Nación anda­lu­za en el 74º ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Blas Infante

Hace 74 años, en la noche del 10 al 11 de agos­to de 1936, Blas Infan­te, Padre de la Patria Anda­lu­za, caía ase­si­na­do por el fas­cis­mo como tan­tos otros lucha­do­res anti­im­pe­ria­lis­tas, anti­ca­pi­ta­lis­tas, liber­ta­rios y comu­nis­tas andaluces/​zas en esos días. El “alza­mien­to” del 18 de Julio pre­ten­día exter­mi­nar a la disi­den­cia polí­ti­ca que ame­na­za­ba el “orden y la uni­dad de Espa­ña”. Los gol­pis­tas no se “alza­ron” con­tra “la lega­li­dad vigen­te” y la “demo­cra­cia”, como dicen los legi­ti­ma­do­res del régi­men neo­fran­quis­ta actual, ni con­tra la Repú­bli­ca, como afir­ma el nue­vo espa­ño­lis­mo repu­bli­ca­nis­ta, sino para impo­si­bi­li­tar que los tra­ba­ja­do­res toma­ran las rien­das del poder y los pue­blos recu­pe­ra­sen su liber­tad. Fue un Gol­pe de Esta­do con­tra los pue­blos tra­ba­ja­do­res, para impe­dir su eman­ci­pa­ción social y libe­ra­ción nacio­nal. No era la for­ma de Esta­do lo que les preo­cu­pa­ba, sino al ser­vi­cio y en manos de quie­nes esta­ba la supre­ma­cía y el domi­nio eco­nó­mi­co y político-social.

Blas Infan­te fue dete­ni­do y ase­si­na­do, por­que per­so­ni­fi­ca­ba todo aque­llo que la eli­te domi­nan­te pre­ten­día impe­dir con el esta­ble­ci­mien­to del fas­cis­mo; la des­truc­ción de los dos pila­res que jus­ti­fi­can y sus­ten­tan la exis­ten­cia de toda idea de Espa­ña como estruc­tu­ra esta­tal y “reali­dad” socio-cul­tu­ral impues­ta, la “uni­dad de la patria” y el “libre mer­ca­do”, o sea, la opre­sión de los pue­blos y la explo­ta­ción de sus trabajadores.

El peli­gro de Blas Infan­te para el espa­ño­lis­mo, radi­ca­ba y radi­ca en pro­pa­gar un men­sa­je que auna­ba y aúna la lucha sobe­ra­nis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­tra la escla­vi­tud nacio­nal y la asa­la­ria­da, en un mis­mo y glo­bal com­ba­te liber­ta­dor del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. La sen­ten­cia, dic­ta­da tras su ase­si­na­to por el Tri­bu­nal de Res­pon­sa­bi­li­da­des Polí­ti­cas espa­ñol, en 1940, ava­la­ba esta eje­cu­ción vil de Blas Infan­te por su carác­ter “anda­lu­cis­ta y revo­lu­cio­na­rio”. Su preo­cu­pa­ción por for­mar y hacer par­ti­ci­pe del pro­yec­to anda­lu­cis­ta al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y su prác­ti­ca polí­ti­ca uni­ta­ria con liber­ta­rios, mar­xis­tas y otras fuer­zas trans­for­ma­do­ras anda­lu­zas, pre­fi­gu­ra­ba un peli­gro­so pre­ce­den­te en el que la revo­lu­ción social se aglu­ti­na­ba con el deseo de la libe­ra­ción de Anda­lu­cía como nación oprimida.

Fren­te al suce­dá­neo de Blas Infan­te que pre­ten­de mos­trar­nos el gobierno colo­nia­lis­ta “auto­nó­mi­co”, los hechos nos mues­tran un Blas Infan­te enemi­go del orden bur­gués y el impe­ria­lis­mo espa­ñol. Esa es la razón de que tam­bién la Jun­ta colo­nial espa­ño­la de Anda­lu­cía y su “par­la­men­to”, admi­nis­tra­do­res de nues­tra depen­den­cia y capa­ta­ces del robo de nues­tra rique­za y nues­tro tra­ba­jo, lle­ven trein­ta años inten­tan­do por todos los medios des­vir­tuar su vida y su obra. Igual que sus ante­ce­so­res inten­ta­ron median­te la muer­te del hom­bre silen­ciar el ideal liber­ta­dor anda­luz, el espa­ño­lis­mo con­tem­po­rá­neo pre­ten­de ase­si­nar­lo vital e inte­lec­tual­men­te exclu­yen­do toda la car­ga trans­for­ma­do­ra de la reali­dad anda­lu­za que con­tie­nen y con­lle­van sus hechos y pen­sa­mien­tos. Esa es la razón de sus­ti­tuir el 10 de Agos­to por el 5 de Julio como día de Blas Infan­te. Su impor­tan­cia no radi­ca en su mera exis­ten­cia, sin­te­ti­za­da en su naci­mien­to, sino en las ideas por las que vivió y murió, resu­mi­das en los por­qués de su ase­si­na­to. Cele­brar su día un 5 de Julio es recor­dar solo al hom­bre, hacer­lo un 10 de Agos­to es home­na­jear al Padre de la Patria Anda­lu­za, al lucha­dor y a su lucha por una Anda­lu­cía libre.

Por eso este año, más que nun­ca, debe­mos pro­cla­mar al 10 de Agos­to como su día, y adquie­re espe­cial rele­van­cia el que sus here­de­ros polí­ti­cos, la izquier­da sobe­ra­nis­ta anda­lu­za, las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes que man­tie­nen la brie­ga por alcan­zar ese ideal anda­luz que él defen­día, el de la libe­ra­ción nacio­nal y social del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, se hayan uni­do, no solo con obje­to de man­te­ner vivo su recuer­do, el de sus ideas y el del día del cri­men, sino con la inten­ción de mani­fes­tar la común inten­ción de con­ti­nuar su lucha. Espe­ra­mos, por todo ello, que la con­cen­tra­ción uni­ta­ria de este año, supon­ga y sig­ni­fi­que un prin­ci­pio en la impres­cin­di­ble e inelu­di­ble acu­mu­la­ción de fuer­zas y esfuer­zos, de coor­di­na­ción y uni­dad de acción, que el momen­to his­tó­ri­co y las nece­si­da­des de nues­tro pue­blo deman­dan del MLNA. Con­se­guir que para el pró­xi­mo 10 de agos­to, el del 75º ani­ver­sa­rio, haya­mos logra­do avan­zar en dicha coor­di­na­ción y uni­dad, será el mejor home­na­je que podre­mos hacer­le a Blas Infan­te y a todos [email protected] luchadores/​as que die­ron su vida por la liber­tad de los andaluces/​zas.

¡Por una Anda­lu­cía inde­pen­dien­te y socialista!

Nación Anda­lu­za – Comi­sión Permanente

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.