Irak a sus pies, Mar­be­lla a los de su seño­ra- Fede de los Rios

Mien­tras la pri­me­ra dama del mun­do real, Miche­lle Oba­ma, y su hija Sasha vera­nean en una par­te del mun­do vir­tual, Mar­be­lla, su espo­so, el negro con alma blan­ca, ha decla­ra­do que sus mari­nes lati­no­ame­ri­ca­nos ves­ti­dos y arma­dos como nor­te­ame­ri­ca­nos aban­do­na­rán Irak. Des­ac­ti­va­das las armas quí­mi­cas de des­truc­ción masi­va; lin­cha­do, como en uno de sus wes­terns, el ante­rior jefe de Esta­do y desa­rro­lla­da la demo­cra­cia como for­ma de orga­ni­za­ción polí­ti­ca ¿qué más pue­den hacer por sus habi­tan­tes? No es hora de pater­na­lis­mos. Es labor de los pro­pios ira­quíes el res­ta­ble­cer las vías de comu­ni­ca­ción, la paz entre suníes y chiíes, la recons­truc­ción del país devas­ta­do por la acción huma­ni­ta­ria del ami­go occi­den­tal. Al fin y al cabo jamás la pobla­ción ira­quí vivió con tan­ta liber­tad como la que aho­ra dis­fru­tan, una vez libe­ra­dos de Sad­dam Hus­sein. Pasa­ron los tiem­pos en los que el impe­rio se dedi­ca­ba a desa­rro­llar infra­es­truc­tu­ras o a la admi­nis­tra­ción de los nue­vos terri­to­rios colo­nia­les como hicie­ran los roma­nos. Al estu­dio de las cos­tum­bres y las tra­di­cio­nes del colo­ni­za­do para su mejor con­trol y explo­ta­ción como los bri­tá­ni­cos, que para ello inven­ta­ron la antropología.

Para los nor­te­ame­ri­ca­nos el res­to del mun­do, lugar don­de habi­ta­mos los otros mor­ta­les, care­ce de exis­ten­cia real, obje­ti­va. El mun­do más allá de sus fron­te­ras, y del que no tie­nen ni puta idea ni ganas de tener­la, cons­ti­tu­ye una espe­cie de esce­na­rio don­de satis­fa­cer sus intere­ses (por cier­to cons­ta­ta­bles y cla­ra­men­te obje­ti­vos, reales). Por ello deben ser defen­di­dos por enci­ma de cual­quier con­tra­tiem­po. El esti­lo de vida ame­ri­cano, «Ame­ri­can way of life» lo lla­man, es la moder­na demo­cra­cia con la que debe­mos cola­bo­rar. Para lo cual es nece­sa­rio aca­bar con todo lo que pue­da resul­tar un impe­di­men­to para su con­se­cu­ción, inclu­si­ve las posi­bles ame­na­zas que el impe­rio con­si­de­re, sean de gigan­tes o de moli­nos de vien­to. Lo des­tro­za­ron todo, ase­si­na­ron a todo el que pudie­ra resul­tar inasi­mi­la­ble y a todo el que se pusie­ra por medio, des­tru­ye­ron los víncu­los cul­tu­ra­les de gen­tes con orí­ge­nes diver­sos, eso que lla­man en Occi­den­te pac­tos socia­les, que no son sino otros rela­tos míti­cos, pero de igual impor­tan­cia social. Todo lo jodie­ron y aho­ra que los piel­ro­jas care­cen de una socie­dad estruc­tu­ra­da, ellos, tran­qui­los por no ver ame­na­za­do su esti­lo de vida, con­tro­la­do el petró­leo, su ener­gía, regre­san a Fort Knox.

En Mar­be­lla, las auto­ri­da­des, han enmo­que­ta­do has­ta las calles en una nue­va ver­sión de «Bien­ve­ni­do Mís­ter Marshall». A Miss Oba­ma, la seño­ra del Jefe, hay que ren­dir­le los hono­res y, tan­to pai­sa­je como pai­sa­na­je, deben estar a su ser­vi­cio. ¿Aun­que sea negra, pre­gun­ta­rá más de un demó­cra­ta del PP? Sí, pero esta­dou­ni­den­se, con­tes­ta­rá algún demó­cra­ta socia­lis­ta. Son cosas de la nue­va demo­cra­cia moder­na. Une mucho a sus gentes.

Cam­bia­rá Irak, Mar­be­lla y lo que sea menes­ter. Lo impor­tan­te es que se sien­tan cómo­dos y no ame­na­za­dos. Acor­da­ros de Hiroshi­ma. Hubo un tiem­po en que hubo ven­ce­do­res y ven­ci­dos, aho­ra todo pare­ce redu­cir­se a ven­de­do­res y vendidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.