Car­ta al minis­tro de Inte­rior – Jesús Valen­cia

Señor Rubal­ca­ba: Estre­nó agos­to ‑tiem­po pro­pi­cio para la dis­ten­sión- con dos nue­vas deten­cio­nes. Pare­ce que Gurutz y Aitzi­ber no eran la actual cúpu­la de ETA, pero sí un buen pre­tex­to para pro­mo­cio­nar­se usted y sus fuer­zas zipaias. Has­ta aquí, nada nue­vo. Sí que me resul­tó lla­ma­ti­vo el comen­ta­rio que hizo: «Segui­re­mos dete­nien­do y dete­nien­do has­ta que esto ter­mi­ne». Ten­go la impre­sión de que los habi­tua­les calo­res esti­va­les han debi­li­ta­do su memo­ria y los nue­vos vien­tos polí­ti­cos su luci­dez

Por incon­ta­bles razo­nes y de mil for­mas dife­ren­tes, Eus­kal Herria evi­den­cia que no es Espa­ña ni tie­ne repa­jo­le­ra gana de ser­lo. El esper­pen­to de «La Roja» ha sido una de las más recien­tes con­fir­ma­cio­nes. Uti­li­za­ron bur­da­men­te una selec­ción de fút­bol para sellar fisu­ras esta­ta­les y para sus­ci­tar desea­das adhe­sio­nes. Bien sabe que, en nues­tra tie­rra, la aña­ga­za fra­ca­só. Éra­mos muchos los que deseá­ba­mos que algún opor­tuno gol con­tra­rio aca­lla­se seme­jan­te escan­da­le­ra, y fue­ron pocos los que fes­te­ja­ron el triun­fo espa­ñol exhi­bien­do la roji­gual­da. Usted, Sr. minis­tro, debe de cono­cer­los mejor que yo, pues bue­na par­te de ellos tra­ba­ja a su ser­vi­cio. El recha­zo a su nación tie­ne razo­nes bas­tan­te más pro­fun­das que el balom­pié: el Esta­do nava­rro jamás selló un acuer­do de paz con Espa­ña. Han pasa­do ocho siglos des­de que sus ante­ce­so­res nos ocu­pa­ron y a uste­des los segui­mos miran­do como a inva­so­res. Nues­tras raí­ces siguen intac­tas y nues­tra sobe­ra­nía bajo secues­tro: han uti­li­za­do mil arti­ma­ñas para incor­po­rar­nos a su patria, pero nos segui­mos con­si­de­ran­do una nación dife­ren­te y un esta­do sobe­rano. Eso expli­ca que bas­tan­tes pai­sa­nos nues­tros los hayan recha­za­do con fie­rros y otros muchos con el des­afec­to y la insu­mi­sión.

Sobra decir que Espa­ña, rei­no ensan­cha­do por con­quis­ta­do­res y cons­tre­ñi­do por inqui­si­do­res, ha recu­rri­do al encar­ce­la­mien­to como medi­da habi­tual para sub­yu­gar nues­tras con­cien­cias; ni las rejas, ni el des­tie­rro ni el tor­men­to lo han con­se­gui­do. Nues­tra his­to­ria ‑que, aun­que ocul­ta­da, tam­bién la tene­mos- está pla­ga­da de hechos que con­fir­man esta sor­da resis­ten­cia de nues­tro Esta­do a su con­quis­ta. Ya des­de el siglo XIII cas­ti­ga­ban con cár­cel a los nava­rros de Ara­ba, Gipuz­koa y Biz­kaia que rei­vin­di­ca­ban su con­di­ción de tales. Pedro el Maris­cal y Pedro Bere­te­rra sopor­ta­ron cade­nas has­ta la muer­te antes de reco­no­cer la sobe­ra­nía de reyes aje­nos. Los miles de encar­ce­la­dos por los isa­be­li­nos, Pri­mo de Rive­ra, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca… ¿no le sugie­ren nada? Sr. minis­tro, mien­tras escri­bo estás líneas están juz­gan­do a Udal­bil­tza, espe­ran turno las cau­sas con­tra D3M, Bata­su­na, ANV, EHAK… per­so­nas hon­ra­das para las que se piden cien­tos de años de pri­sión.

Pedro Esar­te, his­to­ria­dor, reco­ge nues­tro sen­tir res­pec­to a la jus­ti­cia espa­ño­la que tan pro­fu­sa­men­te nos encar­ce­la: «Los jue­ces se con­vier­ten en la fuer­za esta­ble del sis­te­ma, los juz­ga­dos en el lugar del tea­tro y las sen­ten­cias en terro­ris­mo de esta­do». Fra­ca­sa­rá, Sr. Rubal­ca­ba, si pre­ten­de aca­bar a gol­pe de deten­cio­nes el secu­lar con­flic­to de sobe­ra­nía que uste­des pro­vo­ca­ron y avi­van.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *