El gigan­te de las sie­te leguas (Par­te 2) – Fidel Cas­tro

El 12 de mar­zo de 2004, supi­mos por INTERPOL que un ciu­da­dano de ori­gen argen­tino natu­ra­li­za­do en Méxi­co, era recla­ma­do en un caso de ope­ra­cio­nes de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta.

Las inves­ti­ga­cio­nes per­ti­nen­tes com­pro­ba­ron que había entra­do en el país el 27 de febre­ro de ese mis­mo año, en un avión pri­va­do jun­to a otra per­so­na y se encon­tra­ba hos­pe­da­do en una casa de alqui­ler legal­men­te regis­tra­da.

Fue arres­ta­do el 30 del mis­mo mes de mar­zo.

El 31 fue pre­sen­ta­da por la Can­ci­lle­ría mexi­ca­na al MINREX de Cuba una soli­ci­tud de extra­di­ción de Car­los Ahu­ma­da Kurtz, por exis­tir una orden de aprehen­sión con­tra el mis­mo por su pro­ba­ble par­ti­ci­pa­ción en un deli­to de frau­de gené­ri­co.

Cin­co días des­pués se le impu­so la medi­da cau­te­lar de pri­sión pro­vi­sio­nal como resul­ta­do de las inves­ti­ga­cio­nes.

En los inte­rro­ga­to­rios decla­ró que, des­de noviem­bre del año 2003, se había pues­to de acuer­do con líde­res polí­ti­cos de los par­ti­dos Acción Nacio­nal (PAN) y Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), el sena­dor Die­go Fer­nán­dez de Ceva­llos y el expre­si­den­te Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri, para denun­ciar los mane­jos frau­du­len­tos de fun­cio­na­rios del Gobierno del Dis­tri­to Fede­ral, cola­bo­ra­do­res cer­ca­nos al gober­na­dor por el PRD, Andrés Manuel López Obra­dor. En videos fil­ma­dos por él o cola­bo­ra­do­res suyos, apa­re­cía el secre­ta­rio per­so­nal del Gober­na­dor, René Beja­rano, reci­bien­do miles de dóla­res de Ahu­ma­da, así como otros videos en los que apa­re­ce el Secre­ta­rio de Finan­zas del Dis­tri­to Fede­ral, Gus­ta­vo Pon­ce Melén­dez, gas­tan­do altas sumas de efec­ti­vo en un casino de Las Vegas, Esta­dos Uni­dos ‑mate­ria­les que fue­ron publi­ca­dos por la tele­vi­sión mexi­ca­na.

A Beja­rano le habían hecho la tram­pa de entre­vis­tar­lo en un pro­gra­ma de tele­vi­sión don­de cri­ti­ca­ba dura­men­te los actos de corrup­ción de fun­cio­na­rios del gobierno y al con­cluir su inter­ven­ción lo invi­ta­ron a pasar a un estu­dio colin­dan­te y le pre­sen­ta­ron un video en que se le veía reci­bien­do dine­ro de su par­te, todo lo cual cons­ti­tu­yó un gran escán­da­lo de con­se­cuen­cias des­truc­ti­vas para su pres­ti­gio.

Sali­nas de Gor­ta­ri y Fer­nán­dez de Ceva­llos, vie­ron los videos pre­via­men­te y orga­ni­za­ron, con el Secre­ta­rio de Gober­na­ción y el Pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Repú­bli­ca del gobierno del pre­si­den­te Fox, San­tia­go Creel y Rafael Mace­do de la Con­cha res­pec­ti­va­men­te, la eje­cu­ción de la denun­cia y su divul­ga­ción pos­te­rior, ofre­cién­do­le a cam­bio apo­yo eco­nó­mi­co en sus nego­cios y pro­tec­ción judi­cial para él y su fami­lia.

Ahu­ma­da tuvo varios con­tac­tos con Fer­nán­dez de Ceva­llos, ana­li­zan­do la cali­dad de los videos, mejo­ran­do los mis­mos e inclu­so, ocul­tan­do su ros­tro en las imá­ge­nes, así como que la denun­cia fue rati­fi­ca­da por él en una habi­ta­ción del Hotel Pre­si­den­te de Ciu­dad Méxi­co, don­de se halla­ban repre­sen­tan­tes de la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca.

Una vez publi­ca­dos los videos, Sali­nas, a tra­vés de su abo­ga­do Juan Colla­do Moce­lo y de su ayu­dan­te per­so­nal Adán Ruiz, le indi­có aban­do­nar Méxi­co y refu­giar­se en Cuba, lo que reali­zó comu­ni­cán­do­se con él median­te visi­tas de los emplea­dos arri­ba men­cio­na­dos y tele­fó­ni­ca­men­te.

El obje­ti­vo fun­da­men­tal, según decla­ró Ahu­ma­da, era dañar a López Obra­dor y al PRD, para debi­li­tar­lo como can­di­da­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2006.

El 28 de abril de 2004, fue depor­ta­do a Méxi­co Car­los Ahu­ma­da Kurtz, entre­gán­do­se­les a las auto­ri­da­des poli­cía­cas, que­dan­do dete­ni­do bajo la juris­dic­ción del Juez del Dis­tri­to Fede­ral que había dic­ta­do Orden de Aprehen­sión. En esa mis­ma fecha fue publi­ca­da la con­fir­ma­ción del MINREX sobre el pro­ce­so segui­do con­tra Car­los Ahu­ma­da y su depor­ta­ción.

Duran­te su deten­ción en Cuba reci­bió visi­ta de su espo­sa, acce­so con­su­lar y, excep­cio­nal­men­te, se le auto­ri­zó a entre­vis­tar­se con el abo­ga­do de Sali­nas, Juan Colla­do.

Sobre este caso se gene­ró una fuer­te cam­pa­ña mediá­ti­ca.

Res­pec­to a la depor­ta­ción, se emi­tie­ron cri­te­rios favo­ra­bles hacia Cuba por par­te de diri­gen­tes par­ti­dis­tas de diver­sas orga­ni­za­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te del PRD, seña­lán­do­se en un infor­me del Minis­te­rio del Inte­rior de Cuba, reci­bi­do ayer, con fecha 11 de agos­to de 2010, que López Obra­dor esta­ba satis­fe­cho con esa medi­da.

Por otro lado, en un “Par­te valo­ra­ti­vo de las infor­ma­cio­nes sobre la depor­ta­ción de Car­los Ahu­ma­da” se infor­ma­ba en uno de sus párra­fos: “El pre­si­den­te del ‘PRD’ Godoy lla­mó a nues­tra Emba­ja­da, ’satis­fe­cho’ por la decla­ra­ción ‘cuba­na’ y por la ‘depor­ta­ción’. Dijo que, López Obra­dor ‘está muy satis­fe­cho’”. Era lo que más nos intere­sa­ba.

El Pro­cu­ra­dor Gene­ral del Dis­tri­to Fede­ral “lla­mó a nues­tra emba­ja­da para agra­de­cer la depor­ta­ción y pedir datos del vue­lo”.

Así por el esti­lo, nume­ro­sas per­so­na­li­da­des, repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos, Repre­sen­tan­tes y Sena­do­res, nos expre­sa­ron su satis­fac­ción y gra­ti­tud.

Blan­che Petrich y Gerar­do Arreo­la, envia­da y corres­pon­sal de La Jor­na­da, envia­ron un des­pa­cho seña­lan­do: “El dete­ni­do invo­lu­cra direc­ta­men­te a altos car­gos del gobierno, seña­ló el can­ci­ller cubano”.

“La Haba­na, 5 de mayo. Sen­ta­do en la ori­lla de un sofá de bro­ca­do, pasa­do de moda, envuel­to, con buen sem­blan­te, el empre­sa­rio Car­los Ahu­ma­da dice a sus inter­lo­cu­to­res situa­dos al lado del len­te de la cáma­ra que lo gra­ba: ’Por­que yo no que­ría sol­tar los videos, por­que era, de algu­na mane­ra, mi úni­ca mane­ra de poder nego­ciar lo que esta­ba que­rien­do nego­ciar, o sea, que me ayu­da­ran. Y bueno, lamen­ta­ble­men­te ter­mi­né sol­tán­do­les todos y has­ta aho­ri­ta no me die­ron nada, por­que bueno, pro­tec­ción jurí­di­ca no me la han dado, al con­tra­rio, me gané que me acu­sa­ran de lava­do de dine­ro y la ayu­da eco­nó­mi­ca tam­po­co me la han dado y prác­ti­ca­men­te por mí lo que me han dado, no ha habi­do nada y estoy aquí pre­so.’

“Con esta micro­do­sis, no más de cua­tro minu­tos de los anun­cia­dos y temi­dos videos en poder del Gobierno cubano, el can­ci­ller Feli­pe Pérez Roque pre­sen­tó ‘las prue­bas’ que el Secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Luis Ernes­to Der­bez, le deman­dó.

“‘Lamen­ta­ble­men­te ‑con­clu­yó Pérez Roque- los hechos tie­nen una con­si­de­ra­ble con­no­ta­ción polí­ti­ca, por­que en la pla­ni­fi­ca­ción, eje­cu­ción y difu­sión de los videos con fines polí­ti­cos están invo­lu­cra­dos direc­ta­men­te altos car­gos del gobierno.’

“En estos frag­men­tos pre­sen­ta­dos esa tar­de a la pren­sa, Ahu­ma­da no men­cio­na nin­gún nom­bre del equi­po de Vicen­te Fox, ni deta­lles del com­plot diri­gi­do con­tra la figu­ra polí­ti­ca del Jefe de Gobierno del Dis­tri­to Fede­ral, Andrés Manuel López Obra­dor, ni som­bra de iden­ti­dad de los ges­to­res detrás del empre­sa­rio. Ello, a pesar de que el pro­pio can­ci­ller ase­gu­ró que auto­ri­da­des judi­cia­les cuba­nas tie­nen ‘horas y horas’ de decla­ra­cio­nes gra­ba­das del dete­ni­do. ‘Es mucho más lo que dijo Ahu­ma­da a nues­tros fun­cio­na­rios.’

“¿A qué ellos se refie­re Ahu­ma­da? ¿Quié­nes son a los que suel­ta los videos?

“Eso corres­pon­de deter­mi­nar­lo al Gobierno mexi­cano. Noso­tros diji­mos que el que había dicho que altos car­gos esta­ban impli­ca­dos en la pla­ni­fi­ca­ción pre­via de todo. Él decla­ró que había obje­ti­vos y fines polí­ti­cos. Es en Méxi­co don­de se tie­ne que inves­ti­gar todo esto. No es nues­tro obje­ti­vo. Noso­tros nos vemos obli­ga­dos a dar estos ele­men­tos por­que el can­ci­ller Der­bez nos empla­zó a pre­sen­tar prue­bas. Ese pro­nun­cia­mien­to nos obli­ga a ampliar y pro­fun­di­zar lo hecho.

“Duran­te un mes, Cuba estu­vo reci­bien­do una anda­na­da de acu­sa­cio­nes y ver­sio­nes de que está­ba­mos pro­te­gien­do a Ahu­ma­da. Reite­ro que la obli­ga­ción de dar cuen­tas al sis­te­ma polí­ti­co y al pue­blo mexi­cano de estos hechos recaen en las auto­ri­da­des mexi­ca­nas, insis­tió.”

Este intere­san­te des­pa­cho de los auto­res con­ti­núa duran­te lar­gas pági­nas de las que ni inten­to siquie­ra una sín­te­sis, pues no deseo exten­der esta Refle­xión como ayer.

Deseo ade­más incluir una impres­cin­di­ble ins­truc­ción que impar­tí al Vice­je­fe del Depar­ta­men­to de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do, el 2 de abril de 2004, a José Arbe­sú, de via­jar a Méxi­co a fin de dejar bien cla­ra nues­tra posi­ción con rela­ción al caso Ahu­ma­da:

“Hay que hacer­lo con todas las cúpu­las de los par­ti­dos, que la gen­te nues­tra vaya allí hablar con ellos, inclu­yen­do no solo el PRD, PRI, tam­bién PT, Con­ver­gen­cia. Tam­bién hay que hablar con Bola­ños (Emba­ja­dor de Cuba en Méxi­co). La idea es expli­car­les cómo ha sido, cómo nos ente­ra­mos, des­ba­ra­tar todas las pre­gun­tas que están hacien­do.”

“A Obra­dor decir­le, en pri­mer lugar, que noso­tros ni esta­mos en nin­gún com­plot con­tra él, ni nin­gu­na cons­pi­ra­ción con­tra él, ni esta­mos coali­ga­dos con nadie para hacer­le daño, que noso­tros nos ente­ra­mos que Ahu­ma­da esta­ba aquí, que noso­tros no somos capa­ces de hacer eso.

“Que noso­tros nos ente­ra­mos de la pre­sen­cia de este indi­vi­duo en el país a par­tir de la soli­ci­tud que hizo INTERPOL…”

“Que la gran ver­dad es que noso­tros tene­mos muchos pro­ble­mas y esta­mos ocu­pa­dos en otras cosas y la alta direc­ción del país no esta­ba infor­ma­da ni tan siquie­ra de los escán­da­los aque­llos…”

“Que lo supi­mos, y tan pron­to lo supi­mos se orde­nó la inves­ti­ga­ción. Que inclu­so se arres­tó al tipo para saber y cono­cer; que víc­ti­ma no era él solo de eso, sino noso­tros tam­bién, el honor, el pres­ti­gio del país y de la Revo­lu­ción. No debe haber con­fu­sión en eso. Y por el con­tra­rio, nos intere­sa todo lo que él ten­ga que decir sobre eso”

“Pedir­les opi­nio­nes a los del PRI, a los otros, a todo el mun­do, lo que que­re­mos es que nos digan. Y a todos les endil­gas el dis­cur­so de nues­tra posi­ción y como nos han envuel­to en esto, y que noso­tros no vamos a per­mi­tir que nos envuel­van en cosas sucias, que nos acu­san de ampa­rar y apo­yar…”

La gen­te del par­ti­do de López Obra­dor que­ría que le enviá­ra­mos la copia fil­ma­da de las decla­ra­cio­nes de Ahu­ma­da, y en eso no lo podía­mos com­pla­cer. Le envia­mos como corres­pon­día a la auto­ri­dad que soli­ci­tó la extra­di­ción. Otra acti­tud no habría sido seria.

Com­pren­de­mos per­fec­ta­men­te la des­con­fian­za de López Obra­dor. Había sido trai­cio­na­do por per­so­nas que creía hones­tas y esas cir­cuns­tan­cias fue­ron apro­ve­cha­das por los que esta­ban dis­pues­tos a cla­var­le un puñal.

Había una razón adi­cio­nal. Cuan­do Ahu­ma­da le mos­tró el mate­rial, que él cali­fi­ca­ra de “misil nuclear” con­tra Obra­dor, Sali­nas esta­ba en Cuba. Hom­bre suma­men­te hábil, sabía mover todas las fichas como un exper­to en aje­drez, con talen­to muy por enci­ma de los que lo rodea­ban.

Cuan­do fue Pre­si­den­te de Méxi­co, su rival había sido Cuauh­té­moc Cár­de­nas, con quien por razo­nes obvias man­te­nía­mos exce­len­tes rela­cio­nes. Todas los gran­des, medios y peque­ños Esta­dos lo habían reco­no­ci­do.

Cuba fue el últi­mo. Sólo unos días antes de su toma de pose­sión, lo hici­mos acep­tan­do su invi­ta­ción de asis­tir a la asun­ción del car­go.

No me cons­ta­ba si había habi­do o no frau­de. Era el can­di­da­to del PRI, par­ti­do por el que siem­pre vota­ron duran­te déca­das los elec­to­res mexi­ca­nos. Sólo el cora­zón me hacía creer que le roba­ron a Cuauh­té­moc la elec­ción.

Fue suma­men­te ama­ble con­mi­go, con­ver­só bas­tan­te y me mos­tró su gigan­tes­ca biblio­te­ca reple­ta de libros por los cua­tro cos­ta­dos, y con dos pisos. No los tenía allí de adorno.

Suce­dió algo mucho más impor­tan­te. En un momen­to de seria cri­sis migra­to­ria entre Cuba y Esta­dos Uni­dos en agos­to de 1994, William Clin­ton, pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en ese momen­to, que no desea­ba a Car­ter ‑quien se había pro­pues­to como media­dor y a quien noso­tros preferíamos‑, desig­nó a Sali­nas y no tuve otra alter­na­ti­va que acep­tar­lo.

Se por­tó bien, y actuó real­men­te como media­dor y no como un alia­do de Esta­dos Uni­dos. Así fue como se pro­du­jo el acuer­do, que había cons­ti­tui­do una bur­la en la pri­me­ra cri­sis, duran­te los años de Reagan.

Cuan­do Zedi­llo, un hom­bre real­men­te medio­cre que lo sus­ti­tu­yó en la pre­si­den­cia, celo­so éste tal vez de su influen­cia polí­ti­ca, le prohi­bió resi­dir en Méxi­co, Sali­nas tenía en ese momen­to una difí­cil situa­ción per­so­nal, y soli­ci­tó resi­dir en Cuba. Sin vaci­la­ción lo auto­ri­za­mos y aquí nació la pri­me­ra hija de su segun­do matri­mo­nio.

Qui­so inver­tir en nues­tro país, y no lo auto­ri­za­mos. Adqui­rió legal­men­te la resi­den­cia de un par­ti­cu­lar en la capi­tal de Cuba.

William Clin­ton, no se por­tó bien. Cum­plió los acuer­dos migra­to­rios sus­cri­tos pero man­tu­vo el blo­queo eco­nó­mi­co, la Ley de ajus­te cubano, y en cuan­to tuvo una opor­tu­ni­dad endu­re­ció la pre­sión eco­nó­mi­ca con la Ley Helms-Bur­ton, que el Gobierno de ese país ha man­te­ni­do con­tra Cuba.

Cuan­do Sali­nas escri­bió en un libro su papel en las nego­cia­cio­nes migra­to­rias, dijo la ver­dad y coin­ci­dió con el perió­di­co de izquier­da New Yor­ker, que hizo la his­to­ria de las acti­vi­da­des que reali­zó Richard­son, que era Secre­ta­rio de Ener­gía, duran­te su visi­ta a Cuba y le pro­pu­so a Clin­ton prohi­bir las pro­vo­ca­cio­nes de las avio­ne­tas que usa­ron en la gue­rra de Viet­nam para vio­lar nues­tro espa­cio aéreo sobre la Ciu­dad de la Haba­na, que moti­va­ron comu­ni­car­le a Richard­son que no tole­ra­ría­mos seme­jan­tes vio­la­cio­nes.

Cuan­do este regre­sa­ba a Esta­dos Uni­dos me dijo que no vol­ve­ría a suce­der, con lo cual no me ocu­pé más del pro­ble­ma. Des­gra­cia­da­men­te no fue así y se pro­du­jo el inci­den­te.

Sali­nas man­tu­vo la prác­ti­ca de visi­tar Cuba con deter­mi­na­da fre­cuen­cia, inter­cam­bia­ba con­mi­go y nun­ca tra­tó de enga­ñar­me. Me enfer­mé gra­ve­men­te el 26 de julio de 2006 y no vol­ví a saber de él.

No he cam­bia­do. Seré fiel a los prin­ci­pios y a la éti­ca que he prac­ti­ca­do des­de que me hice Revo­lu­cio­na­rio.

Hoy me hon­ro en com­par­tir los pun­tos de vis­ta de Manuel López Obra­dor, y no alber­go la menor duda que mucho más pron­to que lo que él ima­gi­na, todo cam­bia­rá en Méxi­co.

“… ¡los árbo­les se han de poner en fila, para que no pase el gigan­te de las sie­te leguas! Es la hora del recuen­to, y de la mar­cha uni­da, y hemos de andar en cua­dro apre­ta­do, como la pla­ta en las raí­ces de los Andes”, decla­ró José Mar­tí hace ya casi 153 años, el 1º de enero de 1891.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *