Cómo se ve en Irak la reti­ra­da de EE.UU.

PI03/​08/​10 El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Barack Oba­ma, con­fir­mó que cum­pli­rá con su pro­me­sa de reti­rar las uni­da­des de com­ba­te de Irak a fin de mes.

¿Qué país dejan las tro­pas de EE.UU.?

Pero en un país azo­ta­do por com­ple­ja cade­na de con­flic­tos sec­ta­rios que hace pen­der de un hilo la demo­cra­cia, aus­pi­cia­da pre­ci­sa­men­te por EE.UU. y las demás fuer­zas inva­so­ras, ¿cuán opor­tu­na es la par­ti­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses? y ¿cómo ven los ira­quíes este esce­na­rio?

En pri­mer lugar, EE.UU. aban­do­na un país sin gobierno. Tras las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de mar­zo pasa­do, los líde­res loca­les aún no logran for­mar un nue­vo Poder Eje­cu­ti­vo.

En segun­do lugar, aun­que en Washing­ton ase­gu­ren que la poli­cía y el ejér­ci­to ira­quíes que­da­rán lis­tos para lidiar con la situa­ción, en Medio Orien­te rei­na el escep­ti­cis­mo.

Segu­ri­dad en duda

Como expli­ca el perio­dis­ta ira­quí Ali Al-Sha­waf, del ser­vi­cio ára­be de la BBC, casi nadie en su país, inclui­do el gobierno, cree que las fuer­zas loca­les vayan a estar pre­pa­ra­das para tomar el con­trol de la segu­ri­dad.
En esto coin­ci­de Ghas­san al-Atti­yah, direc­tor del Ins­ti­tu­to Ira­quí para la Demo­cra­cia y el Desa­rro­llo, con sede en Lon­dres.

Como le expli­có a BBC Mun­do, des­pués de que 144.000 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses no fue­ran capa­ces de brin­dar segu­ri­dad ‑pagan­do ade­más un alto pre­cio con nume­ro­sas bajas- la duda es qué hará el medio millón de poli­cías y sol­da­dos que «lamen­ta­ble­men­te no cum­plen con los están­da­res pro­fe­sio­na­les».

En este con­tex­to, el incre­men­to de los ata­ques mor­ta­les en julio ‑el más san­grien­to de los últi­mos dos años- aumen­ta la preo­cu­pa­ción de que la red al-Qae­da pue­da apro­ve­char el vacío polí­ti­co para ali­men­tar la vio­len­cia reli­gio­sa.

Entra­ma­do

En Irak hay sen­ti­mien­tos encon­tra­dos res­pec­to a la reti­ra­da esta­dou­ni­den­se.
Por un lado, a pesar de la preo­cu­pa­ción por la segu­ri­dad, la gran mayo­ría cele­bra la par­ti­da de EE.UU. Al-Sha­waf ase­gu­ró que la gran mayo­ría de la pobla­ción des­aprue­ba la pre­sen­cia esta­dou­ni­den­se en el país, tan­to en la teo­ría como en la prác­ti­ca.

Este no es el mejor momen­to para que las tro­pas se vayan. La vio­len­cia empeo­ra­rá y la gue­rra civil se va a recru­de­cer

Arif You­nes, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Dohuk

En la teo­ría, por­que los ven lisa y lla­na­men­te como inva­so­res. En la prác­ti­ca, por la gran can­ti­dad de civi­les ira­quíes que han resul­ta­do muer­tos, heri­dos y dete­ni­dos por esta­dou­ni­den­ses.

Escán­da­los como los abu­sos en la cár­cel de Abu Ghraib tam­po­co ayu­dan a la ima­gen de EE.UU. en el país asiá­ti­co.

Pero ana­li­zar los sen­ti­mien­tos de los ira­quíes es una tarea difí­cil, ya que hace fal­ta disec­cio­nar el com­ple­jo entra­ma­do sec­ta­rio y étni­co que da for­ma al país.

Por ejem­plo, la mino­ría kur­da está des­ilu­sio­na­da por la par­ti­da de EE.UU., al que ven como un pro­tec­tor que aho­ra los deja­rá a mer­ced de sus enemi­gos inter­nos y de los veci­nos tur­cos, ira­níes y sirios.

Pre­ci­sa­men­te des­de esa zona, en el Kur­dis­tán ira­quí, Arif You­nes, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Dohuk, le dijo a BBC Mun­do: «Este no es el mejor momen­to para que las tro­pas se vayan. La vio­len­cia empeo­ra­rá y la gue­rra civil se va a recru­de­cer».

En el sur, don­de la mayo­ría es ára­be, muchos esta­rán con­ten­tos, dijo You­nes, «pero en el nor­te sen­ti­mos afi­ni­dad con Esta­dos Uni­dos y el Rei­no Uni­do».

Entre la mayo­ría ára­be, son los suni­tas los que más cele­bran la reti­ra­da. Entre ellos impe­ra un fuer­te sen­ti­mien­to anti­es­ta­dou­ni­den­se tras haber sido los más mar­gi­na­dos y cas­ti­ga­dos des­pués del derro­ca­mien­to de su líder, Sad­dam Hus­sein.

El «fac­tor ira­ní»

La inter­ven­ción ira­ní, otro de los temo­res.
Sin embar­go, entre los suni­tas más mode­ra­dos hay quie­nes creen que EE.UU. debe­ría ser más cau­te­lo­so antes de dejar el país en manos de los diver­sos gru­pos chií­tas, alia­dos a los ira­níes.

Los chií­tas tam­bién están divi­di­dos. Según Ghas­san al-Atti­yah, los que en los últi­mos sie­te años se han alia­do a Tehe­rán se ale­gran, pero la mayo­ría le tie­ne mie­do al «fac­tor ira­ní».

El perio­dis­ta ára­be afir­mó que entre algu­nos inte­lec­tua­les ira­quíes hay temor de que la inci­pien­te demo­cra­cia se vea heri­da por la reti­ra­da de EE.UU. y que el país se vuel­va a una dic­ta­du­ra al tomar el poder fuer­zas pro ira­níes.

Para al-Atti­yah, des­de la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se se desa­rro­lló una cul­tu­ra de depen­den­cia, un acos­tum­bra­mien­to a que los esta­dou­ni­den­ses resuel­van los pro­ble­mas, y aho­ra hay temor de que los ira­quíes no logren resol­ver su situa­ción.

Ade­más, otro com­po­nen­te de la tra­ma es Israel. Los esta­dou­ni­den­ses son un para­cho­ques entre Irán e Israel y una vez que se reti­ren de Irak podrían dejar el terreno libre a la nación hebrea para ata­car a los islá­mi­cos, según el ana­lis­ta.

2011: ¿aban­dono estu­dia­do?

Para al-Atti­yah, la reti­ra­da es un «ries­go cal­cu­la­do» que EE.UU. asu­me: se va de Irak, da a enten­der que no tie­ne intere­ses allí y de paso deja a su rival Irán como la ame­na­za prin­ci­pal.

Ése es el men­sa­je que quie­re dar Wahing­ton y «así será como lo refle­ja­rán los medios», anti­ci­pó.
Sin embar­go, gran par­te de la opi­nión publi­ca rela­ti­vi­za la reti­ra­da: vale recor­dar que los 50.000 efec­ti­vos que que­da­rán como «ase­so­res» podrán seguir ejer­cien­do la fuer­za para «luchar con­tra el terro­ris­mo».

Por lo tan­to, el pro­ble­ma mayor será a par­tir de 2011, cuan­do real­men­te se vayan todos los esta­dou­ni­den­ses.
Toda­vía fal­ta un año y, como comen­tó el ana­lis­ta, «una sema­na en la polí­ti­ca es mucho tiem­po».

Fuen­te: BBC

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *