[Video] Los mapu­che no son cuba­nos- Ati­lio Boron​.com

Ati­lio Boron  Si hubie­ran sido cuba­nos… su huel­ga de ham­bre habría gana­do la pri­me­ra pla­na de la «pren­sa libre» de todo el mun­do.

Quie­nes cri­ti­ca­mos el ses­go ideo­ló­gi­co con­ser­va­dor de la auto­de­no­mi­na­da “pren­sa libre”, o “inde­pen­dien­te”, debe­mos luchar con­tra la con­vic­ción pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en la pobla­ción de que los medios infor­man y se limi­tan a “dar” la noti­cia, hacien­do a un lado cual­quier afán polí­ti­co. La visión que cul­ti­van los pode­res mediá­ti­cos es que ellos se limi­tan a “refle­jar” la reali­dad, y que cuan­do ela­bo­ran algu­na inter­pre­ta­ción de la mis­ma –que inevi­ta­ble­men­te es polí­ti­ca en la medi­da en que ata­ñe a una pro­ble­má­ti­ca públi­ca- tal cosa que­da cir­cuns­crip­ta a lo escri­to, o dicho, en las colum­nas edi­to­ria­les o de opi­nión, cla­ra­men­te dife­ren­cia­da de la par­te pro­pia­men­te infor­ma­ti­va que supues­ta­men­te es “apo­lí­ti­ca” y objetiva.

En reali­dad, sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, lo que ocu­rre es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: se infor­ma o se des­in­for­ma en fun­ción de la pers­pec­ti­va polí­ti­ca por la que cada medio ha toma­do par­ti­do, y ella tie­ne sólo dos posi­bles regis­tros: o se está por la con­ser­va­ción o se pro­po­ne la supera­ción del orden social exis­ten­te. En asun­tos como éste la “impar­cia­li­dad” es impo­si­ble. Un ejem­plo lumi­no­so de lo que deci­mos lo pro­por­cio­na el escan­da­lo­so silen­cio de la “pren­sa seria” de las Amé­ri­cas ante la huel­ga de ham­bre que, des­de hace más de 15 días, man­tie­nen 31 Mapu­ches en diver­sas cár­ce­les de Chi­le. Allí se encuen­tran dete­ni­dos como con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta apro­ba­da por Pino­chet. Pro­duc­to de esa mons­truo­sa legis­la­ción, toda­vía en vigor lue­go de 20 años de vida supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca, 57 Mapu­ches han dado con sus hue­sos en las cár­ce­les de la ejem­plar demo­cra­cia chi­le­na, y alre­de­dor de un cen­te­nar ha sido pro­ce­sa­do por la jus­ti­cia de ese país por luchar para recu­pe­rar la tie­rra de sus ancestros.

No sólo eso: el “esta­do de dere­cho” en Chi­le, tan ala­ba­do por ana­lis­tas y opi­nó­lo­gos al ser­vi­cio del impe­rio, hace posi­ble una abe­rra­ción jurí­di­ca que sin embar­go no pro­vo­ca nin­gún comen­ta­rio: que los dete­ni­dos pue­dan ser juz­ga­dos por la Jus­ti­cia Civil y tam­bién por la Mili­tar, por lo que corren el ries­go de ser con­de­na­dos en dos dife­ren­tes fue­ros por los mis­mos deli­tos que supues­ta­men­te habrían come­ti­do. Dos de los dete­ni­dos que recien­te­men­te se unie­ron a la huel­ga de ham­bre, Car­los Muñoz Hue­nu­man y Eduar­do Pai­ne­mil Peña, hicie­ron saber median­te el sitio web País Mapu­che (http://​pais​ma​pu​che​.org/​?​p​=​554) que, “con esta medi­da extre­ma y jus­ta, exten­de­mos la resis­ten­cia lle­va­da a cabo por los pre­sos polí­ti­cos Mapu­che en los dis­tin­tos pena­les chi­le­nos, que bus­ca denun­ciar las injus­ti­cias come­ti­das en con­tra de nues­tro pue­blo, las que se ven refle­ja­das en vio­len­tos alla­na­mien­tos, don­de sus víc­ti­mas son prin­ci­pal­men­te ancia­nos y niños; la uti­li­za­ción indis­cri­mi­na­da y arre­gla­da de tes­ti­gos pro­te­gi­dos inclu­yen­do meno­res de edad; el exce­si­vo tiem­po de las inves­ti­ga­cio­nes enca­be­za­das por el Minis­te­rio Públi­co que sólo per­pe­túan la pri­sión pre­ven­ti­va y en defi­ni­ti­va, recha­zar los mon­ta­jes polí­ti­co-judi­cia­les, sus­ten­ta­dos por la apli­ca­ción de la Ley anti­te­rro­ris­ta, que bus­can encar­ce­lar a lucha­do­res socia­les Mapu­che que hacen fren­te a la gue­rra de exter­mi­nio que nos decla­ró el Esta­do chileno.”

Lo que recla­man los Mapu­che, y que es el fun­da­men­to últi­mo de todas sus movi­li­za­cio­nes, es la devo­lu­ción de sus tie­rras ances­tra­les expro­pia­das vio­len­ta­men­te por los aban­de­ra­dos de la “civi­li­za­ción”. Sus homó­lo­gos del otro lado de la Cor­di­lle­ra, en la Argen­ti­na, decían que los pue­blos ori­gi­na­rios de la Pata­go­nia eran sal­va­jes por­que des­co­no­cían las sacro­san­tas vir­tu­des de la pro­pie­dad pri­va­da, y con ese pre­tex­to prac­ti­ca­ron su geno­ci­dio, dul­ci­fi­ca­do en la his­to­rio­gra­fía ofi­cial con el nom­bre de “Con­quis­ta del Desier­to”. En Chi­le esta mis­ma polí­ti­ca de exter­mi­nio reci­bió un nom­bre no menos cíni­co: la “Paci­fi­ca­ción de la Araucanía.”

En la Argen­ti­na esta tra­ge­dia fue docu­men­ta­da y denun­cia­da en la exten­sa obra del his­to­ria­dor Osval­do Bayer, y hoy exis­te una con­cien­cia cada vez más níti­da de los alcan­ces e impli­ca­cio­nes de este infa­me y san­grien­to des­po­jo. Para recu­pe­rar eso que les fue arre­ba­ta­do luchan hoy los Mapu­ches chi­le­nos; y tam­bién para poner fin a la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta a las luchas “del Pue­blo Nación Mapu­che”, como se con­sig­na en uno de sus docu­men­tos; aca­bar con la mili­ta­ri­za­ción de sus comu­ni­da­des, el doble pro­ce­sa­mien­to a manos de la Jus­ti­cia Civil y Mili­tar, la liber­tad de todos los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos Mapu­che, amén de otras deman­das más puntuales.

Como pue­de obser­var­se la agen­da de sus rei­vin­di­ca­cio­nes es fron­do­sa y de carác­ter estruc­tu­ral, y cons­pi­ra con­tra el acei­ta­do roda­je de la acu­mu­la­ción y explo­ta­ción capi­ta­lis­tas en boga en el Chi­le actual. Por eso la huel­ga de los Mapu­ches no es noti­cia y debe ser silen­cia­da; ocu­rre, pero no lle­ga al espa­cio públi­co y poquí­si­mas per­so­nas pue­den ente­rar­se de lo acon­te­ci­do. El prin­ci­pal dia­rio chi­leno, el archi-gol­pis­ta y con­tu­maz pino­che­tis­ta El Mer­cu­rio ‑inmor­ta­li­za­do en la denun­cia de los estu­dian­tes en 1967 que se sin­te­ti­za­ba en la fra­se “Chi­leno: El Mer­cu­rio mien­te”- mien­te otra vez y nada dice al res­pec­to. Al bus­car en su archi­vo “huel­ga de ham­bre” los resul­ta­dos que arro­ja se refie­ren, pre­vi­si­ble­men­te, a los “disi­den­tes cuba­nos”, o a un ayuno de algu­nos diri­gen­tes de clu­bes de fút­bol boli­via­nos, o a un par de epi­so­dios simi­la­res en su intras­cen­den­cia. Si uno per­sis­te en la bús­que­da sur­ge una ava­lan­cha de infor­ma­cio­nes sobre la huel­ga de ham­bre de Zapa­ta y Fari­ña en Cuba, acom­pa­ña­da de estre­me­ce­do­ras foto­gra­fías cuyo impac­to no pue­de ser otro que el de sus­ci­tar la incon­di­cio­nal soli­da­ri­dad del lec­tor o tele­vi­den­te con la víctima.

Si se con­ti­núa la bús­que­da bajo el nom­bre de “Mapu­ches” lo que apa­re­ce es una refe­ren­cia a una ocu­pa­ción de tie­rras rea­li­za­da el jue­ves pasa­do; la pre­sen­cia de un sol Mapu­che en el nue­vo bille­te de $ 20.000 emi­ti­do por el Ban­co Cen­tral de Chi­le y la deten­ción de un miem­bro de esa etnia que habría par­ti­ci­pa­do en un ata­que incen­dia­rio en La Arau­ca­nía. Los huel­guis­tas y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos no son noti­cias, no son repor­ta­dos; son “des­apa­re­ci­dos mediá­ti­cos”, y la opi­nión públi­ca nada sabe de ellos. Un espe­so man­to de silen­cio (cóm­pli­ce) es arro­ja­do por el más impor­tan­te dia­rio de Chi­le, y por las agen­cias noti­cio­sas que debe­rían haber comu­ni­ca­do la nove­dad. Fue Gra­cias a Tele­Sur que nos ente­ra­mos de esta situa­ción, algo que los “medios de con­fu­sión de masas” se encar­ga­ron de silenciar.

Una bús­que­da en La Nación de Bue­nos Aires sólo sir­ve para rati­fi­car la mis­ma evi­den­cia y su “desin­te­re­sa­da” soli­da­ri­dad con Fari­ña y los disi­den­tes cuba­nos, sobre­sa­lien­do en su empe­ño el inefa­ble Mari­to Var­gas Llo­sa quien dan­do nue­vas mues­tras de su igno­mi­nio­sa capi­tu­la­ción ideo­ló­gi­ca exal­ta a aqué­llos como ver­da­de­ros “héroes de nues­tro tiem­po.” Cla­ro, de la huel­ga de ham­bre de los 31 Mapu­ches no dice ni una pala­bra. Esos no son héroes sino indios cima­rro­nes, que mere­cen pudrir­se en la cár­cel y enfren­tar un doble jui­cio civil y mili­tar ¡Ima­gí­nen­se lo que Mari­to diría si algo seme­jan­te ocu­rrie­ra en Cuba, Vene­zue­la, Boli­via o Ecua­dor? Se ras­ga­ría las ves­ti­du­ras, pon­dría el gri­to en el cie­lo, deplo­ra­ría este ata­que al “esta­do de dere­cho”, lla­ma­ría a la pren­sa inter­na­cio­nal y a todos los inte­lec­tua­les finan­cia­dos por el impe­rio a infor­mar sobre el asun­to, y a los líde­res del “mun­do libre” a san­cio­nar a los paí­ses cuyos infa­mes gober­nan­tes come­ten tama­ño atro­pe­llo. Pero para ganar la pri­me­ra pla­na de los gran­des oli­go­po­lios mediá­ti­cos que con­tro­lan de mane­ra casi abso­lu­ta la infor­ma­ción a nivel mun­dial no bas­ta con una huel­ga de ham­bre. Hay que hacer­la en el sitio apro­pia­do: Cuba, en pri­mer lugar, o en Vene­zue­la, Boli­via o Ecua­dor. En otro lugar no es noti­cia. “Liber­tad de pren­sa”, que le dicen.


Los invi­to a escu­char, y ver, un vídeo don­de la inigua­la­ble Vio­le­ta Parra des­cri­be el dra­ma de los mapuches: 

www​.ati​lio​bo​ron​.com /​La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.