Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro: no exis­te otra alter­na­ti­va que no sea la vic­to­ria- Ida Gar­be­ri

“El éxi­to o el fra­ca­so no es lo que impli­ca que uno este correc­to en la línea, yo pien­so que si hubié­se­mos muer­tos no está­ba­mos equi­vo­ca­dos, y nues­tro camino es correc­to”.

Fidel Cas­tro Ruz

En los últi­mos días, todos los millo­nes de revo­lu­cio­na­rios del mun­do, reci­bie­ron una inyec­ción de áni­mo y feli­ci­dad puden­do vol­ver a ver en acción a nues­tro gran com­ba­tien­te, Fidel Cas­tro, con su míti­ca cami­sa ver­de oli­vo.

Hoy, 13 de agos­to del 2010, cum­ple 84 años en lle­na for­ma y en lle­na luci­dez men­tal, como nos demues­tra en sus artícu­los, tan cla­ros y pun­tua­les.

Han dicho de él que es al pro­fe­ta por exce­len­cia del siglo XX (y últi­ma­men­te demues­tra de ser­lo tam­bién en el siglo XXI), que Fidel tie­ne el poder de explo­rar el futu­ro y vol­ver en el pre­sen­te para con­tar­nos el camino de seguir.

Así, me sien­to hoy en deber de enviar­le un abra­zo vir­tual, para desear­le muchos, muchí­si­mos, infi­ni­tos años mas, por­que es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio por la super­vi­ven­cia del huma­ni­dad.

Ya ado­les­cen­te, en Ita­lia, par­ti­ci­pé en la Aso­cia­ción de Amis­tad Ita­lia-Cuba, y en el medio del perío­do espe­cial, el círcu­lo de mi ciu­dad, Bolo­nia, se ocu­pó prin­ci­pal­men­te del envío de auto­bús por el trans­por­te de la pobla­ción en un momen­to crí­ti­co, en que la isla cari­be­ña se movió prin­ci­pal­men­te en bici­cle­ta.

Mi amor polí­ti­co por el Cai­mán­Ver­de es debi­do al líder de su Revo­lu­ción, que con su cohe­ren­cia, con su com­pro­mi­so, con su dig­ni­dad estu­vo capaz en el pasa­do y con­ti­núa toda­vía hoy a ser la luz de todos los pobres del mun­do, la espe­ran­za de noso­tros que un mun­do mejor es posi­ble.

Al fin del 2000 deci­dí de ir a vivir a Cuba pues­to que no pude mas sopor­tar el capi­ta­lis­mo sal­va­je de mi patria, que hoy resul­ta ser peor, para ser diri­gi­do por el mafio­so Ber­lus­co­ni.

Cuba me adop­tó como a una hija, me per­mi­tió estu­diar abso­lu­ta­men­te gra­tis perio­dis­mo (un sue­ño que tenia en mi cora­zón) rega­lán­do­me aque­lla impos­ta­ción de total res­pec­to de la ver­dad y de tute­la de la fuen­te de la infor­ma­ción, no me ense­ñó la com­pe­ten­cia des­pia­da­da y tam­po­co la preo­cu­pa­ción de la velo­ci­dad a toda cos­ta, sin ave­ri­guar la cali­dad de la infor­ma­ción.

Del Coman­dan­te tam­bién apren­dí el inter­na­cio­na­lis­mo, aque­lla ense­ñan­za del Che Gue­va­ra que dice “sean capa­ces siem­pre de sen­tir, en lo más hon­do, cual­quier injus­ti­cia rea­li­za­da con­tra cual­quie­ra, en cual­quier par­te del mun­do. Es la cua­li­dad más lin­da del revo­lu­cio­na­rio”.

Así, des­pués de sie­te años de tra­ba­jo en Pren­sa Lati­na como res­pon­sa­ble de la pági­na en ita­liano, los yan­quis ase­si­nos die­ron el gol­pe de Esta­do cívi­co-mili­tar en Hon­du­ras, dejan­do com­ple­ta­men­te ató­ni­tos a todos los ciu­da­da­nos pací­fi­cos del mun­do, que pen­sa­ron que en la his­to­ria del pla­ne­ta no pudie­ran suce­der más tales geno­ci­dios.

En cam­bio, el impe­rio nos botó otra vez en la pesa­di­lla del Plan Cón­dor y cuan­do me invi­ta­ron en Hon­du­ras al even­to inter­na­cio­na­lis­ta con­tra el gol­pe de Esta­do cívi­co-mili­tar, me sen­tí delan­te de una prue­ba: ¿sabré ser con­si­guien­te a mis prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios y con­tes­tar afir­ma­ti­va­men­te a la invi­ta­ción o el mie­do de la vio­len­cia y la per­se­cu­ción de los gori­las hon­du­re­ños para­rán mis bue­nos pro­pó­si­tos?

El even­to inter­na­cio­na­lis­ta no se pudo desa­rro­llar pues­to que el dic­ta­dor Miche­let­ti decre­tó el esta­do de sitio, pero yo en cam­bio, vine igual­men­te para cono­cer de cer­ca los horro­res de las bar­ba­ries de la oli­gar­quía hon­du­re­ña.

Estoy con­tan­do todo esto, por­que si hoy mi vida ha cam­bia­do y ayu­do al Comi­té de Fami­lia­res de Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos en Hon­du­ras (COFADEH) por la defen­sa de los dere­chos huma­nos del pue­blo hon­du­re­ño en la lucha pací­fi­ca de con­se­guir jus­ti­cia por las milla­res de víc­ti­mas, es un cier­to sen­ti­do “cul­pa” de “mi” Coman­dan­te en Jefe.

En efec­to, es de él que apren­dí a saber sen­tir sobre mi piel el sufri­mien­to de otros pue­blos, de sen­tir­me lati­no­ame­ri­ca­na y con el deber de gri­tar las injus­ti­cias pade­ci­das, en Cuba (sobre todo con­tra las men­ti­ras mediá­ti­cas del occi­den­te y por la lucha de la libe­ra­ción de los Cin­co cuba­nos pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del impe­rio, y entre ellos René, que cum­ple años tam­bién hoy) o en Hon­du­ras, dón­de un régi­men fas­cis­ta está matan­do impu­ne­men­te delan­te de la indi­fe­ren­cia total de las poten­cias capi­ta­lis­tas.

Y enton­ces, quie­ro agra­de­cer­le públi­ca­men­te de haber­me ense­ña­do a vivir y no a sobre­vi­vir, a no escon­der la cabe­za bajo la are­na delan­te del sufri­mien­to y pres­tar mi plu­ma para denun­ciar la vio­len­cia y el cinis­mo, cre­yen­do pro­fun­da­men­te que el socia­lis­mo es la úni­ca vía posi­ble para sal­var el pla­ne­ta.

Lo quie­ro, como a un padre inmen­so, que tie­ne los bra­zos tan lar­gos para poder con­so­lar y dar apo­yo al mun­do ente­ro, que nos ense­ñó has­ta la nece­dad “Patria o Muer­te, Ven­ce­re­mos”… y como dijo de él un fis­cal de los Esta­dos Uni­dos: “Fidel ha mos­tra­do que es posi­ble que un país en medio de la lucha sin recur­sos edu­que, pro­por­cio­ne vivien­da, salud, tra­ba­jo y todo lo que requie­re la huma­ni­dad. Y miren el res­to del mun­do. Nece­si­ta­mos ese mode­lo”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *