[Video] Los mapu­che no son cuba­nos- Ati­lio Boron​.com

Ati­lio Boron  Si hubie­ran sido cuba­nos… su huel­ga de ham­bre habría gana­do la pri­me­ra pla­na de la «pren­sa libre» de todo el mun­do.

Quie­nes cri­ti­ca­mos el ses­go ideo­ló­gi­co con­ser­va­dor de la auto­de­no­mi­na­da “pren­sa libre”, o “inde­pen­dien­te”, debe­mos luchar con­tra la con­vic­ción pro­fun­da­men­te arrai­ga­da en la pobla­ción de que los medios infor­man y se limi­tan a “dar” la noti­cia, hacien­do a un lado cual­quier afán polí­ti­co. La visión que cul­ti­van los pode­res mediá­ti­cos es que ellos se limi­tan a “refle­jar” la reali­dad, y que cuan­do ela­bo­ran algu­na inter­pre­ta­ción de la mis­ma –que inevi­ta­ble­men­te es polí­ti­ca en la medi­da en que ata­ñe a una pro­ble­má­ti­ca públi­ca- tal cosa que­da cir­cuns­crip­ta a lo escri­to, o dicho, en las colum­nas edi­to­ria­les o de opi­nión, cla­ra­men­te dife­ren­cia­da de la par­te pro­pia­men­te infor­ma­ti­va que supues­ta­men­te es “apo­lí­ti­ca” y obje­ti­va.

En reali­dad, sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, lo que ocu­rre es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: se infor­ma o se des­in­for­ma en fun­ción de la pers­pec­ti­va polí­ti­ca por la que cada medio ha toma­do par­ti­do, y ella tie­ne sólo dos posi­bles regis­tros: o se está por la con­ser­va­ción o se pro­po­ne la supera­ción del orden social exis­ten­te. En asun­tos como éste la “impar­cia­li­dad” es impo­si­ble. Un ejem­plo lumi­no­so de lo que deci­mos lo pro­por­cio­na el escan­da­lo­so silen­cio de la “pren­sa seria” de las Amé­ri­cas ante la huel­ga de ham­bre que, des­de hace más de 15 días, man­tie­nen 31 Mapu­ches en diver­sas cár­ce­les de Chi­le. Allí se encuen­tran dete­ni­dos como con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta apro­ba­da por Pino­chet. Pro­duc­to de esa mons­truo­sa legis­la­ción, toda­vía en vigor lue­go de 20 años de vida supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca, 57 Mapu­ches han dado con sus hue­sos en las cár­ce­les de la ejem­plar demo­cra­cia chi­le­na, y alre­de­dor de un cen­te­nar ha sido pro­ce­sa­do por la jus­ti­cia de ese país por luchar para recu­pe­rar la tie­rra de sus ances­tros.

No sólo eso: el “esta­do de dere­cho” en Chi­le, tan ala­ba­do por ana­lis­tas y opi­nó­lo­gos al ser­vi­cio del impe­rio, hace posi­ble una abe­rra­ción jurí­di­ca que sin embar­go no pro­vo­ca nin­gún comen­ta­rio: que los dete­ni­dos pue­dan ser juz­ga­dos por la Jus­ti­cia Civil y tam­bién por la Mili­tar, por lo que corren el ries­go de ser con­de­na­dos en dos dife­ren­tes fue­ros por los mis­mos deli­tos que supues­ta­men­te habrían come­ti­do. Dos de los dete­ni­dos que recien­te­men­te se unie­ron a la huel­ga de ham­bre, Car­los Muñoz Hue­nu­man y Eduar­do Pai­ne­mil Peña, hicie­ron saber median­te el sitio web País Mapu­che (http://​pais​ma​pu​che​.org/​?​p​=​554) que, “con esta medi­da extre­ma y jus­ta, exten­de­mos la resis­ten­cia lle­va­da a cabo por los pre­sos polí­ti­cos Mapu­che en los dis­tin­tos pena­les chi­le­nos, que bus­ca denun­ciar las injus­ti­cias come­ti­das en con­tra de nues­tro pue­blo, las que se ven refle­ja­das en vio­len­tos alla­na­mien­tos, don­de sus víc­ti­mas son prin­ci­pal­men­te ancia­nos y niños; la uti­li­za­ción indis­cri­mi­na­da y arre­gla­da de tes­ti­gos pro­te­gi­dos inclu­yen­do meno­res de edad; el exce­si­vo tiem­po de las inves­ti­ga­cio­nes enca­be­za­das por el Minis­te­rio Públi­co que sólo per­pe­túan la pri­sión pre­ven­ti­va y en defi­ni­ti­va, recha­zar los mon­ta­jes polí­ti­co-judi­cia­les, sus­ten­ta­dos por la apli­ca­ción de la Ley anti­te­rro­ris­ta, que bus­can encar­ce­lar a lucha­do­res socia­les Mapu­che que hacen fren­te a la gue­rra de exter­mi­nio que nos decla­ró el Esta­do chi­leno.”

Lo que recla­man los Mapu­che, y que es el fun­da­men­to últi­mo de todas sus movi­li­za­cio­nes, es la devo­lu­ción de sus tie­rras ances­tra­les expro­pia­das vio­len­ta­men­te por los aban­de­ra­dos de la “civi­li­za­ción”. Sus homó­lo­gos del otro lado de la Cor­di­lle­ra, en la Argen­ti­na, decían que los pue­blos ori­gi­na­rios de la Pata­go­nia eran sal­va­jes por­que des­co­no­cían las sacro­san­tas vir­tu­des de la pro­pie­dad pri­va­da, y con ese pre­tex­to prac­ti­ca­ron su geno­ci­dio, dul­ci­fi­ca­do en la his­to­rio­gra­fía ofi­cial con el nom­bre de “Con­quis­ta del Desier­to”. En Chi­le esta mis­ma polí­ti­ca de exter­mi­nio reci­bió un nom­bre no menos cíni­co: la “Paci­fi­ca­ción de la Arau­ca­nía.”

En la Argen­ti­na esta tra­ge­dia fue docu­men­ta­da y denun­cia­da en la exten­sa obra del his­to­ria­dor Osval­do Bayer, y hoy exis­te una con­cien­cia cada vez más níti­da de los alcan­ces e impli­ca­cio­nes de este infa­me y san­grien­to des­po­jo. Para recu­pe­rar eso que les fue arre­ba­ta­do luchan hoy los Mapu­ches chi­le­nos; y tam­bién para poner fin a la apli­ca­ción de la Ley Anti­te­rro­ris­ta a las luchas “del Pue­blo Nación Mapu­che”, como se con­sig­na en uno de sus docu­men­tos; aca­bar con la mili­ta­ri­za­ción de sus comu­ni­da­des, el doble pro­ce­sa­mien­to a manos de la Jus­ti­cia Civil y Mili­tar, la liber­tad de todos los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos Mapu­che, amén de otras deman­das más pun­tua­les.

Como pue­de obser­var­se la agen­da de sus rei­vin­di­ca­cio­nes es fron­do­sa y de carác­ter estruc­tu­ral, y cons­pi­ra con­tra el acei­ta­do roda­je de la acu­mu­la­ción y explo­ta­ción capi­ta­lis­tas en boga en el Chi­le actual. Por eso la huel­ga de los Mapu­ches no es noti­cia y debe ser silen­cia­da; ocu­rre, pero no lle­ga al espa­cio públi­co y poquí­si­mas per­so­nas pue­den ente­rar­se de lo acon­te­ci­do. El prin­ci­pal dia­rio chi­leno, el archi-gol­pis­ta y con­tu­maz pino­che­tis­ta El Mer­cu­rio ‑inmor­ta­li­za­do en la denun­cia de los estu­dian­tes en 1967 que se sin­te­ti­za­ba en la fra­se “Chi­leno: El Mer­cu­rio mien­te”- mien­te otra vez y nada dice al res­pec­to. Al bus­car en su archi­vo “huel­ga de ham­bre” los resul­ta­dos que arro­ja se refie­ren, pre­vi­si­ble­men­te, a los “disi­den­tes cuba­nos”, o a un ayuno de algu­nos diri­gen­tes de clu­bes de fút­bol boli­via­nos, o a un par de epi­so­dios simi­la­res en su intras­cen­den­cia. Si uno per­sis­te en la bús­que­da sur­ge una ava­lan­cha de infor­ma­cio­nes sobre la huel­ga de ham­bre de Zapa­ta y Fari­ña en Cuba, acom­pa­ña­da de estre­me­ce­do­ras foto­gra­fías cuyo impac­to no pue­de ser otro que el de sus­ci­tar la incon­di­cio­nal soli­da­ri­dad del lec­tor o tele­vi­den­te con la víc­ti­ma.

Si se con­ti­núa la bús­que­da bajo el nom­bre de “Mapu­ches” lo que apa­re­ce es una refe­ren­cia a una ocu­pa­ción de tie­rras rea­li­za­da el jue­ves pasa­do; la pre­sen­cia de un sol Mapu­che en el nue­vo bille­te de $ 20.000 emi­ti­do por el Ban­co Cen­tral de Chi­le y la deten­ción de un miem­bro de esa etnia que habría par­ti­ci­pa­do en un ata­que incen­dia­rio en La Arau­ca­nía. Los huel­guis­tas y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos no son noti­cias, no son repor­ta­dos; son “des­apa­re­ci­dos mediá­ti­cos”, y la opi­nión públi­ca nada sabe de ellos. Un espe­so man­to de silen­cio (cóm­pli­ce) es arro­ja­do por el más impor­tan­te dia­rio de Chi­le, y por las agen­cias noti­cio­sas que debe­rían haber comu­ni­ca­do la nove­dad. Fue Gra­cias a Tele­Sur que nos ente­ra­mos de esta situa­ción, algo que los “medios de con­fu­sión de masas” se encar­ga­ron de silen­ciar.

Una bús­que­da en La Nación de Bue­nos Aires sólo sir­ve para rati­fi­car la mis­ma evi­den­cia y su “desin­te­re­sa­da” soli­da­ri­dad con Fari­ña y los disi­den­tes cuba­nos, sobre­sa­lien­do en su empe­ño el inefa­ble Mari­to Var­gas Llo­sa quien dan­do nue­vas mues­tras de su igno­mi­nio­sa capi­tu­la­ción ideo­ló­gi­ca exal­ta a aqué­llos como ver­da­de­ros “héroes de nues­tro tiem­po.” Cla­ro, de la huel­ga de ham­bre de los 31 Mapu­ches no dice ni una pala­bra. Esos no son héroes sino indios cima­rro­nes, que mere­cen pudrir­se en la cár­cel y enfren­tar un doble jui­cio civil y mili­tar ¡Ima­gí­nen­se lo que Mari­to diría si algo seme­jan­te ocu­rrie­ra en Cuba, Vene­zue­la, Boli­via o Ecua­dor? Se ras­ga­ría las ves­ti­du­ras, pon­dría el gri­to en el cie­lo, deplo­ra­ría este ata­que al “esta­do de dere­cho”, lla­ma­ría a la pren­sa inter­na­cio­nal y a todos los inte­lec­tua­les finan­cia­dos por el impe­rio a infor­mar sobre el asun­to, y a los líde­res del “mun­do libre” a san­cio­nar a los paí­ses cuyos infa­mes gober­nan­tes come­ten tama­ño atro­pe­llo. Pero para ganar la pri­me­ra pla­na de los gran­des oli­go­po­lios mediá­ti­cos que con­tro­lan de mane­ra casi abso­lu­ta la infor­ma­ción a nivel mun­dial no bas­ta con una huel­ga de ham­bre. Hay que hacer­la en el sitio apro­pia­do: Cuba, en pri­mer lugar, o en Vene­zue­la, Boli­via o Ecua­dor. En otro lugar no es noti­cia. “Liber­tad de pren­sa”, que le dicen.


Los invi­to a escu­char, y ver, un vídeo don­de la inigua­la­ble Vio­le­ta Parra des­cri­be el dra­ma de los mapu­ches:

www​.ati​lio​bo​ron​.com /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *