[Fotos] Asi ase­si­na­ron Uri­be, San­tos y los altos man­dos colombianos

En Audien­cia Públi­ca el 22/​Julio/​2010, el mis­mo día que Colom­bia soli­ci­tó la con­vo­ca­to­ria urgen­te de la OEA para denun­ciar a Vene­zue­la y en el sitio de los hechos, una dele­ga­ción extran­je­ra com­pues­ta por 10 diri­gen­tes sin­di­ca­les, 6 miem­bros del Par­la­men­to Euro­peo, 3 miem­bros del Par­la­men­to Bri­tá­ni­co, 3 dele­ga­dos de Espa­ña y 2 de Esta­dos Uni­dos ates­ti­gua­ron la exis­ten­cia de la gigan­tes­ca fosa común en Colom­bia, al sur de Bogo­tá, Depar­ta­men­to del Meta, en el Pue­bli­to de la Macarena.


  • En el peque­ño pue­blo de La Maca­re­na, región del Meta, 200 kiló­me­tros al sur de Bogo­tá, una de las zonas más calien­tes del con­flic­to colom­biano, se aca­ba de com­pro­bar la exis­ten­cia de la mayor fosa común de la his­to­ria recien­te de Lati­noa­mé­ri­ca, con una cifra de apro­xi­ma­da­men­te 2.000 cadáveres.
  • Se tra­ta del mayor ente­rra­mien­to de víc­ti­mas de un con­flic­to del que se ten­ga noti­cia en este con­ti­nen­te (Habría que tras­la­dar­se al Holo­caus­to nazi o a la bar­ba­rie de Pol Pot en Cam­bo­ya, para encon­trar algo de esta dimen­sión).
  • El secre­ta­rio del Comi­té Per­ma­nen­te por la Defen­sa de los Dere­chos Huma­nos de Colom­bia Jai­ro Ramí­rez, quién acom­pa­ñó a una dele­ga­ción de par­la­men­ta­rios ingle­ses al lugar, hace algu­nas sema­nas, cuan­do empe­zó a des­cu­brir­se la mag­ni­tud de la fosa de La Maca­re­na excla­mó: “Lo que vimos fue esca­lo­frian­te, infi­ni­dad de cuer­pos, y en la super­fi­cie cien­tos de pla­cas de made­ra de color blan­co con la ins­crip­ción NN y con fechas des­de 2005 has­ta hoy”.
  • Ramí­rez agre­gó: “El coman­dan­te del Ejér­ci­to nos dijo que eran gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te, pero la gen­te de la región afir­ma eran líde­res socia­les, cam­pe­si­nos y defen­so­res comu­ni­ta­rios que des­apa­re­cie­ron sin dejar rastro”.

La loca­li­za­ción de estos cemen­te­rios clan­des­ti­nos ha sido posi­ble gra­cias a las decla­ra­cio­nes de los man­dos medios, pre­sun­ta­men­te des­mo­vi­li­za­dos del para­mi­li­ta­ris­mo y aco­gi­dos a la con­tro­ver­ti­da Ley de Jus­ti­cia y Paz que les garan­ti­za una pena sim­bó­li­ca a cam­bio de la con­fe­sión de sus crí­me­nes. El jefe para­mi­li­tar John Jai­ro Ren­te­ría, alias Betún, reve­ló ante el fis­cal y los fami­lia­res de las víc­ti­mas que él y sus secua­ces ente­rra­ron al menos a 800 per­so­nas en la fin­ca Villa San­dra, en Puer­to Asís, región del Putu­ma­yo y cíni­ca­men­te agre­gó: «Había que des­mem­brar a la gen­te, todos en las Auto­de­fen­sas tenían que apren­der eso y muchas veces se hizo con gen­te viva”.

Refle­xión
:
Esa Audien­cia Públi­ca se reali­zó el mis­mo día (22−07−2010) en el cual el gobierno colom­biano, sos­pe­cho­sa­men­te, soli­ci­tó una reu­nión con carác­ter de urgen­cia a la OEA para denun­ciar la pre­sen­cia en Vene­zue­la, de miem­bros de las FARC y el ELN. Esto deve­la el jue­go malé­vo­lo y cana­lles­co del gobierno colom­biano para dis­traer la aten­ción mun­dial de lo que la Audien­cia reve­la­ría ese día, sobre las masa­cres y los fal­sos posi­ti­vos de Uri­be Vélez, hechos que son con­si­de­ra­dos deli­tos de lesa huma­ni­dad, impres­crip­ti­bles, y por los que Uri­be ten­drá que res­pon­der ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal al entre­gar su mandato.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.