Infor­me Espe­cial Jus­ti­cia uru­gua­ya inves­ti­ga impli­can­cia del MOSSAD en el lla­ma­do “Caso Feld­man” acae­ci­do en noviem­bre del 2009.

Agen­tes de inte­li­gen­cia israe­líes adies­tra­ban a 
cuer­po de éli­te del ex pre­si­den­te Váz­quez en métodos
anti­te­rro­ris­tas en pre­dios del Minis­te­rio del Interior
Casi ocho meses des­pués de suce­di­dos los hechos, y pese al “man­to de silen­cio y ocul­ta­mien­to” ejer­ci­do sobre las inves­ti­ga­cio­nes del lla­ma­do “Caso Feld­man”, final­men­te ha sali­do a luz la impli­can­cia del asun­to con el MOSSAD, y la extra­ña rela­ción de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes con las altas esfe­ras del gobierno uru­gua­yo pre­si­di­do enton­ces por el socia­lis­ta Taba­ré Vázquez.

Contador Saúl Feldman.
Final­men­te la jus­ti­cia uru­gua­ya ha deci­di­do inves­ti­gar las cone­xio­nes del con­ta­dor Saúl Feld­man con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes del MOSSAD. Tes­ti­mo­nios recien­tes han reac­ti­va­do la cau­sa que con­mo­cio­na­ra a la opi­nión públi­ca uru­gua­ya, en el mes de noviem­bre del 2009, pocos días antes de las elec­cio­nes nacio­na­les a lle­var­se a cabo en este país.
Estas cone­xio­nes fue­ron denun­cia­das en su momen­to, ape­nas acae­ci­do el hecho, por ter​cer​ca​mino​.com, y repro­du­ci­do por Islam­ti­mes y los más impor­tan­tes espa­cios infor­ma­ti­vos onli­ne. Sin embar­go, los medios perio­dís­ti­cos uru­gua­yos ocul­ta­ron tales evi­den­cias denun­cia­das por ter­cer­ca­mino, y se pres­ta­ron al jue­go de algu­nos ex pre­si­den­tes de los sec­to­res más con­ser­va­do­res de la dere­cha uru­gua­ya, que pre­ten­dían rela­cio­nar al con­ta­dor Feld­man, con pre­sun­tos “gru­pos sub­ver­si­vos” de izquier­da, para “arri­mar agua a sus moli­nos” en ple­na cam­pa­ña electoral.
Fue evi­den­te en todo momen­to que las auto­ri­da­des tra­ta­ron por todos los medios de des­viar toda posi­ble cone­xión o comen­ta­rio que hicie­se refe­ren­cia a la impli­can­cia del MOSSAD en este asun­to, para lo cual, movi­li­za­ron todas sus influen­cias en las más altas esfe­ras del gobierno enton­ces pre­si­di­do por el doc­tor Taba­ré Váz­quez, con­fe­so “ami­go” del esta­do sio­nis­ta de Israel, así como tam­bién una inten­sa tarea del lobby judeo-uru­gua­yo en los medios de comu­ni­ca­ción y en otros sec­to­res deci­si­vos de la socie­dad uruguaya.
Un repa­so de los hechos de noviem­bre del 2009
Des­cu­bren arse­nal clan­des­tino en Uru­guay y cae aba­ti­do en el ope­ra­ti­vo un hom­bre de ori­gen judío ves­ti­do con uni­for­me del ejér­ci­to israelí.
Ver­da­de­ra con­mo­ción cau­só en la ciu­dad de Mon­te­vi­deo, capi­tal de la Repú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay el hallaz­go de un ver­da­de­ro arse­nal de gue­rra, en una fin­ca del barrio de Aires Puros de dicha loca­li­dad y en una resi­den­cia del bal­nea­rio de Shan­gri­lá, en la Ciu­dad de la Cos­ta, depar­ta­men­to de Canelones.
A pesar del total her­me­tis­mo poli­cial sobre este asun­to y de las dis­tin­tas ver­sio­nes que se han hecho correr en los medios perio­dís­ti­cos y en los corri­llos judi­cia­les sobre el mis­mo, pudo saber­se que quien tenía dicho arse­nal escon­di­do en dos vivien­das con sec­to­res blin­da­dos en su cons­truc­ción, era un con­ta­dor de nom­bre Saúl Feld­man, quien resul­tó final­men­te muer­to en el tiro­teo por las fuer­zas del orden, tras resis­tir a bala­zos duran­te 14 horas en la resi­den­cia de Shan­gri­lá, y pro­vo­car la muer­te de un agen­te de poli­cía y heri­das de gra­ve­dad en otros dos efec­ti­vos, en el pro­ce­so de alla­na­mien­to del lugar don­de se encon­tra­ba atrincherado.
Lo que nadie ha dicho has­ta aho­ra, es que el tal Saúl Feld­man, noto­rio empre­sa­rio judío uru­gua­yo con des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en nego­cia­dos fores­ta­les duran­te el gobierno ante­rior del actual can­di­da­to pre­si­den­cial Luís Alber­to Laca­lle que fue­ra su prin­ci­pal pro­mo­tor por aque­llos años, y en la cons­ti­tu­ción de socie­da­des de dudo­sa lega­li­dad en el sis­te­ma finan­cie­ro uru­gua­yo, es que en el momen­to de su muer­te, al ser aba­ti­do por los efec­ti­vos poli­cia­les, se encon­tra­ba vis­tien­do un uni­for­me del ejér­ci­to israe­lí y cal­zan­do unas zapa­ti­llas de com­ba­te uti­li­za­das por los efec­ti­vos de este cuer­po para sus ope­ra­ti­vos especiales.
Ello se suma a otro deta­lle que ape­nas se dejó des­li­zar en algu­na que otra infor­ma­ción publi­ca­da en la vís­pe­ra que decía tex­tual­men­te: “Des­de el exte­rior se podía apre­ciar la exis­ten­cia de revis­tas de armas, res­tos de muni­ción, y cajas que con­te­nían armas, al igual que cien­tos de publi­ca­cio­nes y dia­rios de más de 20 años de antigüedad.-
Algu­nas publi­ca­cio­nes eran del año 1991, y se refe­rían a inves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a cabo por efec­ti­vos de INTERPOL, de la lucha al terro­ris­mo y al narcotráfico.-
En otras de las publi­ca­cio­nes figu­ra­ban los ros­tros de los 20 mas bus­ca­dos por actos terro­ris­tas, se tra­ta­ba de ciu­da­da­nos ira­níes y pakistaníes.”
A pesar de las ver­sio­nes que han inten­ta­do vin­cu­lar a Saúl Feld­man con el nar­co­trá­fi­co o el trá­fi­co clan­des­tino de armas, e inclu­so algu­nas que pre­ten­dían acer­car­lo a orga­ni­za­cio­nes de ten­den­cia mar­xis­ta, por pre­sun­ta lite­ra­tu­ra de tal orien­ta­ción encon­tra­da en el lugar, nin­gu­na de ellas ha logra­do con­sis­ten­cia sufi­cien­te como para deter­mi­nar que se tra­ta de la ver­dad abso­lu­ta sobre el tema.
Los hechos que con­sig­na­mos, pro­vie­nen de fuen­tes de alta con­fia­bi­li­dad, inclu­so de ofi­cia­les par­ti­ci­pan­tes en el ope­ra­ti­vo, quie­nes agre­ga­ron que inclu­so en la resi­den­cia don­de se lle­vó a cabo el asal­to final, había ins­ta­la­das 10 tram­pas “caza­bo­bos”, lo que suma­do al sec­tor blin­da­do y las más de 600 armas de gue­rra, cer­ca de 50 gra­na­das, pól­vo­ra y miles de muni­cio­nes encon­tra­das, con­vier­te al lugar en una ver­da­de­ra for­ta­le­za y pol­vo­rín clan­des­tino con fines insospechados.
El Con­ta­dor Saúl Feld­man, apa­re­ce como vin­cu­la­do a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes del MOSSAD, pero se igno­ra el sen­ti­do estra­té­gi­co de estos arse­na­les en una ciu­dad como Montevideo.
Las inves­ti­ga­cio­nes han deter­mi­na­do que esta per­so­na con docu­men­tos varios con su foto y nom­bres disí­mi­les- pero todos docu­men­tos uru­gua­yos lega­les que bien podría ave­ri­guar­se que con­tac­tos uti­li­zó para con­se­guir­los- ha rea­li­za­do en el últi­mo año reite­ra­dos via­jes entre Mon­te­vi­deo, Bue­nos Aires y Brasil.
Toda la infor­ma­ción que con­sig­na­mos ha sido debi­da­men­te che­quea­da y cote­ja­da en dis­tin­tas fuen­tes, todas ellas muy alle­ga­das al ope­ra­ti­vo, por lo que no duda­mos de su vera­ci­dad, aun­que cues­ta expli­car­se los moti­vos por­que todo ello se ha ocul­ta­do a la opi­nión pública.
Has­ta aquí lo que infor­má­ba­mos en exclu­si­vi­dad en ter​cer​ca​mino​.com en noviem­bre del año pasa­do ni bien acon­te­ci­dos los hechos.
Una inves­ti­ga­ción “des­or­de­na­da”
Tiem­po des­pués, comen­za­ron las inves­ti­ga­cio­nes sobre el lla­ma­do “Caso Feld­man”, se bus­ca­ron cien expli­ca­cio­nes, pero nin­gu­na de ellas ni siquie­ra insi­nua­ba una posi­ble impli­can­cia del MOSSAD en el hecho, aun­que los ofic­via­les de inte­li­gen­cia par­ti­ci­pan­tes en el ope­ra­ti­vo de asal­to al domi­ci­lio del con­ta­dor, sabían lo que habían vis­to, las ropas mili­ta­res del ejer­ci­to sio­nis­ta que ves­tía Saúl Feld­man y la procede3ncia de muchas de las armas allí depositadas.
La pren­sa uru­gua­ya infor­ma­ba sobre el tema de la siguien­te forma:
Juez y fis­cal revi­san con inves­ti­ga­do­res el caso Saúl
Feld­man Inves­ti­ga­ción. Ana­li­zan infor­me psicológico
La casa donde se atrincheró hasta la muerte el agente del Mossad  Saúl Feldman en el balneario Shangrilá de la Ciudad de la Costas al este de la capital uruguaya.El juez espe­cia­li­za­do Jor­ge Díaz y el equi­po de inves­ti­ga­do­res se reúnen hoy para revi­sar el caso del eco­no­mis­ta Saúl Feld­man. No han exis­ti­do avan­ces. Toda­vía es un enig­ma tan­to la figu­ra del pro­pio pro­fe­sio­nal, como del arse­nal de más de 700 armas.
El juez espe­cia­li­za­do en Cri­men Orga­ni­za­do, Jor­ge Díaz, reci­bi­rá hoy el infor­me peri­cial psi­co­ló­gi­co de Feld­man. Lo que pue­da apor­tar la deno­mi­na­da «autop­sia psi­co­ló­gi­ca» per­mi­ti­rá qui­zá echar algo de luz sobre los moti­vos que lle­va­ron a este pro­fe­sio­nal de 64 años a atrin­che­rar­se en su fin­ca de Shan­gri­lá y tiro­tear­se duran­te casi 18 horas con las fuer­zas espe­cia­les de la Poli­cía para lue­go suicidarse.
Fuen­tes de la inves­ti­ga­ción seña­la­ron a El País que se ha avan­za­do muy poco al cabo de ocho meses. El ori­gen y des­tino de las armas ‑algo más de 700 que incluían pis­to­las, rifles, miras teles­có­pi­cas, fusi­les de asal­to, ame­tra­lla­do­ras, gra­na­das anti­tan­que y minas anti­per­so­na­les- es una de las cla­ves del caso. Se sabe que alre­de­dor de 100 de estas pie­zas fue­ron roba­das por dis­tin­tas vías, en cam­bio se igno­ra la pro­ce­den­cia de bue­na par­te del arsenal.
Por ello el magis­tra­do espe­cia­li­za­do había soli­ci­ta­do la cola­bo­ra­ción a una de las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos, espe­cia­li­za­das en arma­men­to, la Agen­cia de Alcohol, Taba­co y Armas de Fue­go (ATF, por sus siglas en inglés), pero has­ta aho­ra el orga­nis­mo no remi­tió su informe.
Otro tan­to ocu­rre con la Jus­ti­cia argen­ti­na, a la que vía un exhor­to el juez Díaz soli­ci­tó infor­ma­ción acer­ca de la pro­ce­den­cia de algu­nas de las armas de fabri­ca­ción argentina.
Pero, en rigor, poco más es lo que se sabe de las acti­vi­da­des secre­tas de Feldman.
Cabe recor­dar que todo se ini­ció en la noche del 30 de octu­bre del año pasa­do, cuan­do se decla­ró un incen­dio en la casa de la calle Elba 4210, que el eco­no­mis­ta uti­li­za­ba como depó­si­to de armas y muni­cio­nes. Lue­go de que los bom­be­ros entra­ran a extin­guir el fue­go la Poli­cía fue aler­ta­da sobre la exis­ten­cia de un núme­ro impor­tan­te de armas. Dada la mag­ni­tud del caso se dio inter­ven­ción a la Direc­ción Nacio­nal de Infor­ma­ción e Inte­li­gen­cia (DNII) que comen­zó las inves­ti­ga­cio­nes. Cuan­do al día siguien­te el agen­te Mario More­na, jun­to a otros dos poli­cías se diri­gió a la casa del eco­no­mis­ta en Shan­gri­lá el caso tomó un drás­ti­co giro. En deter­mi­na­do momen­to Feld­man dis­pa­ró a More­na, que iba des­ar­ma­do, y le dio muer­te. Poco des­pués se ini­ció un cer­co poli­cial segui­do de un nutri­do inter­cam­bio de dis­pa­ros que duró has­ta las pri­me­ras horas del día siguien­te. Cuan­do por fin los efec­ti­vos del gru­po GEO pudie­ron entrar a la fin­ca, Feld­man que ya esta­ba heri­do, diri­gió una de las pis­to­las que había uti­li­za­do con­tra sí mis­mo y se qui­tó la vida.
Nexo con nar­co es descartado
En medios perio­dís­ti­cos de Bra­sil se mane­ja­ba un víncu­lo entre el nar­co­tra­fi­can­te José Pau­lo Viei­ra del Mello, cap­tu­ra­do el fin de sema­na en Uru­guay, y Saúl Feld­man como pro­vee­dor de armas. Sin embar­go, al ser con­sul­ta­dos tan­to el juez Jor­ge Díaz ‑que coin­ci­den­te­men­te actúa en los dos casos- como la Bri­ga­da Nacio­nal Anti­dro­gas des­car­ta­ron de plano la exis­ten­cia de tales nexos.
Y al final la ver­dad pare­ce abrir­se camino
Ocho meses des­pués, cuan­do un pro­fun­do silen­cio había “cerra­do” el caso en la opi­nión públi­ca, las inves­ti­ga­cio­nes de un con­fu­so epi­so­dio que se pro­du­je­ra en el ente esta­tal uru­gua­yo de las comu­ni­ca­cio­nes ANTEL, han pues­to nue­va­men­te en el tape­te el lla­ma­do “Caso Feld­man” con un deto­nan­te agre­ga­do: El eco­no­mis­ta era efec­ti­va­men­te un agen­te del MOSSAD y las armas que el guar­da­ba per­te­ne­cían a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia sionistas.
Esta infor­ma­ción que corro­bo­ra lo que noso­tros ocho meses antes denun­ciá­ra­mos en ter​cer​ca​mino​.com, fue publi­ca­da en la edi­ción del miér­co­les 28 de julio de 2010 en el dia­rio “El Obser­va­dor” de Mon­te­vi­deo, en los siguien­tes términos:
Juez Díaz inves­ti­ga víncu­lo de Feld­man con el Mossad
Algunas publicaciones encontradas eran del año 1991, y se referían a investigaciones llevadas a cabo por efectivos de INTERPOL, de la lucha al terrorismo y al narcotráfico.-El Juez en cri­men orga­ni­za­do Jor­ge Díaz, inves­ti­ga una pis­ta que vin­cu­la al con­ta­dor Saúl Feld­man con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes del MOSSAD. Para inda­gar esa pis­ta el Juez citó a Elbio Román, el ex poli­cía que se hizo pasar por el enton­ces pro secre­ta­rio de la pre­si­den­cia, Jor­ge Váz­quez para con­se­guir un empleo en ANTEL, don­de repor­ta­ba a la secre­ta­ría del ex direc­tor Gon­za­lo Pere­ra, dijo al Obser­va­dor el abo­ga­do Gus­ta­vo Salle.
Al. Decla­rar por ese caso, Román dijo que lo man­dó a infil­trar­se en ANTEL “un gru­po que tra­ba­ja­ba para el gobierno del Fren­te Amplio como encu­bier­to”. Según el tes­ti­mo­nio de Román ese gru­po que fun­cio­na­ba para la pre­si­den­cia, era diri­gi­do por Jor­ge Váz­quez. Agre­gó que pre­pa­ra­ba infor­mes que debía ele­var por escri­to “sobre cerra­do y lacra­do”. Cum­plí esa tarea des­de el 2003 y tra­ba­ja­ba encu­bier­to en Argen­ti­na y Bra­sil y en casos espe­cí­fi­cos que me man­da­ban” afirmó.
Ese dato fue apor­ta­do al juz­ga­do por Salle, quien plan­teó del Feld­man su even­tual con­di­ción de saya (un tipo de agen­tes del MOSSAD posee­dor de un arse­nal para even­tua­les accio­nes encu­bier­tas). “Poca expli­ca­ción lógi­ca y razo­na­ble tie­ne el hecho de que un suje­to que even­tual­men­te debe­ría enfren­tar car­gos por deli­tos rela­ti­va­men­te leves y excar­ce­la­bles ter­mi­ne matan­do a un agen­te poli­cial atrin­che­ra­do en una espe­cie de bun­ker con imple­men­tos del ejér­ci­to de Israel”, planteó.
Salle decla­ró ante Díaz en junio y apor­tó datos sobre lo que decla­ró el ex poli­cía. Aho­ra Díaz inte­rro­ga­rá a Román. Según el expe­dien­te al que acce­dió “El Obser­va­dor”, Román sos­tu­vo que cobra­ba $ 15.000 y que el gru­po esta­ba for­ma­do por 20 per­so­nas. “No pue­do dar los nom­bres. Hay fun­cio­na­rios en acti­vi­dad y otros reti­ra­dos. Supues­ta­men­te el gobierno lo armó por­que no con­fia­ba en la inte­li­gen­cia actual”, dijo.
Váz­quez lla­mó a un tipo con­cur­só y por ante­ce­den­tes me die­ron cla­ses en El Pra­do. No recuer­do, creo que en Radio Patru­lla,(…) Tenía­mos cla­ses cada 15 días. Era un gru­po de per­so­nas. Una de las cla­ses la dio este con­ta­dor que falle­ció, Feld­man. Nos daba cla­ses de anti­te­rro­ris­mo”, dijo.
Con­clu­sio­nes
Has­ta aquí un bre­ve resu­men de todo lo que se ha infor­ma­do des­de el mes de noviem­bre de 2009 has­ta la fecha sobre el lla­ma­do “Caso Feld­man”. Se des­pren­de de ello la rela­ción exis­ten­te entre el ex pre­si­den­te Taba­ré Váz­quez- su her­mano era el pro secre­ta­rio de la pre­si­den­cia Jor­ge Váz­quez , actual sub­se­cre­ta­rio del Inte­rior en el gobierno de José Muji­ca- y la diri­gen­cia del MOSSAD en Uru­guay, hecho que expli­ca­ría sobra­da­men­te el por qué del silen­cio inme­dia­to tras los hechos acae­ci­dos en noviem­bre de 2009, sobre la posi­ble impli­can­cia de los ser­vi­cios secre­tos israe­líes en el caso. Qui­zás que­de una pre­gun­ta sin con­tes­tar, y que es en si la más impor­tan­te: ¿con que obje­to el MOSSAD acu­mu­la­ba tal Arse­nal en esa resi­den­cia con­ver­ti­da en un ver­da­de­ro bun­ker en un bal­nea­rio cer­cano a la ciu­dad de Montevideo?
¿Quié­nes son en reali­dad los fun­cio­na­rios a los que hace alu­sión el decla­ran­te ante el Juez Díaz, que inte­gra­ban ese gru­po de “éli­te” de20 ele­gi­dos adies­tra­dos por Feld­man y el MOSSAD en accio­nes anti­te­rro­ris­tas en pre­dios per­te­ne­cien­tes a la pro­pia Poli­cía de Montevideo?
Julio Cesar Martinez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *