No es la eco­no­mía, es el mar­co vigen­te – Rafa izquier­do

La sema­na pasa­da el con­se­je­ro de Eco­no­mía y Hacien­da del Gobierno nava­rro, Álva­ro Miran­da, pre­sen­tó en el seno del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y Social una pri­me­ra apro­xi­ma­ción a la ela­bo­ra­ción de los Pre­su­pues­tos Gene­ra­les de Nava­rra para 2011 y anun­ció nue­vos recor­tes pre­su­pues­ta­rios como con­se­cuen­cia del obje­ti­vo de esta­bi­li­dad apro­ba­do por el Gobierno cen­tral, que fijó el défi­cit máxi­mo de las comu­ni­da­des autó­no­mas en el 1,3% de su PIB regio­nal

Dicho obje­ti­vo, que pre­via­men­te había sido acor­da­do en el Con­se­jo de Polí­ti­ca Fis­cal y Finan­cie­ra (CPFF), ha sido ple­na­men­te asu­mi­do por el Eje­cu­ti­vo que pre­si­de Miguel Sanz.

Con­vie­ne acla­rar que el CPFF es el órgano de coor­di­na­ción de la polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria del Esta­do y las comu­ni­da­des autó­no­mas, y entre sus fun­cio­nes está ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de los obje­ti­vos de esta­bi­li­dad fija­dos para las dis­tin­tas admi­nis­tra­cio­nes públi­cas. Pero la Comu­ni­dad Foral de Nava­rra, en vir­tud de su régi­men foral y el Con­ve­nio Eco­nó­mi­co, tie­ne la facul­tad de acor­dar sus com­pro­mi­sos en mate­ria de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria de for­ma bila­te­ral con la Admi­nis­tra­ción del Esta­do.

En la reu­nión del CES nava­rro que­da­ron paten­tes las crí­ti­cas sin­di­ca­les por la reduc­ción pre­su­pues­ta­ria anun­cia­da, ya que sin duda ten­drá un efec­to nega­ti­vo en el gas­to social y ade­más con­tri­bui­rá a fre­nar la toda­vía len­ta recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Estos dos argu­men­tos son de sufi­cien­te peso como para recla­mar el aban­dono de las polí­ti­cas de dis­ci­pli­na fis­cal. No obs­tan­te, en nues­tro turno de inter­ven­ción insis­ti­mos tam­bién en otra serie de con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas que a jui­cio de LAB des­ca­li­fi­can la rigu­ro­si­dad con la que estas polí­ti­cas están sien­do apli­ca­das en Nafa­rroa:

Nues­tro nivel de endeu­da­mien­to rela­ti­vo (en pro­por­ción al PIB) está por deba­jo de la media auto­nó­mi­ca.

En el pri­mer tri­mes­tre de 2010 la eco­no­mía nava­rra acu­mu­ló su ter­cer cre­ci­mien­to tri­mes­tral con­se­cu­ti­vo, mien­tras que en el Esta­do se regis­tró el pri­me­ro des­de el ini­cio de la cri­sis. Evi­den­te­men­te toda­vía per­sis­ten los ries­gos pro­pios de un entorno gene­ral de ines­ta­bi­li­dad, pero en todo caso el endeu­da­mien­to del Gobierno nava­rro repre­sen­ta un mal menor, sobre todo a la vis­ta de la recu­pe­ra­ción ini­cia­da por la recau­da­ción fis­cal de la Hacien­da foral.

Y por últi­mo, está el dife­ren­cial en tasa de paro, que en el Esta­do espa­ñol supera el 20% mien­tras que en Nafa­rroa ron­da el 11%. El ele­va­do nivel de des­em­pleo alcan­za­do en el Esta­do espa­ñol, que vuel­ve a enca­be­zar el ran­king de la UE, se ha con­ver­ti­do en un fac­tor de estan­ca­mien­to y obs­tácu­lo aña­di­do para salir de la cri­sis; esto no suce­de en Nafa­rroa.

Por todas estas razo­nes con­si­de­ra­mos que en Nafa­rroa exis­te mar­gen sufi­cien­te para recu­rrir a un mayor nivel de endeu­da­mien­to y no sacri­fi­car el gas­to social; todo ello sin poner siquie­ra en peli­gro lo que des­de tesis neo­li­be­ra­les se defi­ne como «bases sóli­das» para ini­ciar un nue­vo ciclo expan­si­vo.

La res­pues­ta del con­se­je­ro de Eco­no­mía y Hacien­da fue cla­ra y con­tun­den­te: Nava­rra tie­ne la mis­ma capa­ci­dad de endeu­da­mien­to que el res­to de comu­ni­da­des autó­no­mas, con la ven­ta­ja (sic) de que dis­po­ne de un meca­nis­mo bila­te­ral para acor­dar con el Esta­do el obje­ti­vo de esta­bi­li­dad.

Para disi­par cual­quier géne­ro de duda al res­pec­to bas­ta con repa­sar la Ley Orgá­ni­ca 5/​2001, com­ple­men­ta­ria a la Ley Gene­ral de Esta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria. Esta ley es de apli­ca­ción en todas las comu­ni­da­des autó­no­mas, como se encar­ga de sub­ra­yar el legis­la­dor en la pro­pia expo­si­ción de moti­vos, y en su artícu­lo 9 se esta­ble­ce que la auto­ri­za­ción del Esta­do a las CC.AA. para rea­li­zar ope­ra­cio­nes de cré­di­to y emi­sión de deu­da ten­drá en cuen­ta el cum­pli­mien­to de los obje­ti­vos de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria.

En este pun­to se remi­te tam­bién al artícu­lo 14.3 de la Ley Orgá­ni­ca 8/​1980, de Finan­cia­ción de las Comu­ni­da­des Autó­no­mas, don­de ya se reco­gía de for­ma meri­dia­na­men­te cla­ra que las CC.AA. pre­ci­san de la auto­ri­za­ción del Esta­do para emi­tir deu­da o ape­lar a cual­quier otra fór­mu­la de cré­di­to públi­co. Y es aquí don­de se invo­can ade­más dis­tin­tos artícu­los de la Cons­ti­tu­ción que asig­nan al Esta­do la res­pon­sa­bi­li­dad de adop­tar aque­llas medi­das de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca gene­ral diri­gi­das a con­se­guir la esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria y el «desa­rro­llo armó­ni­co entre las diver­sas par­tes del terri­to­rio espa­ñol».

Por tan­to, pedir a los gobier­nos auto­nó­mi­cos de Sanz y López que emi­tan deu­da por enci­ma del lími­te fija­do por el Esta­do no supo­ne exi­gir­les un acto de auto­go­bierno, sino de des­obe­dien­cia e insu­mi­sión. En defi­ni­ti­va, un brin­dis al sol. Por­que no se tra­ta de la eco­no­mía, ¡es el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co vigen­te!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *