La CIA cono­cía los pla­nes terro­ris­tas para ata­car bri­ga­das huma­ni­ta­rias de Cuba y Vene­zue­la.

El agen­te de la CIA Ist­van Belo­vai, quien ase­so­ra­ba la cons­pi­ra­ción del para­mi­li­tar Eduar­do Ros­za para ase­si­nar a Evo Mora­les, en abril del 2009, esta­ba infor­ma­do ade­más de pla­nes ase­si­nos del mer­ce­na­rio para pro­vo­car aten­ta­dos con­tra bri­ga­das huma­ni­ta­rias de médi­cos cuba­nos y de inge­nie­ros vene­zo­la­nos que desa­rro­llan obras comu­ni­ta­rias en los muni­ci­pios más pobres del orien­te boli­viano.

Lo con­fir­ma la corres­pon­den­cia elec­tró­ni­ca entre Ros­za y Belo­vai, que es estu­dia­da meticu­losa­men­te des­de su des­cu­bri­mien­to, por el cen­tro de inves­ti­ga­ción boli­viano Datos & Aná­li­sis, de Cocha­bam­ba, diri­gi­do por el cono­ci­do antro­pó­lo­go y comu­ni­ca­dor Wil­son Gar­cía Méri­da.

“Ros­za le pro­po­ne a Belo­vai ata­car blan­cos pre­ci­sos median­te sen­dos aten­ta­dos que ya se pla­ni­fi­can entre ambos median­te estos e‑mails”, expli­ca el inves­ti­ga­dor.

“Se habla de hacer explo­tar el puen­te Pai­lón —el más gran­de de Boli­via, de más de un kiló­me­tro, que había sido inau­gu­ra­do por Evo Mora­les en una zona azu­ca­re­ra de San­ta Cruz— así como los pun­tos minu­cio­sa­men­te iden­ti­fi­ca­dos —median­te mapas del Goo­gle— don­de ope­ran las bri­ga­das de inge­nie­ros mili­ta­res vene­zo­la­nos de los coman­dos bina­cio­na­les que apo­yan con obras comu­ni­ta­rias en los muni­ci­pios rura­les más pobres del orien­te ama­zó­ni­co, jun­to a las bri­ga­das de médi­cos cuba­nos que se des­pla­zan en las mis­mas zonas”.

El ex ofi­cial hún­ga­ro de inte­li­gen­cia Ist­van Belo­vai, quien sir­vió de enla­ce entre el hún­ga­ro-croa­ta Eduar­do Ros­za Flo­res, jefe del gru­po para­mi­li­tar encar­ga­do del mag­ni­ci­dio, y la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, falle­ció el 6 de noviem­bre, en Den­ver, Esta­dos Uni­dos, don­de radi­ca­ba des­de su sali­da apre­su­ra­da de su país en 1990.

Las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Belo­vai, quien orien­ta­ba a los cons­pi­ra­do­res, siguen en el mis­te­rio.

A media­dos de los años 80, el enton­ces tenien­te coro­nel Ist­van Belo­vai (el agen­te “Escorpión‑B”) de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar de Hun­gría hizo los titu­la­res por haber fil­tra­do a la CIA los nom­bres de ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos que infor­ma­ban a la inte­li­gen­cia hún­ga­ra. En los años 90, Belo­vai emi­gró a Esta­dos Uni­dos y se incor­po­ró a la CIA.

El falle­ci­mien­to de Belo­vai ocu­rrió jus­to cuan­do en Boli­via se revi­sa­ba minu­cio­sa­men­te el con­te­ni­do de una de las compu­tado­ras lap­tops de Ros­za Flo­res. En una car­pe­ta de archi­vos lla­ma­da Bel – Nor­te, los peri­tos boli­via­nos encon­tra­ron varios correos elec­tró­ni­cos que Ros­za Flo­res inter­cam­bió con el agen­te Belo­vai.

DETRÁS DE ACHÁ, EL CUBANOAMERICANO VALLADRES

En esa corres­pon­den­cia entre el terro­ris­ta y el espía de ori­gen hún­ga­ro, se hace refe­ren­cia al repre­sen­tan­te de la Human Rigths Foun­da­tion en Boli­via, Hugo Achá Mel­gar, quien hoy se halla pró­fu­go en Esta­dos Uni­dos tras haber sido denun­cia­do por la poli­cía boli­via­na como uno de los prin­ci­pa­les finan­cis­tas de la gue­rra terro­ris­ta que se qui­so armar en Boli­via.

Achá Mel­gar esta­ba enton­ces en con­tac­to cons­tan­te con quien diri­gía des­de Nue­va York las acti­vi­da­des de esta fun­da­ción facha­da de la CIA, el terro­ris­ta cuba­no­ame­ri­cano Arman­do Valla­da­res.

“La rela­ción entre Hugo Achá Mel­gar y Valla­da­res es direc­ta, pues este abo­ga­do se jac­ta­ba públi­ca­men­te de ello —era co-con­duc­tor de un pro­gra­ma de tele­vi­sión muy vis­to en San­ta Cruz, don­de solía refe­rir­se a Valla­da­res como su «dilec­to ami­go per­so­nal». De hecho a par­tir del nexo direc­to entre Achá Mel­gar y Valla­da­res se pro­du­jo la lle­ga­da de ‘obser­va­do­res inter­na­cio­na­les’ (agen­tes anti-cas­tris­tas) a San­ta cruz duran­te el refe­rén­dum de enero 2009 y por lo vis­to entre esos ‘obser­va­do­res’ estu­vo tam­bién Belo­vai”, expli­ca Wil­son Gar­cía Méri­da.

Valla­da­res, el terro­ris­ta de ori­gen cubano arres­ta­do en La Haba­na con Car­los Alber­to Mon­ta­ner en diciem­bre de 1960 mien­tras diri­gían aten­ta­dos en las tien­das y cines de la capi­tal, por cuen­ta de la CIA, mane­ja­ba su orga­ni­za­ción sub­ver­si­va des­de el pro­pio Empi­re Stae Buil­ding, de Nue­va York, sin la menor inter­fe­ren­cia del FBI. Poco des­pués de los even­tos de San­ta Cruz, Valla­da­res renun­ció a la pre­si­den­cia de esa orga­ni­za­ción facha­da cono­ci­da por sus cam­pa­ñas inje­ren­cis­tas con­tra Boli­via, Ecua­dor y Vene­zue­la.

Entre octu­bre y noviem­bre del 2008, cuan­do ocu­rre la cita­da corres­pon­den­cia, Ros­za Flo­res “había comen­za­do a tomar dis­tan­cia de sus padri­nos sepa­ra­tis­tas de la oli­gar­quía cru­ce­ña debi­do a que éstos se nega­ron a entre­gar­le los ingen­tes recur­sos finan­cie­ros que exi­gía para com­prar armas de des­truc­ción masi­va como misi­les y tan­ques”, y bus­có enton­ces el con­tac­to direc­to con la CIA y su apo­yo finan­cie­ro a tra­vés de Belo­vai y Valla­da­res.

El obje­ti­vo del com­plot des­ar­ti­cu­la­do el 16 de abril de 2009 en el Hotel Las Amé­ri­cas de San­ta Cruz pla­nea­ba ase­si­nar al pre­si­den­te Evo Mora­les, a su vice Alva­ro Gar­cía Line­ra y al minis­tro de Gobierno, Juan Ramón Quin­ta­na.

TODOS REFUGIADOS EN EN ESTADOS UNIDOS

Entre los cabe­ci­llas del Con­se­jo Supre­mo que diri­gió la cons­pi­ra­ción para ase­si­nar a Evo Mora­les se encon­tra­ba un influ­yen­te empre­sa­rio de San­ta Cruz, Bran­ko Marin­ko­vic, croa­ta de ori­gen.

Marin­ko­vic se fugó de Boli­via al ser denun­cia­do por la Fis­ca­lía y encon­tró refu­gio en terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos.

Tras la des­ar­ti­cu­la­ción del coman­do, el geren­te del Cen­tro de Arbi­tra­je y Con­ci­lia­ción de San­ta Cruz, Ale­jan­dro Mel­gar Perei­ra, cóm­pli­ce del com­plot, huyó de inme­dia­to de Boli­via a Esta­dos Uni­dos.

Tam­bién se com­pro­bó que Ros­za Flo­res estu­vo en con­tac­to con UnoA­mé­ri­ca, orga­ni­za­ción fas­cis­ta de Amé­ri­ca Lati­na enca­be­za­da por Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, que lue­go apa­re­ció al lado de los gol­pis­tas hon­du­re­ños.

Peña Esclu­sa tie­ne múl­ti­ples víncu­los con la mafia cuba­no­ame­ri­ca­na de Mia­mi y dis­po­ne en esta ciu­dad de dos gru­pos anti­cha­vis­tas afi­lia­dos a su orga­ni­za­ción.

Peña Esclu­sa fue dete­ni­do el 5 de julio últi­mo por fun­cio­na­rios del Ser­vi­cio Boli­va­riano de Inte­li­gen­cia Nacio­nal (Sebin), tras un ope­ra­ti­vo rea­li­za­do en su resi­den­cia de Cara­cas. Se le deco­mi­só enton­ces un kilo­gra­mo de explo­si­vo C4 y 100 deto­na­do­res.

Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *