[Fotos y Video] Entre­vis­ta a Fidel “Tene­mos que per­sua­dir a Oba­ma de que evi­te la gue­rra nuclear”

Es una entre­vis­ta a varias manos, dice Vanes­sa Davies, direc­to­ra del dia­rio Correo del Ori­no­co y perio­dis­ta de Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión (VTV), que pre­sen­ta el tema de este encuen­tro espe­cial con el líder de la Revo­lu­ción cuba­na. Fidel “ha hecho algu­nas adver­ten­cias sobre la posi­bi­li­dad de un holo­caus­to mun­dial”, y todo es poco para ayu­dar a la per­sua­sión de quien pue­de evi­tar tal catás­tro­fe, el Pre­si­den­te Barack Obama.

Acom­pa­ñan a Vanes­sa, Andres Iza­rra, pre­si­den­te de Tele­Sur; Wal­ter Mar­tí­nez, direc­tor y con­duc­tor del pro­gra­ma Dos­sier, trans­mi­ti­do por Vene­zo­la­na de Tele­vi­sión y la tele­vi­so­ra mul­ti­es­ta­tal, y Mario Sil­va, con­duc­tor del pro­gra­ma La Hoji­lla, de VTV. Ella será la pri­me­ra en pre­gun­tar, y lue­go, por un espa­cio de una hora y 33 minu­tos, el diá­lo­go flu­ye a un rit­mo vertiginoso.

La entre­vis­ta trans­cu­rrió en la maña­na del domin­go 8 de agos­to. Cuba­de­ba­te les ofre­ce un resu­men de los prin­ci­pa­les con­cep­tos del Coman­dan­te en Jefe, saca­dos direc­ta­men­te de la audi­ción que se tras­mi­te el lunes, simul­tá­nea­men­te, por Tele­Sur, VTV y dos cade­nas cuba­nas, Cuba­vi­sión y Cuba­vi­sión Internacional.

AMÉRICA LATINA NO CORRE PELIGRO NUCLEAR

Yo no hablé (en la Asam­blea Nacio­nal) como un líder lati­no­ame­ri­cano. Yo hablé como un repre­sen­tan­te de nues­tro país, que ha esta­do insis­tien­do en ese pro­ble­ma, y sobre todo que ha esta­do medi­tan­do mucho, mucho, mucho sobre ese pro­ble­ma. Algo que qui­zás mi situa­ción de per­so­na que ha esta­do luchan­do por la salud, ha teni­do opor­tu­ni­dad de hacer, que es muy difí­cil de hacer por un líder de cual­quier país en fun­cio­nes, que debe aten­der tan­tas cosas, pue­da dedi­car el tiem­po que yo he dedi­ca­do a pen­sar. Sobre todo en este pro­ble­ma, que tie­ne la máxi­ma prioridad.

Como expli­qué en el Men­sa­je a la Asam­blea, esto sur­gió hace un mes o dos ‑la gran preo­cu­pa­ción por el con­flic­to nuclear -. Pero ini­cial­men­te era un poco más pesi­mis­ta. A pesar de todo pen­sa­ba que exis­tía algu­na posi­bi­li­dad de super­vi­ven­cia. Y yo creía que la habría, espe­cial­men­te en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, que no ame­na­zan a nadie, no poseen armas. Ni se supo­ne que ahí estén pro­yec­ti­les apun­tan­do hacia Rusia o hacia Chi­na. Tie­nen algu­nas bases cer­ca de Vene­zue­la ‑la de los Holan­de­ses, en Aruba-.

(Las bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas en Colom­bia) no tie­nen armas nuclea­res. No hay un por­ta­avio­nes par­quea­do ahí. Cuan­do vaya a Car­ta­ge­na un por­ta­avio­nes, bueno… Pue­de correr un ries­go. Pero ten­dría que ser una casua­li­dad. Y siem­pre habrá otros obje­ti­vos prio­ri­ta­rios, que es don­de yo veo muy real el peli­gro de gue­rra nuclear. No creo que haya otra zona del mun­do, con las mis­mas con­di­cio­nes de poca peli­gro­si­dad como agre­sor que esta región del mundo.

HE VISTO POSIBILIDAD PARA EVITAR LA GUERRA NUCLEAR

Sí, antes era más pesi­mis­ta. Seguí pen­san­do y vi la posi­bi­li­dad de que se sal­va­ra la paz, y se evi­ta­ra la gue­rra nuclear. Que es lo impor­tan­te. Tú pue­des sal­var la gue­rra nuclear hoy y den­tro de un mes vol­ver al peli­gro de gue­rra. Pero, me dije, ¿cuá­les son los meca­nis­mos median­te los cua­les se des­ata esta gue­rra nuclear? Enton­ces es cuan­do com­pren­dí que tie­ne que pasar por la deci­sión de Oba­ma, cuyo poder es muy rela­ti­vo. Por muchas razo­nes. Hay un enor­me apa­ra­to mili­tar sin el cual no pue­de exis­tir el Imperio.

Ese apa­ra­to mili­tar ha ido cam­bian­do. Allí (Esta­dos Uni­dos) y en Rusia. En un momen­to dado, hace dece­nas de años y duran­te bas­tan­te tiem­po, anda­ban con su male­tín nuclear. Uno tie­ne dere­cho a pre­gun­tar­se, bueno y para qué sir­ve aho­ra ese male­tín nuclear. Se supo­ne que el hom­bre razo­na bien, es inte­li­gen­te, es bri­llan­te, no enlo­que­ció, no bebió. Es un hom­bre aus­te­ro, con­sa­gra­do por ente­ro, que anda con su male­tín tiran­do una bom­bi­ta, otra, una res­pues­ta aquí…

EEUU POR POCO SE EQUIVOCA DURANTE LA CRISIS DE OCTUBRE

Des­de lue­go, Esta­dos Uni­dos por poco se equi­vo­ca en los días de la Cri­sis de Octu­bre. Des­de lue­go en la cir­cuns­tan­cia de Cuba, hay expe­rien­cia. No se tra­ta de un gru­po de afi­cio­na­dos que empie­zan a hablar de pro­ble­mas nuclea­res, sino que habla­mos des­de un país que estu­vo a pun­to de ser blan­co de no se sabe qué. Y estu­vi­mos resig­na­dos, sin que por ello pre­ten­da­mos ser más valien­tes que otros.

Sen­ci­lla­men­te era un sen­ti­mien­to patrió­ti­co, de dig­ni­dad nacio­nal, for­ta­le­ci­dos por una idea revo­lu­cio­na­ria, por una lucha dura en la cual había­mos pues­to todas nues­tras ener­gías. En una situa­ción que fue muy cons­cien­te. Tenía­mos tales pro­yec­ti­les aquí, nun­ca lo habría­mos desea­do, por­que pre­fe­ría­mos man­te­ner nues­tra ima­gen de país que no era base mili­tar de nadie y por­que esti­má­ba­mos que no hacía fal­ta, para que se nos ofre­cie­ra una garan­tía. Y sus­cri­bi­mos aquel acuer­do úni­ca­men­te por sen­ti­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta. No qui­sie­ra tener que repe­tir la his­to­ria de cómo se lle­gó a aque­lla situación.

Por aque­llos días tam­po­co Israel era poten­cia nuclear. Eran poten­cias nuclea­res Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, alia­dos de Esta­dos Uni­dos. Y la URSS. Chi­na ni siquie­ra esta­ba reco­no­ci­da… Entre aque­llas poten­cias había una riva­li­dad muy gran­de, naci­da de las dos bom­bas que en días infaus­tos lan­za­ron, y se corres­pon­de con fecha muy recien­tes. El día 6 (de agos­to), nada menos, lan­za­ron la pri­me­ra bom­ba nuclear sobre Hiroshi­ma y había una terri­ble com­pe­ten­cia aérea, en pri­mer lugar. Tenían com­ple­ta supe­rio­ri­dad los Esta­dos Pero ade­más, el arma nuclear se vol­vió “arma ter­mo­nu­clear”, que mul­ti­pli­có su poten­cial des­truc­ti­vo. Y cuan­do los ingle­ses, apo­yan­do a Israel, ata­ca­ron a Egip­to que esta­ba bajo la direc­ción de Nas­ser. Él había nacio­na­li­za­do el Canal de Suez. Los bri­tá­ni­cos, que habían sido los due­ños de todo aquel terri­to­rio, no lo admi­tían. Fran­cia solo había teni­do al Líbano. Rei­no Uni­do o Gran Bre­ta­ña, como quie­ran lla­mar­lo, tenía todo lo demás, inclui­do Iraq.

La his­to­ria se cono­ce. Los roma­nos expul­sa­ron a los judíos, como los lla­ma­ban. Y estu­vie­ron como 2 000 años erran­tes, como con­se­cuen­cia de las deman­das, entre ellas de Rusia. Esta­ban bus­can­do un hogar. Pero en 2000 años allí se había esta­ble­ci­do otra pobla­ción. Bueno, aquí en nues­tro país, des­gra­cia­da­men­te la pobla­ción no es la indí­ge­na. Es la espa­ño­la que se esta­ble­ció hace 500 años.

SOY OPTIMISTA RESPECTO A OBAMA

Soy opti­mis­ta. Un hom­bre tie­ne que tomar la deci­sión, y ese hom­bre no es un Nixon, que era cíni­co. No es un igno­ran­te terri­ble, como lo era Reagan. No es un imbé­cil loco como el señor Bush. No era un hipó­cri­ta como este caba­lle­ro… Yo podría citar­los a casi todos. Des­de lue­go no es un Roo­se­velt, ni un Car­ter, dos hom­bre muy dife­ren­tes. Pero des­de lue­go es uno mejor que los dos jun­tos en un sen­ti­do ‑no estoy hablan­do de un sen­ti­do ético‑, sino en el sen­ti­do de un caso de excep­ción: un hom­bre negro que lle­ga a la Pre­si­den­cia de Esta­dos Uni­dos. Algo nun­ca vis­to, ni pre­vis­to. Siem­pre se con­si­de­ró que tenía que ser un blan­co, inte­li­gen­te. Los otros eran des­cen­dien­tes de escla­vos. Eran afri­ca­nos, con otras reli­gio­nes. Tenían que ser blan­cos y cris­tia­nos. Sin excep­ción. Oba­ma es cris­tiano, pero de ori­gen afri­cano, de padre naci­do en un pue­blo musulmán.

Se han uni­do una serie de carac­te­rís­ti­cas en este hom­bre: de ori­gen negro, de padre musul­mán, y ha lle­ga­do a la Pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos como con­se­cuen­cia de una cri­sis eco­nó­mi­ca colo­sal, de una gue­rra estú­pi­da. No hacen más que lle­gar cadá­ve­res de Iraq, mon­to­nes, ya se sabe cómo fue aque­lla gue­rra. Las men­ti­ras. Con el hom­bre aquel en el por­ta­avio­nes hablan­do de “Misión Cum­pli­da”. Todo eso lo cono­ce el mun­do. Y en vir­tud de todos esos fac­to­res, lle­ga a la Pre­si­den­cia Obama.

Si lle­ga a estar otro… Dio la casua­li­dad de que la otra (por los Repu­bli­ca­nos, John McCain), pen­sé en medio de la con­tien­da que lle­ga­ría Oba­ma a la Pre­si­den­cia. Habla­ba aho­ri­ta del male­tín nuclear. ¿Para qué sir­ve el male­tín nuclear aho­ra? Está de más. El hom­bre pue­de tomar la pri­me­ra deci­sión. Nadie la podría tomar por él, y es él. Pero es un hom­bre que indis­cu­ti­ble­men­te no es un ase­sino. No es un indi­vi­duo que le está desean­do el mal a los demás. Es un polí­ti­co. Estu­dió. Tie­ne una cul­tu­ra. Con­tó con mucha sim­pa­tía ‑está per­dien­do aho­ra el apo­yo de la opi­nión públi­ca-. Y es el que ten­dría que tomar aho­ra la deci­sión: es decir, apre­tar el gatillo.

LO QUE DECIDA OBAMA SERÁ

Lo que él deci­da será. Nadie pue­de apre­tar el gati­llo por su cuen­ta. Él es el que tie­ne el dedo en el gati­llo por una vez. Enton­ces, él tie­ne que pen­sar, por­que no es un ase­sino, ni mucho menos. Y hay sín­to­mas evi­den­tes ya que empie­zan a per­ci­bir­se, por par­te de sus ase­so­res. Él toda­vía no se ha dado cuen­ta de eso, pero uno lo cono­ce. Yo leí el libro Los sue­ños de mi padre‑, com­ple­to. Lo leí por­que que­ría saber cómo era ese hombre.

No había nin­gún pro­ble­ma de esto (cuan­do leí el libro), pero era un adver­sa­rio. Y yo que­ría saber cómo era el adver­sa­rio, y lo estu­dié bien, has­ta don­de uno pue­de estu­diar una per­so­na. No tenía nin­gu­na de esas carac­te­rís­ti­cas que lo hicie­ran un ase­sino, un tipo que sin­tie­ra pla­cer, una espe­cie de Nerón. Enton­ces las actua­les cir­cuns­tan­cias pare­ce­ría que lo obli­gan a con­ver­tir­se en un Nerón, que pren­de fue­go a Roma y poner­la a arden. Y el ten­dría que poner el mun­do a arder. Ten­dría que deci­dir la muer­te de cien­tos de millo­nes de per­so­nas. Podrían ser más, pero yo dije cien­tos para no pare­cer exa­ge­ra­do. Y ade­más, las pri­me­ras bajas serían los tri­pu­lan­tes de los por­ta­avio­nes: los hun­di­rían todos.

NO HAY POSIBILIDADES DE UNA GUERRA DE EEUU EN AMÉRICA LATINA

La gue­rra se aca­ba antes de que lle­gue. La gue­rra se aca­ba antes. Lo que va a con­tar son los pro­yec­ti­les nuclea­res que se lan­cen uno a otro. ¿Para qué se van lan­zar aquí? ¿Qué sen­ti­do ten­dría una gue­rra para ocu­par Bra­sil? Des­apa­re­ce el poder ese, des­apa­re­ce el orden, des­apa­re­ce todo.

Si lan­zan un avión, ¿cuán­tas horas nece­si­ta­rían, por rápi­do que vaya, para des­em­bar­car, tomar posi­cio­nes? Úni­ca­men­te en la situa­ción actual tie­ne algún sen­ti­do. Allí se vuel­ve nuclear la gue­rra. Des­apa­re­cen las con­di­cio­nes que ori­gi­nan las inter­ven­cio­nes que conocemos.

ISRAEL ES EL ÚNICO PAÍS QUE TRATARÍA DE NO PERSUADIR A OBAMA

Israel es el úni­co que no tra­ta­ría de per­sua­dir a Oba­ma de que aguan­ta­ra la gue­rra, por­que es dema­sia­do sober­bio. Es muy pre­po­ten­te. Pero lo más pro­ba­ble que haga ‑si tie­ne tiem­po, por­que nadie sabe qué va a pasar ahí‑, es como cuan­do Port Saíd, que jun­to a los fran­ce­ses y los ingle­ses, ata­ca­ron a Nas­ser que había nacio­na­li­za­do el Canal. A pesar de lo sober­bio que son ‑y siem­pre lo fue­ron-. Son teme­ra­rios, pudie­ra decir­se. Más de una vez lo hicie­ron. Fue en la épo­ca de Tito, 70 antes de Cris­to, en que puso cer­co a Jeru­sa­lén y expul­só a los judíos, como los llamaban.

Sin embar­go, cuan­do el inci­den­te de aquí y Krushov ame­na­zó con los cohe­tes, no dijo nada, ni pro­tes­ta­ron. Habrían des­trui­do todo, has­ta los avio­nes. Noso­tros nun­ca tuvi­mos los avio­nes en hile­ra. Apren­di­mos de todo eso. Cuan­do ata­ca­ron en Girón, ata­ca­ron antes a nues­tras bases, los avio­nes esta­ban des­per­di­ga­dos. Si los hubié­ra­mos teni­do en hile­ra ahí, ¡brrruuu!, habrían caí­do como una mura­lla de nai­pes y habrían des­trui­do todos los aviones.

RUSIA DESEA LA PAZ

Rusia desea la paz, más que nadie, y están actuan­do. Mira, yo te voy a citar un ejem­plo. Cuan­do se dice aho­ra que Rusia está sufrien­do una catás­tro­fe, nadie lo duda. Y están toman­do un mon­tón de medi­das. Lo sé no solo por lo que dice este sitio web, Kaos en la Red, sino por cosas que sabe­mos en con­cre­to de la situa­ción allí, que tie­nen 50 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, que Mos­cú está irres­pi­ra­ble, que la con­sig­na es aban­do­nar la ciu­dad o no salir a la calle nadie.

Dice: “Esta catás­tro­fe nos recuer­da las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, que el autor del docu­men­tal HOME, Yean Arthur-Ber­trand, el más pres­ti­gio­so espe­cia­lis­ta sobre el tema, mos­tró con el apo­yo de los mejo­res espe­cia­lis­tas del mun­do en ese plano.”

Y noso­tros sabe­mos qué coope­ra­ción pode­mos brin­dar. Tene­mos las bri­ga­das médi­cas. Si piden 100 médi­cos, si piden 300, se los pode­mos man­dar, por­que afor­tu­na­da­men­te nues­tro país cuen­ta con esa gen­te que se han pre­pa­ra­do a lo lar­go de muchos años. Y sabe­mos lo que desean, por ejem­plo. Han saca­do docu­men­ta­les del fue­go y de la asis­ten­cia de los avio­nes. Están envian­do por gru­pos a los pilo­tos y a los que están hacien­do los mayo­res esfuer­zos, para que ten­gan algún des­can­so cuan­do pue­dan, y des­pués irlos reno­van­do. No les intere­sa, con toda razón, médicos.

Noso­tros sabe­mos todo lo que está pasan­do allá, y resul­ta lógi­co lo que están hacien­do. Ima­gí­na­te que noso­tros sepa­mos de cosas que pien­san, de cosas que están hacien­do, y es por ello que no tene­mos nece­si­dad de regis­trar los archi­vos de los líde­res de esos paí­ses, para saber lo que están haciendo.

EEUU NO PUEDE CONTROLAR NI SUS SECRETOS

Nadie es jus­to, des­de el momen­to en que un gru­po de paí­ses tie­ne el arma nuclear, y Esta­dos Uni­dos le prohí­be a los demás y no quie­ren que la ten­ga. Invo­can una cosa muy impor­tan­te, que no quie­ren que haya gue­rra nuclear. No quie­ren que los demás posean armas nuclea­res. Pero fabri­can todas las que pue­den, sin lími­tes, al extre­mo de que ya tie­nen, entre Esta­dos Uni­dos y Rusia, más de 18 000 armas nuclea­res. Entre las dos potencias.

Estoy dejan­do un mar­gen para Chi­na, para Fran­cia, para Gran Bre­ta­ña, para Pakis­tán y para la India. Asig­nán­do­le como se cono­ce muy bien, y lo saben aque­llos que en Norue­ga se dedi­can a estos temas, las armas nuclea­res que tie­ne Israel. Las desa­rro­lla­ron, y Esta­dos Uni­dos con­ten­to, aplau­dien­do y sumi­nis­trán­do­le los avio­nes más moder­nos que exis­ten, apo­yán­do­lo diplo­má­ti­ca­men­te, abas­te­cién­do­lo con miles de millo­nes en armas. Por­que es este el mer­ca­do que endul­za la vida, hace feliz al Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, que Eisenho­wer, ino­cen­tón, des­cu­brió un día, cuan­do esta­ba pró­xi­mo ya a aban­do­nar la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca. Muy “ino­cen­te”, pero pre­pa­ró la inva­cion­si­ta a Cuba, en Girón. “Y que nadie diga nada, jure todo el mun­do que nadie diga nada”. Lue­go esos pape­les los publi­ca­ron un día, por­que no pue­den con­tro­lar ni siquie­ra los secretos.

Y esta es otra situa­ción, otro ele­men­to más. No pue­den con­tro­lar ni siquie­ra los secre­tos. Fíja­te que un mucha­cho de la Inte­li­gen­cia ha sumi­nis­tra­do 240 000 docu­men­tos al gru­po y aho­ra lo van a meter pre­so. Dicen que no pue­de publi­car eso. Y él se ríe. Hoy mis­mo había un cable… Wiki­leaks dice que sí, que los van a publi­car todos. Todo lo que saben lo van a publi­car. Y el Pen­tá­gono gri­tan­do: “No es posi­ble, por­que la situa­ción…” Ya no pue­den con­tro­lar ni los secre­tos. Esa es la situa­ción. Se le esca­pa del con­trol todas las cosas que están haciendo.

LOS CINCO

Se preo­cu­pan si uno dice algo de lo que va a pasar, por­que pare­cie­ra que uno está hacien­do el papel de adi­vino, o algo así. Y no hay nin­gu­na adi­vi­nan­za en esto. Y por eso yo a la dipu­tada le dije que una sema­na me pare­cía dema­sia­do poco tiem­po (para el regre­so de los Cin­co cuba­nos pre­sos en Esta­dos Uni­dos), pero que diciem­bre me pare­cía mucho tiem­po, muchí­si­mo tiem­po. Podía­mos decir­le muchí­si­mo tiem­po. Bueno, casi tres veces del tiem­po que se nece­si­ta. Deduz­can uste­des lo que eso significa.

LA PAZ EN COLOMBIA

Salí de una situa­ción de mucha gra­ve­dad, no creía que iba a sobre­vi­vir. Tuve un acci­den­te, que casi tuve que vol­ver a apren­der a escri­bir. Por aque­llos momen­tos escri­bí algu­nas cosas de Colom­bia, con gran esfuer­zo, refi­rién­do­se a La paz en Colombia.

Nun­ca estu­ve de acuer­do con el secues­tro de pri­sio­ne­ros. Estu­ve de acuer­do con las aspi­ra­cio­nes de Maru­lan­da, que era un revo­lu­cio­na­rio que que­ría cam­biar la situa­ción de ese país. Es una his­to­ria que se cono­ce muy bien, con­ta­da por Artu­ro Ala­pe, mag­ní­fi­co his­to­ria­dor… Defen­dien­do la paz, les mata­ron miles de cua­dros, y Maru­lan­da reac­cio­na dicien­do que más nun­ca más va a dis­cu­tir con aque­lla oli­gar­quía, era tiem­po per­di­do. Y yo lo defen­dí, pero no podía estar de acuer­do con los pri­sio­ne­ros aque­llos, ni que los tuvie­ran pre­sos y estu­vie­ran pidien­do rescate.

En el libro La vic­to­ria estra­té­gi­ca, se ve muy bien cuál era nues­tra polí­ti­ca de gue­rra, y noso­tros gana­mos la gue­rra por nues­tra polí­ti­ca, no por nues­tra fuer­za. Nues­tra fuer­za era insig­ni­fi­can­te, pero no se sabe lo que pue­de una fuer­za insig­ni­fi­can­te apo­ya­da en la moral y en la razón. Cuán­tas armas tenía Batis­ta, 100 000, entre sol­da­dos, poli­cías y mari­ne­ros. ¿Quién les sumi­nis­tra­ba las armas? Esta­dos Uni­dos. Armas moder­nas. ¿Qué tenía­mos noso­tros? Unos pocos fusi­les que fui­mos reco­gien­do. Lo demás se lo íba­mos qui­tan­do al enemi­go, y al final, en menos de dos años, en 7 u 8 meses, derro­ca­mos al régi­men y nos apo­de­ra­mos de las 100 000 armas. Total­men­te, inclui­dos avio­nes. No solo por nues­tra fuer­za, sino por la moral.

No podía­mos estar de acuer­do con esa polí­ti­ca (de las FARC). Cuan­do tú matas a los pri­sio­ne­ros, te cues­ta mucho más. ¿Qué sol­da­do quie­re caer pri­sio­ne­ro? Era par­ti­da­rio de la paz en Colom­bia. Por eso se lla­ma así el libro. Nues­tras posi­cio­nes son inex­pug­na­bles. Son jus­tas, son lim­pias. Tenía­mos la razón en desear la jus­ti­cia y tam­bién, la paz. Y éra­mos par­ti­da­rios de la lucha. Por­que si usted no pue­de obte­ner la jus­ti­cia por otras vías, tie­ne que ir a la vía de las armas. Pero lle­ga un momen­to en que ni el Impe­rio ni los revo­lu­cio­na­rios pue­den lle­gar a obte­ner sus obje­ti­vos por la vía de las armas. Miren uste­des la con­clu­sión: Ni el Impe­rio, ni los revolucionarios.

¿Qué sen­ti­do tie­ne bus­car aho­ra un fusil? ¿Un fusil o una peque­ña bom­ba nuclear? ¿Y qué vas a hacer? ¿Matan­do lo vas a con­se­guir? Si uno pien­sa con con­cep­tos de antes, no saca estas conclusiones.

COLOMBIA NO ATACARÁ A VENEZUELA

No hay ni la más remo­ta posi­bi­li­dad de que Colom­bia ata­que a Vene­zue­la… Pri­me­ro, por­que no le intere­sa. Segun­do, por que no pue­de. Ter­ce­ro, por­que no quie­re. Cuar­to, por­que sabe que las con­se­cuen­cias serían desas­tro­sas. ¿Qué hace fal­ta lle­var a cabo la polí­ti­ca de ocu­par Colom­bia para ata­car a Vene­zue­la? ¿Qué nece­si­tan? Tiem­po, pero no lo van a tener. Nada, ni un 5 por cien­to del tiem­po que nece­si­ta­ran para lle­var­lo a cabo. Supon­ga­mos una cosa: que la Revo­lu­ción boli­va­ria­na fra­ca­se, que es uno de los obje­ti­vo que ellos bus­can. Ellos pien­san usar las armas como últi­mo recur­so. ¿Cuál es la hora del últi­mo recur­so, des­pués de que hicie­ron todos los esfuer­zos, como lo hicie­ron para derro­car al gobierno revo­lu­cio­na­rio en el 2001? Las posi­bi­li­da­des se redu­cen mucho.

Así hicie­ron en todas par­tes, en Iraq. En otros tiem­pos cuan­do no exis­tían esas armas, así hicie­ron en Cuba, y nos impu­sie­ron la Enmien­da Platt, y nos impu­sie­ron esa base. Así impu­sie­ron cien­tos de bases que tie­nen en todo el mun­do, en todos los con­ti­nen­tes, uni­das a sus pre­de­ce­so­res ingle­ses y a los sumi­nis­tra­do­res ideo­ló­gi­cos, los franceses.

De modo que todo es muy lógi­co y creo que las posi­cio­nes que tene­mos no se apar­tan de esa lógica.

LAS NUEVAS ARMAS DE LOS REVOLUCIONARIOS

¿Cua­les son las armas aho­ra para hacer Revo­lu­ción? Divul­gar la reali­dad de lo que va a ocu­rrir. Uste­des tie­nen armas nuclea­res ideo­ló­gi­cas (la comu­ni­ca­ción con el mun­do), y si ganan esta bata­lla habrán derro­ta­do al régi­men y no hará fal­ta Revo­lu­cio­nes. ¿Qué te parece?

Con­fío en la trans­mi­sión de una idea, por­que ayu­da­rá a que nues­tro hom­bre (Oba­ma) no se equi­vo­que. El poder de la comu­ni­ca­ción estu­vo en manos del Impe­rio, y abu­só y abu­só. Por todos los medios han fabri­ca­do el poder que tie­nen y pre­ten­dían con­ser­var­lo, pero no pudie­ron. Así que tie­nen que resig­nar­se ahora.

HABRÁ QUE HACER UNAS CUANTA ESTATUAS

A pro­pó­si­to de un comen­ta­rio de Mario Sil­va sobre las denun­cias de wiki­leaks sobre los crí­me­nes del impe­rio, Fidel sugi­rió hacer­le una esta­tua, pero no solo al sitio digi­tal. Tam­bién a los perio­dis­tas que dia­lo­ga­ban con él:

Uste­des han esta­do mar­ti­llan­do, apo­yan­do a la Revo­lu­ción, a una revo­lu­ción que ha con­mo­vi­do al hemis­fe­rio. Para noso­tros sig­ni­fi­có mucho, en los momen­tos más difí­ci­les del Perio­do Espe­cial, ¿de dón­de vino una ayu­da que le aho­rró enor­mes sacri­fi­cios a nues­tro pue­blo que lle­va­ba casi 50 años luchan­do? …Y uste­des han apun­ta­la­do todo eso, ¿no mere­cen una esta­tua? ¿Y todos los medios allí en manos de quién esta­ban? de la con­tra­rre­vo­lu­ción. ¿Y quie­nes fue­ron los que defen­die­ron las ideas revo­lu­cio­na­rias? Uste­des, así que no exa­ge­ro, no es un elo­gio que esté fabri­can­do para ustedes…

En ese pun­to de la entre­vis­ta, Vanes­sa reto­mó las adver­ten­cias de Fidel sobre la nece­si­dad de ideas nue­vas y modos nue­vos de ver e inter­pre­tar el mun­do y le pre­gun­tó en qué se equi­vo­ca­ron las ideas revo­lu­cio­na­rias y cuá­les serían las nue­vas ideas:

Las ideas no eran inco­rrec­tas. Lo que ya hoy se que­da­ron como ideas de otra época…

En cuan­to a las ideas de esta épo­ca, afirmó:

La pri­me­ra es evi­tar la gue­rra, las demás están por elaborar…cómo va ser la socie­dad, cómo se van a admi­nis­trar los bie­nes y ser­vi­cios, cómo se va a desa­rro­llar la ener­gía renovable …

EL CAPITALISMO PERTENECE A LA PREHISTORIA

Insis­tien­do en esa línea, la direc­to­ra del Correo del Ori­no­co, pre­gun­tó a Fidel cómo él se replan­tea­ría hoy las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas, por ejem­plo y enton­ces se ini­ció un bre­ve e intere­san­tí­si­mo inter­cam­bio entre el líder de la revo­lu­ción y los cole­gas venezolanos:

Fidel: No pue­de ser capi­ta­lis­ta, por­que no vamos a recons­truir otra vez lo mis­mo aho­ra, con todos los cono­ci­mien­tos de que se dispone.

Yo digo: no pode­mos recons­truir lo mis­mo, yo no podría decir­te cómo lo van a hacer. Entre todos tene­mos que hacer­lo, pero esta es una Huma­ni­dad que sabe leer y escri­bir y que tie­ne no se sabe cuán­tos cien­tí­fi­cos, de modo que no se des­tru­ya todo eso, sino lograr que eso se pre­ser­ve. Es de espe­rar que logremos…que las inte­li­gen­cias tra­ba­jen. Si han tra­ba­ja­do para pro­vo­car la auto­des­truc­ción, la des­gra­cia, la infe­li­ci­dad, yo aquí mis­mo (revi­sa pape­les), escri­bí que en el docu­men­tal “50 años des­pués de Hiroshi­ma” se ven los cadá­ve­res cal­ci­na­dos y casi trans­pa­ren­tes de los niños que pere­cie­ron en los vien­tres de las madres, son imá­ge­nes horri­bles, ¿vamos a repro­du­cir eso? Es impo­si­ble que la inte­li­gen­cia del hom­bre se dedi­que a eso. No pue­den sencillamente.

Mario: Ya el capi­ta­lis­mo no es viable…ni siquie­ra como arma…

Fidel: Per­te­ne­ce a la pre­his­to­ria. Resul­ta que Marx tenía toda la razón.

Vanes­sa: Pero el socia­lis­mo per­te­ne­ce a la pre­his­to­ria tam­bién, dicen sus adversarios…

Fidel: No. Es lo úni­co… ¿Qué es socia­lis­mo? Es una pre­gun­ta que tene­mos que hacernos.

Vanes­sa: ¿Qué es el socia­lis­mo para usted aho­ra, Siglo XXI?

Fidel: ¿Para mi? El comu­nis­mo, lo que el pro­pio Marx defi­nió como comu­nis­ta, como el comu­nis­mo, de cada cual según sus posi­bi­li­da­des, a cada cual según sus nece­si­da­des. Cla­ro, que esta­rán por defi­nir­se cuá­les son las nece­si­da­des, no es la de un avión ni un bar­co para andar por el mun­do pes­can­do y gas­tan­do todo el combustible…

Andrés Iza­rra, que simul­ta­nea­ba su par­ti­ci­pa­ción en la entre­vis­ta y el inter­cam­bio con los usua­rios de la red social Twit­ter, hacién­do­los par­tí­ci­pes inme­dia­tos del diá­lo­go, pidió virar la con­ver­sa­ción hacia el pro­ce­so de las pró­xi­mas elec­cio­nes en Vene­zue­la. Fidel son­rió pre­gun­tán­do­se si podría dar­se el even­to, toman­do en con­si­de­ra­ción que por esos de sep­tiem­bre ven­ce el pla­zo del Con­se­jo de Segu­ri­dad a Irán, pero ense­gui­da aclaró:

Yo creo que lo están hacien­do es abso­lu­ta­men­te correc­to: las cam­pa­ñas, las ver­da­des, las expli­ca­cio­nes que da Chá­vez de lo que es el socia­lis­mo y lo que ha sig­ni­fi­ca­do para millo­nes de per­so­nas en todos los sen­ti­dos. Es lo que deben hacer, lo que tie­nen que hacer y seguir­lo hacien­do has­ta el final. Bien, si ocu­rren cosas mejo­res, no hay que poner­se tris­tes por eso. A mí me hizo gra­cia por­que como está­ba­mos hablan­do de fechas y de cosas, yo dije va y coin­ci­den las elec­cio­nes -¿el 23? El 26 le res­pon­den- si está en lo que, según un cálcu­lo mío, es un perío­do de trán­si­to, si vie­ne algo mejor, espe­ro que uste­des se sien­tan feli­ces de que haya ocu­rri­do algo mejor…

Vanes­sa: ¿Mejor cómo qué Comandante?

Fidel: A lo mejor que no haya ya ni siquie­ra impe­ria­lis­mo. Es duro, pero bueno, ¿qué vamos a hacer? – es muy pron­to, apun­ta Vanes­sa- ¿por qué no me man­dan a mi para un mani­co­mio? Bús­quen­me un lugar­ci­to allí.

Vanes­sa: Es muy pron­to Coman­dan­te para decir que el impe­ria­lis­mo se va a caer en menos de un mes.

Fidel: ¿Y qué yo debo decir, que va durar un siglo, que va a durar diez años, que no va a haber gue­rra? ¿qué yo voy a decir? Por­que se supo­ne que el pla­zo que esta­ble­ció la Reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad ven­ce el 7 de sep­tiem­bre, 19 días antes de las elec­cio­nes que uste­des tie­nen anun­cia­das. Para que haya elec­cio­nes pri­me­ro tie­ne que no haber gue­rra y si no hay gue­rra qué pasa. Vanes­sa, no te eches tú la cul­pa, écha­me­la a mi, por favor, es lo que yo afir­mo, pero no es un capri­cho, es un hilo de pensamiento.

Nue­va­men­te ter­ció el diá­lo­go hacia el con­flic­to nuclear, empu­ja­do por los comen­ta­rios de Wal­ter Mar­tí­nez, en base a su expe­rien­cia como corres­pon­sal de la gue­rra entre Iraq e Irán, lo que lle­vó a Fidel a recor­dar cuan­do todas las poten­cias com­pe­tían por ven­der­le armas a Iraq y los erro­res de polí­ti­ca que tan­to afec­ta­ron al Movi­mien­to de Paí­ses No Alineados.

Anéc­do­tas rela­cio­na­das con el papel de los sovié­ti­cos en aquel con­flic­to y las con­tra­dic­cio­nes entre el dis­cur­so polí­ti­co y las accio­nes pos­te­rio­res de los líde­res de la enton­ces URSS, com­ple­ta­ron el acer­ca­mien­to a aquel esce­na­rio que ha vuel­to a tomar cen­tra­li­dad en los acon­te­ci­mien­tos mundiales.

QUÉ PASA SI OBAMA NO APRIETA EL GATILLO

Fue enton­ces cuan­do el pro­duc­tor y con­duc­tor de Dos­sier, vol­vió a pre­gun­tar­le a Fidel si creía que la gue­rra se des­ata­ría una vez que tra­te de ins­pec­cio­nar­se a las naves iraníes:

Fidel: Sí, y esa fecha no pue­den dila­tar­la por­que (lo otro sería) ya virar la espal­da y en retirada…ese es un pun­to que se cum­ple o me voy: si se cum­ple es la gue­rra, si se va es la derro­ta. Pero no lo sería, ni la gue­rra ni la derro­ta, si está cons­cien­te de la deci­sión que va a tomar. Ese el quid de lo que estoy planteando.

Vanes­sa: Pero le corres­pon­de­ría a la ONU dar mar­cha atrás…

Fidel: La ONU no con­ta­rá para nada. Des­apa­re­ce­rá la ONU también.

Vanes­sa: El Con­se­jo de Seguridad…

Fidel: Nada de eso exis­ti­rá, si no van a exis­tir ni las armas, para qué sir­ven todos esos apa­ra­tos. Nadie sabe quién va a decir una pala­bra. Empe­za­rán los hom­bres en el mun­do nue­vo. Va a ser así. Es de fan­ta­sía pero es así.

Vane­sa: Ud. se mue­ve entre el opti­mis­mo y el pesi­mis­mo con res­pec­to a este escenario.

Mario: Todo depen­de de Obama…

Fidel: De noso­tros, de que lo per­sua­da­mos, hacien­do que el máxi­mo de per­so­nas en el mun­do par­ti­ci­pen de este pun­to de vis­ta y él se sien­ta for­ta­le­ci­do de que va a hacer el bien y no una cosa horri­ble. ¿Uste­des se ima­gi­nan a un Oba­ma cons­cien­te deci­dien­do la muer­te de cien­tos de millo­nes de per­so­nas, que los niños apa­rez­can cal­ci­na­dos en los vien­tres de las madres? ¿uste­des con­ci­ben que un hom­bre, con un ele­men­tal sen­ti­do humano, va a hacer eso?

Vanes­sa: Pero hay muchos sec­to­res empu­ján­do­lo en esa dirección.

Fidel: ¿Y qué son todos esos sec­to­res al lado del mun­do? ¿Y si esos sec­to­res tam­po­co quie­ren morir ni quie­ren que mue­ran sus fami­lias, ni quie­ren que mue­ran sus hijos…? Esa es la realidad.

Otra vez Wal­ter, vuel­ve para recor­dar las pro­pias adver­ten­cias de Fidel sobre el poder de los sio­nis­tas y sus lobbys en Esta­dos Uni­dos, para hacer lo que les da la gana y el ries­go de que lo hacen dis­po­nien­do de un arma­men­to nuclear sumi­nis­tra­do por los norteamericanos:

Fidel: Es ver­dad que los israe­li­tas hacen lo que les da la gana. Sí lo tie­nen (arma­men­to nuclear), pero están espe­ran­do que sea Esta­dos Uni­dos el que dé la orden. Ellos creen que lo tie­nen todo con­se­gui­do, per­sua­di­dos, ellos han hecho todos sus acuer­dos con Ara­bia Sau­di­ta, con los Emi­ra­tos Ára­bes, sobre a qué hora van a volar, tie­nen todos los avio­nes, van a ser olea­das de avio­nes que les han dado los yan­quis, pero están espe­ran­do que sean los yan­quis y que los yan­quis no pue­den decir que no. Aho­ra están espe­ran­do que alguien aprie­te el gati­llo y ese es Oba­ma. Y qué pasa si Oba­ma no aprie­ta el gati­llo. Tú pue­des decir: lo aprie­tan ellos, pero si Oba­ma no aprie­ta el gati­llo por­que hay una opi­nión mun­dial y todas las poten­cias exi­gien­do que no haya gue­rra, es cuan­do enton­ces estos seño­res israe­li­tas no se deci­di­rán a tirar un cohe­te por su cuenta.

Ape­lan­do a la expe­rien­cia de Cuba en la Gue­rra Fría, Vanes­sa qui­so saber qué lec­cio­nes sacó la Isla de aque­llos desa­fíos y cuá­les deben sacar los lati­no­ame­ri­ca­nos, a lo que Fidel res­pon­dió sencillamente:

De la Gue­rra Fría nos tocó sopor­tar el blo­queo y sufrir todas las con­se­cuen­cias, pero tam­bién se pudo demos­trar que era posi­ble resis­tir. Y los lati­no­ame­ri­ca­nos deben pen­sar igual, que hay un poten­cial enor­me en las masas, que es posi­ble alcan­zar, aus­pi­ciar la libe­ra­ción real, ver­da­de­ra. Eso es lo que pue­de deri­var­se de aque­lla expe­rien­cia que vivimos.

SI EL HOMBRE PUEDE CREAR CATÁSTROFES, PUEDE PROMOVER ENERGÍAS RENOVABLES

Vene­zue­la regre­só al diá­lo­go con una pre­gun­ta de Mario sobre cómo ve el Coman­dan­te en Jefe a la her­ma­na nación:

Fidel: Veo muy bien todo y no se olvi­den de una cosa, que lo que más nece­si­ta el hom­bre para vivir son los ali­men­tos y esta es el área del mun­do que más ali­men­tos pro­du­ce. Si Esta­dos Uni­dos pro­du­ce para dos mil millo­nes de per­so­nas, Amé­ri­ca Lati­na tie­ne poten­cial para pro­du­cir ali­men­tos para ocho mil millo­nes más o menos, aun­que el futu­ro de la huma­ni­dad esta­rá más con­tro­la­do por el pro­pio hombre…

Lue­go comen­tó que Vene­zue­la es un lugar ideal para pro­du­cir­los y eso es lo que está hacien­do el gobierno, tra­tan­do de pro­du­cir­los, si no los afec­tan ciclones…entonces reto­mó pape­les que había revi­sa­do antes, rela­cio­na­dos con las denun­cias más recien­tes sobre la mani­pu­la­ción del cli­ma, median­te de cam­pos de ante­nas y otros usos de la más avan­za­da tec­no­lo­gía. Y acla­ró que no es cien­cia fic­ción. “Es cien­cia real.”

Apo­ya­do en un artícu­lo de Ría Nóvos­ti, Fidel citó:

“Esta­mos asis­tien­do a una gue­rra cli­má­ti­ca encu­bier­ta, un pre­lu­dio de lo que podría ser una futu­ra gue­rra mun­dial con un balan­ce en pér­di­das huma­nas y medioam­bien­ta­les sin paran­gón en la his­to­ria de la humanidad.”

Y lue­go leyó lo que per­so­nal­men­te había escri­to al respecto:

Esta catás­tro­fe nos mues­tra las con­se­cuen­cias el cam­bio cli­má­ti­co que el autor del docu­men­tal HOME, Yean Arthur-Ber­trand, el más pres­ti­gio­so espe­cia­lis­ta sobre el tema nos mos­tró con el apo­yo de los mejo­res espe­cia­lis­tas del mun­do en ese fin. Si no se evi­ta la gue­rra nuclear, tam­po­co se podrían evi­tar otras igua­les o peo­res. He pen­sa­do tam­bién, que si el hom­bre pue­de crear catás­tro­fes, pue­de pro­mo­ver igual­men­te ener­gías reno­va­bles a par­tir de fuen­tes diver­sas entre ellas algu­nas tan impor­tan­tes como el agua y el vien­to. Enton­ces no hay que usar ni la nuclear.

QUÉ ES EL TIEMPO

De la mano de Iza­rra, entra­ron los tui­te­ros a la entre­vis­ta. Una de ellas pre­gun­ta­ba si los hal­co­nes de Washing­ton no inten­ta­rán matar a Oba­ma como en el pasa­do lo hicie­ron con Kennedy:

Fidel: Sí, por supues­to, el hecho de que no lo hayan ase­si­na­do es casi cosa de azar. El aten­ta­do con­tra Reagan lo hicie­ron con una pis­to­li­ta y le die­ron en el pulmón.

Vanes­sa: ¿Podrían ase­si­nar a Obama?

Fidel: Sí, pero no creo que lo vayan a hacer aho­ra, de todas for­mas mejor que se cui­de, que no con­fíe, por­que pue­den ocu­rrir cosas absur­das, irra­cio­na­les. Él sabe cui­dar­se, él toma todas las medi­das, se cui­da y la gen­te que tie­nen selec­cio­na­das para cui­dar­lo son pro­fe­sio­na­les de ver­dad, a esos no los sobor­na nadie.

Iza­rra: “Enri­que­ci­do”, un (tui­te­ro), pre­gun­ta que cuan­do va Ud a visi­tar Vene­zue­la y nos dice que aho­ra mis­mo en Aló Pre­si­den­te, Cha­véz ense­ña el libro que Usted le envió.

Fidel: ¿Qué fal­ta hago allí yo? Sí, se lo envié (libro) y le puse, “muy fra­ter­nal­men­te”. No es una tarea que me haya plan­tea­do (ir a Vene­zue­la) ni creo que sea imprescindible (…)

Hay mucho tiem­po por delan­te, se lo pue­des decir a tus lec­to­res. El pro­ble­ma mío: yo ten­go real­men­te que reu­nir­me con algún físi­co para que me expli­que el con­cep­to del tiem­po. Tal como lo dije: qué es el tiem­po. Miren una cosa que sub­ra­yé sobre el tiem­po. Digo: la evo­lu­ción comen­zó en la tie­rra con los pri­me­ros gér­me­nes de vida, eso es cono­ci­do por todos y por los teó­lo­gos, eso no les qui­ta a ellos espa­cio para tra­tar de bus­car inter­pre­ta­cio­nes, pero has­ta la noción del tiem­po des­apa­re­ce. Qué es el tiem­po, por­que el tiem­po es una inven­ción del hom­bre, es el espa­cio que media entre suce­sos dife­ren­tes, así se inven­tó el tiem­po, pero ¿cuán­do comen­zó el tiem­po? Hay que expli­car­se eso. Es todo muy com­pli­ca­do. Yo real­men­te qui­sie­ra con­ver­sar con un físi­co que me expli­que qué es el tiem­po. Ten­go esas gran­des dudas y espe­ro que me ayuden.

Antes había recor­da­do que ya anun­ció un pró­xi­mo encuen­tro con la Asam­blea Nacio­nal de Cuba y que ya está lis­to prác­ti­ca­men­te el libro La con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca. Lue­go de sus pre­gun­tas sobre el tiem­po, Wal­ter advir­tió lo que esto sig­ni­fi­ca en tele­vi­sión y de cier­to modo, puso fin al diá­lo­go, lo que Fidel redon­deó con una son­ri­sa, un salu­do afec­tuo­so y tres pala­bras: Para dolor mío.

Usted pue­de des­car­gar las fotos de alta reso­lu­ción en nues­tro sitio en Picasa

Fidel Castro durante el encuentro con periodistas venezolanosFidel Cas­tro duran­te el encuen­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Alex Castro

Fidel Castro durante el encuentro con periodistas venezolanosFidel Cas­tro duran­te el encuen­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Alex Castro

Las manos de Fidel. Foto: Roberto ChileLas manos de Fidel. Foto: Rober­to Chile

Andrés Izarra. Foto: Roberto ChileAndrés Iza­rra. Foto: Rober­to Chile

Walter Martínez. Foto: Roberto ChileWal­ter Mar­tí­nez. Foto: Rober­to Chile

Mario Silva. Foto: Roberto ChileMario Sil­va. Foto: Rober­to Chile

Vanessa Davis. Foto: Roberto ChileVanes­sa Davis. Foto: Rober­to Chile

Fidel Castro con periodistas venezolanos. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con perio­dis­tas vene­zo­la­nos. Foto: Rober­to Chile

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.