[Video] ¿Se ale­jan las ame­na­zas del impe­ria­lis­mo des­pues de la cum­bre de San­ta Mar­ta?- Tri­bu­na Popu­lar

Acuer­do Chá­vez-San­tos y las Bases Mili­ta­res.-

Cara­cas, 11 ago. 2010, Tri­bu­na Popu­lar TP.- El día mar­tes 4 de agos­to del 2009, duran­te la ins­ta­la­ción de una cum­bre de gene­ra­les en la ciu­dad de Car­ta­ge­na, Colom­bia, don­de par­ti­ci­pan mili­ta­res de varios paí­ses de la región, el gene­ral Freddy Padi­lla de León, minis­tro de Defen­sa encar­ga­do del enton­ces gobierno de Uri­be, anun­ció la lis­ta com­ple­ta de las bases mili­ta­res que las fuer­zas arma­das nor­te­ame­ri­ca­na podrán uti­li­zar.

Esta deci­sión, que se había cono­ci­do varias sema­nas antes, pro­vo­có serias reac­cio­nes de paí­ses veci­nos y en toda Sura­mé­ri­ca. Vene­zue­la, deci­dió reti­rar su emba­ja­dor y a casi todo el per­so­nal diplo­má­ti­co de Bogo­tá, al con­si­de­rar una ame­na­za para su segu­ri­dad la acti­vi­dad de mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia. Así mis­mo, el mis­mo día que se ins­ta­la­ba esta cum­bre en ciu­dad de Car­ta­ge­na, el ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be comen­za­ría una gira por los paí­ses de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR) para “acla­rar los alcan­ces de esta pre­sen­cia”, situa­ción que no logró, ya que nun­ca dio a cono­cer los tér­mi­nos del acuer­do con el gobierno nor­te­ame­ri­cano.

En Qui­to, el 10 de agos­to del 2009, hace exac­ta­men­te un año, los pre­si­den­tes de la UNASUR acor­da­ron rea­li­zar una cum­bre extra­or­di­na­ria para ana­li­zar el peli­gro de la uti­li­za­ción de bases mili­ta­res colom­bia­nas por Esta­dos Uni­dos.

El 29 de agos­to en Bari­lo­che, Repú­bli­ca Argen­ti­na, des­pués de sie­te horas de deba­te los 12 pre­si­den­tes de los paí­ses miem­bros de la Unión de Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas (UNASUR), varios de los cua­les recha­za­ron con argu­men­tos con­tun­den­tes la pre­sen­cia de bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en terri­to­rio colom­biano, acor­da­ron un tex­to en defen­sa de la no inje­ren­cia en asun­tos inter­nos de los pue­blos para garan­ti­zar la inte­gra­ción regio­nal y se pro­nun­cia­ron por la paz y la pre­ser­va­ción de los recur­sos natu­ra­les, en un docu­men­to cali­fi­ca­do mode­ra­do.

Asi­mis­mo se citó a una reu­nión de can­ci­lle­res en la pri­me­ra quin­ce­na de sep­tiem­bre de ese año, para dise­ñar medi­das de fomen­to en mate­ria de con­fian­za y segu­ri­dad y avan­zar en una estra­te­gia sud­ame­ri­ca­na de lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, y con­vo­car al Con­se­jo de Defen­sa de la UNASUR para ana­li­zar la estra­te­gia mili­tar de Esta­dos Uni­dos en la región.

Ha pasa­do un año de dichos even­tos y nos encon­tra­mos sin una cla­ra posi­ción de los paí­ses de UNASUR, con res­pec­to a la ins­ta­la­ción de las Bases mili­ta­res en Colom­bia y en Lati­noa­me­ri­ca, que para muchos no hay ele­men­to alguno que jus­ti­fi­que la ins­ta­la­ción de este tipo de bases en terri­to­rio lati­no­ame­ri­cano: como seña­ló la pre­si­den­ta de Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez, el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo se tie­nen que com­ba­tir, entre otras cosas, con medi­das de inte­li­gen­cia y con­tra­in­te­li­gen­cia, no con el esta­ble­ci­mien­to de encla­ves mili­ta­res, y los pro­pios colom­bia­nos debe­rían saber, tras la expe­rien­cia de la apli­ca­ción del desas­tro­so Plan Colom­bia, que la estra­te­gia anti­nar­co ofre­ci­da des­de Washing­ton no arro­ja sal­dos par­ti­cu­lar­men­te posi­ti­vos y sí poten­cia el desa­rro­llo de esce­na­rios de tin­tes béli­cos y de vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a los dere­chos huma­nos.

En cam­bio, exis­ten razo­nes de peso para sus­ten­tar el recha­zo de los gobier­nos sud­ame­ri­ca­nos a la pre­sen­cia mili­tar de la super­po­ten­cia en Colom­bia: his­tó­ri­ca­men­te, Washing­ton ha brin­da­do apo­yo a gol­pes de Esta­do que aso­la­ron la región el siglo pasa­do y ha res­pal­da­do la impo­si­ción de gobier­nos títe­res, ha man­te­ni­do un cons­tan­te inje­ren­cis­mo eco­nó­mi­co en estos paí­ses, y ha empren­di­do ofen­si­vas sis­te­má­ti­cas en con­tra de la inte­gri­dad terri­to­rial y el pleno usu­fruc­to de los recur­sos natu­ra­les de las nacio­nes al sur del río Bra­vo. Por lo demás, sería per­ti­nen­te que Bogo­tá pres­ta­ra aten­ción a lo expre­sa­do en la cum­bre extra­or­di­na­ria de UNASUR por el pro­pio Rafael Correa, cuan­do, al recor­dar que Esta­dos Uni­dos ocu­pó duran­te años la base de Man­ta, en terri­to­rio ecua­to­riano, con­clu­yó: “No nos enga­ñe­mos: no hay cómo con­tro­lar lo que los esta­dou­ni­den­ses hagan en las bases que les cede­rá Colom­bia”.

La nue­va pro­vo­ca­ción colom­bia­na y rom­pi­mien­to de rela­cio­nes

Vene­zue­la rom­pe rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Colom­bia

El 22 de julio pasa­do, el pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, anun­ció el rom­pi­mien­to de las rela­cio­nes con Colom­bia, lue­go de negar rotun­da­men­te las acu­sa­cio­nes de este últi­mo país sobre la supues­ta pre­sen­cia de gue­rri­lle­ros colom­bia­nos en Vene­zue­la.

El emba­ja­dor de Colom­bia en la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Alfon­so Hoyos, afir­mó duran­te reu­nión extra­or­di­na­ria de ese orga­nis­mo, que la pre­sen­cia en Vene­zue­la de gru­pos gue­rri­lle­ros se ha con­so­li­da­do, es acti­va y cre­cien­te. El vecino país, dijo, se ha con­ver­ti­do en un sitio de reu­nión de cri­mi­na­les inter­na­cio­na­les don­de pla­nean aten­ta­dos, tra­fi­can con dro­gas y armas y eje­cu­tan secues­tros, refi­rió el dia­rio El Tiem­po.

Tras des­men­tir tales acu­sa­cio­nes, el man­da­ta­rio boli­va­riano afir­mó que «no nos que­da por dig­ni­dad más que rom­per total­men­te las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con la her­ma­na Repú­bli­ca de Colom­bia».

Los máxi­mos repre­sen­tan­tes del poder legis­la­ti­vo y elec­to­ral de Vene­zue­la res­pal­da­ron la deci­sión de Chá­vez.

El repre­sen­tan­te per­ma­nen­te de Vene­zue­la en la OEA, Roy Cha­der­ton Matos, al repli­car a Hoyos, ase­gu­ró que el Gobierno del pre­si­den­te colom­biano, Álva­ro Uri­be Vélez, ha sido reite­ra­ti­vo en la pre­sen­ta­ción de «mon­ta­jes» para inten­tar invo­lu­crar al Gobierno del pre­si­den­te vene­zo­lano, Hugo Chá­vez, en un supues­to apo­yo a las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), sin que nun­ca haya podi­do demos­trar la vera­ci­dad de tales acu­sa­cio­nes, rese­ñó AVN.

Des­de Ciu­dad de Méxi­co, don­de cum­plía una gira por la región, el pre­si­den­te elec­to de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, no qui­so emi­tir nin­gu­na decla­ra­ción sobre el rom­pi­mien­to de rela­cio­nes entre su país y Vene­zue­la, refie­re Mile​nio​.com.

Des­de Los Pinos, lugar don­de se entre­vis­tó con el pre­si­den­te mexi­cano Feli­pe Cal­de­rón, San­tos men­cio­nó que «la mejor con­tri­bu­ción que pode­mos hacer es no pro­nun­ciar­nos».

Reanu­da­ción de rela­cio­nes con el nue­vo gobierno

Tras la fir­ma de la decla­ra­ción de prin­ci­pios entre los pre­si­den­tes de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez Frías, y de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, rea­li­za­da este mar­tes en la ciu­dad neo­gra­na­di­na de San­ta Mar­ta, se selló el relan­za­mien­to de la rela­ción entre ambas nacio­nes, con base en un diá­lo­go trans­pa­ren­te y direc­to, hecho que per­mi­ti­rá reto­mar la diplo­ma­cia y for­ta­le­cer el inter­cam­bio comer­cial, rese­ño AVN.

El jefe de Esta­do vene­zo­lano, Hugo Chá­vez Frías, seña­ló: “Hemos colo­ca­do la pie­dra fun­da­men­tal para esta nue­va rela­ción. Oja­lá que ese fuer­te lega­do de Bolí­var sir­va para ilu­mi­nar­nos el camino que hoy esta­mos comen­zan­do. A noso­tros nos con­vie­ne una Colom­bia esta­ble, una Colom­bia en desa­rro­llo».

Ambos pre­si­den­tes acor­da­ron avan­zar en la inte­gra­ción bila­te­ral, para bene­fi­cio de ambos pue­blos y, en espe­cial, de las comu­ni­da­des fron­te­ri­zas.

Tam­bién se esta­ble­ció la crea­ción de cin­co comi­sio­nes de tra­ba­jo para aten­der diver­sos asun­tos de inte­rés mutuo.

Entre los temas que se abor­da­rán en las comi­sio­nes, se encuen­tran el pago de la deu­da a los expor­ta­do­res colom­bia­nos y el reim­pul­so de las rela­cio­nes comer­cia­les; un acuer­do de com­ple­men­ta­ción eco­nó­mi­ca; el desa­rro­llo de un plan de tra­ba­jo de inver­sión social en la zona de fron­te­ra y la eje­cu­ción de obras de infra­es­truc­tu­ra y segu­ri­dad.

Asi­mis­mo, el pre­si­den­te Chá­vez con­si­de­ra que la res­ti­tu­ción de las rela­cio­nes colom­bo-vene­zo­la­nas cons­ti­tu­ye un nue­vo comien­zo, debi­do a que ambos paí­ses cuen­tan con petró­leo, gas, agri­cul­tu­ra y un pue­blo tra­ba­ja­dor.

“Ambos tene­mos un poten­cial, como hay pocos en este pla­ne­ta: dos paí­ses veci­nos que en el fon­do somos el mis­mo gran país. Esta reu­nión cae como una ben­di­ción para Surá­me­ri­ca”, mani­fes­tó el pre­si­den­te Chá­vez.

Sin embar­go, lue­go de que el Gobierno vene­zo­lano deci­die­ra con­ge­lar las rela­cio­nes comer­cia­les entre ambos paí­ses, a raíz de la deci­sión del gobierno colom­biano de per­mi­tir la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en su terri­to­rio, nada se dice en el docu­men­to de acuer­do.

Es por ello que nues­tras pre­gun­tas son: ¿Se ha acep­ta­do táci­ta­men­te la ins­ta­la­ción de las 7 Bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en terri­to­rio colom­biano?; ¿Ya no son una ame­na­za para la región?

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV), afir­mó este lunes que la oli­gar­quía colom­bia­na y el impe­ria­lis­mo logra­ron el reco­no­ci­mien­to táci­to, o a lo menos, bajar la exi­gen­cia de los paí­ses lati­no­ame­ri­cano sobre la ins­ta­la­ción de las Bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­na en Colom­bia.

“Lo que se trans­for­mó en un con­flic­to per­so­nal entre el ex pre­si­den­te Uri­be y el Pre­si­den­te Chá­vez, y el nue­vo pre­si­den­te San­tos, apa­re­ce como si no tuvie­ra nada que ver con ello”, seña­ló el dipu­tado Caro­lus Wim­mer, miem­bro del Buró Polí­ti­co.

Tam­bién afir­mó el diri­gen­te comu­nis­ta que “No pode­mos espe­rar ese cam­bio que, tan­to el pue­blo colom­biano y el pue­blo vene­zo­lano, espe­ra­mos. No va a venir a tra­vés de la pre­si­den­cia de San­tos”, y advir­tió el no caer en “eufo­ria” con el rele­vo en el gobierno neo­gra­na­dino, ya que no repre­sen­ta un real cam­bio en la polí­ti­ca segui­da por Uri­be y con­ti­nua­rá las direc­tri­ces del gobierno nor­te­ame­ri­ca­nos.

Pron­to vere­mos cómo con­ti­nua esta his­to­ria, con­si­de­ran­do lo seña­la­do por el diri­gen­te comu­nis­ta colom­biano, Nel­son Fajar­do, recien­te­men­te de visi­ta en Cara­cas para reu­nir­se con el Buró Polí­ti­co del PCV y sacar una decla­ra­ción con­jun­ta, en la que seña­ló que duran­te 100 días, el gobierno de Juan Manuel San­tos, tra­ta­rá de refle­jar mediá­ti­ca­men­te una dife­ren­cia entre él y Uri­be, pero que al final desa­rro­lla­rá las polí­ti­cas que le impon­ga el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

Ver Video:



Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *