¿Qué le dice Ausch­witz a Hiroshi­ma y Naga­sa­ki? ¿Qué le dice Pales­ti­na a Latino Amé­ri­ca? – Oscar Flores

“La alqui­mia moder­na da el poder de domi­nar, ame­na­zar y de dañar en una esca­la inau­di­ta. Hemos vis­to actua­li­zar­se este poder en crue­les accio­nes de gue­rra, en la devas­ta­ción de ciu­da­des ente­ras y en la des­truc­ción de sus pobla­cio­nes. Todas las gue­rras ante­rio­res impli­ca­ron un “pro­gre­so” de la téc­ni­ca de la des­truc­ción, empe­zan­do por la edad de pie­dra, cuan­do las pri­me­ras armas de bron­ce ven­cie­ron a las hachas y pun­tas de fle­cha de peder­nal. Hoy el pla­ne­ta se ha vuel­to peque­ño, y la raza huma­na enfren­ta la posi­bi­li­dad de la auto­des­truc­ción defi­ni­ti­va. Me pare­ce que los Hom­bres de cien­cia que diri­gie­ron los tra­ba­jos que cul­mi­na­ron con la bom­ba ató­mi­ca son Hom­bres extre­ma­da­men­te hábi­les e inge­nio­sos, pero no sabios. Aban­do­na­ron los fru­tos de sus des­cu­bri­mien­tos en manos de polí­ti­cos y sol­da­dos, y lo hicie­ron incon­di­cio­nal­men­te. Per­die­ron así su ino­cen­cia moral y su liber­tad inte­lec­tual. La cien­cia es un esfuer­zo colec­ti­vo para lograr el domi­nio de las fuer­zas de la natu­ra­le­za en inte­rés de la vida huma­na. Esta es la raíz del pro­ble­ma.” El inquie­to uni­ver­so. Max Born. La deto­na­ción de las bom­bas ató­mi­ca en Japón como sabe­mos, des­tru­yó a Hiroshi­ma y Naga­sa­ki el 6 y 9 de agos­to de 1945, siguió la peor tra­di­ción his­tó­ri­ca de la vio­len­cia polí­ti­ca con­tra país alguno en ese momen­to. Es el momen­to más inhu­mano de la épo­ca moder­na y el caso reve­la que el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co no es neu­tral. Hiroshi­ma y Naga­sa­ki repre­sen­ta la supera­ción de la téc­ni­ca apli­ca­da en Ausch­witz. Don­de el exter­mi­nio con­sis­tió en degra­dar la vida huma­na has­ta la muer­te y la muer­te mis­ma de esos seres huma­nos. La visión pas­to­ril de muchos cien­tí­fi­cos solo exis­te en su fan­ta­sía. El desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co en manos de gobier­nos y cor­po­ra­cio­nes impe­ria­lis­tas solo les ha ser­vi­do para la des­truc­ción del ser huma­na. El fas­cis­mo no fue ven­ci­do por el poder mili­tar nor­te­ame­ri­cano. Esa es otra his­to­ria, cuyo méri­to es del pue­blo sovié­ti­co en lucha. Peor aún, el fas­cis­mo no ha des­apa­re­ci­do. Hoy mani­fies­ta su vio­len­cia en muchos aspec­tos mili­ta­res en una gue­rra glo­bal, en todos los sen­ti­dos y direc­cio­nes. La inva­sión anglo-nor­te­ame­ri­ca­na a Irak para apo­de­rar­se de los recur­sos ener­gé­ti­cos que posee, tra­tan de some­ter a ese pue­blo mile­na­rio. Y no lo hacen con cri­te­rio mera­men­te meta­fí­si­co, ni éti­co ni polí­ti­co sino exclu­si­va­men­te eco­nó­mi­co uti­li­zan­do el cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co como base de su poder mili­tar para el uso de arma­men­tos con­ven­cio­na­les y nuclea­res que pue­da per­mi­tir­le al impe­ria­lis­mo mun­dial recu­pe­rar la inver­sión hecha y pro­du­cir­les ren­di­mien­tos a lar­go pla­zo en esa inva­sión. Lo ocu­rri­do en Hiroshi­ma y Naga­sa­ki le ha per­mi­ti­do al poder del impe­rial seguir obte­nien­do divi­den­dos que aho­ra cal­cu­lan con los pro­pó­si­tos de gue­rra que quie­ren ini­ciar en Irán. La ausen­cia de pen­sa­mien­to por lo humano del impe­ria­lis­mo hege­mó­ni­co ha vola­ti­li­za­do la éti­ca como ceni­zas pul­ve­ri­za­das por el terror uni­ver­sal de los cam­bió cli­má­ti­cos y el arma­men­to nuclear por ellos cons­trui­dos. Noso­tros, como pue­blos que lucha­mos por nues­tra libe­ra­ción nacio­nal (Latino Amé­ri­ca), debe­mos dete­ner la des­or­ga­ni­za­ción social pro­vo­ca­da por el yugo de la depen­den­cia e ini­ciar un pro­ce­so de tra­ba­jo cien­tí­fi­co para recu­pe­rar el espa­cio del saber, la per­so­na­li­dad y la ini­cia­ti­va que el capi­ta­lis­mo usur­pó a la Cla­se Obre­ra y su alia­do natu­ral: el Cam­pe­si­na­do. Clau­se­witz, defi­nió en tres ras­gos la natu­ra­le­za de la gue­rra: Hos­ti­li­dad del Pue­blo. Incer­ti­dum­bre del Ejer­ci­to, y El obje­ti­vo del Gobierno. Tres ras­gos, que la gue­rra de cuar­ta gene­ra­ción, emplea­da por el impe­ria­lis­mo con­tra nues­tra nación, no ha podi­do crear con­flic­tos socia­les por no ser regu­la­do en nin­gu­na for­ma, las fuer­zas arma­das nacio­na­les mues­tran cla­ri­dad y ape­go con los obje­ti­vos que son cla­ros en el Pro­yec­to Simón Bolí­var y desa­rro­lla­dos con­se­cuen­te­men­te con la orien­ta­ción de nues­tra cons­ti­tu­ción. Y final­men­te, los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, en pleno siglo XXI, se con­vir­tie­ron en pales­ti­na con un desa­rro­llo polí­ti­co más avan­za­do y el impe­rio con todos los ade­lan­tos cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos que la Gue­rra de Cuar­ta Gene­ra­ción pue­da sumi­nis­trar­le pone a pun­tos sus ade­lan­tos para con­ver­tir a Latino Amé­ri­ca en su Hiroshi­ma y Naga­sa­ki de este siglo. PD: Los cien­tí­fi­cos somos tra­ba­ja­do­res de la cien­cia, sim­ples asa­la­ria­dos que debe­mos ejer­cer un papel dual, el de asa­la­ria­dos y el de pro­duc­to­res. Tene­mos que inter­ve­nir en la pla­nea­ción, con­trol, desa­rro­llo y eva­lua­ción de nues­tros pro­pios pro­ce­sos de tra­ba­jo para la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios en la nación. Con­cien­tes de las impli­ca­cio­nes epis­te­mo­ló­gi­cas y polí­ti­cas de los mis­mos, impo­ne la nece­si­dad de cons­truir una estruc­tu­ra orga­ni­za­da liga­da a la lucha social de los Obre­ros, Cam­pe­si­nos y el de los pue­blos del mundo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.