Ese toro ena­mo­ra­do de la luna – Jon Odrio­zo­la

El Par­la­ment ha prohi­bi­do la cele­bra­ción de corri­das de toros a par­tir de 2012. La Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar ha con­se­gui­do decla­rar Cata­lun­ya terri­to­rio libre del mal­tra­to al toro de lidia y de la lla­ma­da «fies­ta nacio­nal». Digo «mal­tra­to» y no «tor­tu­ra» pues que este últi­mo tér­mino sólo cabe apli­car­se, penal­men­te, a los huma­nos ‑en con­cre­to a los fun­cio­na­rios públi­cos- y no a los ani­ma­les.

Ya avi­so que no ten­go ni idea de toros y menos de la her­mé­ti­ca jer­ga que usan los crí­ti­cos tau­ri­nos que pare­cen diri­gir­se a una éli­te ducha en el supues­to «arte», otro­sí «cul­tu­ra», que es la lidia. No, sin embar­go, por no enten­der­lo abo­mino de Cúcha­res, Frascuelo,el con­fe­ren­cian­te Domin­go Orte­ga o el eru­di­to Luis Fran­cis­co Esplá. Estoy con­ven­ci­do de que hay afi­cio­na­dos que dis­fru­tan de este fes­te­jo. Y no por ver sufrir a un ani­mal ‑el toreo, en sus orí­ge­nes, era a caba­llo que sólo tenían los nobles mili­ta­res que alan­cea­ban al toro; ya con Feli­pe II, lo rejo­nea­ban; el toreo a pie es del siglo XIX, con caba­llos sin peto ni gual­dra­pa y des­pan­zu­rra­dos pero, eso sí, «demo­cra­ti­za­do» y profesionalizado‑, sino por lo que es la esen­cia de las corri­das: la emo­ción del peli­gro. En el siglo XVI el públi­co era toris­ta y no tore­ris­ta. No se enten­día una corri­da de toros sin que estos no cau­sa­ran estra­gos, era lo nor­mal, igual que en el cir­co romano de don­de vie­nen estas «tra­di­cio­nes» (y no de los godos o ára­bes). Ya enton­ces, los frai­les habla­ban ‑por razo­nes huma­ni­ta­rias- de «afei­tar» las astas del mor­la­co, impro­vi­sar enfer­me­rías y habi­li­tar bur­la­de­ros, o sea, todo inven­ta­do. Menos los vari­lar­gue­ros y los pica­do­res que son del XIX para faci­li­tar la labor a los dies­tros de a pie menos­ca­ban­do fie­re­za y tra­pío al bicho.

Quien tuvie­ra la suer­te de oír a don José Ber­ga­mín ‑como José Félix Azur­men­di cuan­do fue direc­tor de «Egin»-, ente­rra­do en Hon­da­rri­bia con flo­res del tore­ro gitano Rafael de Pau­la, hablan­do y escri­bien­do no mal sino muy bien de la tau­ro­ma­quia, no pue­de por menos de tras­ta­bi­llar en sus pasos. Eso dejan­do al mar­gen las reper­cu­sio­nes polí­ti­cas y/​o iden­ti­ta­rias, como se dice aho­ra, del con­ten­cio­so sin duda his­tó­ri­co en el que no entro no por fal­ta de ganas sino de espa­cio. Ber­ga­mín, poe­ta, polí­gra­fo, veía con otros ojos, su mira­da era otra. Los escri­to­res del 98 eran tau­ró­fo­bos. Los del 27 ‑como Bergamín‑, más gon­go­ri­nos y des­lum­bra­dos por el enfren­ta­mien­to hom­bre-ani­mal, trans­ver­be­ra­dos, tau­ró­fi­los. José Cadal­so, gadi­tano y mili­tar ilus­tra­do (no hay oxí­mo­ron) del siglo XVIII, pasa­ba ver­güen­za (no tore­ra) ante lo que hoy pasa por ser anto­no­ma­sia espa­ño­la.

Decía más arri­ba que al toro no se le tor­tu­ra sino que se le mal­tra­ta. Y ello delan­te de un públi­co que paga por ver un espec­tácu­lo. Esta es, a mi jui­cio, la cla­ve. Se paga por con­tem­plar una diver­sión don­de el toro mue­re ‑o el tore­ro- des­pués de ser, se vea como se vea, lace­ra­do de malas mane­ras. Si mue­re el artis­ta, ele­gía. Si mue­re, como es su pathos fatí­di­co, el mino­tau­ro no hay sino fathum y/​o indul­to del res­pe­ta­ble ¡por su bra­vu­ra! Un toro car­te­siano que pen­sa­ba ‑el gran Des­car­tes- que el ani­mal es una máqui­na sin ner­vios y no sufre, com­pues­to de cables y no car­tí­la­gos.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *