[Fotos] Asi ase­si­na­ron Uri­be, San­tos y los altos man­dos colom­bia­nos

En Audien­cia Públi­ca el 22/​Julio/​2010, el mis­mo día que Colom­bia soli­ci­tó la con­vo­ca­to­ria urgen­te de la OEA para denun­ciar a Vene­zue­la y en el sitio de los hechos, una dele­ga­ción extran­je­ra com­pues­ta por 10 diri­gen­tes sin­di­ca­les, 6 miem­bros del Par­la­men­to Euro­peo, 3 miem­bros del Par­la­men­to Bri­tá­ni­co, 3 dele­ga­dos de Espa­ña y 2 de Esta­dos Uni­dos ates­ti­gua­ron la exis­ten­cia de la gigan­tes­ca fosa común en Colom­bia, al sur de Bogo­tá, Depar­ta­men­to del Meta, en el Pue­bli­to de la Maca­re­na.


  • En el peque­ño pue­blo de La Maca­re­na, región del Meta, 200 kiló­me­tros al sur de Bogo­tá, una de las zonas más calien­tes del con­flic­to colom­biano, se aca­ba de com­pro­bar la exis­ten­cia de la mayor fosa común de la his­to­ria recien­te de Lati­noa­mé­ri­ca, con una cifra de apro­xi­ma­da­men­te 2.000 cadá­ve­res.
  • Se tra­ta del mayor ente­rra­mien­to de víc­ti­mas de un con­flic­to del que se ten­ga noti­cia en este con­ti­nen­te (Habría que tras­la­dar­se al Holo­caus­to nazi o a la bar­ba­rie de Pol Pot en Cam­bo­ya, para encon­trar algo de esta dimen­sión).
  • El secre­ta­rio del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos de Colom­bia Jai­ro Ramí­rez, quién acom­pa­ñó a una dele­ga­ción de par­la­men­ta­rios ingle­ses al lugar, hace algu­nas sema­nas, cuan­do empe­zó a des­cu­brir­se la mag­ni­tud de la fosa de La Maca­re­na excla­mó: “Lo que vimos fue esca­lo­frian­te, infi­ni­dad de cuer­pos, y en la super­fi­cie cien­tos de pla­cas de made­ra de color blan­co con la ins­crip­ción NN y con fechas des­de 2005 has­ta hoy”.
  • Ramí­rez agre­gó: “El coman­dan­te del Ejér­ci­to nos dijo que eran gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te, pero la gen­te de la región afir­ma eran líde­res socia­les, cam­pe­si­nos y defen­so­res comu­ni­ta­rios que des­apa­re­cie­ron sin dejar ras­tro”.

La loca­li­za­ción de estos cemen­te­rios clan­des­ti­nos ha sido posi­ble gra­cias a las decla­ra­cio­nes de los man­dos medios, pre­sun­ta­men­te des­mo­vi­li­za­dos del para­mi­li­ta­ris­mo y aco­gi­dos a la con­tro­ver­ti­da Ley de Jus­ti­cia y Paz que les garan­ti­za una pena sim­bó­li­ca a cam­bio de la con­fe­sión de sus crí­me­nes. El jefe para­mi­li­tar John Jai­ro Ren­te­ría, alias Betún, reve­ló ante el fis­cal y los fami­lia­res de las víc­ti­mas que él y sus secua­ces ente­rra­ron al menos a 800 per­so­nas en la fin­ca Villa San­dra, en Puer­to Asís, región del Putu­ma­yo y cíni­ca­men­te agre­gó: «Había que des­mem­brar a la gen­te, todos en las Auto­de­fen­sas tenían que apren­der eso y muchas veces se hizo con gen­te viva”.

Refle­xión
:
Esa Audien­cia Públi­ca se reali­zó el mis­mo día (22−07−2010) en el cual el gobierno colom­biano, sos­pe­cho­sa­men­te, soli­ci­tó una reu­nión con carác­ter de urgen­cia a la OEA para denun­ciar la pre­sen­cia en Vene­zue­la, de miem­bros de las FARC y el ELN. Esto deve­la el jue­go malé­vo­lo y cana­lles­co del gobierno colom­biano para dis­traer la aten­ción mun­dial de lo que la Audien­cia reve­la­ría ese día, sobre las masa­cres y los fal­sos posi­ti­vos de Uri­be Vélez, hechos que son con­si­de­ra­dos deli­tos de lesa huma­ni­dad, impres­crip­ti­bles, y por los que Uri­be ten­drá que res­pon­der ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal al entre­gar su man­da­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *