Marx, ámbi­to pri­va­do y éti­ca revo­lu­cio­na­ria- Ali­cia Couse­lo

El muy intere­san­te ensa­yo de Iña­ki Gil de San Vicen­te “La éti­ca mar­xis­ta como crí­ti­ca radi­cal de la éti­ca bur­gue­sa” tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de tocar algu­nos aspec­tos de la vida de Car­los Marx que no dejan de tener su atrac­ti­vo si los mira­mos a tra­vés de las gafas vio­le­tas del femi­nis­mo.

Este enfo­que es per­ti­nen­te por­que este pres­ti­gio­so inte­lec­tual aber­tza­le es uno de los pocos mar­xis­tas res­pe­ta­dos y con­ven­ci­dos que sis­te­má­ti­ca­men­te inclu­ye al patriar­ca­do en sus aná­li­sis polí­ti­cos (1). En este tra­ba­jo seña­la una vez más su impor­tan­cia para la revo­lu­ción cuan­do dice que “sólo con la extin­ción de la ley del valor-tra­ba­jo, con la supera­ción his­tó­ri­ca del sala­ria­do, de la mer­can­cía y del valor de cam­bio, ade­más del patriar­ca­do y la opre­sión nacio­nal, sólo enton­ces dis­pon­drá la espe­cie huma­na –otra espe­cie huma­na, des­de lue­go— de con­di­cio­nes de pen­sar y prac­ti­car una ver­da­de­ra Éti­ca comu­nis­ta“.

Sobre estas y otras pre­mi­sas, refle­xio­na sobre lo que para Marx sería la éti­ca revo­lu­cio­na­ria y su opues­to, la éti­ca reac­cio­na­ria y para ello curio­sa­men­te se basa en las res­pues­tas que éste da a un cues­tio­na­rio de su pri­ma, Antoi­net­te Phi­lips. Digo que es curio­so por­que rara vez se inclu­yen en los ela­bo­ra­dos aná­li­sis teó­ri­cos o las míti­cas tra­yec­to­rias polí­ti­cas, las for­ta­le­zas y debi­li­da­des, acier­tos y erro­res de las per­so­nas físi­cas pro­ta­go­nis­tas, por per­te­ne­cer esta cues­tión al ámbi­to natu­ral, des­va­lo­ri­za­do e invi­si­bi­li­za­do de lo pri­va­do, que el patriar­ca­do como estruc­tu­ra social asig­na al géne­ro feme­nino.

Según estas res­pues­tas, se pue­de dedu­cir que para Marx la éti­ca comu­nis­ta “intro­du­ce la sen­ci­llez, la fuer­za, la uni­dad de obje­ti­vos, la lucha revo­lu­cio­na­ria, la soli­da­ri­dad con todo lo humano y la duda metó­di­ca”. Por otra par­te, las carac­te­rís­ti­cas de la éti­ca reac­cio­na­ria son “la debi­li­dad, el ser­vi­lis­mo, la cre­du­li­dad y la sumi­sión.”

El autor no deja pasar el deta­lle de la aso­cia­ción que hace Marx de mujer con debi­li­dad y lo atri­bu­ye a “las raí­ces machis­tas de la per­so­na­li­dad de Marx, bas­tan­te mayo­res que las de Engels, mucho más cons­cien­te del pro­ble­ma pro­fun­do de la opre­sión de la mujer y mucho más abier­to a toda cla­se de prác­ti­cas sexo-amo­ro­sas tan radi­cal­men­te con­tra­rias a la doble mora­li­dad bur­gue­sa –tam­bién cri­ti­ca­da por Marx aun­que de boqui­lla en una cues­tión vital — que fue la úni­ca cau­sa por la que Marx debi­li­tó mucho y has­ta con­ge­ló su amis­tad con Engels duran­te un tiem­po”.

A par­tir de esta inter­pre­ta­ción, cono­ci­da para muchas femi­nis­tas revo­lu­cio­na­rias, inten­ta­ré a con­ti­nua­ción escar­bar en lo que entien­do es la cues­tión de fon­do.

A mi per­so­nal­men­te no me gus­ta uti­li­zar la eti­que­ta de “machis­mo” por­que me pare­ce que es un ter­mino poco cla­ro que no evi­den­cia todo el con­te­ni­do ideo­ló­gi­co que lo rela­cio­na con la infe­rio­ri­za­ción de la mujer. En prin­ci­pio, creo que no es un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co, que es lo que común­men­te se aso­cia al con­cep­to de per­so­na­li­dad. En gene­ral se con­si­de­ra que es una acti­tud de pre­po­ten­cia de los hom­bres hacia las muje­res que se expre­sa en la vida coti­dia­na en for­ma de tira­nía, terro­ris­mo ínti­mo, vio­len­cia físi­ca y psí­qui­ca, domi­na­ción y sexis­mo que en su for­ma más extre­ma lle­va a la muer­te de la mujer (2). La raíz de este fun­cio­na­mien­to está en esa estruc­tu­ra social que lla­ma­mos patriar­ca­do, que con­vi­ve en ínti­ma aso­cia­ción con el capi­ta­lis­mo y que en pala­bras de Ger­da Ler­ner, es “la mani­fes­ta­ción e ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del domi­nio mas­cu­lino sobre las muje­res y las niñas y niños en la fami­lia y la amplia­ción del domi­nio mas­cu­lino a la socie­dad en gene­ral” (3).

Según Celia Amo­rós “No en todas las épo­cas y socie­da­des lo pri­va­do y lo públi­co han teni­do las mis­mas con­no­ta­cio­nes que en la actua­li­dad; sin embar­go, con todas las sal­ve­da­des y mati­ces que se pue­den hacer con toda per­ti­nen­cia, lo pri­va­do y lo públi­co cons­ti­tu­yen lo que podría­mos lla­mar una inva­rian­te estruc­tu­ral que arti­cu­la las socie­da­des jerar­qui­zan­do los espa­cios: el espa­cio que se adju­di­ca al hom­bre y el que se adju­di­ca a la mujer. A pesar de sus evi­den­tes dife­ren­cias his­tó­ri­cas esta dis­tri­bu­ción tie­ne unas carac­te­rís­ti­cas recu­rren­tes: las acti­vi­da­des social­men­te más valo­ra­das, las que tie­nen un mayor pres­ti­gio, las rea­li­zan prác­ti­ca­men­te en todas las socie­da­des cono­ci­das los varo­nes… Pue­de haber algu­na rara excep­ción, pero son las acti­vi­da­des más valo­ra­das las que con­fi­gu­ran o cons­ti­tu­yen el espa­cio de lo públi­co: es el espa­cio más valo­ra­do por ser el del reco­no­ci­mien­to, de lo que se ve, de aque­llo que está expues­to a la mira­da públi­ca… Es decir, cuan­do una tarea tien­de a hacer­se valo­rar tien­de a hacer­se públi­ca, tien­de a mas­cu­li­ni­zar­se y a hacer­se reco­no­cer” (4).

Es decir, basán­do­nos en estas defi­ni­cio­nes podría­mos sos­te­ner que es la men­ta­li­dad patriar­cal la que le hace caer a Marx en el este­reo­ti­po de géne­ro (5) y le hace aso­ciar mujer con debi­li­dad, y hom­bre con fuer­za. Una aso­cia­ción apa­ren­te­men­te intras­cen­den­te pero que tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias polí­ti­cas al atri­buir la debi­li­dad a la éti­ca reac­cio­na­ria. A par­tir de ahí es fácil con­cluir en la ecua­ción mujer = reac­ción, una con­cep­ción con­tra la que las muje­res veni­mos luchan­do des­de hace siglos y cuya fal­se­dad ha sido amplia­men­te demos­tra­da por la his­to­ria de las luchas revo­lu­cio­na­rias.

En esta línea, Gil de San Vicen­te seña­la en su escri­to que “Marx no tenía excu­sa algu­na para librar­se de la crí­ti­ca femi­nis­ta en su com­por­ta­mien­to per­so­nal”, si bien es nece­sa­rio des­ta­car la subor­di­na­ción que éste hizo de su salud, mujer y fami­lia a la redac­ción de El Capi­tal, pro­vo­can­do que esta deci­sión “cau­sa­ra un dete­rio­ro dra­má­ti­co y has­ta trá­gi­co por la muer­te por ham­bre y enfer­me­dad de hijos suyos recién naci­dos”. Es un deba­te his­tó­ri­co que nos com­pe­te a todos valo­rar si fue o no un ejem­plo de pra­xis revo­lu­cio­na­ria, en el con­ven­ci­mien­to de que supues­ta­men­te no exis­tía otra posi­bi­li­dad por­que era una “obli­ga­ción exi­gi­da por su con­cien­cia”, y que Marx “asu­mió éti­ca­men­te y prac­ti­có moral­men­te”, según seña­la Gil de San Vicen­te.

Hay que dar por des­con­ta­do la extra­or­di­na­ria pro­duc­ción teó­ri­ca y el incues­tio­na­ble com­pro­mi­so polí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio de Marx, pero creo que des­de la ópti­ca femi­nis­ta vale la pena aden­trar­nos en el ámbi­to pri­va­do y ana­li­zar su vida en fami­lia, don­de apa­re­ce un hom­bre mucho más sen­ci­llo. El tex­to de Iña­ki Gil, como vemos, men­cio­na el des­cui­do de la salud pro­pia y la de sus hijas e hijos, y su infi­de­li­dad. Por otra par­te, en rela­ción a su mujer, Jenny de West­fa­lia, me remi­to a un artícu­lo fir­ma­do por Pepe Gutié­rrez Álva­rez, que antes de nada nos aler­ta sobre la cam­pa­ña de 1983 lle­va­da a cabo por la inter­na­cio­nal neo­li­be­ral con argu­men­tos femi­nis­tas con el úni­co obje­ti­vo de des­pres­ti­giar a Marx como per­so­na y sobre todo, cues­tio­nar el mar­xis­mo. En este sen­ti­do, Gil de San Vicen­te no ve con bue­nos ojos que las “con­tra­dic­cio­nes fuer­te­men­te machis­tas” de Marx hayan sido “sis­te­má­ti­ca­men­te ocul­ta­das o jus­ti­fi­ca­das por muchos mar­xis­tas, aten­tan­do pre­ci­sa­men­te con­tra todo el espí­ri­tu y con­te­ni­do de esta teo­ría, en la que, como vere­mos, la crí­ti­ca es un com­po­nen­te impres­cin­di­ble y esen­cial, defi­ni­to­rio de prin­ci­pio a fin”.

Como suce­de cuan­do inten­ta­mos cono­cer la vida de las muje­res a lo lar­go de la his­to­ria, tene­mos que enfren­tar­nos con la difi­cul­tad de la ausen­cia de escri­tos pro­pios que pro­por­cio­nen infor­ma­ción sobre su vida, su for­ma de estar en el mun­do y su for­ma de con­ce­bir­lo. Esta cir­cuns­tan­cia se agra­va por el hecho de que los tex­tos exis­ten­tes que hablan de las muje­res, están escri­tos por hom­bres y en muchos casos impreg­na­dos de andro­cen­tris­mo.

Nume­ro­sos tes­ti­mo­nios que hablan de Jenny de West­fa­lia nos dicen que cum­plía el ideal de mujer patriar­cal, sinó­ni­mo de “suje­to en menos, menos per­so­na, menos igual y menos dig­na de acce­der a lo impor­tan­te” (6). Ángel del hogar, bue­na espo­sa y madre abne­ga­da, se dedi­ca­ba al cui­da­do de los suyos. Tuvo 6 hijos. El Che Gue­va­ra dice que si bien “no fue una muy bue­na ama de casa”, sin embar­go era “una admi­ra­do­ra cie­ga de su mari­do y copis­ta de sus manuscritos”.(7) Frie­drich Less­ner la defi­ne como “una exce­len­te espo­sa… de extra­or­di­na­ria bon­dad, ama­bi­li­dad y agu­de­za, des­pro­vis­ta por ente­ro de todo orgu­llo y alti­vez… Engels des­ta­ca que su mayor dicha era “hacer dicho­sos a los otros”. Y es que, como dice la psi­quia­tra femi­nis­ta Emil­ce Dio Bleich­mar, “una mujer se mide por su capa­ci­dad de crea­ción (mater­ni­dad), de desa­rro­llo (crian­za, amor) y man­te­ni­mien­to (pare­ja, fami­lia, cui­da­do de enfer­mos) del otro/​a (8).

¿Cómo se con­si­gue que una per­so­na, en este caso, una mujer, sacri­fi­que su vida en fun­ción de los demás? ¿Cómo se con­si­gue que enci­ma crea que lo hace con gus­to y no se reve­le? Según Luis Bonino, esto se con­si­gue “ejer­cien­do el poder, tenien­do capa­ci­dad de con­trol y domi­nio sobre la vida de los otros… La posi­ción de géne­ro (feme­nino o mas­cu­lino) es uno de los ejes cru­cia­les por don­de dis­cu­rren las des­igual­da­des de poder, y la fami­lia, uno de los ámbi­tos en que se mani­fies­ta. Esto es así por­que la cul­tu­ra ha legi­ti­ma­do la creen­cia en la posi­ción supe­rior del varón: el poder per­so­nal, la auto­afir­ma­ción, es el ras­go mas­cu­lino por anto­no­ma­sia.” (9)

Uno de los pri­me­ros ele­men­tos impor­tan­tes que apa­re­cen es que para que Marx pudie­ra lle­var a cabo sus his­tó­ri­cos obje­ti­vos, tuvo que dis­po­ner de la capa­ci­dad de ser­vi­cio hacia otras per­so­nas de Jenny, en que ella era exper­ta por su socia­li­za­ción de géne­ro. Madre, aman­te, secre­ta­ria, psi­có­lo­ga, ges­to­ra, acom­pa­ñan­te social, todas acti­vi­da­des que habrá desem­pe­ña­do, sacri­fi­can­do su tiem­po y sus nece­si­da­des, que le han lle­va­do a ser con­si­de­ra­da una mujer “indis­pen­sa­ble en su vida”. Así, mien­tras Marx con­cen­tra­ba su men­te y sus esfuer­zos “en el desa­rro­llo de sus acti­vi­da­des e ideas”, él no tenía mayor con­trol sobre su sexua­li­dad y ape­nas asu­mió su res­pon­sa­bi­li­dad en cuan­to a la pater­ni­dad de los 6 hijos que tuvo con su mujer y el extra matri­mo­nial. Sin embar­go, esto pare­ce no haber­le impor­ta­do a Jenny, quien asu­mió la mayor par­te de esas tareas y apa­ren­te­men­te man­tu­vo intac­to su amor por él.

El muy intere­san­te tra­ba­jo de Anna Jonas­dot­tir titu­la­do El poder del amor (10), habla sobre el papel del amor en la socie­dad:

“Las nor­mas socia­les pre­do­mi­nan­tes que nos acom­pa­ñan des­de el naci­mien­to y afec­tan cons­tan­te­men­te nues­tro alre­de­dor y a noso­tros mis­mos, dicen que los hom­bres no solo tie­nen dere­cho al amor, los cui­da­dos y la dedi­ca­ción de las muje­res sino que tam­bién tie­nen dere­cho a dar rien­da suel­ta a sus nece­si­da­des de muje­res y la liber­tad de reser­var­se para si mis­mos. Las muje­res por su par­te tie­nen dere­cho a entre­gar­se libre­men­te, pero una liber­tad muy res­trin­gi­da de reser­var­se para si mis­mas. Así, los hom­bres pue­den con­ti­nua­men­te apro­piar­se de la fuer­za vital y la capa­ci­dad de las muje­res en una medi­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mayor que lo que les devuel­ven de ellos mis­mos. Los hom­bres pue­den con­fi­gu­rar­se como seres socia­les pode­ro­sos y con­ti­nuar domi­nan­do a las muje­res a tra­vés de la acu­mu­la­ción cons­tan­te de las fuer­zas exis­ten­cia­les toma­das y reci­bi­das de las muje­res. Si el capi­tal es la acu­mu­la­ción de tra­ba­jo alie­na­do, la auto­ri­dad mas­cu­li­na es la acu­mu­la­ción de amor alie­na­do”.

Cuan­do Iña­ki Gil habla de la éti­ca reac­cio­na­ria, habla del amor abs­trac­to prac­ti­ca­do por la cla­se domi­nan­te y del odio revo­lu­cio­na­rio, de la feli­ci­dad, como pro­ce­so de cohe­ren­cia per­so­nal, de la lucha como res­pues­ta a la sumi­sión. Con­cre­ta­men­te, cuan­do hace men­ción al mari­do, al novio y al patrón, seña­la la impo­si­bi­li­dad de mejo­rar el sis­te­ma y defien­de el dere­cho y la nece­si­dad de la vio­len­cia defen­si­va.

“Si el poder opre­sor, el que fue­ra, des­de el mari­do has­ta el patrón, pasan­do por el Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor, o los tres a la vez, ini­cia una cam­pa­ña de pro­me­sas, de refor­mas apa­ren­tes e inclu­so de cam­bios de algún cala­do, en una situa­ción así, nada extra­ña en la his­to­ria de los con­flic­tos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, la par­te opri­mi­da no pue­de limi­tar­se a hacer­se res­pe­tar sino que debe aumen­tar sus pre­sio­nes siem­pre por delan­te de las fal­sa­rias pro­me­sas del opre­sor, y sobre todo de sus opor­tu­nis­tas refor­mas”.

En este sen­ti­do, com­par­to que “la par­te opri­mi­da no pue­de limi­tar­se a hacer­se res­pe­tar”. Sin embar­go, en el caso de las muje­res que tie­nen una rela­ción de pare­ja basa­da en la des­igual­dad, adqui­rir con­cien­cia de que no está sien­do res­pe­ta­da y sen­tir la nece­si­dad de ser­lo no sólo es el pri­mer paso hacia la libe­ra­ción, sino tam­bién hacia la rup­tu­ra de la rela­ción con todo lo que eso con­lle­va: sen­tir­se des­na­tu­ra­li­za­da, egoís­ta, mala mujer. Como dice Emil­ce Dio Bleich­mar, cam­biar la situa­ción de sumi­sión en la rela­ción de pare­ja no se con­si­gue sola­men­te por vía volun­ta­ris­ta, por­que si fue­se así sería mucho más sen­ci­llo.

Des­pués de haber leí­do y refle­xio­na­do sobre todo esto, creo que debe­ría­mos plan­tear­nos una con­tra­dic­ción his­tó­ri­ca: ¿es posi­ble que El Capi­tal hubie­ra sido escri­to por una mujer?. En gene­ral, el mode­lo patriar­cal capi­ta­lis­ta sola­men­te per­mi­te a las muje­res tener éxi­to en la vida pro­fe­sio­nal, polí­ti­ca o inte­lec­tual, si prio­ri­zan los valo­res mas­cu­li­nos patriar­ca­les y subor­di­nan a ellos los valo­res feme­ni­nos de “con­tri­buir al bien­es­tar, de pro­por­cio­nar cui­da­dos y de velar por la bue­na salud de las rela­cio­nes afec­ti­vas” (10), ya sea deci­dien­do no tener hijos o recu­rrien­do a otras muje­res para que hagan el tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos que, aun­que les corres­pon­de, sus pare­jas no están dis­pues­tas a asu­mir.

Si mira­mos las vidas de muje­res mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rias emble­má­ti­cas, encon­tra­re­mos algu­nas pis­tas. Por ejem­plo, Ale­jan­dra Kollon­tai tuvo un solo hijo y su matri­mo­nio duró ape­nas tres años, por­que como ella mis­ma dice, “si no lo hubie­ra hecho, me hubie­ra expues­to al peli­gro de per­der mi pro­pio yo” (11). Rosa de Luxem­bur­go, no tuvo hijos, a pesar de haber­los desea­do inten­sa­men­te y algu­na vez renie­ga por haber teni­do que sacri­fi­car su vida per­so­nal a la polí­ti­ca (12). Y es que es impen­sa­ble para cual­quier revo­lu­cio­na­ria que es cohe­ren­te con la éti­ca comu­nis­ta, acep­tar que su pare­ja y su fami­lia sacri­fi­quen su vida en fun­ción de sus acti­vi­da­des polí­ti­cas e inte­lec­tua­les o tener hijos a los que no podría aten­der.

Es cier­to que es muy com­pli­ca­do ela­bo­rar una éti­ca comu­nis­ta en la socie­dad capi­ta­lis­ta por la per­vi­ven­cia de valo­res, nor­mas y cri­te­rios pro­du­ci­dos duran­te siglos de vigen­cia de este sis­te­ma. Como Gil de San Vicen­te muy bien seña­la “es muy difí­cil y pro­ble­má­ti­co den­tro del capi­ta­lis­mo avan­zar y enri­que­cer una éti­ca socia­lis­ta –mar­xis­ta y/​o anar­quis­ta, con deci­si­vas apor­ta­cio­nes femi­nis­tas, eco­lo­gis­tas… que inte­gre y absor­ba gra­cias a la capa­ci­dad de inclu­sión del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co a las vita­les crí­ti­cas femi­nis­tas, eco­lo­gis­tas, de libe­ra­ción de los pue­blos opri­mi­dos, etc., por­que toda la socie­dad bur­gue­sa está estruc­tu­ra­da para abor­tar cual­quier posi­bi­li­dad de mate­ria­li­za­ción del prin­ci­pio regu­la­dor esen­cial del socia­lis­mo”.

No obs­tan­te, creo que a pesar de la difi­cul­tad, tene­mos el deber de ela­bo­rar una éti­ca comu­nis­ta des­de una prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, que sea impla­ca­ble con el fun­cio­na­mien­to andro­cén­tri­co. Una éti­ca comu­nis­ta y revo­lu­cio­na­ria debe incor­po­rar todos los con­te­ni­dos desa­rro­lla­dos en el articu­lo que nos ocu­pa que el autor diri­ge a las masas opri­mi­das pero tam­bién los valo­res y las acti­vi­da­des que el patriar­ca­do ha deja­do arrin­co­na­dos en la esfe­ra pri­va­da, como el tra­ba­jo no remu­ne­ra­do, los afec­tos y la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida. La his­to­ria de las muje­res ha demos­tra­do que es posi­ble fusio­nar ambas esfe­ras en con­di­cio­nes de igual­dad. Si noso­tras pode­mos, nues­tros com­pa­ñe­ros tam­bién pue­den, y para eso en nece­sa­rio tra­ba­jar en la ela­bo­ra­ción de teo­ría y desa­rro­llar una pra­xis que no se sos­ten­ga en la opre­sión de la mujer.

.

Notas:

1. Para mayor infor­ma­ción sobre la reper­cu­sión del sis­te­ma patriar­cal capi­ta­lis­ta en la vida de las muje­res, véa­se el tra­ba­jo de Iña­ki Gil de San Vicen­te “Muje­res, sexua­li­da­des, fas­cis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo bajo la cri­sis capi­ta­lis­ta”..

2 Micro­ma­chis­mos. La vio­len­cia invi­si­ble en la pare­ja. Luis Bonino Mén­dez.
http://conc.ccoo.cat/pandora/incl/Micromachismo.%20La%20violencia%20invisible%20en%20la%20pareja.pdf

3. Ger­da Ler­ner, La crea­ción del patriar­ca­do, Bar­ce­lo­na, 1990.

4. Celia Amo­rós, «Espa­cio públi­co, espa­cio pri­va­do y defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas de “lo mas­cu­lino” y “lo feme­nino” »
http://www.iidh.ed.cr/comunidades/derechosmujer/docs/dm_enlinea/espacio%20publico,%20espacio%20privado0173.pdf

5. Rosa Cobo “Diez pala­bras cla­ve sobre mujer. Géne­ro” Este­reo­ti­po de géne­ro: Un con­jun­to de ideas sim­ples pero fuer­te­men­te arrai­ga­das en la con­cien­cia, que esca­pan al con­trol de la razón. Varían según las épo­cas y las cul­tu­ras pero algu­nos temas son cons­tan­tes. Por ejem­plo, la idea de que las muje­res son intui­ti­vas mien­tras que los varo­nes son racio­na­les.

6. Pepe Gutié­rrez Alva­rez “Jenny de West­fa­lia, el gran amor de Marx (y vice­ver­sa)”. http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​n​o​t​a​s​-​s​o​b​r​e​-​m​a​r​x​-​1​-​j​e​n​n​y​-​w​e​s​t​f​a​l​i​a​-​g​r​a​n​-​a​m​o​r​-​m​a​r​x​-​v​i​c​e​v​e​rsa

7. Luis Bonino Mén­dez. “Los varo­nes hacia la pari­dad en lo domés­ti­co”. http://www.uv.es/~dones/temasinteres/paridad.pdf

8. Che Gue­va­ra. “Marx y Engels, una sín­te­sis bio­grá­fi­ca.” http://www.debatesocialistadigital.com/Libros%20por%20Entrega/sintesismarxyengel.pdf

9. Emil­ce Dio Bleich­mar “Depen­den­cia amo­ro­sa y vio­len­cia de géne­ro”.

10. Anna Jónas­dót­tir “El poder del amor ¿Le impor­ta el sexo a la demo­cra­cia?

11. Ale­jan­dra Kollon­tai – Auto­bio­gra­fía
http://​www​.nodo50​.org/​c​j​c​/​w​p​-​c​o​n​t​e​n​t​/​u​p​l​o​a​d​s​/​2​0​1​0​/​0​1​/​a​u​t​o​b​i​o​g​r​a​f​i​a​-​d​e​-​u​n​a​-​m​u​j​e​r​-​e​m​a​n​c​i​p​a​d​a​.​pdf»

12. Rosa de Luxem­bur­go, car­ta de amor de 6 de mayo de 1899:
“Lo que más gus­to me dio, es el pasa­je don­de escri­bes que toda­vía somos jóve­nes, que sabre­mos arre­glar nues­tra vida per­so­nal. ¡Ah, mi amor dora­do, cómo deseo que man­ten­gas esta pro­me­sa!… Un alo­ja­mien­to peque­ño para noso­tros, nues­tros mue­bles, nues­tra biblio­te­ca; un tra­ba­jo cal­mo y regu­lar, paseos los dos jun­tos, de tan­to en tan­to la ópe­ra, un peque­ño círcu­lo de ami­gos que a vece se invi­ta a cenar, cada verano un mes en el cam­po sin tra­ba­jar en nada… (Y tam­bién ¿qui­zá un peque­ño, un bebi­to peque­ño? ¿Es que nun­ca podre­mos? ¿Nun­ca?”
http://​www​.elhis​to​ria​dor​.com​.ar/​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​/​m​u​n​d​o​/​r​o​s​a​_​d​e​_​l​u​x​e​m​b​u​r​g​o​_​c​a​r​t​a​s​_​d​e​_​a​m​o​r​.​php

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *