Líbano: Arbol de gue­rra – Robert Fisk

¿Pue­de un árbol comen­zar una gue­rra en el Medio Orien­te? Casi lo logró hace unos días. Que una pre­gun­ta así pue­da ser for­mu­la­da es sím­bo­lo del esta­do incen­dia­rio de la región, de la des­con­fian­za mutua entre ára­bes e israe­líes y de la peli­gro­sa fron­te­ra del sur del Líbano, que –como es habi­tual– se empa­pó ayer de san­gre. La loca­li­dad lla­ma­da Addai­seh se tiñó con la san­gre de tres sol­da­dos liba­ne­ses, un tenien­te coro­nel israe­lí y un perio­dis­ta liba­nés.

Des­pués de los bom­bar­deos de los tan­ques, de los ata­ques con misi­les del heli­cóp­te­ro israe­lí, de las gra­na­das, la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) lla­mó a ambas par­tes a “ejer­ci­tar la mode­ra­ción”. Así la bata­lla se apa­gó ante los fríos ojos de un bata­llón espa­ñol y de unos pocos sol­da­dos de Mala­sia.

Pero esto suce­dió des­pués de una cum­bre ára­be tri­par­ti­ta, de mis­te­rio­sos ata­ques de misi­les en las fron­te­ras de Jor­da­nia, Israel y Egip­to ocu­rri­dos dos días atrás, de que el Hez­bo­lá denun­cia­ra que la inves­ti­ga­ción de la ONU sobre el ase­si­na­to del ex pri­mer minis­tro Rafiq Hari­ri era un “pro­yec­to israe­lí” y de que el lunes des­cu­brie­ran a otro pre­sun­to espía israe­lí en las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes liba­ne­sas.

Pero, de vuel­ta al árbol. Era una cosa mise­ra­ble, míni­ma, pro­ba­ble­men­te un abe­to. Des­pués de una ola de calor de 46 gra­dos en el Líbano, sus hojas blo­quea­ron las cáma­ras de segu­ri­dad israe­líes en la fron­te­ra con el Líbano, cer­ca de Addai­seh. Los israe­líes deci­die­ron usar una grúa para arran­car­lo. Pero hubo un pro­ble­ma: nadie sabe exac­ta­men­te dón­de que­da la fron­te­ra entre Israel y el Líbano.

En 2000, la ONU dibu­jó una “Línea Azul” entre lo que por esos días era el lími­te entre el man­da­to fran­cés del Líbano y el man­da­to bri­tá­ni­co de Pales­ti­na. Atrás de la divi­so­ria, des­de el pun­to de vis­ta liba­nés, se levan­ta la “valla téc­ni­ca” israe­lí, una masa de las alam­bres de púa, cables elec­tri­fi­ca­dos y calles are­no­sas (para detec­tar hue­llas). Enton­ces, cuan­do los liba­ne­ses vie­ron ayer a la maña­na cómo los israe­líes manio­bra­ban con una grúa por sobre el cer­co empe­za­ron a gri­tar­les que se reti­ra­ran.

En el momen­to en que el bra­zo de la grúa cru­zó el “cer­co téc­ni­co” –y aquí uno debe expli­car que la “Línea Azul” no nece­sa­ria­men­te coin­ci­de con el “cer­co” – , los sol­da­dos liba­ne­ses abrie­ron fue­go y dis­pa­ra­ron al aire. Los israe­líes, de acuer­do con los liba­ne­ses, no dis­pa­ra­ron al aire. Dis­pa­ra­ron hacia los sol­da­dos liba­ne­ses.

Para el ejér­ci­to liba­nés vér­se­las con los israe­líes, y sus 264 misi­les nuclea­res, era una orden arries­ga­da. Pero para los israe­líes arre­glár­se­las con las tro­pas de uno de los paí­ses más peque­ños del mun­do era segu­ra­men­te absur­do. No lo hacía más absur­do que dos días antes, en el Día del Ejér­ci­to, el pre­si­den­te del Líbano, Michel Sulei­man, hubie­se orde­na­do en Bei­rut a sus sol­da­dos que defen­die­ran la fron­te­ra.

Para ese momen­to, el corres­pon­sal del dia­rio local Al-Akh­bar, Assaf Abu Rahal, lle­gó a Addai­seh para cubrir la his­to­ria. Un poco más tar­de, un heli­cóp­te­ro hebreo –apa­ren­te­men­te dis­pa­ran­do des­de el lado israe­lí de la fron­te­ra (pero eso toda­vía debe ser con­fir­ma­do)– lan­zó un cohe­te a un vehícu­lo blin­da­do, matan­do a tres sol­da­dos y a un perio­dis­ta.

Las tro­pas liba­ne­sas, obe­de­cien­do órde­nes de Bei­rut, res­pon­die­ron al fue­go y mata­ron a un tenien­te coro­nel israe­lí. Hez­bo­lá, la mili­cia chií­ta sub­ven­cio­na­da por Irán y que no par­ti­ci­pó en la bata­lla, anun­ció la muer­te del mili­tar cin­co horas antes de que Israel la con­fir­ma­ra. La infor­ma­ción de los mili­cia­nos, apa­ren­te­men­te, pro­vino de un sol­da­do israe­lí que usó un telé­fono móvil. Era la prin­ci­pal noti­cia en Al-Manar, la esta­ción tele­vi­si­va del Hez­bo­lá.

Duran­te toda la tar­de, los israe­líes y los liba­ne­ses se acu­sa­ron unos a otros de ser los agre­so­res. Israel afir­mó que todo el asun­to fue un malen­ten­di­do. Saad Hari­ri, el pri­mer minis­tro liba­nés y el hijo de Rafiq, lla­mó por telé­fono al pre­si­den­te egip­cio. Esta­ba jus­to denun­cian­do ante Hos­ni Muba­rak “las vio­la­cio­nes israe­líes a la sobe­ra­nía liba­ne­sa” cuan­do Israel anun­ció que lle­va­ría la cues­tión al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU. “Israel ve al gobierno liba­nés como res­pon­sa­ble de este serio inci­den­te y advier­te que estos hechos pue­den con­ti­nuar”, dijo un voce­ro. ¿Todo por un árbol? Cla­ro, los israe­líes quie­ren tener un archi­vo de “inci­den­tes” antes de la pró­xi­ma gue­rra con Hez­bo­lá, en la que han pro­me­ti­do derri­bar la infra­es­truc­tu­ra liba­ne­sa por sex­ta vez en 32 años, sobre la base de que el Hez­bo­lá está aho­ra repre­sen­ta­do (sí, lo está) en el gabi­ne­te liba­nés.

Y todo esto mien­tras el pre­si­den­te ira­ní, Mah­mud Ahma­di­ne­jad –uno de los pro­mo­to­res del Hez­bo­lá– pide con­ver­sa­cio­nes cara a cara con el pre­si­den­te Barack Oba­ma por el pro­gra­ma nuclear ira­ní. Todo esto ocu­rre jus­to cuan­do el Gru­po de Cri­sis Inter­na­cio­nal ha sali­do con un nue­vo infor­me que advier­te que la pró­xi­ma gue­rra entre Israel y el Líbano será más vio­len­ta que nun­ca.

Los israe­líes usa­ron tan­ques y heli­cóp­te­ros ayer; los liba­ne­ses emplea­ron obu­ses de mor­te­ros en la direc­ción opues­ta. Por un rato, el sis­te­ma de tele­fo­nía móvil liba­nés estu­vo por colap­sar. No lo hizo por Milad Ein, el supues­to espía que tra­ba­ja­ba en Oge­ro, la com­pa­ñía que admi­nis­tra las comu­ni­ca­cio­nes en Bei­rut. Sí colap­sa­ron las líneas por­que todos que­rían saber si esta­ba por comen­zar otra gue­rra. Todo por un árbol.

The Inde­pen­dent /​Página/​12

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *