Bar­ci­na y los toros- Gerin­da Bai

EXTRA ECCLESSIAM NULLA SALLUS

Yolan­da Bar­ci­na que «quien no defien­de la tra­di­ción tau­ri­na no defien­de a Nava­rra», aun­que no ha acla­ra­do ante quién hay que defen­der a Nava­rra. La que aspi­ra a ser pre­si­den­ta de todos los nava­rros ana­te­mi­za de mane­ra des­ca­ra­da a muchí­si­mas per­so­nas por el sim­ple hecho de no dis­fru­tar con la «fies­ta».
Obsér­ve­se que no se refie­re úni­ca­men­te a los opo­si­to­res acti­vos, sino a todo quien no adop­te una pos­tu­ra de deci­di­da defen­sa de seme­jan­te sal­va­ja­da. Se podría dis­cu­tir si serían posi­bles los encie­rros sin lidia pos­te­rior, pero lo más gra­ve es la cons­ta­ta­ción de esta posi­ción faná­ti­ca y fun­da­men­ta­lis­ta en una cua­li­fi­ca­da aspi­ran­te al gobierno de una comu­ni­dad.
Quien no com­par­ta su ideo­lo­gía y sus refe­ren­cias sim­bó­li­cas obli­ga­to­rias, las de una par­te de los nava­rros, se pue­de con­si­de­rar aquí de sobra. Y por si aca­so, mejor escon­der y silen­ciar las pro­pias, por lo que pue­da pasar. Fue­ra de la Igle­sia de Bar­ci­na, no hay sal­va­ción. Extra eccles­siam nulla sallus. Para echar­se a tem­blar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *