Ausen­cia de volun­tad de paz – ELN

Varios paí­ses que inte­gran UNASUR han mani­fes­ta­do con cla­ri­dad que el con­flic­to colom­biano, al no ser resuel­to tenien­do en cuen­ta el inte­rés de toda la nación, la oli­gar­quía y el impe­rio pre­ten­den tomar­lo como jus­ti­fi­ca­ción para sus pre­ten­sio­nes gue­rre­ris­tas, tan­to en el país como en el con­ti­nen­te.

La Insur­gen­cia Colom­bia­na, y en par­ti­cu­lar el ELN siem­pre ha expre­sa­do su volun­tad para bus­car una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to. Este camino hacia la paz impli­ca trans­for­ma­cio­nes de fon­do a la socie­dad, pues de nada val­dría hacer­le reve­ren­cias a una ban­de­ra blan­ca para que la pobre­za, la indi­gen­cia, el des­pla­za­mien­to for­za­do de 5 millo­nes de com­pa­trio­tas, los miles de mal lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos”, el ram­pan­te des­em­pleo, la com­pli­ci­dad con los neo­pa­ra­mi­li­ta­res y la corrup­ción des­afo­ra­da, entre otras pla­gas, sigan devo­rán­do­se sin pie­dad a nues­tra que­ri­da Colom­bia.

Nin­guno de los pode­res del Esta­do han que­ri­do enfren­tar estas pla­gas, por el con­tra­rio han actua­do como ver­da­de­ros cata­li­za­do­res y ade­más se han opues­to a bus­car cami­nos para su supera­ción. 

La oli­gar­quía colom­bia­na ha pre­ten­di­do ven­der la ima­gen que la Insur­gen­cia no quie­re la paz por­que no se des­mo­vi­li­za y se des­ar­ma. ¿No sería más lógi­co pedir­les a ellos que des­ar­men y des­mo­vi­li­cen el mon­tón de pla­gas que seña­la­mos atrás? A todas luces eso es vio­la­to­rio a sus leyes y a su Cons­ti­tu­ción.

En esen­cia, la sali­da polí­ti­ca al con­flic­to impli­ca tener el valor de ofre­cer otro camino dis­tin­to a la gue­rra para cons­truir un futu­ro de equi­dad, de jus­ti­cia social, demo­cra­cia real, de sobe­ra­nía nacio­nal. El Esta­do Colom­biano y la oli­gar­quía han teni­do la opor­tu­ni­dad para hacer­lo, los recur­sos y el tiem­po, pero no lo han hecho. Habría que pre­gun­tar­se el por qué. Sin duda es la ausen­cia de volun­tad de paz.

Para todos aque­llos que les gus­ta apo­yar sus deci­sio­nes polí­ti­cas en el sen­tir mayo­ri­ta­rio de la pobla­ción, sería bueno que recuer­den que en 1.998 hubo más de 10 millo­nes de votos a favor de una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to. Que hoy equi­val­drían a más de 15 millo­nes de votos, muchos más que los saca­dos por San­tos con ayu­da de mafias y para­cos. La nega­ción de esta volun­tad popu­lar por par­te de Uri­be, ha hecho que Colom­bia pier­da casi una déca­da de su futu­ro, miles de millo­nes de dóla­res deja­ron de inver­tir­se en bien­es­tar social para des­ti­nar­los a la gue­rra.

Esta­mos por una sali­da polí­ti­ca, de cara al país, que se abra la par­ti­ci­pa­ción de la socie­dad en la dis­cu­sión de sus pro­ble­mas y en la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas de futu­ro, pues enten­de­mos que el con­flic­to interno tie­ne unas cau­sas que lo ori­gi­na­ron, y la supera­ción de ellas son la pre­mi­sa para cons­truir la paz.

En la pers­pec­ti­va de una autén­ti­ca sali­da polí­ti­ca al con­flic­to que inter­pre­te a las mayo­rías de Colom­bia, son bien­ve­ni­das las ini­cia­ti­vas de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y en par­ti­cu­lar las de UNASUR. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *