¿Qué le dice Ausch­witz a Hiroshi­ma y Naga­sa­ki? ¿Qué le dice Pales­ti­na a Latino Amé­ri­ca? – Oscar Flo­res

“La alqui­mia moder­na da el poder de domi­nar, ame­na­zar y de dañar en una esca­la inau­di­ta. Hemos vis­to actua­li­zar­se este poder en crue­les accio­nes de gue­rra, en la devas­ta­ción de ciu­da­des ente­ras y en la des­truc­ción de sus pobla­cio­nes. Todas las gue­rras ante­rio­res impli­ca­ron un “pro­gre­so” de la téc­ni­ca de la des­truc­ción, empe­zan­do por la edad de pie­dra, cuan­do las pri­me­ras armas de bron­ce ven­cie­ron a las hachas y pun­tas de fle­cha de peder­nal. Hoy el pla­ne­ta se ha vuel­to peque­ño, y la raza huma­na enfren­ta la posi­bi­li­dad de la auto­des­truc­ción defi­ni­ti­va. Me pare­ce que los Hom­bres de cien­cia que diri­gie­ron los tra­ba­jos que cul­mi­na­ron con la bom­ba ató­mi­ca son Hom­bres extre­ma­da­men­te hábi­les e inge­nio­sos, pero no sabios. Aban­do­na­ron los fru­tos de sus des­cu­bri­mien­tos en manos de polí­ti­cos y sol­da­dos, y lo hicie­ron incon­di­cio­nal­men­te. Per­die­ron así su ino­cen­cia moral y su liber­tad inte­lec­tual. La cien­cia es un esfuer­zo colec­ti­vo para lograr el domi­nio de las fuer­zas de la natu­ra­le­za en inte­rés de la vida huma­na. Esta es la raíz del pro­ble­ma.” El inquie­to uni­ver­so. Max Born. La deto­na­ción de las bom­bas ató­mi­ca en Japón como sabe­mos, des­tru­yó a Hiroshi­ma y Naga­sa­ki el 6 y 9 de agos­to de 1945, siguió la peor tra­di­ción his­tó­ri­ca de la vio­len­cia polí­ti­ca con­tra país alguno en ese momen­to. Es el momen­to más inhu­mano de la épo­ca moder­na y el caso reve­la que el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co no es neu­tral. Hiroshi­ma y Naga­sa­ki repre­sen­ta la supera­ción de la téc­ni­ca apli­ca­da en Ausch­witz. Don­de el exter­mi­nio con­sis­tió en degra­dar la vida huma­na has­ta la muer­te y la muer­te mis­ma de esos seres huma­nos. La visión pas­to­ril de muchos cien­tí­fi­cos solo exis­te en su fan­ta­sía. El desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co en manos de gobier­nos y cor­po­ra­cio­nes impe­ria­lis­tas solo les ha ser­vi­do para la des­truc­ción del ser huma­na. El fas­cis­mo no fue ven­ci­do por el poder mili­tar nor­te­ame­ri­cano. Esa es otra his­to­ria, cuyo méri­to es del pue­blo sovié­ti­co en lucha. Peor aún, el fas­cis­mo no ha des­apa­re­ci­do. Hoy mani­fies­ta su vio­len­cia en muchos aspec­tos mili­ta­res en una gue­rra glo­bal, en todos los sen­ti­dos y direc­cio­nes. La inva­sión anglo-nor­te­ame­ri­ca­na a Irak para apo­de­rar­se de los recur­sos ener­gé­ti­cos que posee, tra­tan de some­ter a ese pue­blo mile­na­rio. Y no lo hacen con cri­te­rio mera­men­te meta­fí­si­co, ni éti­co ni polí­ti­co sino exclu­si­va­men­te eco­nó­mi­co uti­li­zan­do el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co como base de su poder mili­tar para el uso de arma­men­tos con­ven­cio­na­les y nuclea­res que pue­da per­mi­tir­le al impe­ria­lis­mo mun­dial recu­pe­rar la inver­sión hecha y pro­du­cir­les ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo en esa inva­sión. Lo ocu­rri­do en Hiroshi­ma y Naga­sa­ki le ha per­mi­ti­do al poder del impe­rial seguir obte­nien­do divi­den­dos que aho­ra cal­cu­lan con los pro­pó­si­tos de gue­rra que quie­ren ini­ciar en Irán. La ausen­cia de pen­sa­mien­to por lo humano del impe­ria­lis­mo hege­mó­ni­co ha vola­ti­li­za­do la éti­ca como ceni­zas pul­ve­ri­za­das por el terror uni­ver­sal de los cam­bió cli­má­ti­cos y el arma­men­to nuclear por ellos cons­trui­dos. Noso­tros, como pue­blos que lucha­mos por nues­tra libe­ra­ción nacio­nal (Latino Amé­ri­ca), debe­mos dete­ner la des­or­ga­ni­za­ción social pro­vo­ca­da por el yugo de la depen­den­cia e ini­ciar un pro­ce­so de tra­ba­jo cien­tí­fi­co para recu­pe­rar el espa­cio del saber, la per­so­na­li­dad y la ini­cia­ti­va que el capi­ta­lis­mo usur­pó a la Cla­se Obre­ra y su alia­do natu­ral: el Cam­pe­si­na­do. Clau­se­witz, defi­nió en tres ras­gos la natu­ra­le­za de la gue­rra: Hos­ti­li­dad del Pue­blo. Incer­ti­dum­bre del Ejer­ci­to, y El obje­ti­vo del Gobierno. Tres ras­gos, que la gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción, emplea­da por el impe­ria­lis­mo con­tra nues­tra nación, no ha podi­do crear con­flic­tos socia­les por no ser regu­la­do en nin­gu­na for­ma, las fuer­zas arma­das nacio­na­les mues­tran cla­ri­dad y ape­go con los obje­ti­vos que son cla­ros en el Pro­yec­to Simón Bolí­var y desa­rro­lla­dos con­se­cuen­te­men­te con la orien­ta­ción de nues­tra cons­ti­tu­ción. Y final­men­te, los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, en pleno siglo XXI, se con­vir­tie­ron en pales­ti­na con un desa­rro­llo polí­ti­co más avan­za­do y el impe­rio con todos los ade­lan­tos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos que la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción pue­da sumi­nis­trar­le pone a pun­tos sus ade­lan­tos para con­ver­tir a Latino Amé­ri­ca en su Hiroshi­ma y Naga­sa­ki de este siglo. PD: Los cien­tí­fi­cos somos tra­ba­ja­do­res de la cien­cia, sim­ples asa­la­ria­dos que debe­mos ejer­cer un papel dual, el de asa­la­ria­dos y el de pro­duc­to­res. Tene­mos que inter­ve­nir en la pla­nea­ción, con­trol, desa­rro­llo y eva­lua­ción de nues­tros pro­pios pro­ce­sos de tra­ba­jo para la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios en la nación. Con­cien­tes de las impli­ca­cio­nes epis­te­mo­ló­gi­cas y polí­ti­cas de los mis­mos, impo­ne la nece­si­dad de cons­truir una estruc­tu­ra orga­ni­za­da liga­da a la lucha social de los Obre­ros, Cam­pe­si­nos y el de los pue­blos del mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *