Chi­na y el futu­ro geo­po­lí­ti­co de Kir­guis­tán – F. William Eng­dahl

JPEG - 23.1 KB
El pri­mer minis­tro chino Wen Jia­bao (a la dere­cha) y el enton­ces pri­mer minis­tro de Kir­guis­tán Igor V. Chu­di­nov se estre­chan las manos en la cere­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la cum­bre de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai, cele­bra­da en Pekín, el 14 de octu­bre de 2009. El pri­mer minis­tro chino reci­bió con todos los hono­res a Chu­di­nov, úni­co pri­mer minis­tro de Kir­guis­tán que ha visi­ta­do Chi­na en los últi­mos 16 años.
(Foto Pool/​Getty Ima­ges)

El for­ta­le­ci­mien­to de los víncu­los eco­nó­mi­cos entre Chi­na y el régi­men del ex pre­si­den­te de Kir­guis­tán Askar Aka­yev es la prin­ci­pal razón que lle­vó a Washing­ton a aban­do­nar a su ex alia­do Aka­yev, lue­go de haber­le pres­ta­do su apo­yo duran­te 10 años. En junio de 2001, Chi­na, Rusia, Uzbe­kis­tán, Kazajs­tán, Tayi­kis­tán y Kir­guis­tán fir­ma­ban el acta de naci­mien­to de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shanghai. Tres días más tar­de, Pekín ofi­cia­li­za­ba un impor­tan­te prés­ta­mo des­ti­na­do a Kir­guis­tán para la com­pra de mate­rial mili­tar [1].

Des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001, el Pen­tá­gono daba ini­cio a lo que se ha con­si­de­ra­do como la más impor­tan­te modi­fi­ca­ción del des­plie­gue mili­tar esta­dou­ni­den­se fue­ra de fron­te­ras des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. El obje­ti­vo era posi­cio­nar las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en fun­ción de un «arco de ines­ta­bi­li­dad», a lo lar­go del Medi­te­rrá­neo, Áfri­ca, el Medio Orien­te, el Cáu­ca­so así como el cen­tro y el sur de Asia [2].

En aquel momen­to, Aka­yev pro­pu­so la cesión al Pen­tá­gono de su mayor base mili­tar en la región, la de Manas. Aque­llo cau­só la alar­ma de Chi­na, que tie­ne fron­te­ras con Kir­guis­tán. En coor­di­na­ción con Rusia, Chi­na lle­vó a la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Coope­ra­ción de Shan­gai a expre­sar su opo­si­ción y lan­zó un lla­ma­do al reti­ro de las tro­pas pre­sen­tes en las bases esta­dou­ni­den­ses del Asia cen­tral.

Según el Wall Street Jour­nal, en aquel momen­to Chi­na empren­dió tam­bién nego­cia­cio­nes secre­tas con vis­tas a la aper­tu­ra de su pro­pia base en Kir­guis­tán y a la modi­fi­ca­ción de la fron­te­ra, dan­do así lugar a una tem­pes­tad polí­ti­ca con­tra Aka­yev en mar­zo de 2002.

Phi­lip Shish­kin, del Wall Street Jour­nal, seña­la­ba: «Recu­rrien­do a una “diplo­ma­cia de la Ruta de la seda” y bus­can­do la supre­sión de las gue­rri­llas uigu­res –cuyo cata­li­za­dor se encon­tra­ba prin­ci­pal­men­te en la urgen­te nece­si­dad de fon­dos para dete­ner la caí­da libre de la eco­no­mía inter­na– las tomas de posi­ción de Aka­yev para ali­near a su país con Pekín exas­pe­ra­ron a Washing­ton, que veía en Chi­na un obs­tácu­lo para su pro­gra­ma de expan­sión estra­té­gi­ca.» [3].

Shish­kin agre­ga­ba: «El pun­to de vis­ta esta­dou­ni­den­se sobre esa peli­gro­sa situa­ción podía resu­mir­se de la siguien­te mane­ra: “debi­do a la lar­ga fron­te­ra de 1 100 kiló­me­tros que sepa­ra a Chi­na y Kir­guis­tán –y la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se, ya con­si­de­ra­ble en los veci­nos Uzbe­kis­tán y Tayi­kis­tán– la caí­da del gobierno pro­chino del pre­si­den­te Aka­yev, caí­do en des­gra­cia, sería una vic­to­ria nada des­pre­cia­ble para la polí­ti­ca de con­ten­ción”.» [4].

A par­tir de aquel momen­to, Washing­ton lan­zó un masi­vo finan­cia­mien­to a tra­vés de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y uti­li­zó como arma la ayu­da de la Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion y de la Free­dom Hou­se, e inclu­so la del Depar­ta­men­to de Esta­do y el FMI, para final­men­te derro­car, duran­te la revo­lu­ción de los tuli­pa­nes de 2005, el régi­men de Aka­yev, que ya no le ins­pi­ra­ba con­fian­za [5] [Sobre las orga­ni­za­cio­nes ante­rior­men­te men­cio­na­das, ver «La NED, nébu­leu­se de l’ingérence «démo­cra­ti­que»», «L’Albert Eins­tein Ins­ti­tu­tion: la non-vio­len­ce ver­sion CIA» y «Free­dom Hou­se: quand la liber­té n’est qu’un slo­gan», Réseau Vol­tai­re, 22 de enero de 2004, 4 de junio de 2007 y 7 de sep­tiem­bre de 2004.]].

Hoy en día, pare­ce lógi­co que Chi­na sea la poten­cia más intere­sa­da en el futu­ro polí­ti­co de Kir­guis­tán. Unos 850 kiló­me­tros de la fron­te­ra entre Kir­guis­tán y Chi­na colin­dan con la sen­si­ble pro­vin­cia de Xin­jiang. Fue pre­ci­sa­men­te en esa pro­vin­cia que esta­lla­ron, en junio de 2009, los inci­den­tes pro­vo­ca­dos por los uigu­res [6], que con­ta­ron con el apo­yo del Con­gre­so Mun­dial Uigur –orga­ni­za­ción finan­cia­da por Esta­dos Uni­dos y diri­gi­da por «la ex lavan­de­ra» Rebi­ya Kadir– así como el de la «ONG» de la Casa Blan­ca que se encar­ga de los cam­bios de régi­men, la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy.

Tam­bién fron­te­ri­za con la ines­ta­ble región autó­no­ma del Tíbet, la región de Xin­jiang cons­ti­tu­ye una vital encru­ci­ja­da para la red de tube­rías que tras­la­dan los recur­sos ener­gé­ti­cos hacia Chi­na, des­de Kazajs­tán y, final­men­te, des­de Rusia. La región de Xin­jiang abri­ga ade­más impor­tan­tes reser­vas de petró­leo, indis­pen­sa­bles para el con­su­mo domés­ti­co de Chi­na [7].

JPEG - 21.8 KB
Una cone­xión del oleo­duc­to entre Chi­na y Kazajs­tán. Una nue­va ins­ta­la­ción de ese tipo se cons­tru­ye actual­men­te y ele­va­ría la capa­ci­dad de trans­por­te a 400 000 barri­les dia­rios. En 1997, Chi­na y Kazajs­tán acor­da­ron la crea­ción de una com­pa­ñía petro­le­ra con­jun­ta, fru­to de la cola­bo­ra­ción entre la Chi­na Petro­leum Cor­po­ra­tion (CNPC) y Kaz­Mu­nai­Gas. El obje­ti­vo con­jun­to anun­cia­do por las par­tes con­sis­te en conec­tar el Mar Cas­pio con la región de Xin­jiang median­te un oleo­duc­to.

La fron­te­ra entre Kir­guis­tán y Chi­na es poro­sa y un con­si­de­ra­ble flu­jo de per­so­nas cir­cu­la entre la región chi­na de Xin­jiang y el terri­to­rio de Kir­guis­tán. El núme­ro de chi­nos, entre ellos uigu­res, que viven en Kir­guis­tán está esti­ma­do en 30 000. Cer­ca de 100 000 kir­gui­zios viven en Xin­jiang.

En pocas pala­bras, los pues­tos avan­za­dos esta­dou­ni­den­ses en Kir­guis­tán tie­nen más con­se­cuen­cias para la segu­ri­dad nacio­nal chi­na que los modes­tos refuer­zos envia­dos a las zonas de com­ba­te en Afga­nis­tán. Para las agen­cias de inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos y para el Pen­tá­gono, se tra­ta de un terreno ideal para la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas de des­es­ta­bi­li­za­ción en la región de Xin­jiang, pro­vin­cia polí­ti­ca­men­te frá­gil y tre­men­da­men­te vital para la estra­te­gia chi­na. La cir­cu­la­ción a tra­vés de la fron­te­ra ofre­ce una cober­tu­ra per­fec­ta para las acti­vi­da­des de espio­na­je esta­dou­ni­den­ses y para la posi­ble rea­li­za­ción de sabo­ta­jes [8].

Según el ex emba­ja­dor indio K. Gajen­dra Singh, quien se encuen­tra actual­men­te jubi­la­do de sus fun­cio­nes como diplo­má­ti­co y diri­ge la Fun­da­ción de Estu­dios Indo-tur­cos de Nue­va Delhi, al per­mi­tir que las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses uti­li­cen la base aérea de Manas y al pro­veer­las, entre otras cosas, de equi­pa­mien­to elec­tró­ni­co de alta tec­no­lo­gía, el régi­men de Bakiev les faci­li­ta la vigi­lan­cia sobre las bases mili­ta­res y los prin­ci­pa­les empla­za­mien­tos des­ti­na­dos al lan­za­mien­to de misi­les en la región chi­na de Xin­jiang [9].

Recien­te­men­te crea­da por el Pen­tá­gono, ofi­cial­men­te con el fin de abas­te­cer las zonas de com­ba­te afga­nas, la red de dis­tri­bu­ción del Nor­te (NDN, Northern Dis­tri­bu­tion Net­work) se agre­ga a las preo­cu­pa­cio­nes de Pekín cuan­do se abor­da el tema de las ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en Kir­guis­tán.

La red de dis­tri­bu­ción del nor­te atra­vie­sa Tayi­kis­tán, Uzbe­kis­tán y Kir­guis­tán. Muchos de los miem­bros de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shan­gai sos­pe­chan que el Pen­tá­gono quie­re uti­li­zar esa red para gene­rar ata­ques simul­tá­neos por par­te de gru­púscu­los como el «Movi­mien­to Islá­mi­co de Uzbe­kis­tán» o la «Unión de la Yihad Islá­mi­ca» y el oscu­ro movi­mien­to Hizb ut-Tahir, resi­den­tes todos en el valle de Fer­ga­na, que se extien­de sobre los tres Esta­dos que abar­ca la NDN [10].

Pekín no obser­va pasi­va­men­te lo que suce­de en Kir­guis­tán. Es evi­den­te que Chi­na se pre­pa­ra para jugar su mejor car­ta, la eco­nó­mi­ca, para garan­ti­zar rela­cio­nes estre­chas y más amis­to­sas con el nue­vo gobierno de Kir­guis­tán, sea cual sea.

En junio de 2009, en el mar­co de una asam­blea de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shan­gai rea­li­za­da en Eka­te­rim­bur­go (Rusia), el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao pro­me­tió un fon­do de 10 000 millo­nes de dóla­res para un futu­ro pro­gra­ma de ayu­da des­ti­na­do a los paí­ses miem­bros: Kazajs­tán, Tayi­kis­tán, Uzbe­kis­tán y Kir­guis­tán. Nada de lo pro­me­ti­do por Washing­ton a Kir­guis­tán se apro­xi­ma ni tan siquie­ra un poco a esa suma.

En una de sus pri­me­ras decla­ra­cio­nes, el voce­ro del par­la­men­to pro­vi­sio­nal de Kir­guis­tán, Omur­bek Teke­ba­yev, afir­mó ante los medios de pren­sa rusos que su país con­si­de­ra a Chi­na como uno de sus alia­dos estra­té­gi­cos: «Nues­tra polí­ti­ca exte­rior va a cam­biar… Rusia, Kazajs­tán y nues­tros demás veci­nos, inclu­yen­do Chi­na, segui­rán sien­do nues­tros alia­dos estra­té­gi­cos.» [11].

Exis­te ade­más un pro­yec­to que Chi­na segu­ra­men­te que­rrá ace­le­rar para favo­re­cer el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes más estre­chas. En efec­to, Pekín anun­ció ya la cons­truc­ción de una exten­sa vía férrea de gran velo­ci­dad a tra­vés de Eura­sia.

JPEG - 21.4 KB
Ya se cons­tru­ye la auto­pis­ta que atra­ve­sa­rá Kazajs­tán. Se tra­ta de uno de los pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ras des­ti­na­do a conec­tar el occi­den­te de Euro­pa con el occi­den­te de Chi­na. La entra­da en ser­vi­cio de esa vía de cir­cu­la­ción terres­tre faci­li­ta­rá el flu­jo de mer­can­cías chi­nas hacia Euro­pa así como el envío de mate­rial des­ti­na­do a con­cre­tar los pro­yec­tos sino-kaza­jos des­de Euro­pa.

El minis­tro chino de Trans­por­te Ferro­via­rio dio a cono­cer uno de los pro­yec­tos más ambi­cio­sos del mun­do con­tem­po­rá­neo. A tra­vés de Kir­guis­tán, las líneas ferro­via­rias se exten­de­rán des­de la pro­vin­cia de Xin­jiang has­ta Ale­ma­nia, e inclu­so has­ta Lon­dres hacia el año 2025. El pro­yec­to inclu­ye la posi­bi­li­dad de que la red ferro­via­ria Chi­na-Kir­guis­tán-Uzbe­kis­tán se conec­te al nudo ferro­via­rio euro­asiá­ti­co de líneas de alta velo­ci­dad.

Chi­na está cons­tru­yen­do tam­bién 12 nue­vas auto­pis­tas que harán las eco­no­mías de Kir­guis­tán y sus veci­nos más depen­dien­tes de la moder­na red de carre­te­ras conec­ta­da con la pro­vin­cia de Xin­jiang. En cier­ta medi­da, la mili­ta­ri­za­ción esta­dou­ni­den­se de Kir­guis­tán se con­vier­te en una ame­na­za muy real para la segu­ri­dad nacio­nal chi­na. Pero la res­pues­ta eco­nó­mi­ca de Chi­na ten­dien­te a refor­zar su pre­sen­cia en ese país ya está con­cre­tán­do­se [12].

Como para expre­sar más aun las preo­cu­pa­cio­nes chi­nas en cuan­to a la esta­bi­li­dad de sus veci­nos, Pekín ha refor­za­do recien­te­men­te sus acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en Afga­nis­tán.

JPEG - 37.6 KB
El pre­si­den­te chino Hu Jin­tao con­ver­sa con el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai des­pués de la fir­ma de un acuer­do en Pekín, el 24 de mar­zo de 2010. Chi­na anun­ció nue­vas inver­sio­nes en Afga­nis­tán y se com­pro­me­tió a pro­lon­gar su apo­yo al tra­ba­jo de recons­truc­ción en el vecino país, devas­ta­do por la gue­rra.
[Wu Zhiyi/​Chi­na Daily]

Mien­tras que las ten­sio­nes entre el pre­si­den­te afgano Hamid Kar­zai y la admi­nis­tra­ción Oba­ma se hacen cada vez más visi­bles, las rela­cio­nes entre Kar­zai y Pekín son cada vez más cáli­das. El 24 de mar­zo pasa­do, Kar­zai y el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao fir­ma­ron en Pekín nue­vos acuer­dos de inter­cam­bio e inver­sio­nes y deci­die­ron for­ta­le­cer la coope­ra­ción trian­gu­lar con Pakis­tán, tra­di­cio­nal alia­do de Chi­na.

Los acuer­dos del 24 mar­zo pare­cen estar vin­cu­la­dos con las inver­sio­nes chi­nas en Afga­nis­tán en sec­to­res como la ener­gía hidráu­li­ca, la mine­ría y el trans­por­te ferro­via­rio, obras públi­cas y otros pro­yec­tos vin­cu­la­dos con el sec­tor de la ener­gía.

Chi­na es ya el pri­mer inver­sio­nis­ta de la eco­no­mía afga­na. En 2007, la Meta­llur­gi­cal Group Cor­po­ra­tion, una de las gran­des empre­sas públi­cas chi­nas, obtu­vo un con­tra­to de inver­sio­nes por 3 500 millo­nes de dóla­res para la explo­ta­ción de la mina de cobre de Aynak, en Afga­nis­tán. En uno de los yaci­mien­tos más impor­tan­tes del mun­do [13].

Las empre­sas chi­nas tam­bién están intere­sa­das en la posi­bi­li­dad de explo­tar las reser­vas de afga­nas de hidro­car­bu­ros, esti­ma­das en 1 600 millo­nes de barri­les de petró­leo y 400 000 millo­nes de metros cúbi­cos de gas, así como los yaci­mien­tos afga­nos de diver­sos meta­les, entre los que se encuen­tran el oro y el hie­rro [14].

Afga­nis­tán y Pakis­tán cons­ti­tu­yen para Chi­na dos ele­men­tos vita­les en su red de dis­tri­bu­ción y de inter­cam­bios hacia Irán. Pekín ter­mi­nó recien­te­men­te la cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras por­tua­rias en Gwa­dar, Pakis­tán, que garan­ti­za­rán el trán­si­to del 60% de sus impor­ta­cio­nes de petró­leo pro­ve­nien­tes del Medio Orien­te. Chi­na pro­yec­ta ade­más conec­tar el puer­to de Gwa­dar con la pro­vin­cia de Xin­jiang a tra­vés de Afga­nis­tán para garan­ti­zar así el abas­te­ci­mien­to en recur­sos ener­gé­ti­cos nece­sa­rios para su eco­no­mía, en ple­na expan­sión. En ese con­tex­to glo­bal, la esta­bi­li­dad polí­ti­ca de Kir­guis­tán resul­ta esen­cial para Chi­na [15]..

En la pró­xi­ma par­te de este tra­ba­jo exa­mi­na­re­mos la impor­tan­cia capi­tal que revis­ta Kir­guis­tán para Rusia en el plano geo­po­lí­ti­co. Rusia es el segun­do juga­dor en esta nue­va par­ti­da de aje­drez tri­par­ti­to por el con­trol del con­ti­nen­te euro­asiá­ti­co y de su por­ve­nir polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *