Car­ta al minis­tro de Inte­rior – Jesús Valencia

Señor Rubal­ca­ba: Estre­nó agos­to ‑tiem­po pro­pi­cio para la dis­ten­sión- con dos nue­vas deten­cio­nes. Pare­ce que Gurutz y Aitzi­ber no eran la actual cúpu­la de ETA, pero sí un buen pre­tex­to para pro­mo­cio­nar­se usted y sus fuer­zas zipaias. Has­ta aquí, nada nue­vo. Sí que me resul­tó lla­ma­ti­vo el comen­ta­rio que hizo: «Segui­re­mos dete­nien­do y dete­nien­do has­ta que esto ter­mi­ne». Ten­go la impre­sión de que los habi­tua­les calo­res esti­va­les han debi­li­ta­do su memo­ria y los nue­vos vien­tos polí­ti­cos su lucidez

Por incon­ta­bles razo­nes y de mil for­mas dife­ren­tes, Eus­kal Herria evi­den­cia que no es Espa­ña ni tie­ne repa­jo­le­ra gana de ser­lo. El esper­pen­to de «La Roja» ha sido una de las más recien­tes con­fir­ma­cio­nes. Uti­li­za­ron bur­da­men­te una selec­ción de fút­bol para sellar fisu­ras esta­ta­les y para sus­ci­tar desea­das adhe­sio­nes. Bien sabe que, en nues­tra tie­rra, la aña­ga­za fra­ca­só. Éra­mos muchos los que deseá­ba­mos que algún opor­tuno gol con­tra­rio aca­lla­se seme­jan­te escan­da­le­ra, y fue­ron pocos los que fes­te­ja­ron el triun­fo espa­ñol exhi­bien­do la roji­gual­da. Usted, Sr. minis­tro, debe de cono­cer­los mejor que yo, pues bue­na par­te de ellos tra­ba­ja a su ser­vi­cio. El recha­zo a su nación tie­ne razo­nes bas­tan­te más pro­fun­das que el balom­pié: el Esta­do nava­rro jamás selló un acuer­do de paz con Espa­ña. Han pasa­do ocho siglos des­de que sus ante­ce­so­res nos ocu­pa­ron y a uste­des los segui­mos miran­do como a inva­so­res. Nues­tras raí­ces siguen intac­tas y nues­tra sobe­ra­nía bajo secues­tro: han uti­li­za­do mil arti­ma­ñas para incor­po­rar­nos a su patria, pero nos segui­mos con­si­de­ran­do una nación dife­ren­te y un esta­do sobe­rano. Eso expli­ca que bas­tan­tes pai­sa­nos nues­tros los hayan recha­za­do con fie­rros y otros muchos con el des­afec­to y la insumisión.

Sobra decir que Espa­ña, rei­no ensan­cha­do por con­quis­ta­do­res y cons­tre­ñi­do por inqui­si­do­res, ha recu­rri­do al encar­ce­la­mien­to como medi­da habi­tual para sub­yu­gar nues­tras con­cien­cias; ni las rejas, ni el des­tie­rro ni el tor­men­to lo han con­se­gui­do. Nues­tra his­to­ria ‑que, aun­que ocul­ta­da, tam­bién la tene­mos- está pla­ga­da de hechos que con­fir­man esta sor­da resis­ten­cia de nues­tro Esta­do a su con­quis­ta. Ya des­de el siglo XIII cas­ti­ga­ban con cár­cel a los nava­rros de Ara­ba, Gipuz­koa y Biz­kaia que rei­vin­di­ca­ban su con­di­ción de tales. Pedro el Maris­cal y Pedro Bere­te­rra sopor­ta­ron cade­nas has­ta la muer­te antes de reco­no­cer la sobe­ra­nía de reyes aje­nos. Los miles de encar­ce­la­dos por los isa­be­li­nos, Pri­mo de Rive­ra, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca… ¿no le sugie­ren nada? Sr. minis­tro, mien­tras escri­bo estás líneas están juz­gan­do a Udal­bil­tza, espe­ran turno las cau­sas con­tra D3M, Bata­su­na, ANV, EHAK… per­so­nas hon­ra­das para las que se piden cien­tos de años de prisión.

Pedro Esar­te, his­to­ria­dor, reco­ge nues­tro sen­tir res­pec­to a la jus­ti­cia espa­ño­la que tan pro­fu­sa­men­te nos encar­ce­la: «Los jue­ces se con­vier­ten en la fuer­za esta­ble del sis­te­ma, los juz­ga­dos en el lugar del tea­tro y las sen­ten­cias en terro­ris­mo de esta­do». Fra­ca­sa­rá, Sr. Rubal­ca­ba, si pre­ten­de aca­bar a gol­pe de deten­cio­nes el secu­lar con­flic­to de sobe­ra­nía que uste­des pro­vo­ca­ron y avivan.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.