La CIA cono­cía los pla­nes terro­ris­tas para ata­car bri­ga­das huma­ni­ta­rias de Cuba y Venezuela.

El agen­te de la CIA Ist­van Belo­vai, quien ase­so­ra­ba la cons­pi­ra­ción del para­mi­li­tar Eduar­do Ros­za para ase­si­nar a Evo Mora­les, en abril del 2009, esta­ba infor­ma­do ade­más de pla­nes ase­si­nos del mer­ce­na­rio para pro­vo­car aten­ta­dos con­tra bri­ga­das huma­ni­ta­rias de médi­cos cuba­nos y de inge­nie­ros vene­zo­la­nos que desa­rro­llan obras comu­ni­ta­rias en los muni­ci­pios más pobres del orien­te boliviano.

Lo con­fir­ma la corres­pon­den­cia elec­tró­ni­ca entre Ros­za y Belo­vai, que es estu­dia­da meticu­losa­men­te des­de su des­cu­bri­mien­to, por el cen­tro de inves­ti­ga­ción boli­viano Datos & Aná­li­sis, de Cocha­bam­ba, diri­gi­do por el cono­ci­do antro­pó­lo­go y comu­ni­ca­dor Wil­son Gar­cía Mérida.

“Ros­za le pro­po­ne a Belo­vai ata­car blan­cos pre­ci­sos median­te sen­dos aten­ta­dos que ya se pla­ni­fi­can entre ambos median­te estos e‑mails”, expli­ca el investigador.

“Se habla de hacer explo­tar el puen­te Pai­lón —el más gran­de de Boli­via, de más de un kiló­me­tro, que había sido inau­gu­ra­do por Evo Mora­les en una zona azu­ca­re­ra de San­ta Cruz— así como los pun­tos minu­cio­sa­men­te iden­ti­fi­ca­dos —median­te mapas del Goo­gle— don­de ope­ran las bri­ga­das de inge­nie­ros mili­ta­res vene­zo­la­nos de los coman­dos bina­cio­na­les que apo­yan con obras comu­ni­ta­rias en los muni­ci­pios rura­les más pobres del orien­te ama­zó­ni­co, jun­to a las bri­ga­das de médi­cos cuba­nos que se des­pla­zan en las mis­mas zonas”.

El ex ofi­cial hún­ga­ro de inte­li­gen­cia Ist­van Belo­vai, quien sir­vió de enla­ce entre el hún­ga­ro-croa­ta Eduar­do Ros­za Flo­res, jefe del gru­po para­mi­li­tar encar­ga­do del mag­ni­ci­dio, y la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, falle­ció el 6 de noviem­bre, en Den­ver, Esta­dos Uni­dos, don­de radi­ca­ba des­de su sali­da apre­su­ra­da de su país en 1990.

Las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Belo­vai, quien orien­ta­ba a los cons­pi­ra­do­res, siguen en el misterio.

A media­dos de los años 80, el enton­ces tenien­te coro­nel Ist­van Belo­vai (el agen­te “Escorpión‑B”) de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar de Hun­gría hizo los titu­la­res por haber fil­tra­do a la CIA los nom­bres de ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos que infor­ma­ban a la inte­li­gen­cia hún­ga­ra. En los años 90, Belo­vai emi­gró a Esta­dos Uni­dos y se incor­po­ró a la CIA.

El falle­ci­mien­to de Belo­vai ocu­rrió jus­to cuan­do en Boli­via se revi­sa­ba minu­cio­sa­men­te el con­te­ni­do de una de las compu­tado­ras lap­tops de Ros­za Flo­res. En una car­pe­ta de archi­vos lla­ma­da Bel – Nor­te, los peri­tos boli­via­nos encon­tra­ron varios correos elec­tró­ni­cos que Ros­za Flo­res inter­cam­bió con el agen­te Belovai.

DETRÁS DE ACHÁ, EL CUBANOAMERICANO VALLADRES

En esa corres­pon­den­cia entre el terro­ris­ta y el espía de ori­gen hún­ga­ro, se hace refe­ren­cia al repre­sen­tan­te de la Human Rigths Foun­da­tion en Boli­via, Hugo Achá Mel­gar, quien hoy se halla pró­fu­go en Esta­dos Uni­dos tras haber sido denun­cia­do por la poli­cía boli­via­na como uno de los prin­ci­pa­les finan­cis­tas de la gue­rra terro­ris­ta que se qui­so armar en Bolivia.

Achá Mel­gar esta­ba enton­ces en con­tac­to cons­tan­te con quien diri­gía des­de Nue­va York las acti­vi­da­des de esta fun­da­ción facha­da de la CIA, el terro­ris­ta cuba­no­ame­ri­cano Arman­do Valladares.

“La rela­ción entre Hugo Achá Mel­gar y Valla­da­res es direc­ta, pues este abo­ga­do se jac­ta­ba públi­ca­men­te de ello —era co-con­duc­tor de un pro­gra­ma de tele­vi­sión muy vis­to en San­ta Cruz, don­de solía refe­rir­se a Valla­da­res como su «dilec­to ami­go per­so­nal». De hecho a par­tir del nexo direc­to entre Achá Mel­gar y Valla­da­res se pro­du­jo la lle­ga­da de ‘obser­va­do­res inter­na­cio­na­les’ (agen­tes anti-cas­tris­tas) a San­ta cruz duran­te el refe­rén­dum de enero 2009 y por lo vis­to entre esos ‘obser­va­do­res’ estu­vo tam­bién Belo­vai”, expli­ca Wil­son Gar­cía Mérida.

Valla­da­res, el terro­ris­ta de ori­gen cubano arres­ta­do en La Haba­na con Car­los Alber­to Mon­ta­ner en diciem­bre de 1960 mien­tras diri­gían aten­ta­dos en las tien­das y cines de la capi­tal, por cuen­ta de la CIA, mane­ja­ba su orga­ni­za­ción sub­ver­si­va des­de el pro­pio Empi­re Stae Buil­ding, de Nue­va York, sin la menor inter­fe­ren­cia del FBI. Poco des­pués de los even­tos de San­ta Cruz, Valla­da­res renun­ció a la pre­si­den­cia de esa orga­ni­za­ción facha­da cono­ci­da por sus cam­pa­ñas inje­ren­cis­tas con­tra Boli­via, Ecua­dor y Venezuela.

Entre octu­bre y noviem­bre del 2008, cuan­do ocu­rre la cita­da corres­pon­den­cia, Ros­za Flo­res “había comen­za­do a tomar dis­tan­cia de sus padri­nos sepa­ra­tis­tas de la oli­gar­quía cru­ce­ña debi­do a que éstos se nega­ron a entre­gar­le los ingen­tes recur­sos finan­cie­ros que exi­gía para com­prar armas de des­truc­ción masi­va como misi­les y tan­ques”, y bus­có enton­ces el con­tac­to direc­to con la CIA y su apo­yo finan­cie­ro a tra­vés de Belo­vai y Valladares.

El obje­ti­vo del com­plot des­ar­ti­cu­la­do el 16 de abril de 2009 en el Hotel Las Amé­ri­cas de San­ta Cruz pla­nea­ba ase­si­nar al pre­si­den­te Evo Mora­les, a su vice Alva­ro Gar­cía Line­ra y al minis­tro de Gobierno, Juan Ramón Quintana.

TODOS REFUGIADOS EN EN ESTADOS UNIDOS

Entre los cabe­ci­llas del Con­se­jo Supre­mo que diri­gió la cons­pi­ra­ción para ase­si­nar a Evo Mora­les se encon­tra­ba un influ­yen­te empre­sa­rio de San­ta Cruz, Bran­ko Marin­ko­vic, croa­ta de origen.

Marin­ko­vic se fugó de Boli­via al ser denun­cia­do por la Fis­ca­lía y encon­tró refu­gio en terri­to­rio de Esta­dos Unidos.

Tras la des­ar­ti­cu­la­ción del coman­do, el geren­te del Cen­tro de Arbi­tra­je y Con­ci­lia­ción de San­ta Cruz, Ale­jan­dro Mel­gar Perei­ra, cóm­pli­ce del com­plot, huyó de inme­dia­to de Boli­via a Esta­dos Unidos.

Tam­bién se com­pro­bó que Ros­za Flo­res estu­vo en con­tac­to con UnoA­mé­ri­ca, orga­ni­za­ción fas­cis­ta de Amé­ri­ca Lati­na enca­be­za­da por Ale­jan­dro Peña Esclu­sa, que lue­go apa­re­ció al lado de los gol­pis­tas hondureños.

Peña Esclu­sa tie­ne múl­ti­ples víncu­los con la mafia cuba­no­ame­ri­ca­na de Mia­mi y dis­po­ne en esta ciu­dad de dos gru­pos anti­cha­vis­tas afi­lia­dos a su organización.

Peña Esclu­sa fue dete­ni­do el 5 de julio últi­mo por fun­cio­na­rios del Ser­vi­cio Boli­va­riano de Inte­li­gen­cia Nacio­nal (Sebin), tras un ope­ra­ti­vo rea­li­za­do en su resi­den­cia de Cara­cas. Se le deco­mi­só enton­ces un kilo­gra­mo de explo­si­vo C4 y 100 detonadores.

Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.