Nues­tro com­pa­ñe­ro, ami­go y cola­bo­ra­dor Dax Tos­cano abre blog, que pasa­mos a difundir

Cuan­tos mas sea­mos mejor, cuan­tas mas voces se oigan, mejor, cuan­tos mas blogs, pagi­nas webs y otras for­mas de con­tra infor­ma­ción este­mos con­tra res­tan­do la mez­qui­na labor de los medios de infor­ma­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, mejor para los pue­blos, sus luchas y sus pro­ce­sos revolucionarios.

El cama­ra­da Dax Tos­cano, no pre­ci­sa de nin­gu­na pre­sen­ta­ción, una de las voces más auto­ri­za­das y pre­pa­ra­das de Amé­ri­ca Lati­na, ami­go y cola­bo­ra­dor de Boltxe, des­de hace mucho tiempo.

Nos ha comu­ni­ca­do la exis­ten­cia de este blog, que pasa­mos sin nin­gún titu­beo a pre­sen­ta­ros y a difundir

http://​insur​gen​cia​fa​ria​na​.blogs​pot​.com/

Esta­mos segu­ros en Boltxe, que este blog, va a cola­bo­rar acti­va­men­te en la difu­sión de las luchas de los pue­blos y que nos va a faci­li­tar extra­or­di­na­rias y valio­sas infor­ma­cio­nes acer­ca de la lucha de los pueblos.

A nues­tro cama­ra­da Dax, solo que­da man­dar­le un afec­tuo­so salu­do des­de Eus­kal Herria.

Por supues­to, pasa­mos a enla­zar el blog entre nues­tras pági­nas amigas

miér­co­les 4 de agos­to de 2010

vier­nes 30 de julio de 2010

«Recha­ce­mos con deco­ro patrio las bases y empla­za­mien­tos ope­ra­ti­vos de avan­za­da del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos en Colombia»


Esta­mos en mar­cha por la dig­ni­dad de la patria. La bata­lla por la inde­pen­den­cia no ha ter­mi­na­do, ha entra­do en su fase decisiva.
No pode­mos pro­cla­mar­nos libres cuan­do la polí­ti­ca de domi­na­ción de un impe­rio nos sub­yu­ga y nos some­te con la com­pli­ci­dad apá­tri­da de las oli­gar­quías, y nos apri­sio­na la inhu­ma­ni­dad de las cade­nas de la escla­vi­tud neoliberal.
Un país ocu­pa­do mili­tar­men­te no es inde­pen­dien­te. No pode­mos decla­rar­nos sobe­ra­nos cuan­do la fuer­za mili­tar de una poten­cia extran­je­ra pla­ga de bases el terri­to­rio patrio, piso­tea la dig­ni­dad, y la ban­de­ra de los Esta­dos Uni­dos ondea sobre nues­tra Amé­ri­ca, su ame­na­za de expolio.
¡Pero sí pode­mos pro­cla­mar­nos pue­blo en lucha por la libertad!
Ya esta­mos en bata­lla. Con la cer­te­za de Bolí­var, “todos los pue­blos del mun­do que han lidia­do por la liber­tad han exter­mi­na­do al fin a sus tira­nos”. La jus­ta cau­sa de los pue­blos no pue­de ser derro­ta­da. La espa­da de bata­lla del Liber­ta­dor, aho­ra en manos del pue­blo, nos abri­rá los cami­nos de la espe­ran­za y triun­fa­rá en la con­tien­da de la defi­ni­ti­va emancipación.
Des­ple­gue­mos hoy la ori­fla­ma tri­co­lor del bicen­te­na­rio como sím­bo­lo de lucha y home­na­je a los liber­ta­do­res que soña­ron la Gran Nación de Repú­bli­cas, escu­do de nues­tro des­tino, a los que nos die­ron patria pen­san­do en la huma­ni­dad y se batie­ron en los cam­pos de bata­lla para dig­ni­fi­car al hom­bre y a la mujer americanos.
Como hace dos­cien­tos años “en Bolí­var está la eman­ci­pa­ción”. Esta cer­te­za espar­ci­da sobre el cie­lo de Amé­ri­ca por el pró­cer Cami­lo Torres, debe ser la divi­sa de nues­tra cam­pa­ña en la albo­ra­da de Socia­lis­mo y Patria Gran­de que ilu­mi­na el con­ti­nen­te y la Amé­ri­ca insu­lar. La cose­cha de la siem­bra amo­ro­sa de los liber­ta­do­res con­ce­bi­da para los pue­blos, no pue­de ser usur­pa­da ni un minu­to más por los here­de­ros de San­tan­der y su per­fi­dia; debe pasar al usu­fruc­to de sus des­ti­na­ta­rios ori­gi­na­les. La san­gre de los liber­ta­do­res no abo­nó los cam­pos de bata­lla para hacer más ricos a los ricos ni faci­li­tar nue­vas cade­nas colo­nia­les, sino para redi­mir al sobe­rano, que es el pueblo.
Rin­da­mos tri­bu­to en esta efe­mé­ri­de al inca Tupac Ama­ru, al comu­ne­ro José Anto­nio Galán, al negro José Leo­nar­do Chi­ri­nos, y a todos los des­cuar­ti­za­dos por la cri­mi­nal opre­sión de la coro­na espa­ño­la. Honor a la joven Poli­car­pa Sala­va­rrie­ta arca­bu­cea­da por los terro­ris­tas paci­fi­ca­do­res enca­be­za­dos por el gene­ral espa­ñol Pablo Mori­llo. Glo­ria eter­na a Fran­cis­co José de Cal­das, Cami­lo Torres Teno­rio, a Fran­cis­co Car­bo­nel y a todos aque­llos, que supli­cia­dos en los patí­bu­los, nos mos­tra­ron con su ejem­plo el camino de la liber­tad. A los pre­cur­so­res de nues­tra inde­pen­den­cia, Miran­da, Nari­ño y Espe­jo, nues­tro reco­no­ci­mien­to eterno. Tene­mos que des­en­te­rrar­los, sacar­los de las fosas del olvi­do en las que los ha con­fi­na­do la men­ti­ro­sa his­to­rio­gra­fía de los que des­via­ron el rum­bo de la patria, para que sigan en batalla.
Aún reso­na­ba el eco de la vic­to­ria de Aya­cu­cho cuan­do esta­lló la con­tra­rre­vo­lu­ción en la ambi­ción des­bor­da­da de la oli­gar­quía crio­lla por el poder polí­ti­co ili­mi­ta­do. Ella encon­tró en la Doc­tri­na Mon­roe, intri­ga y alien­to per­ma­nen­te para divi­dir el terri­to­rio y des­pe­da­zar la obra legis­la­ti­va boli­va­ria­na que pre­ten­día dig­ni­fi­car al pue­blo hacien­do pre­va­le­cer el inte­rés común sobre el particular.
Tal como lo había pro­nos­ti­ca­do el Liber­ta­dor, no tar­da­ron en bus­car­se un nue­vo amo. Com­ba­tie­ron la con­cep­ción boli­va­ria­na de la uni­dad de pue­blos en una Gran Nación, apo­ya­dos en el sofis­ma de la Doc­tri­na Mon­roe. Ella fue su aci­ca­te para asal­tar el poder y lograr su mise­ra­ble sue­ño de sus­ti­tuir a los virre­yes en la opre­sión. Esa doc­tri­na era el dis­fraz de la ava­ri­cia del Des­tino Mani­fies­to anglo­sa­jón, que jamás pen­só enfren­tar a la arma­da colo­nial bri­tá­ni­ca ni a la San­ta Alian­za que pro­yec­ta­ba res­tau­rar en Amé­ri­ca el pre­do­mi­nio del trono espa­ñol, sino ane­xar repú­bli­cas, saquear recur­sos, y some­ter políticamente.
Trai­cio­na­ron la gran­de­za y tro­ca­ron la posi­bi­li­dad del sur­gi­mien­to de un nue­vo poder con­ti­nen­tal, que fue­se equi­li­brio del uni­ver­so, espe­ran­za de la huma­ni­dad, por el arro­di­lla­mien­to y la sumi­sión a una poten­cia extran­je­ra. Sólo les intere­sa­ba asal­tar el poder polí­ti­co con la ayu­da exter­na para acre­cen­tar sus for­tu­nas per­so­na­les y poner­las a sal­vo de la revo­lu­ción social. Dóci­les a su nue­vo amo des­mo­vi­li­za­ron, por con­ve­nien­cia recí­pro­ca, al ejér­ci­to liber­ta­dor, úni­co garan­te de la inde­pen­den­cia y las con­quis­tas socia­les, fuer­za disua­si­va al mis­mo tiem­po, de las ambi­cio­nes neo­co­lo­nia­les del gobierno de Washington.
Los codi­cio­sos y agre­si­vos líde­res del nor­te, ins­pi­ra­dos siem­pre en el cálcu­lo arit­mé­ti­co, poseí­dos por la ambi­ción de eri­gir su pros­pe­ri­dad sobre la base del expo­lio a los pue­blos del sur, no podían tole­rar la con­cre­ción del plan estra­té­gi­co de Bolí­var en el Con­gre­so de Pana­má que con­tem­pla­ba la for­ma­ción de una liga per­pe­tua de las nacio­nes antes colo­nias espa­ño­las, pre­si­di­da por una auto­ri­dad polí­ti­ca per­ma­nen­te, con un ejér­ci­to uni­fi­ca­do con­ce­bi­do para la defen­sa y para la cam­pa­ña de libe­ra­ción de las islas de Cuba y Puer­to Rico, con­si­de­ra­das por Washing­ton, apén­di­ces de su espa­cio con­ti­nen­tal. Les mor­ti­fi­ca­ba la idea del Liber­ta­dor de hacer efec­ti­va la ciu­da­da­nía his­pa­no­ame­ri­ca­na entre pue­blos her­ma­nos, el esta­ble­ci­mien­to de un poder polí­ti­co enemi­go de la escla­vi­tud, y sobre todo, el pro­pó­si­to de impul­sar un régi­men de comer­cio pre­fe­ren­cial que hicie­ra pre­va­le­cer la cláu­su­la de nación más favo­re­ci­da para las repú­bli­cas her­ma­nas coaligadas.
Todas estas medi­das pen­sa­das por el Liber­ta­dor Simón Bolí­var para pre­ser­var la inde­pen­den­cia y la dig­ni­dad de las nacio­nes his­pa­no­ame­ri­ca­nas se inter­po­nían como for­ti­fi­ca­ción inex­pug­na­ble fren­te a las insó­li­tas pre­ten­sio­nes del Des­tino Mani­fies­to, embe­le­co inven­ta­do por los fun­da­do­res del impe­rio para auto-legi­ti­mar el expolio.
Por eso cur­sa­ron la ins­truc­ción per­ver­sa a sus minis­tros en Colom­bia, Méxi­co y Perú, de esti­mu­lar las riva­li­da­des entre nues­tras repú­bli­cas, el espí­ri­tu cho­vi­nis­ta, des­atar el espio­na­je, la cons­pi­ra­ción y la intri­ga, minar el pres­ti­gio del Liber­ta­dor, y por eso fue Bolí­var el blan­co de sus furi­bun­dos ataques.
Eli­mi­nar la figu­ra polí­ti­ca del Liber­ta­dor, su pode­ro­so influ­jo en Amé­ri­ca Lati­na, fue su obse­sión has­ta cau­sar su muer­te físi­ca y el eclip­se tran­si­to­rio de su pro­yec­to polí­ti­co y social.
Todas las des­gra­cias y mise­rias de Nues­tra Amé­ri­ca tie­nen ese ori­gen. “Los Esta­dos Uni­dos pare­cen des­ti­na­dos por la pro­vi­den­cia para pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la Liber­tad”. Lo había pro­fe­ti­za­do Simón Bolívar.
La revo­lu­ción que­dó trun­ca­da, incon­clu­sa des­de 1830 por la acción depre­da­do­ra de la jau­ría de exclu­yen­tes crio­llos azu­za­da y coman­da­da por el gobierno de Washington.
“Toda revo­lu­ción –decía el Liber­ta­dor- tie­ne tres eta­pas: la gue­rre­ra, la refor­ma­do­ra y la de orga­ni­za­ción. La pri­me­ra eta­pa per­te­ne­ce al pasa­do; fue obra de los sol­da­dos. La segun­da la cubri­mos con el Con­gre­so de Cúcu­ta y el gobierno de Bogo­tá. La ter­ce­ra, la de orga­ni­za­ción, la abor­da­ré yo en Panamá”.
Es este exac­ta­men­te el pun­to de par­ti­da para reto­mar la obra de la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción. A 200 años de ini­cia­da la ges­ta inde­pen­den­tis­ta el pro­yec­to de Bolí­var sigue sien­do asom­bro­sa­men­te vigen­te, como si hubie­se sido con­ce­bi­do para los tiem­pos que corren. El pue­blo que pue­de, el pue­blo que cons­tru­ye, tie­ne la pala­bra. Y aho­ra Bolí­var es el pue­blo mis­mo empu­ñan­do su espa­da con la irre­duc­ti­ble deter­mi­na­ción de luchar por la con­cre­ción de su gran sueño.
Pero el sólo gri­to de inde­pen­den­cia no es sufi­cien­te; que­dó demos­tra­do en la explo­sión simul­tá­nea de gri­tos que estre­me­cie­ron el con­ti­nen­te sur, aho­ga­dos rápi­da­men­te por las san­gui­na­rias fuer­zas puni­ti­vas de la coro­na. Nin­gún pue­blo pue­de lograr su liber­tad si no tie­ne una fuer­za pro­pia. Esta vez el nue­vo gri­to de inde­pen­den­cia debe ser el gri­to de todos, el gri­to de los exclui­dos refor­za­do con la movi­li­za­ción resuel­ta, con la lucha mul­ti­for­me, con las armas de la uni­dad, de la inte­li­gen­cia y de la fuer­za. Es la hora de los pue­blos. Ellos fue­ron los que com­ba­tie­ron y com­ba­ten, los que apor­ta­ron y apor­ta­rán miles de héroes este­la­res o anó­ni­mos. Fue el pue­blo la fuer­za viva del ejér­ci­to boli­va­riano que derro­tó el régi­men colo­nial en la Amé­ri­ca del sur, y será pro­ta­go­nis­ta del triun­fo inevi­ta­ble de la revo­lu­ción polí­ti­ca y social.
Hay una espi­ral que ascien­de hacia la liber­tad. La lucha de los patrio­tas del siglo 19 tie­ne un hilo con­duc­tor, una arti­cu­la­ción, con la de los patrio­tas del siglo 21. Aque­llos des­ple­ga­ron su lucha en un agi­ta­do con­tex­to de cri­sis del mun­do colo­nial. Se con­so­li­da­ba, sí, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta con el saqueo y la escla­vi­tud de pue­blos, pero al mis­mo tiem­po la inva­sión napo­leó­ni­ca a Espa­ña esti­mu­la­ba en His­pa­no­amé­ri­ca la rup­tu­ra radi­cal con el régi­men colo­nial. La lucha de los patrio­tas del siglo 21 por la defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia no sólo está liga­da a la derro­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la domi­na­ción impe­rial, sino que exi­ge la supera­ción de ese sis­te­ma deca­den­te y la inau­gu­ra­ción de una nue­va era jus­ti­cie­ra: la del socia­lis­mo y la Patria Gran­de. La actual cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo es el toque del cla­rín que anun­cia al pue­blo, que ha lle­ga­do el momen­to de lan­zar­se a la bata­lla defi­ni­ti­va por la emancipación.
La preo­cu­pa­ción de Washing­ton es Simón Bolí­var toda­vía vivo y pal­pi­tan­te en el anhe­lo jus­ti­cie­ro de los pue­blos, la vigen­cia de su pen­sa­mien­to, de su pro­yec­to polí­ti­co y social, el reen­cuen­tro de los exclui­dos con la his­to­ria ver­da­de­ra que les dice que fue­ron ellos, su dig­ni­dad, el obje­to prin­ci­pal del pro­yec­to ori­gi­na­rio de nación.
Como vis­lum­bran en la con­cien­cia de los pue­blos un obs­tácu­lo al expo­lio, recu­rren a la fuer­za y al des­plie­gue del pode­río de su tec­no­lo­gía mili­tar para negar por la vio­len­cia o la disua­sión lo que exi­gen el sen­ti­do común y la jus­ti­cia. No naci­mos para ser vasa­llos de nadie, ni patio tra­se­ro de nin­gu­na poten­cia. La Amé­ri­ca del sur nos per­te­ne­ce por­que naci­mos en ella. Tene­mos dere­cho a la dig­ni­dad huma­na y a cons­truir el mode­lo de socie­dad que haga nues­tra felicidad.
¿Qué impor­ta que los Esta­dos Uni­dos des­plie­guen estra­té­gi­ca­men­te sus bases mili­ta­res en el Cari­be y el con­ti­nen­te, si esta­mos resuel­tos a ser libres? Como diría Bolí­var en la efer­ves­cen­cia inde­pen­den­tis­ta de la Socie­dad Patrió­ti­ca: “pon­ga­mos sin temor la pie­dra fun­da­men­tal de la liber­tad sur­ame­ri­ca­na; vaci­lar es sucumbir”.
Opon­ga­mos un escu­do de dig­ni­dad lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña a las ince­san­tes agre­sio­nes e irres­pe­tos del mons­truo del nor­te, fra­gua­do este escu­do en el más duro y resis­ten­te ace­ro de la uni­dad. “Por­que la divi­sión es la que nos está matan­do”, debe­mos des­truir­la. La dis­per­sión y ausen­cia de uni­dad es la que ha inter­pues­to el tre­men­do abis­mo que nos sepa­ra de nues­tro des­tino de Gran Nación, de poten­cia de huma­ni­dad y liber­tad. Rom­pa­mos las cade­nas men­ta­les y cul­tu­ra­les que engri­lle­tan la con­cien­cia colec­ti­va. Nues­tro deber es desoír el escla­vi­zan­te can­to de sire­na del impe­rio para escu­char la pala­bra amo­ro­sa del padre y Liber­ta­dor, que nos dice, que “uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pe­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos”. La uni­dad es nues­tra fuer­za y es nues­tra esperanza.
Recha­ce­mos con deco­ro patrio las bases y empla­za­mien­tos ope­ra­ti­vos de avan­za­da del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia. Cas­ti­gue­mos con el repu­dio colec­ti­vo a los gober­nan­tes vasa­llos, de colo­nia, que per­mi­tie­ron el ultra­je y que pres­ta­ron el terri­to­rio como base de agre­sión yan­qui con­tra los pue­blos del con­ti­nen­te; a los apá­tri­das que han arro­di­lla­do por 200 años nues­tra dig­ni­dad ante el águi­la impe­rial, y que han cla­va­do la daga de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal en el cora­zón de la Colom­bia hemis­fé­ri­ca; a los des­ver­gon­za­dos peo­nes del impe­rio que pres­tan su sen­ti­mien­to escla­vo para ata­jar a nom­bre de Washing­ton la incon­te­ni­ble ola boli­va­ria­na que reco­rre el continente.
La mar­cha patrió­ti­ca bicen­te­na­ria está en movi­mien­to. Como decía Bolí­var: “el impul­so de la revo­lu­ción está dado, ya nadie lo pue­de con­te­ner (…) El ejem­plo de la liber­tad es seduc­tor, y el de la liber­tad domés­ti­ca es impe­rio­so y arre­ba­ta­dor (…) Debe­mos triun­far por el camino de la revo­lu­ción y no por otro (…) La ley de la repar­ti­ción de bie­nes es para toda Colombia”.
La movi­li­za­ción de pue­blos ha comen­za­do. Ya esta­mos en bata­lla. Con la espa­da del Gran Héroe triun­fa­rá la inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va, la Patria Gran­de y el Socialismo.
Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia julio 15 de 2010
Año bicen­te­na­rio del gri­to de independencia
Publi­ca­do por Soli­da­ri­dad FARC-EP en 18:56 0 comen­ta­rios Enla­ces a esta entrada

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *