Ata­que a Irán – Phi­lip Giraldi

La «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» y la cam­pa­ña de odio diri­gi­da con­tra los musul­ma­nes, que se ha vis­to impul­sa­da en los últi­mos meses, tie­ne una rela­ción direc­ta con la «Bata­lla de petró­leo en Orien­te Medio». ¿Cuál es el mejor modo de con­quis­tar estas vas­tas reser­vas de petró­leo ubi­ca­das en paí­ses habi­ta­dos por musul­ma­nes? Cons­truir un con­sen­so polí­ti­co con­tra los paí­ses musul­ma­nes, des­cri­bién­do­los como «inci­vi­li­za­dos», deni­gran­do su cul­tu­ra y reli­gión, apli­can­do per­fi­les étni­cos con­tra los musul­ma­nes en los paí­ses occi­den­ta­les, fomen­tan­do el odio y el racis­mo con­tra los habi­tan­tes de las nacio­nes pro­duc­to­ras de petróleo.

«Hay un virus de extre­mis­mo que sale del cóc­tel del fana­tis­mo reli­gio­so y la repre­sión polí­ti­ca en Orien­te Medio, que está sien­do expor­ta­do al res­to del mun­do.» “Sólo ase­gu­ra­re­mos nues­tro futu­ro, si se tra­ta de cada aspec­to de ese pro­ble­ma. Nues­tra segu­ri­dad futu­ra depen­de del tra­ta­mien­to de la esta­bi­li­dad de esa región «.» Nun­ca se pue­de decir nun­ca jamás en nin­gu­na de estas situa­cio­nes.” (Tony Blair. Cita­do en The Mirror, el 7 de febre­ro de 2006)
 
El plan inclu­ye un asal­to aéreo a gran esca­la con­tra Irán emplean­do tan­to armas nuclea­res tác­ti­cas como con­ven­cio­na­les. Den­tro de Irán hay más de 450 obje­ti­vos estra­té­gi­cos prin­ci­pa­les, inclu­yen­do nume­ro­sos y pre­sun­tos sitios don­de se desa­rro­llan pro­gra­mas de armas nuclea­res. Muchas de estas zonas son de difí­cil acce­so o se encuen­tran a mucha pro­fun­di­dad bajo tie­rra y no podrían ser ata­ca­das por armas con­ven­cio­na­les, de ahí la opción nuclear. Al igual que en el caso de Irak, la res­pues­ta no está con­di­cio­na­da a la actual impli­ca­ción de Irán en actos de terro­ris­mo diri­gi­dos con­tra los Esta­dos Uni­dos. Varios altos ofi­cia­les de la Fuer­za Aérea que han par­ti­ci­pa­do en la pla­ni­fi­ca­ción de estos infor­mes, mues­tran su cons­ter­na­ción por las con­se­cuen­cias de lo que se está hacien­do – Irán está sien­do pre­pa­ra­do para un ata­que nuclear no pro­vo­ca­do- pero nadie está dis­pues­to a dañar su carre­ra al plan­tear objeciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.