­te hoja de ser­vi­cios y ami­gos como Javier Sola­na, Feli­pe Gon­zá­lez ha sido nom­bra­do “emba­ja­dor para la cele­bra­ción de los bicen­te­na­rios de la inde­pen­den­cia de las repú­bli­cas ibe­ro­ame­ri­ca­nas”, espe­re­mos que no inten­te asesorarnos…

cuba­de­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.