Nues­tro com­pa­ñe­ro, ami­go y cola­bo­ra­dor Dax Tos­cano abre blog, que pasa­mos a difundir

Cuan­tos mas sea­mos mejor, cuan­tas mas voces se oigan, mejor, cuan­tos mas blogs, pagi­nas webs y otras for­mas de con­tra infor­ma­ción este­mos con­tra res­tan­do la mez­qui­na labor de los medios de infor­ma­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, mejor para los pue­blos, sus luchas y sus pro­ce­sos revolucionarios.

El cama­ra­da Dax Tos­cano, no pre­ci­sa de nin­gu­na pre­sen­ta­ción, una de las voces más auto­ri­za­das y pre­pa­ra­das de Amé­ri­ca Lati­na, ami­go y cola­bo­ra­dor de Boltxe, des­de hace mucho tiempo.

Nos ha comu­ni­ca­do la exis­ten­cia de este blog, que pasa­mos sin nin­gún titu­beo a pre­sen­ta­ros y a difundir

http://​insur​gen​cia​fa​ria​na​.blogs​pot​.com/

Esta­mos segu­ros en Boltxe, que este blog, va a cola­bo­rar acti­va­men­te en la difu­sión de las luchas de los pue­blos y que nos va a faci­li­tar extra­or­di­na­rias y valio­sas infor­ma­cio­nes acer­ca de la lucha de los pueblos.

A nues­tro cama­ra­da Dax, solo que­da man­dar­le un afec­tuo­so salu­do des­de Eus­kal Herria.

Por supues­to, pasa­mos a enla­zar el blog entre nues­tras pági­nas amigas

miér­co­les 4 de agos­to de 2010

vier­nes 30 de julio de 2010

«Recha­ce­mos con deco­ro patrio las bases y empla­za­mien­tos ope­ra­ti­vos de avan­za­da del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos en Colombia»


Esta­mos en mar­cha por la dig­ni­dad de la patria. La bata­lla por la inde­pen­den­cia no ha ter­mi­na­do, ha entra­do en su fase decisiva.
No pode­mos pro­cla­mar­nos libres cuan­do la polí­ti­ca de domi­na­ción de un impe­rio nos sub­yu­ga y nos some­te con la com­pli­ci­dad apá­tri­da de las oli­gar­quías, y nos apri­sio­na la inhu­ma­ni­dad de las cade­nas de la escla­vi­tud neoliberal.
Un país ocu­pa­do mili­tar­men­te no es inde­pen­dien­te. No pode­mos decla­rar­nos sobe­ra­nos cuan­do la fuer­za mili­tar de una poten­cia extran­je­ra pla­ga de bases el terri­to­rio patrio, piso­tea la dig­ni­dad, y la ban­de­ra de los Esta­dos Uni­dos ondea sobre nues­tra Amé­ri­ca, su ame­na­za de expolio.
¡Pero sí pode­mos pro­cla­mar­nos pue­blo en lucha por la libertad!
Ya esta­mos en bata­lla. Con la cer­te­za de Bolí­var, “todos los pue­blos del mun­do que han lidia­do por la liber­tad han exter­mi­na­do al fin a sus tira­nos”. La jus­ta cau­sa de los pue­blos no pue­de ser derro­ta­da. La espa­da de bata­lla del Liber­ta­dor, aho­ra en manos del pue­blo, nos abri­rá los cami­nos de la espe­ran­za y triun­fa­rá en la con­tien­da de la defi­ni­ti­va emancipación.
Des­ple­gue­mos hoy la ori­fla­ma tri­co­lor del bicen­te­na­rio como sím­bo­lo de lucha y home­na­je a los liber­ta­do­res que soña­ron la Gran Nación de Repú­bli­cas, escu­do de nues­tro des­tino, a los que nos die­ron patria pen­san­do en la huma­ni­dad y se batie­ron en los cam­pos de bata­lla para dig­ni­fi­car al hom­bre y a la mujer americanos.
Como hace dos­cien­tos años “en Bolí­var está la eman­ci­pa­ción”. Esta cer­te­za espar­ci­da sobre el cie­lo de Amé­ri­ca por el pró­cer Cami­lo Torres, debe ser la divi­sa de nues­tra cam­pa­ña en la albo­ra­da de Socia­lis­mo y Patria Gran­de que ilu­mi­na el con­ti­nen­te y la Amé­ri­ca insu­lar. La cose­cha de la siem­bra amo­ro­sa de los liber­ta­do­res con­ce­bi­da para los pue­blos, no pue­de ser usur­pa­da ni un minu­to más por los here­de­ros de San­tan­der y su per­fi­dia; debe pasar al usu­fruc­to de sus des­ti­na­ta­rios ori­gi­na­les. La san­gre de los liber­ta­do­res no abo­nó los cam­pos de bata­lla para hacer más ricos a los ricos ni faci­li­tar nue­vas cade­nas colo­nia­les, sino para redi­mir al sobe­rano, que es el pueblo.
Rin­da­mos tri­bu­to en esta efe­mé­ri­de al inca Tupac Ama­ru, al comu­ne­ro José Anto­nio Galán, al negro José Leo­nar­do Chi­ri­nos, y a todos los des­cuar­ti­za­dos por la cri­mi­nal opre­sión de la coro­na espa­ño­la. Honor a la joven Poli­car­pa Sala­va­rrie­ta arca­bu­cea­da por los terro­ris­tas paci­fi­ca­do­res enca­be­za­dos por el gene­ral espa­ñol Pablo Mori­llo. Glo­ria eter­na a Fran­cis­co José de Cal­das, Cami­lo Torres Teno­rio, a Fran­cis­co Car­bo­nel y a todos aque­llos, que supli­cia­dos en los patí­bu­los, nos mos­tra­ron con su ejem­plo el camino de la liber­tad. A los pre­cur­so­res de nues­tra inde­pen­den­cia, Miran­da, Nari­ño y Espe­jo, nues­tro reco­no­ci­mien­to eterno. Tene­mos que des­en­te­rrar­los, sacar­los de las fosas del olvi­do en las que los ha con­fi­na­do la men­ti­ro­sa his­to­rio­gra­fía de los que des­via­ron el rum­bo de la patria, para que sigan en batalla.
Aún reso­na­ba el eco de la vic­to­ria de Aya­cu­cho cuan­do esta­lló la con­tra­rre­vo­lu­ción en la ambi­ción des­bor­da­da de la oli­gar­quía crio­lla por el poder polí­ti­co ili­mi­ta­do. Ella encon­tró en la Doc­tri­na Mon­roe, intri­ga y alien­to per­ma­nen­te para divi­dir el terri­to­rio y des­pe­da­zar la obra legis­la­ti­va boli­va­ria­na que pre­ten­día dig­ni­fi­car al pue­blo hacien­do pre­va­le­cer el inte­rés común sobre el particular.
Tal como lo había pro­nos­ti­ca­do el Liber­ta­dor, no tar­da­ron en bus­car­se un nue­vo amo. Com­ba­tie­ron la con­cep­ción boli­va­ria­na de la uni­dad de pue­blos en una Gran Nación, apo­ya­dos en el sofis­ma de la Doc­tri­na Mon­roe. Ella fue su aci­ca­te para asal­tar el poder y lograr su mise­ra­ble sue­ño de sus­ti­tuir a los virre­yes en la opre­sión. Esa doc­tri­na era el dis­fraz de la ava­ri­cia del Des­tino Mani­fies­to anglo­sa­jón, que jamás pen­só enfren­tar a la arma­da colo­nial bri­tá­ni­ca ni a la San­ta Alian­za que pro­yec­ta­ba res­tau­rar en Amé­ri­ca el pre­do­mi­nio del trono espa­ñol, sino ane­xar repú­bli­cas, saquear recur­sos, y some­ter políticamente.
Trai­cio­na­ron la gran­de­za y tro­ca­ron la posi­bi­li­dad del sur­gi­mien­to de un nue­vo poder con­ti­nen­tal, que fue­se equi­li­brio del uni­ver­so, espe­ran­za de la huma­ni­dad, por el arro­di­lla­mien­to y la sumi­sión a una poten­cia extran­je­ra. Sólo les intere­sa­ba asal­tar el poder polí­ti­co con la ayu­da exter­na para acre­cen­tar sus for­tu­nas per­so­na­les y poner­las a sal­vo de la revo­lu­ción social. Dóci­les a su nue­vo amo des­mo­vi­li­za­ron, por con­ve­nien­cia recí­pro­ca, al ejér­ci­to liber­ta­dor, úni­co garan­te de la inde­pen­den­cia y las con­quis­tas socia­les, fuer­za disua­si­va al mis­mo tiem­po, de las ambi­cio­nes neo­co­lo­nia­les del gobierno de Washington.
Los codi­cio­sos y agre­si­vos líde­res del nor­te, ins­pi­ra­dos siem­pre en el cálcu­lo arit­mé­ti­co, poseí­dos por la ambi­ción de eri­gir su pros­pe­ri­dad sobre la base del expo­lio a los pue­blos del sur, no podían tole­rar la con­cre­ción del plan estra­té­gi­co de Bolí­var en el Con­gre­so de Pana­má que con­tem­pla­ba la for­ma­ción de una liga per­pe­tua de las nacio­nes antes colo­nias espa­ño­las, pre­si­di­da por una auto­ri­dad polí­ti­ca per­ma­nen­te, con un ejér­ci­to uni­fi­ca­do con­ce­bi­do para la defen­sa y para la cam­pa­ña de libe­ra­ción de las islas de Cuba y Puer­to Rico, con­si­de­ra­das por Washing­ton, apén­di­ces de su espa­cio con­ti­nen­tal. Les mor­ti­fi­ca­ba la idea del Liber­ta­dor de hacer efec­ti­va la ciu­da­da­nía his­pa­no­ame­ri­ca­na entre pue­blos her­ma­nos, el esta­ble­ci­mien­to de un poder polí­ti­co enemi­go de la escla­vi­tud, y sobre todo, el pro­pó­si­to de impul­sar un régi­men de comer­cio pre­fe­ren­cial que hicie­ra pre­va­le­cer la cláu­su­la de nación más favo­re­ci­da para las repú­bli­cas her­ma­nas coaligadas.
Todas estas medi­das pen­sa­das por el Liber­ta­dor Simón Bolí­var para pre­ser­var la inde­pen­den­cia y la dig­ni­dad de las nacio­nes his­pa­no­ame­ri­ca­nas se inter­po­nían como for­ti­fi­ca­ción inex­pug­na­ble fren­te a las insó­li­tas pre­ten­sio­nes del Des­tino Mani­fies­to, embe­le­co inven­ta­do por los fun­da­do­res del impe­rio para auto-legi­ti­mar el expolio.
Por eso cur­sa­ron la ins­truc­ción per­ver­sa a sus minis­tros en Colom­bia, Méxi­co y Perú, de esti­mu­lar las riva­li­da­des entre nues­tras repú­bli­cas, el espí­ri­tu cho­vi­nis­ta, des­atar el espio­na­je, la cons­pi­ra­ción y la intri­ga, minar el pres­ti­gio del Liber­ta­dor, y por eso fue Bolí­var el blan­co de sus furi­bun­dos ataques.
Eli­mi­nar la figu­ra polí­ti­ca del Liber­ta­dor, su pode­ro­so influ­jo en Amé­ri­ca Lati­na, fue su obse­sión has­ta cau­sar su muer­te físi­ca y el eclip­se tran­si­to­rio de su pro­yec­to polí­ti­co y social.
Todas las des­gra­cias y mise­rias de Nues­tra Amé­ri­ca tie­nen ese ori­gen. “Los Esta­dos Uni­dos pare­cen des­ti­na­dos por la pro­vi­den­cia para pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la Liber­tad”. Lo había pro­fe­ti­za­do Simón Bolívar.
La revo­lu­ción que­dó trun­ca­da, incon­clu­sa des­de 1830 por la acción depre­da­do­ra de la jau­ría de exclu­yen­tes crio­llos azu­za­da y coman­da­da por el gobierno de Washington.
“Toda revo­lu­ción –decía el Liber­ta­dor- tie­ne tres eta­pas: la gue­rre­ra, la refor­ma­do­ra y la de orga­ni­za­ción. La pri­me­ra eta­pa per­te­ne­ce al pasa­do; fue obra de los sol­da­dos. La segun­da la cubri­mos con el Con­gre­so de Cúcu­ta y el gobierno de Bogo­tá. La ter­ce­ra, la de orga­ni­za­ción, la abor­da­ré yo en Panamá”.
Es este exac­ta­men­te el pun­to de par­ti­da para reto­mar la obra de la inde­pen­den­cia y la revo­lu­ción. A 200 años de ini­cia­da la ges­ta inde­pen­den­tis­ta el pro­yec­to de Bolí­var sigue sien­do asom­bro­sa­men­te vigen­te, como si hubie­se sido con­ce­bi­do para los tiem­pos que corren. El pue­blo que pue­de, el pue­blo que cons­tru­ye, tie­ne la pala­bra. Y aho­ra Bolí­var es el pue­blo mis­mo empu­ñan­do su espa­da con la irre­duc­ti­ble deter­mi­na­ción de luchar por la con­cre­ción de su gran sueño.
Pero el sólo gri­to de inde­pen­den­cia no es sufi­cien­te; que­dó demos­tra­do en la explo­sión simul­tá­nea de gri­tos que estre­me­cie­ron el con­ti­nen­te sur, aho­ga­dos rápi­da­men­te por las san­gui­na­rias fuer­zas puni­ti­vas de la coro­na. Nin­gún pue­blo pue­de lograr su liber­tad si no tie­ne una fuer­za pro­pia. Esta vez el nue­vo gri­to de inde­pen­den­cia debe ser el gri­to de todos, el gri­to de los exclui­dos refor­za­do con la movi­li­za­ción resuel­ta, con la lucha mul­ti­for­me, con las armas de la uni­dad, de la inte­li­gen­cia y de la fuer­za. Es la hora de los pue­blos. Ellos fue­ron los que com­ba­tie­ron y com­ba­ten, los que apor­ta­ron y apor­ta­rán miles de héroes este­la­res o anó­ni­mos. Fue el pue­blo la fuer­za viva del ejér­ci­to boli­va­riano que derro­tó el régi­men colo­nial en la Amé­ri­ca del sur, y será pro­ta­go­nis­ta del triun­fo inevi­ta­ble de la revo­lu­ción polí­ti­ca y social.
Hay una espi­ral que ascien­de hacia la liber­tad. La lucha de los patrio­tas del siglo 19 tie­ne un hilo con­duc­tor, una arti­cu­la­ción, con la de los patrio­tas del siglo 21. Aque­llos des­ple­ga­ron su lucha en un agi­ta­do con­tex­to de cri­sis del mun­do colo­nial. Se con­so­li­da­ba, sí, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta con el saqueo y la escla­vi­tud de pue­blos, pero al mis­mo tiem­po la inva­sión napo­leó­ni­ca a Espa­ña esti­mu­la­ba en His­pa­no­amé­ri­ca la rup­tu­ra radi­cal con el régi­men colo­nial. La lucha de los patrio­tas del siglo 21 por la defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia no sólo está liga­da a la derro­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la domi­na­ción impe­rial, sino que exi­ge la supera­ción de ese sis­te­ma deca­den­te y la inau­gu­ra­ción de una nue­va era jus­ti­cie­ra: la del socia­lis­mo y la Patria Gran­de. La actual cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo es el toque del cla­rín que anun­cia al pue­blo, que ha lle­ga­do el momen­to de lan­zar­se a la bata­lla defi­ni­ti­va por la emancipación.
La preo­cu­pa­ción de Washing­ton es Simón Bolí­var toda­vía vivo y pal­pi­tan­te en el anhe­lo jus­ti­cie­ro de los pue­blos, la vigen­cia de su pen­sa­mien­to, de su pro­yec­to polí­ti­co y social, el reen­cuen­tro de los exclui­dos con la his­to­ria ver­da­de­ra que les dice que fue­ron ellos, su dig­ni­dad, el obje­to prin­ci­pal del pro­yec­to ori­gi­na­rio de nación.
Como vis­lum­bran en la con­cien­cia de los pue­blos un obs­tácu­lo al expo­lio, recu­rren a la fuer­za y al des­plie­gue del pode­río de su tec­no­lo­gía mili­tar para negar por la vio­len­cia o la disua­sión lo que exi­gen el sen­ti­do común y la jus­ti­cia. No naci­mos para ser vasa­llos de nadie, ni patio tra­se­ro de nin­gu­na poten­cia. La Amé­ri­ca del sur nos per­te­ne­ce por­que naci­mos en ella. Tene­mos dere­cho a la dig­ni­dad huma­na y a cons­truir el mode­lo de socie­dad que haga nues­tra felicidad.
¿Qué impor­ta que los Esta­dos Uni­dos des­plie­guen estra­té­gi­ca­men­te sus bases mili­ta­res en el Cari­be y el con­ti­nen­te, si esta­mos resuel­tos a ser libres? Como diría Bolí­var en la efer­ves­cen­cia inde­pen­den­tis­ta de la Socie­dad Patrió­ti­ca: “pon­ga­mos sin temor la pie­dra fun­da­men­tal de la liber­tad sur­ame­ri­ca­na; vaci­lar es sucumbir”.
Opon­ga­mos un escu­do de dig­ni­dad lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña a las ince­san­tes agre­sio­nes e irres­pe­tos del mons­truo del nor­te, fra­gua­do este escu­do en el más duro y resis­ten­te ace­ro de la uni­dad. “Por­que la divi­sión es la que nos está matan­do”, debe­mos des­truir­la. La dis­per­sión y ausen­cia de uni­dad es la que ha inter­pues­to el tre­men­do abis­mo que nos sepa­ra de nues­tro des­tino de Gran Nación, de poten­cia de huma­ni­dad y liber­tad. Rom­pa­mos las cade­nas men­ta­les y cul­tu­ra­les que engri­lle­tan la con­cien­cia colec­ti­va. Nues­tro deber es desoír el escla­vi­zan­te can­to de sire­na del impe­rio para escu­char la pala­bra amo­ro­sa del padre y Liber­ta­dor, que nos dice, que “uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pe­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos”. La uni­dad es nues­tra fuer­za y es nues­tra esperanza.
Recha­ce­mos con deco­ro patrio las bases y empla­za­mien­tos ope­ra­ti­vos de avan­za­da del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia. Cas­ti­gue­mos con el repu­dio colec­ti­vo a los gober­nan­tes vasa­llos, de colo­nia, que per­mi­tie­ron el ultra­je y que pres­ta­ron el terri­to­rio como base de agre­sión yan­qui con­tra los pue­blos del con­ti­nen­te; a los apá­tri­das que han arro­di­lla­do por 200 años nues­tra dig­ni­dad ante el águi­la impe­rial, y que han cla­va­do la daga de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal en el cora­zón de la Colom­bia hemis­fé­ri­ca; a los des­ver­gon­za­dos peo­nes del impe­rio que pres­tan su sen­ti­mien­to escla­vo para ata­jar a nom­bre de Washing­ton la incon­te­ni­ble ola boli­va­ria­na que reco­rre el continente.
La mar­cha patrió­ti­ca bicen­te­na­ria está en movi­mien­to. Como decía Bolí­var: “el impul­so de la revo­lu­ción está dado, ya nadie lo pue­de con­te­ner (…) El ejem­plo de la liber­tad es seduc­tor, y el de la liber­tad domés­ti­ca es impe­rio­so y arre­ba­ta­dor (…) Debe­mos triun­far por el camino de la revo­lu­ción y no por otro (…) La ley de la repar­ti­ción de bie­nes es para toda Colombia”.
La movi­li­za­ción de pue­blos ha comen­za­do. Ya esta­mos en bata­lla. Con la espa­da del Gran Héroe triun­fa­rá la inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va, la Patria Gran­de y el Socialismo.
Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia julio 15 de 2010
Año bicen­te­na­rio del gri­to de independencia
Publi­ca­do por Soli­da­ri­dad FARC-EP en 18:56 0 comen­ta­rios Enla­ces a esta entrada

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.