Ase­gu­ran los sin­di­ca­tos que no se con­tro­lan las con­tra­tas de las obras del TAV

El tra­ba­ja­dor falle­ci­do el pasa­do miér­co­les , por­tu­gués de 49 años, murió elec­tro­cu­ta­do en las obras del TAV en el muni­ci­pio ala­vés de Dura­na al reci­bir una des­car­ga pro­du­ci­da, al pare­cer, al crear­se un arco eléc­tri­co entre una grúa y una línea de media tensión.El hom­bre tra­ba­ja­ba como peón para la empre­sa Cons­tru­go­mes, sub­con­tra­ta­da por la Unión Tem­po­ral de Empre­sas Ave Zado­rra, adju­di­ca­ta­ria de la obra del TAV, de la que es res­pon­sa­ble el Minis­te­rio de Fomen­to.

Según el pri­mer infor­me ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Segu­ri­dad y Salud Labo­ral Osa­lan, la muer­te del tra­ba­ja­dor ocu­rrió cuan­do una grúa con el gan­cho ele­va­do tra­ta­ba de reco­ger una pie­za y su con­duc­tor no vio que había una línea eléc­tri­ca por­que al pare­cer “le daba el sol de fren­te”.

Los téc­ni­cos de Osa­lan que acu­die­ron al lugar no apre­cia­ron que hubie­ra con­tac­to del cable de iza­do de la grúa con la línea eléc­tri­ca pero com­pro­ba­ron que “el guan­te de la mano izquier­da del falle­ci­do pre­sen­ta una per­fo­ra­ción” y que tam­bién había seña­les de la des­car­ga eléc­tri­ca en la pica. Todo ello hace supo­ner, según Osa­lan, que el tra­ba­ja­dor falle­ci­do tenía aga­rra­da la pica cuan­do entre el cable de la grúa y la línea eléc­tri­ca se pro­du­jo lo que se deno­mi­na un “arco eléc­tri­co”, es decir una des­car­ga que se for­ma entre dos elec­tro­dos some­ti­dos a una dife­ren­cia de poten­cial.

“No se pue­de per­mi­tir que la admi­nis­tra­ción actúe como cual­quier otro pro­mo­tor sal­tán­do­se a la tore­ra las con­di­cio­nes labo­ra­les y las nor­mas de segu­ri­dad”, han sub­ra­ya­do repre­sen­tan­tes sin­di­ca­les
ELA y LAB han des­ple­ga­do sen­das pan­car­tas con el lema: “No más acci­den­tes de trabajo.2010:45 muer­tos”, duran­te una con­cen­tra­ción a la que se ha suma­do la coor­di­na­do­ra AHT Gel­di­tu cuyo por­ta­voz, Jesús Oña­te, al igual que LAB, ha recla­ma­do la para­li­za­ción de las obras.

Iker Espo­lo­sin, por­ta­voz de LAB, tam­bién ha cul­pa­do del últi­mo acci­den­te de Ála­va a la admi­nis­tra­ción cen­tral por­que en este caso “ha habi­do un fallo de pre­ven­ción y de coor­di­na­ción”.
“Está cla­ro que debe­ría de estar reco­gi­do en el plan de segu­ri­dad labo­ral la exis­ten­cia en la zona de una línea de alta ten­sión y que se debe­ría de haber prohi­bi­do tra­ba­jar con esa máqui­na en el lugar”, ha opi­na­do el diri­gen­te de LAB.

El del miér­co­les es el segun­do acci­den­te labo­ral mor­tal que se pro­du­ce en las obras del TAV en Ála­va, tras el que tuvo lugar en julio de 2008 en Luko, don­de un tra­ba­ja­dor rumano murió aplas­ta­do por una estruc­tu­ra del enco­fra­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *