[Fotos y Video] Entre­vis­ta a Fidel “Tene­mos que per­sua­dir a Oba­ma de que evi­te la gue­rra nuclear”

Es una entre­vis­ta a varias manos, dice Vanes­sa Davies, direc­to­ra del dia­rio Correo del Ori­no­co y perio­dis­ta de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión (VTV), que pre­sen­ta el tema de este encuen­tro espe­cial con el líder de la Revo­lu­ción cuba­na. Fidel “ha hecho algu­nas adver­ten­cias sobre la posi­bi­li­dad de un holo­caus­to mun­dial”, y todo es poco para ayu­dar a la per­sua­sión de quien pue­de evi­tar tal catás­tro­fe, el Pre­si­den­te Barack Oba­ma.

Acom­pa­ñan a Vanes­sa, Andres Iza­rra, pre­si­den­te de Tele­Sur; Wal­ter Mar­tí­nez, direc­tor y con­duc­tor del pro­gra­ma Dos­sier, trans­mi­ti­do por Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión y la tele­vi­so­ra mul­ti­es­ta­tal, y Mario Sil­va, con­duc­tor del pro­gra­ma La Hoji­lla, de VTV. Ella será la pri­me­ra en pre­gun­tar, y lue­go, por un espa­cio de una hora y 33 minu­tos, el diá­lo­go flu­ye a un rit­mo ver­ti­gi­no­so.

La entre­vis­ta trans­cu­rrió en la maña­na del domin­go 8 de agos­to. Cuba­de­ba­te les ofre­ce un resu­men de los prin­ci­pa­les con­cep­tos del Coman­dan­te en Jefe, saca­dos direc­ta­men­te de la audi­ción que se tras­mi­te el lunes, simul­tá­nea­men­te, por Tele­Sur, VTV y dos cade­nas cuba­nas, Cuba­vi­sión y Cuba­vi­sión Inter­na­cio­nal.

AMÉRICA LATINA NO CORRE PELIGRO NUCLEAR

Yo no hablé (en la Asam­blea Nacio­nal) como un líder lati­no­ame­ri­cano. Yo hablé como un repre­sen­tan­te de nues­tro país, que ha esta­do insis­tien­do en ese pro­ble­ma, y sobre todo que ha esta­do medi­tan­do mucho, mucho, mucho sobre ese pro­ble­ma. Algo que qui­zás mi situa­ción de per­so­na que ha esta­do luchan­do por la salud, ha teni­do opor­tu­ni­dad de hacer, que es muy difí­cil de hacer por un líder de cual­quier país en fun­cio­nes, que debe aten­der tan­tas cosas, pue­da dedi­car el tiem­po que yo he dedi­ca­do a pen­sar. Sobre todo en este pro­ble­ma, que tie­ne la máxi­ma prio­ri­dad.

Como expli­qué en el Men­sa­je a la Asam­blea, esto sur­gió hace un mes o dos ‑la gran preo­cu­pa­ción por el con­flic­to nuclear -. Pero ini­cial­men­te era un poco más pesi­mis­ta. A pesar de todo pen­sa­ba que exis­tía algu­na posi­bi­li­dad de super­vi­ven­cia. Y yo creía que la habría, espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, que no ame­na­zan a nadie, no poseen armas. Ni se supo­ne que ahí estén pro­yec­ti­les apun­tan­do hacia Rusia o hacia Chi­na. Tie­nen algu­nas bases cer­ca de Vene­zue­la ‑la de los Holan­de­ses, en Aru­ba-.

(Las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en Colom­bia) no tie­nen armas nuclea­res. No hay un por­ta­avio­nes par­quea­do ahí. Cuan­do vaya a Car­ta­ge­na un por­ta­avio­nes, bueno… Pue­de correr un ries­go. Pero ten­dría que ser una casua­li­dad. Y siem­pre habrá otros obje­ti­vos prio­ri­ta­rios, que es don­de yo veo muy real el peli­gro de gue­rra nuclear. No creo que haya otra zona del mun­do, con las mis­mas con­di­cio­nes de poca peli­gro­si­dad como agre­sor que esta región del mun­do.

HE VISTO POSIBILIDAD PARA EVITAR LA GUERRA NUCLEAR

Sí, antes era más pesi­mis­ta. Seguí pen­san­do y vi la posi­bi­li­dad de que se sal­va­ra la paz, y se evi­ta­ra la gue­rra nuclear. Que es lo impor­tan­te. Tú pue­des sal­var la gue­rra nuclear hoy y den­tro de un mes vol­ver al peli­gro de gue­rra. Pero, me dije, ¿cuá­les son los meca­nis­mos median­te los cua­les se des­ata esta gue­rra nuclear? Enton­ces es cuan­do com­pren­dí que tie­ne que pasar por la deci­sión de Oba­ma, cuyo poder es muy rela­ti­vo. Por muchas razo­nes. Hay un enor­me apa­ra­to mili­tar sin el cual no pue­de exis­tir el Impe­rio.

Ese apa­ra­to mili­tar ha ido cam­bian­do. Allí (Esta­dos Uni­dos) y en Rusia. En un momen­to dado, hace dece­nas de años y duran­te bas­tan­te tiem­po, anda­ban con su male­tín nuclear. Uno tie­ne dere­cho a pre­gun­tar­se, bueno y para qué sir­ve aho­ra ese male­tín nuclear. Se supo­ne que el hom­bre razo­na bien, es inte­li­gen­te, es bri­llan­te, no enlo­que­ció, no bebió. Es un hom­bre aus­te­ro, con­sa­gra­do por ente­ro, que anda con su male­tín tiran­do una bom­bi­ta, otra, una res­pues­ta aquí…

EEUU POR POCO SE EQUIVOCA DURANTE LA CRISIS DE OCTUBRE

Des­de lue­go, Esta­dos Uni­dos por poco se equi­vo­ca en los días de la Cri­sis de Octu­bre. Des­de lue­go en la cir­cuns­tan­cia de Cuba, hay expe­rien­cia. No se tra­ta de un gru­po de afi­cio­na­dos que empie­zan a hablar de pro­ble­mas nuclea­res, sino que habla­mos des­de un país que estu­vo a pun­to de ser blan­co de no se sabe qué. Y estu­vi­mos resig­na­dos, sin que por ello pre­ten­da­mos ser más valien­tes que otros.

Sen­ci­lla­men­te era un sen­ti­mien­to patrió­ti­co, de dig­ni­dad nacio­nal, for­ta­le­ci­dos por una idea revo­lu­cio­na­ria, por una lucha dura en la cual había­mos pues­to todas nues­tras ener­gías. En una situa­ción que fue muy cons­cien­te. Tenía­mos tales pro­yec­ti­les aquí, nun­ca lo habría­mos desea­do, por­que pre­fe­ría­mos man­te­ner nues­tra ima­gen de país que no era base mili­tar de nadie y por­que esti­má­ba­mos que no hacía fal­ta, para que se nos ofre­cie­ra una garan­tía. Y sus­cri­bi­mos aquel acuer­do úni­ca­men­te por sen­ti­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta. No qui­sie­ra tener que repe­tir la his­to­ria de cómo se lle­gó a aque­lla situa­ción.

Por aque­llos días tam­po­co Israel era poten­cia nuclear. Eran poten­cias nuclea­res Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, alia­dos de Esta­dos Uni­dos. Y la URSS. Chi­na ni siquie­ra esta­ba reco­no­ci­da… Entre aque­llas poten­cias había una riva­li­dad muy gran­de, naci­da de las dos bom­bas que en días infaus­tos lan­za­ron, y se corres­pon­de con fecha muy recien­tes. El día 6 (de agos­to), nada menos, lan­za­ron la pri­me­ra bom­ba nuclear sobre Hiroshi­ma y había una terri­ble com­pe­ten­cia aérea, en pri­mer lugar. Tenían com­ple­ta supe­rio­ri­dad los Esta­dos Pero ade­más, el arma nuclear se vol­vió “arma ter­mo­nu­clear”, que mul­ti­pli­có su poten­cial des­truc­ti­vo. Y cuan­do los ingle­ses, apo­yan­do a Israel, ata­ca­ron a Egip­to que esta­ba bajo la direc­ción de Nas­ser. Él había nacio­na­li­za­do el Canal de Suez. Los bri­tá­ni­cos, que habían sido los due­ños de todo aquel terri­to­rio, no lo admi­tían. Fran­cia solo había teni­do al Líbano. Rei­no Uni­do o Gran Bre­ta­ña, como quie­ran lla­mar­lo, tenía todo lo demás, inclui­do Iraq.

La his­to­ria se cono­ce. Los roma­nos expul­sa­ron a los judíos, como los lla­ma­ban. Y estu­vie­ron como 2 000 años erran­tes, como con­se­cuen­cia de las deman­das, entre ellas de Rusia. Esta­ban bus­can­do un hogar. Pero en 2000 años allí se había esta­ble­ci­do otra pobla­ción. Bueno, aquí en nues­tro país, des­gra­cia­da­men­te la pobla­ción no es la indí­ge­na. Es la espa­ño­la que se esta­ble­ció hace 500 años.

SOY OPTIMISTA RESPECTO A OBAMA

Soy opti­mis­ta. Un hom­bre tie­ne que tomar la deci­sión, y ese hom­bre no es un Nixon, que era cíni­co. No es un igno­ran­te terri­ble, como lo era Reagan. No es un imbé­cil loco como el señor Bush. No era un hipó­cri­ta como este caba­lle­ro… Yo podría citar­los a casi todos. Des­de lue­go no es un Roo­se­velt, ni un Car­ter, dos hom­bre muy dife­ren­tes. Pero des­de lue­go es uno mejor que los dos jun­tos en un sen­ti­do ‑no estoy hablan­do de un sen­ti­do ético‑, sino en el sen­ti­do de un caso de excep­ción: un hom­bre negro que lle­ga a la Pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos. Algo nun­ca vis­to, ni pre­vis­to. Siem­pre se con­si­de­ró que tenía que ser un blan­co, inte­li­gen­te. Los otros eran des­cen­dien­tes de escla­vos. Eran afri­ca­nos, con otras reli­gio­nes. Tenían que ser blan­cos y cris­tia­nos. Sin excep­ción. Oba­ma es cris­tiano, pero de ori­gen afri­cano, de padre naci­do en un pue­blo musul­mán.

Se han uni­do una serie de carac­te­rís­ti­cas en este hom­bre: de ori­gen negro, de padre musul­mán, y ha lle­ga­do a la Pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos como con­se­cuen­cia de una cri­sis eco­nó­mi­ca colo­sal, de una gue­rra estú­pi­da. No hacen más que lle­gar cadá­ve­res de Iraq, mon­to­nes, ya se sabe cómo fue aque­lla gue­rra. Las men­ti­ras. Con el hom­bre aquel en el por­ta­avio­nes hablan­do de “Misión Cum­pli­da”. Todo eso lo cono­ce el mun­do. Y en vir­tud de todos esos fac­to­res, lle­ga a la Pre­si­den­cia Oba­ma.

Si lle­ga a estar otro… Dio la casua­li­dad de que la otra (por los Repu­bli­ca­nos, John McCain), pen­sé en medio de la con­tien­da que lle­ga­ría Oba­ma a la Pre­si­den­cia. Habla­ba aho­ri­ta del male­tín nuclear. ¿Para qué sir­ve el male­tín nuclear aho­ra? Está de más. El hom­bre pue­de tomar la pri­me­ra deci­sión. Nadie la podría tomar por él, y es él. Pero es un hom­bre que indis­cu­ti­ble­men­te no es un ase­sino. No es un indi­vi­duo que le está desean­do el mal a los demás. Es un polí­ti­co. Estu­dió. Tie­ne una cul­tu­ra. Con­tó con mucha sim­pa­tía ‑está per­dien­do aho­ra el apo­yo de la opi­nión públi­ca-. Y es el que ten­dría que tomar aho­ra la deci­sión: es decir, apre­tar el gati­llo.

LO QUE DECIDA OBAMA SERÁ

Lo que él deci­da será. Nadie pue­de apre­tar el gati­llo por su cuen­ta. Él es el que tie­ne el dedo en el gati­llo por una vez. Enton­ces, él tie­ne que pen­sar, por­que no es un ase­sino, ni mucho menos. Y hay sín­to­mas evi­den­tes ya que empie­zan a per­ci­bir­se, por par­te de sus ase­so­res. Él toda­vía no se ha dado cuen­ta de eso, pero uno lo cono­ce. Yo leí el libro Los sue­ños de mi padre‑, com­ple­to. Lo leí por­que que­ría saber cómo era ese hom­bre.

No había nin­gún pro­ble­ma de esto (cuan­do leí el libro), pero era un adver­sa­rio. Y yo que­ría saber cómo era el adver­sa­rio, y lo estu­dié bien, has­ta don­de uno pue­de estu­diar una per­so­na. No tenía nin­gu­na de esas carac­te­rís­ti­cas que lo hicie­ran un ase­sino, un tipo que sin­tie­ra pla­cer, una espe­cie de Nerón. Enton­ces las actua­les cir­cuns­tan­cias pare­ce­ría que lo obli­gan a con­ver­tir­se en un Nerón, que pren­de fue­go a Roma y poner­la a arden. Y el ten­dría que poner el mun­do a arder. Ten­dría que deci­dir la muer­te de cien­tos de millo­nes de per­so­nas. Podrían ser más, pero yo dije cien­tos para no pare­cer exa­ge­ra­do. Y ade­más, las pri­me­ras bajas serían los tri­pu­lan­tes de los por­ta­avio­nes: los hun­di­rían todos.

NO HAY POSIBILIDADES DE UNA GUERRA DE EEUU EN AMÉRICA LATINA

La gue­rra se aca­ba antes de que lle­gue. La gue­rra se aca­ba antes. Lo que va a con­tar son los pro­yec­ti­les nuclea­res que se lan­cen uno a otro. ¿Para qué se van lan­zar aquí? ¿Qué sen­ti­do ten­dría una gue­rra para ocu­par Bra­sil? Des­apa­re­ce el poder ese, des­apa­re­ce el orden, des­apa­re­ce todo.

Si lan­zan un avión, ¿cuán­tas horas nece­si­ta­rían, por rápi­do que vaya, para des­em­bar­car, tomar posi­cio­nes? Úni­ca­men­te en la situa­ción actual tie­ne algún sen­ti­do. Allí se vuel­ve nuclear la gue­rra. Des­apa­re­cen las con­di­cio­nes que ori­gi­nan las inter­ven­cio­nes que cono­ce­mos.

ISRAEL ES EL ÚNICO PAÍS QUE TRATARÍA DE NO PERSUADIR A OBAMA

Israel es el úni­co que no tra­ta­ría de per­sua­dir a Oba­ma de que aguan­ta­ra la gue­rra, por­que es dema­sia­do sober­bio. Es muy pre­po­ten­te. Pero lo más pro­ba­ble que haga ‑si tie­ne tiem­po, por­que nadie sabe qué va a pasar ahí‑, es como cuan­do Port Saíd, que jun­to a los fran­ce­ses y los ingle­ses, ata­ca­ron a Nas­ser que había nacio­na­li­za­do el Canal. A pesar de lo sober­bio que son ‑y siem­pre lo fue­ron-. Son teme­ra­rios, pudie­ra decir­se. Más de una vez lo hicie­ron. Fue en la épo­ca de Tito, 70 antes de Cris­to, en que puso cer­co a Jeru­sa­lén y expul­só a los judíos, como los lla­ma­ban.

Sin embar­go, cuan­do el inci­den­te de aquí y Krushov ame­na­zó con los cohe­tes, no dijo nada, ni pro­tes­ta­ron. Habrían des­trui­do todo, has­ta los avio­nes. Noso­tros nun­ca tuvi­mos los avio­nes en hile­ra. Apren­di­mos de todo eso. Cuan­do ata­ca­ron en Girón, ata­ca­ron antes a nues­tras bases, los avio­nes esta­ban des­per­di­ga­dos. Si los hubié­ra­mos teni­do en hile­ra ahí, ¡brrruuu!, habrían caí­do como una mura­lla de nai­pes y habrían des­trui­do todos los avio­nes.

RUSIA DESEA LA PAZ

Rusia desea la paz, más que nadie, y están actuan­do. Mira, yo te voy a citar un ejem­plo. Cuan­do se dice aho­ra que Rusia está sufrien­do una catás­tro­fe, nadie lo duda. Y están toman­do un mon­tón de medi­das. Lo sé no solo por lo que dice este sitio web, Kaos en la Red, sino por cosas que sabe­mos en con­cre­to de la situa­ción allí, que tie­nen 50 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, que Mos­cú está irres­pi­ra­ble, que la con­sig­na es aban­do­nar la ciu­dad o no salir a la calle nadie.

Dice: “Esta catás­tro­fe nos recuer­da las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, que el autor del docu­men­tal HOME, Yean Arthur-Ber­trand, el más pres­ti­gio­so espe­cia­lis­ta sobre el tema, mos­tró con el apo­yo de los mejo­res espe­cia­lis­tas del mun­do en ese plano.”

Y noso­tros sabe­mos qué coope­ra­ción pode­mos brin­dar. Tene­mos las bri­ga­das médi­cas. Si piden 100 médi­cos, si piden 300, se los pode­mos man­dar, por­que afor­tu­na­da­men­te nues­tro país cuen­ta con esa gen­te que se han pre­pa­ra­do a lo lar­go de muchos años. Y sabe­mos lo que desean, por ejem­plo. Han saca­do docu­men­ta­les del fue­go y de la asis­ten­cia de los avio­nes. Están envian­do por gru­pos a los pilo­tos y a los que están hacien­do los mayo­res esfuer­zos, para que ten­gan algún des­can­so cuan­do pue­dan, y des­pués irlos reno­van­do. No les intere­sa, con toda razón, médi­cos.

Noso­tros sabe­mos todo lo que está pasan­do allá, y resul­ta lógi­co lo que están hacien­do. Ima­gí­na­te que noso­tros sepa­mos de cosas que pien­san, de cosas que están hacien­do, y es por ello que no tene­mos nece­si­dad de regis­trar los archi­vos de los líde­res de esos paí­ses, para saber lo que están hacien­do.

EEUU NO PUEDE CONTROLAR NI SUS SECRETOS

Nadie es jus­to, des­de el momen­to en que un gru­po de paí­ses tie­ne el arma nuclear, y Esta­dos Uni­dos le prohí­be a los demás y no quie­ren que la ten­ga. Invo­can una cosa muy impor­tan­te, que no quie­ren que haya gue­rra nuclear. No quie­ren que los demás posean armas nuclea­res. Pero fabri­can todas las que pue­den, sin lími­tes, al extre­mo de que ya tie­nen, entre Esta­dos Uni­dos y Rusia, más de 18 000 armas nuclea­res. Entre las dos poten­cias.

Estoy dejan­do un mar­gen para Chi­na, para Fran­cia, para Gran Bre­ta­ña, para Pakis­tán y para la India. Asig­nán­do­le como se cono­ce muy bien, y lo saben aque­llos que en Norue­ga se dedi­can a estos temas, las armas nuclea­res que tie­ne Israel. Las desa­rro­lla­ron, y Esta­dos Uni­dos con­ten­to, aplau­dien­do y sumi­nis­trán­do­le los avio­nes más moder­nos que exis­ten, apo­yán­do­lo diplo­má­ti­ca­men­te, abas­te­cién­do­lo con miles de millo­nes en armas. Por­que es este el mer­ca­do que endul­za la vida, hace feliz al Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, que Eisenho­wer, ino­cen­tón, des­cu­brió un día, cuan­do esta­ba pró­xi­mo ya a aban­do­nar la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca. Muy “ino­cen­te”, pero pre­pa­ró la inva­cion­si­ta a Cuba, en Girón. “Y que nadie diga nada, jure todo el mun­do que nadie diga nada”. Lue­go esos pape­les los publi­ca­ron un día, por­que no pue­den con­tro­lar ni siquie­ra los secre­tos.

Y esta es otra situa­ción, otro ele­men­to más. No pue­den con­tro­lar ni siquie­ra los secre­tos. Fíja­te que un mucha­cho de la Inte­li­gen­cia ha sumi­nis­tra­do 240 000 docu­men­tos al gru­po y aho­ra lo van a meter pre­so. Dicen que no pue­de publi­car eso. Y él se ríe. Hoy mis­mo había un cable… Wiki­leaks dice que sí, que los van a publi­car todos. Todo lo que saben lo van a publi­car. Y el Pen­tá­gono gri­tan­do: “No es posi­ble, por­que la situa­ción…” Ya no pue­den con­tro­lar ni los secre­tos. Esa es la situa­ción. Se le esca­pa del con­trol todas las cosas que están hacien­do.

LOS CINCO

Se preo­cu­pan si uno dice algo de lo que va a pasar, por­que pare­cie­ra que uno está hacien­do el papel de adi­vino, o algo así. Y no hay nin­gu­na adi­vi­nan­za en esto. Y por eso yo a la dipu­tada le dije que una sema­na me pare­cía dema­sia­do poco tiem­po (para el regre­so de los Cin­co cuba­nos pre­sos en Esta­dos Uni­dos), pero que diciem­bre me pare­cía mucho tiem­po, muchí­si­mo tiem­po. Podía­mos decir­le muchí­si­mo tiem­po. Bueno, casi tres veces del tiem­po que se nece­si­ta. Deduz­can uste­des lo que eso sig­ni­fi­ca.

LA PAZ EN COLOMBIA

Salí de una situa­ción de mucha gra­ve­dad, no creía que iba a sobre­vi­vir. Tuve un acci­den­te, que casi tuve que vol­ver a apren­der a escri­bir. Por aque­llos momen­tos escri­bí algu­nas cosas de Colom­bia, con gran esfuer­zo, refi­rién­do­se a La paz en Colom­bia.

Nun­ca estu­ve de acuer­do con el secues­tro de pri­sio­ne­ros. Estu­ve de acuer­do con las aspi­ra­cio­nes de Maru­lan­da, que era un revo­lu­cio­na­rio que que­ría cam­biar la situa­ción de ese país. Es una his­to­ria que se cono­ce muy bien, con­ta­da por Artu­ro Ala­pe, mag­ní­fi­co his­to­ria­dor… Defen­dien­do la paz, les mata­ron miles de cua­dros, y Maru­lan­da reac­cio­na dicien­do que más nun­ca más va a dis­cu­tir con aque­lla oli­gar­quía, era tiem­po per­di­do. Y yo lo defen­dí, pero no podía estar de acuer­do con los pri­sio­ne­ros aque­llos, ni que los tuvie­ran pre­sos y estu­vie­ran pidien­do res­ca­te.

En el libro La vic­to­ria estra­té­gi­ca, se ve muy bien cuál era nues­tra polí­ti­ca de gue­rra, y noso­tros gana­mos la gue­rra por nues­tra polí­ti­ca, no por nues­tra fuer­za. Nues­tra fuer­za era insig­ni­fi­can­te, pero no se sabe lo que pue­de una fuer­za insig­ni­fi­can­te apo­ya­da en la moral y en la razón. Cuán­tas armas tenía Batis­ta, 100 000, entre sol­da­dos, poli­cías y mari­ne­ros. ¿Quién les sumi­nis­tra­ba las armas? Esta­dos Uni­dos. Armas moder­nas. ¿Qué tenía­mos noso­tros? Unos pocos fusi­les que fui­mos reco­gien­do. Lo demás se lo íba­mos qui­tan­do al enemi­go, y al final, en menos de dos años, en 7 u 8 meses, derro­ca­mos al régi­men y nos apo­de­ra­mos de las 100 000 armas. Total­men­te, inclui­dos avio­nes. No solo por nues­tra fuer­za, sino por la moral.

No podía­mos estar de acuer­do con esa polí­ti­ca (de las FARC). Cuan­do tú matas a los pri­sio­ne­ros, te cues­ta mucho más. ¿Qué sol­da­do quie­re caer pri­sio­ne­ro? Era par­ti­da­rio de la paz en Colom­bia. Por eso se lla­ma así el libro. Nues­tras posi­cio­nes son inex­pug­na­bles. Son jus­tas, son lim­pias. Tenía­mos la razón en desear la jus­ti­cia y tam­bién, la paz. Y éra­mos par­ti­da­rios de la lucha. Por­que si usted no pue­de obte­ner la jus­ti­cia por otras vías, tie­ne que ir a la vía de las armas. Pero lle­ga un momen­to en que ni el Impe­rio ni los revo­lu­cio­na­rios pue­den lle­gar a obte­ner sus obje­ti­vos por la vía de las armas. Miren uste­des la con­clu­sión: Ni el Impe­rio, ni los revo­lu­cio­na­rios.

¿Qué sen­ti­do tie­ne bus­car aho­ra un fusil? ¿Un fusil o una peque­ña bom­ba nuclear? ¿Y qué vas a hacer? ¿Matan­do lo vas a con­se­guir? Si uno pien­sa con con­cep­tos de antes, no saca estas con­clu­sio­nes.

COLOMBIA NO ATACARÁ A VENEZUELA

No hay ni la más remo­ta posi­bi­li­dad de que Colom­bia ata­que a Vene­zue­la… Pri­me­ro, por­que no le intere­sa. Segun­do, por que no pue­de. Ter­ce­ro, por­que no quie­re. Cuar­to, por­que sabe que las con­se­cuen­cias serían desas­tro­sas. ¿Qué hace fal­ta lle­var a cabo la polí­ti­ca de ocu­par Colom­bia para ata­car a Vene­zue­la? ¿Qué nece­si­tan? Tiem­po, pero no lo van a tener. Nada, ni un 5 por cien­to del tiem­po que nece­si­ta­ran para lle­var­lo a cabo. Supon­ga­mos una cosa: que la Revo­lu­ción boli­va­ria­na fra­ca­se, que es uno de los obje­ti­vo que ellos bus­can. Ellos pien­san usar las armas como últi­mo recur­so. ¿Cuál es la hora del últi­mo recur­so, des­pués de que hicie­ron todos los esfuer­zos, como lo hicie­ron para derro­car al gobierno revo­lu­cio­na­rio en el 2001? Las posi­bi­li­da­des se redu­cen mucho.

Así hicie­ron en todas par­tes, en Iraq. En otros tiem­pos cuan­do no exis­tían esas armas, así hicie­ron en Cuba, y nos impu­sie­ron la Enmien­da Platt, y nos impu­sie­ron esa base. Así impu­sie­ron cien­tos de bases que tie­nen en todo el mun­do, en todos los con­ti­nen­tes, uni­das a sus pre­de­ce­so­res ingle­ses y a los sumi­nis­tra­do­res ideo­ló­gi­cos, los fran­ce­ses.

De modo que todo es muy lógi­co y creo que las posi­cio­nes que tene­mos no se apar­tan de esa lógi­ca.

LAS NUEVAS ARMAS DE LOS REVOLUCIONARIOS

¿Cua­les son las armas aho­ra para hacer Revo­lu­ción? Divul­gar la reali­dad de lo que va a ocu­rrir. Uste­des tie­nen armas nuclea­res ideo­ló­gi­cas (la comu­ni­ca­ción con el mun­do), y si ganan esta bata­lla habrán derro­ta­do al régi­men y no hará fal­ta Revo­lu­cio­nes. ¿Qué te pare­ce?

Con­fío en la trans­mi­sión de una idea, por­que ayu­da­rá a que nues­tro hom­bre (Oba­ma) no se equi­vo­que. El poder de la comu­ni­ca­ción estu­vo en manos del Impe­rio, y abu­só y abu­só. Por todos los medios han fabri­ca­do el poder que tie­nen y pre­ten­dían con­ser­var­lo, pero no pudie­ron. Así que tie­nen que resig­nar­se aho­ra.

HABRÁ QUE HACER UNAS CUANTA ESTATUAS

A pro­pó­si­to de un comen­ta­rio de Mario Sil­va sobre las denun­cias de wiki­leaks sobre los crí­me­nes del impe­rio, Fidel sugi­rió hacer­le una esta­tua, pero no solo al sitio digi­tal. Tam­bién a los perio­dis­tas que dia­lo­ga­ban con él:

Uste­des han esta­do mar­ti­llan­do, apo­yan­do a la Revo­lu­ción, a una revo­lu­ción que ha con­mo­vi­do al hemis­fe­rio. Para noso­tros sig­ni­fi­có mucho, en los momen­tos más difí­ci­les del Perio­do Espe­cial, ¿de dón­de vino una ayu­da que le aho­rró enor­mes sacri­fi­cios a nues­tro pue­blo que lle­va­ba casi 50 años luchan­do? …Y uste­des han apun­ta­la­do todo eso, ¿no mere­cen una esta­tua? ¿Y todos los medios allí en manos de quién esta­ban? de la con­tra­rre­vo­lu­ción. ¿Y quie­nes fue­ron los que defen­die­ron las ideas revo­lu­cio­na­rias? Uste­des, así que no exa­ge­ro, no es un elo­gio que esté fabri­can­do para uste­des…

En ese pun­to de la entre­vis­ta, Vanes­sa reto­mó las adver­ten­cias de Fidel sobre la nece­si­dad de ideas nue­vas y modos nue­vos de ver e inter­pre­tar el mun­do y le pre­gun­tó en qué se equi­vo­ca­ron las ideas revo­lu­cio­na­rias y cuá­les serían las nue­vas ideas:

Las ideas no eran inco­rrec­tas. Lo que ya hoy se que­da­ron como ideas de otra épo­ca…

En cuan­to a las ideas de esta épo­ca, afir­mó:

La pri­me­ra es evi­tar la gue­rra, las demás están por elaborar…cómo va ser la socie­dad, cómo se van a admi­nis­trar los bie­nes y ser­vi­cios, cómo se va a desa­rro­llar la ener­gía reno­va­ble …

EL CAPITALISMO PERTENECE A LA PREHISTORIA

Insis­tien­do en esa línea, la direc­to­ra del Correo del Ori­no­co, pre­gun­tó a Fidel cómo él se replan­tea­ría hoy las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, por ejem­plo y enton­ces se ini­ció un bre­ve e intere­san­tí­si­mo inter­cam­bio entre el líder de la revo­lu­ción y los cole­gas vene­zo­la­nos:

Fidel: No pue­de ser capi­ta­lis­ta, por­que no vamos a recons­truir otra vez lo mis­mo aho­ra, con todos los cono­ci­mien­tos de que se dis­po­ne.

Yo digo: no pode­mos recons­truir lo mis­mo, yo no podría decir­te cómo lo van a hacer. Entre todos tene­mos que hacer­lo, pero esta es una Huma­ni­dad que sabe leer y escri­bir y que tie­ne no se sabe cuán­tos cien­tí­fi­cos, de modo que no se des­tru­ya todo eso, sino lograr que eso se pre­ser­ve. Es de espe­rar que logremos…que las inte­li­gen­cias tra­ba­jen. Si han tra­ba­ja­do para pro­vo­car la auto­des­truc­ción, la des­gra­cia, la infe­li­ci­dad, yo aquí mis­mo (revi­sa pape­les), escri­bí que en el docu­men­tal “50 años des­pués de Hiroshi­ma” se ven los cadá­ve­res cal­ci­na­dos y casi trans­pa­ren­tes de los niños que pere­cie­ron en los vien­tres de las madres, son imá­ge­nes horri­bles, ¿vamos a repro­du­cir eso? Es impo­si­ble que la inte­li­gen­cia del hom­bre se dedi­que a eso. No pue­den sen­ci­lla­men­te.

Mario: Ya el capi­ta­lis­mo no es viable…ni siquie­ra como arma…

Fidel: Per­te­ne­ce a la pre­his­to­ria. Resul­ta que Marx tenía toda la razón.

Vanes­sa: Pero el socia­lis­mo per­te­ne­ce a la pre­his­to­ria tam­bién, dicen sus adver­sa­rios…

Fidel: No. Es lo úni­co… ¿Qué es socia­lis­mo? Es una pre­gun­ta que tene­mos que hacer­nos.

Vanes­sa: ¿Qué es el socia­lis­mo para usted aho­ra, Siglo XXI?

Fidel: ¿Para mi? El comu­nis­mo, lo que el pro­pio Marx defi­nió como comu­nis­ta, como el comu­nis­mo, de cada cual según sus posi­bi­li­da­des, a cada cual según sus nece­si­da­des. Cla­ro, que esta­rán por defi­nir­se cuá­les son las nece­si­da­des, no es la de un avión ni un bar­co para andar por el mun­do pes­can­do y gas­tan­do todo el com­bus­ti­ble…

Andrés Iza­rra, que simul­ta­nea­ba su par­ti­ci­pa­ción en la entre­vis­ta y el inter­cam­bio con los usua­rios de la red social Twit­ter, hacién­do­los par­tí­ci­pes inme­dia­tos del diá­lo­go, pidió virar la con­ver­sa­ción hacia el pro­ce­so de las pró­xi­mas elec­cio­nes en Vene­zue­la. Fidel son­rió pre­gun­tán­do­se si podría dar­se el even­to, toman­do en con­si­de­ra­ción que por esos de sep­tiem­bre ven­ce el pla­zo del Con­se­jo de Segu­ri­dad a Irán, pero ense­gui­da acla­ró:

Yo creo que lo están hacien­do es abso­lu­ta­men­te correc­to: las cam­pa­ñas, las ver­da­des, las expli­ca­cio­nes que da Chá­vez de lo que es el socia­lis­mo y lo que ha sig­ni­fi­ca­do para millo­nes de per­so­nas en todos los sen­ti­dos. Es lo que deben hacer, lo que tie­nen que hacer y seguir­lo hacien­do has­ta el final. Bien, si ocu­rren cosas mejo­res, no hay que poner­se tris­tes por eso. A mí me hizo gra­cia por­que como está­ba­mos hablan­do de fechas y de cosas, yo dije va y coin­ci­den las elec­cio­nes -¿el 23? El 26 le res­pon­den- si está en lo que, según un cálcu­lo mío, es un perío­do de trán­si­to, si vie­ne algo mejor, espe­ro que uste­des se sien­tan feli­ces de que haya ocu­rri­do algo mejor…

Vanes­sa: ¿Mejor cómo qué Coman­dan­te?

Fidel: A lo mejor que no haya ya ni siquie­ra impe­ria­lis­mo. Es duro, pero bueno, ¿qué vamos a hacer? – es muy pron­to, apun­ta Vanes­sa- ¿por qué no me man­dan a mi para un mani­co­mio? Bús­quen­me un lugar­ci­to allí.

Vanes­sa: Es muy pron­to Coman­dan­te para decir que el impe­ria­lis­mo se va a caer en menos de un mes.

Fidel: ¿Y qué yo debo decir, que va durar un siglo, que va a durar diez años, que no va a haber gue­rra? ¿qué yo voy a decir? Por­que se supo­ne que el pla­zo que esta­ble­ció la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad ven­ce el 7 de sep­tiem­bre, 19 días antes de las elec­cio­nes que uste­des tie­nen anun­cia­das. Para que haya elec­cio­nes pri­me­ro tie­ne que no haber gue­rra y si no hay gue­rra qué pasa. Vanes­sa, no te eches tú la cul­pa, écha­me­la a mi, por favor, es lo que yo afir­mo, pero no es un capri­cho, es un hilo de pen­sa­mien­to.

Nue­va­men­te ter­ció el diá­lo­go hacia el con­flic­to nuclear, empu­ja­do por los comen­ta­rios de Wal­ter Mar­tí­nez, en base a su expe­rien­cia como corres­pon­sal de la gue­rra entre Iraq e Irán, lo que lle­vó a Fidel a recor­dar cuan­do todas las poten­cias com­pe­tían por ven­der­le armas a Iraq y los erro­res de polí­ti­ca que tan­to afec­ta­ron al Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos.

Anéc­do­tas rela­cio­na­das con el papel de los sovié­ti­cos en aquel con­flic­to y las con­tra­dic­cio­nes entre el dis­cur­so polí­ti­co y las accio­nes pos­te­rio­res de los líde­res de la enton­ces URSS, com­ple­ta­ron el acer­ca­mien­to a aquel esce­na­rio que ha vuel­to a tomar cen­tra­li­dad en los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les.

QUÉ PASA SI OBAMA NO APRIETA EL GATILLO

Fue enton­ces cuan­do el pro­duc­tor y con­duc­tor de Dos­sier, vol­vió a pre­gun­tar­le a Fidel si creía que la gue­rra se des­ata­ría una vez que tra­te de ins­pec­cio­nar­se a las naves ira­níes:

Fidel: Sí, y esa fecha no pue­den dila­tar­la por­que (lo otro sería) ya virar la espal­da y en retirada…ese es un pun­to que se cum­ple o me voy: si se cum­ple es la gue­rra, si se va es la derro­ta. Pero no lo sería, ni la gue­rra ni la derro­ta, si está cons­cien­te de la deci­sión que va a tomar. Ese el quid de lo que estoy plan­tean­do.

Vanes­sa: Pero le corres­pon­de­ría a la ONU dar mar­cha atrás…

Fidel: La ONU no con­ta­rá para nada. Des­apa­re­ce­rá la ONU tam­bién.

Vanes­sa: El Con­se­jo de Segu­ri­dad…

Fidel: Nada de eso exis­ti­rá, si no van a exis­tir ni las armas, para qué sir­ven todos esos apa­ra­tos. Nadie sabe quién va a decir una pala­bra. Empe­za­rán los hom­bres en el mun­do nue­vo. Va a ser así. Es de fan­ta­sía pero es así.

Vane­sa: Ud. se mue­ve entre el opti­mis­mo y el pesi­mis­mo con res­pec­to a este esce­na­rio.

Mario: Todo depen­de de Oba­ma…

Fidel: De noso­tros, de que lo per­sua­da­mos, hacien­do que el máxi­mo de per­so­nas en el mun­do par­ti­ci­pen de este pun­to de vis­ta y él se sien­ta for­ta­le­ci­do de que va a hacer el bien y no una cosa horri­ble. ¿Uste­des se ima­gi­nan a un Oba­ma cons­cien­te deci­dien­do la muer­te de cien­tos de millo­nes de per­so­nas, que los niños apa­rez­can cal­ci­na­dos en los vien­tres de las madres? ¿uste­des con­ci­ben que un hom­bre, con un ele­men­tal sen­ti­do humano, va a hacer eso?

Vanes­sa: Pero hay muchos sec­to­res empu­ján­do­lo en esa direc­ción.

Fidel: ¿Y qué son todos esos sec­to­res al lado del mun­do? ¿Y si esos sec­to­res tam­po­co quie­ren morir ni quie­ren que mue­ran sus fami­lias, ni quie­ren que mue­ran sus hijos…? Esa es la reali­dad.

Otra vez Wal­ter, vuel­ve para recor­dar las pro­pias adver­ten­cias de Fidel sobre el poder de los sio­nis­tas y sus lobbys en Esta­dos Uni­dos, para hacer lo que les da la gana y el ries­go de que lo hacen dis­po­nien­do de un arma­men­to nuclear sumi­nis­tra­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos:

Fidel: Es ver­dad que los israe­li­tas hacen lo que les da la gana. Sí lo tie­nen (arma­men­to nuclear), pero están espe­ran­do que sea Esta­dos Uni­dos el que dé la orden. Ellos creen que lo tie­nen todo con­se­gui­do, per­sua­di­dos, ellos han hecho todos sus acuer­dos con Ara­bia Sau­di­ta, con los Emi­ra­tos Ára­bes, sobre a qué hora van a volar, tie­nen todos los avio­nes, van a ser olea­das de avio­nes que les han dado los yan­quis, pero están espe­ran­do que sean los yan­quis y que los yan­quis no pue­den decir que no. Aho­ra están espe­ran­do que alguien aprie­te el gati­llo y ese es Oba­ma. Y qué pasa si Oba­ma no aprie­ta el gati­llo. Tú pue­des decir: lo aprie­tan ellos, pero si Oba­ma no aprie­ta el gati­llo por­que hay una opi­nión mun­dial y todas las poten­cias exi­gien­do que no haya gue­rra, es cuan­do enton­ces estos seño­res israe­li­tas no se deci­di­rán a tirar un cohe­te por su cuen­ta.

Ape­lan­do a la expe­rien­cia de Cuba en la Gue­rra Fría, Vanes­sa qui­so saber qué lec­cio­nes sacó la Isla de aque­llos desa­fíos y cuá­les deben sacar los lati­no­ame­ri­ca­nos, a lo que Fidel res­pon­dió sen­ci­lla­men­te:

De la Gue­rra Fría nos tocó sopor­tar el blo­queo y sufrir todas las con­se­cuen­cias, pero tam­bién se pudo demos­trar que era posi­ble resis­tir. Y los lati­no­ame­ri­ca­nos deben pen­sar igual, que hay un poten­cial enor­me en las masas, que es posi­ble alcan­zar, aus­pi­ciar la libe­ra­ción real, ver­da­de­ra. Eso es lo que pue­de deri­var­se de aque­lla expe­rien­cia que vivi­mos.

SI EL HOMBRE PUEDE CREAR CATÁSTROFES, PUEDE PROMOVER ENERGÍAS RENOVABLES

Vene­zue­la regre­só al diá­lo­go con una pre­gun­ta de Mario sobre cómo ve el Coman­dan­te en Jefe a la her­ma­na nación:

Fidel: Veo muy bien todo y no se olvi­den de una cosa, que lo que más nece­si­ta el hom­bre para vivir son los ali­men­tos y esta es el área del mun­do que más ali­men­tos pro­du­ce. Si Esta­dos Uni­dos pro­du­ce para dos mil millo­nes de per­so­nas, Amé­ri­ca Lati­na tie­ne poten­cial para pro­du­cir ali­men­tos para ocho mil millo­nes más o menos, aun­que el futu­ro de la huma­ni­dad esta­rá más con­tro­la­do por el pro­pio hom­bre…

Lue­go comen­tó que Vene­zue­la es un lugar ideal para pro­du­cir­los y eso es lo que está hacien­do el gobierno, tra­tan­do de pro­du­cir­los, si no los afec­tan ciclones…entonces reto­mó pape­les que había revi­sa­do antes, rela­cio­na­dos con las denun­cias más recien­tes sobre la mani­pu­la­ción del cli­ma, median­te de cam­pos de ante­nas y otros usos de la más avan­za­da tec­no­lo­gía. Y acla­ró que no es cien­cia fic­ción. “Es cien­cia real.”

Apo­ya­do en un artícu­lo de Ría Nóvos­ti, Fidel citó:

“Esta­mos asis­tien­do a una gue­rra cli­má­ti­ca encu­bier­ta, un pre­lu­dio de lo que podría ser una futu­ra gue­rra mun­dial con un balan­ce en pér­di­das huma­nas y medioam­bien­ta­les sin paran­gón en la his­to­ria de la huma­ni­dad.”

Y lue­go leyó lo que per­so­nal­men­te había escri­to al res­pec­to:

Esta catás­tro­fe nos mues­tra las con­se­cuen­cias el cam­bio cli­má­ti­co que el autor del docu­men­tal HOME, Yean Arthur-Ber­trand, el más pres­ti­gio­so espe­cia­lis­ta sobre el tema nos mos­tró con el apo­yo de los mejo­res espe­cia­lis­tas del mun­do en ese fin. Si no se evi­ta la gue­rra nuclear, tam­po­co se podrían evi­tar otras igua­les o peo­res. He pen­sa­do tam­bién, que si el hom­bre pue­de crear catás­tro­fes, pue­de pro­mo­ver igual­men­te ener­gías reno­va­bles a par­tir de fuen­tes diver­sas entre ellas algu­nas tan impor­tan­tes como el agua y el vien­to. Enton­ces no hay que usar ni la nuclear.

QUÉ ES EL TIEMPO

De la mano de Iza­rra, entra­ron los tui­te­ros a la entre­vis­ta. Una de ellas pre­gun­ta­ba si los hal­co­nes de Washing­ton no inten­ta­rán matar a Oba­ma como en el pasa­do lo hicie­ron con Ken­nedy:

Fidel: Sí, por supues­to, el hecho de que no lo hayan ase­si­na­do es casi cosa de azar. El aten­ta­do con­tra Reagan lo hicie­ron con una pis­to­li­ta y le die­ron en el pul­món.

Vanes­sa: ¿Podrían ase­si­nar a Oba­ma?

Fidel: Sí, pero no creo que lo vayan a hacer aho­ra, de todas for­mas mejor que se cui­de, que no con­fíe, por­que pue­den ocu­rrir cosas absur­das, irra­cio­na­les. Él sabe cui­dar­se, él toma todas las medi­das, se cui­da y la gen­te que tie­nen selec­cio­na­das para cui­dar­lo son pro­fe­sio­na­les de ver­dad, a esos no los sobor­na nadie.

Iza­rra: “Enri­que­ci­do”, un (tui­te­ro), pre­gun­ta que cuan­do va Ud a visi­tar Vene­zue­la y nos dice que aho­ra mis­mo en Aló Pre­si­den­te, Cha­véz ense­ña el libro que Usted le envió.

Fidel: ¿Qué fal­ta hago allí yo? Sí, se lo envié (libro) y le puse, “muy fra­ter­nal­men­te”. No es una tarea que me haya plan­tea­do (ir a Vene­zue­la) ni creo que sea impres­cin­di­ble (…)

Hay mucho tiem­po por delan­te, se lo pue­des decir a tus lec­to­res. El pro­ble­ma mío: yo ten­go real­men­te que reu­nir­me con algún físi­co para que me expli­que el con­cep­to del tiem­po. Tal como lo dije: qué es el tiem­po. Miren una cosa que sub­ra­yé sobre el tiem­po. Digo: la evo­lu­ción comen­zó en la tie­rra con los pri­me­ros gér­me­nes de vida, eso es cono­ci­do por todos y por los teó­lo­gos, eso no les qui­ta a ellos espa­cio para tra­tar de bus­car inter­pre­ta­cio­nes, pero has­ta la noción del tiem­po des­apa­re­ce. Qué es el tiem­po, por­que el tiem­po es una inven­ción del hom­bre, es el espa­cio que media entre suce­sos dife­ren­tes, así se inven­tó el tiem­po, pero ¿cuán­do comen­zó el tiem­po? Hay que expli­car­se eso. Es todo muy com­pli­ca­do. Yo real­men­te qui­sie­ra con­ver­sar con un físi­co que me expli­que qué es el tiem­po. Ten­go esas gran­des dudas y espe­ro que me ayu­den.

Antes había recor­da­do que ya anun­ció un pró­xi­mo encuen­tro con la Asam­blea Nacio­nal de Cuba y que ya está lis­to prác­ti­ca­men­te el libro La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca. Lue­go de sus pre­gun­tas sobre el tiem­po, Wal­ter advir­tió lo que esto sig­ni­fi­ca en tele­vi­sión y de cier­to modo, puso fin al diá­lo­go, lo que Fidel redon­deó con una son­ri­sa, un salu­do afec­tuo­so y tres pala­bras: Para dolor mío.

Usted pue­de des­car­gar las fotos de alta reso­lu­ción en nues­tro sitio en Pica­sa

Fidel Castro durante el encuentro con periodistas venezolanosFidel Cas­tro duran­te el encuen­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Alex Cas­tro

Fidel Castro durante el encuentro con periodistas venezolanosFidel Cas­tro duran­te el encuen­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Alex Cas­tro

Las manos de Fidel. Foto: Roberto ChileLas manos de Fidel. Foto: Rober­to Chi­le

Andrés Izarra. Foto: Roberto ChileAndrés Iza­rra. Foto: Rober­to Chi­le

Walter Martínez. Foto: Roberto ChileWal­ter Mar­tí­nez. Foto: Rober­to Chi­le

Mario Silva. Foto: Roberto ChileMario Sil­va. Foto: Rober­to Chi­le

Vanessa Davis. Foto: Roberto ChileVanes­sa Davis. Foto: Rober­to Chi­le

Fidel Castro con periodistas venezolanos. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Rober­to Chi­le

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *