Wolls­to­ne­craft, la pri­me­ra femi­nis­ta…

Simo­ne de Beau­voir revo­lu­cio­nó el esta­tu­to de la mujer en 1949 con El segun­do sexo. «La mujer no nace, se hace», según la filó­so­fa. La idea, una autén­ti­ca bom­ba en la con­ser­va­do­ra socie­dad de los años cin­cuen­ta, no era sin embar­go nue­va. Más de un siglo antes de que la com­pa­ñe­ra de Jean-Paul Sar­tre denun­cia­ra una edu­ca­ción que pri­vi­le­gia­ba al hom­bre y rei­vin­di­ca­ra la liber­tad de la mujer, otra madre del femi­nis­mo se levan­tó con­tra las prohi­bi­cio­nes: la bri­tá­ni­ca Mary Wolls­to­ne­craft, tam­bién madre de Mary She­lley, la auto­ra de Fran­kens­tein.

Cuan­do Mary Wolls­to­ne­craft lle­gó en diciem­bre de 1792 a la Fran­cia revo­lu­cio­na­ria, tenía 33 años y lle­va­ba en la male­ta Vin­di­ca­ción de los dere­chos de la mujer, un tex­to que decla­ra­ba que las muje­res eran «estú­pi­das», «super­fi­cia­les» y «unos jugue­tes». Su tono denun­cia­ba la situa­ción de la mujer en el siglo XVIII. El pro­ble­ma era la edu­ca­ción, que «nos hace más arti­fi­cia­les y débi­les de carác­ter de lo que de otra for­ma podrían haber sido». Según Wolls­to­ne­craft, el Esta­do debe per­mi­tir a las muje­res «prac­ti­car la medi­ci­na, lle­var una gran­ja, diri­gir una tien­da, vivir de su pro­pio tra­ba­jo». Fran­cia, que en 1793 man­dó a la gui­llo­ti­na a Olym­pe de Gou­ges, auto­ra de la Decla­ra­ción de los Dere­chos de la Mujer y de la Ciu­da­da­na, vivía momen­tos peli­gro­sos y Wolls­to­ne­craft regre­só a su país natal.

Habla­ba de ella como «la pri­me­ra de un nue­vo géne­ro» y siem­pre se opu­so al matri­mo­nio

Wolls­to­ne­craft nació el 27 de abril de 1759 en Spi­tal­fields, cer­ca de Lon­dres. Las malas ges­tio­nes finan­cie­ras de un padre vio­len­to la obli­ga­ron a res­pon­sa­bi­li­zar­se por sus dos her­ma­nas, Eve­ri­na y Eli­za. Y a pro­bar con ellas sus ideas femi­nis­tas: Mary con­ven­ció a Eli­za que aban­do­na­ra a su mari­do y a su bebé, y huir. Mary recha­za­ba las nor­mas socia­les de la épo­ca y se opo­nía al matri­mo­nio.

«Se han defor­ma­do en mí cier­tas román­ti­cas de amis­tad Soy un poco pecu­liar en mi enten­di­mien­to del amor y de la amis­tad», escri­be Wolls­to­ne­craft con cier­ta ambi­güe­dad a su ami­ga Jane Arden. Antes de cono­cer a cual­quier hom­bre, la ensa­yis­ta dedi­ca más tiem­po y fide­li­dad a sus amis­ta­des femi­ni­nas: fue has­ta Lis­boa para cui­dar de su ami­ga Fanny Blood. Era 1785 y Mary sabía que debía dedi­car­se a tra­ba­jar para con­ver­tir­se en «la pri­me­ra de un nue­vo géne­ro», según sus pro­pias pala­bras.

Wolls­to­ne­craft escri­bía ensa­yos, nove­las, todo lo que le per­mi­tía cues­tio­nar las nor­mas de su épo­ca y refle­xio­nar sobre el futu­ro. Habla­ba inglés, fran­cés y ale­mán; era tra­duc­to­ra, se rela­cio­na­ba con los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res de la épo­ca. Y lle­gó a Fran­cia des­pués de la Revo­lu­ción para lle­var a cabo sus ideas. Pero París tam­bién era la ciu­dad del amor y, aun­que fue­ra un lugar común, Mary se ena­mo­ró en la capi­tal fran­ce­sa. De un anar­quis­ta ame­ri­cano, Gil­bert Imlay, quien se negó a casar­se con ella. Cuan­do nació su hija Fanny,Mary inten­tó sui­ci­dar­se.

En Vin­di­ca­ción de los dere­chos de la mujer”, cri­ti­ca­ba la figu­ra de la mujer vis­ta como «un jugue­te»

«Sólo ten­go que lamen­tar que, cuan­do la amar­gu­ra de la muer­te había pasa­do, fui inhu­ma­na­men­te traí­da de vuel­ta a la vida y la mise­ria. Pero ten­go la fir­me deter­mi­na­ción de que esa decep­ción no me des­con­cier­te; no deja­ré que lo que fue uno de los actos más cal­ma­dos de mi razón que­de como un inten­to deses­pe­ra­do», escri­bió tras regre­sar a Lon­dres. Mary, que siem­pre había cri­ti­ca­do el rol de la mujer como sim­ple edu­ca­do­ra de niños, murió el 10 de sep­tiem­bre de 1797, a los 38 años, diez días des­pués de dar a luz a su segun­da hija, Mary. Tam­bién se había casa­do con William God­win, el hom­bre que publi­có las memo­rias de la pri­me­ra pen­sa­do­ra femi­nis­ta de la His­to­ria.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *