Pue­blo que can­ta no mue­re – Jesús Valen­cia

En aque­llos pue­blos de mi infan­cia se gas­ta­ba poco y se can­ta­ba mucho. Las mozas gor­jea­ban las can­cio­nes de moda mien­tras ten­dían la cola­da y los labra­do­res – cuan­do la fae­na lo per­mi­tía- hacían gala de sus voces ento­na­das. Aque­lla afi­ción al can­to tenía vis­to­sas expre­sio­nes gru­pa­les: jun­tos can­ta­ban los auro­ros que nos des­per­ta­ban con sus arpe­gios o la moci­na que, reu­ni­da en la pla­za, hacía de la sobre­me­sa fes­ti­va una exhi­bi­ción poli­fó­ni­ca. Cua­tro sar­di­nas vie­jas, unas guin­di­llas y algu­nos tra­gos bas­ta­ban para que las taber­nas se con­vir­tie­ran en un reme­do cutre del Odeón.

La afi­ción al can­to que yo cono­cí en aque­lla Nafa­rroa rural esta­ba muy arrai­ga­da en toda Eus­kal Herria: Olen­tze­ro, las ron­das de Año Vie­jo, San­ta Águe­da, las pas­to­ra­les… La vie­ja afi­ción al can­to faci­li­tó la eclo­sión coral que se pro­du­jo a fina­les del siglo XIX. A nues­tro pue­blo, que vivía enton­ces bajo el trau­ma de la recien­te usur­pa­ción foral, le dio por can­tar. Sur­gió un impor­tan­te movi­mien­to cul­tu­ral que pre­ten­día sal­var con las artes lo que nos habían roba­do con caño­nes y bayo­ne­tas. Unos con la plu­ma y otros con las cor­cheas defen­dían nues­tra iden­ti­dad. En el con­tex­to urbano fue­ron sur­gien­do los orfeo­nes que desem­pe­ña­ron un impor­tan­te papel polí­ti­co; el Orfeón Pam­plo­nés tras­la­dó a Ger­ni­ka la indig­na­ción nava­rra con­tra el expo­lia­dor minis­tro Gama­zo. Sur­gie­ron tam­bién mul­ti­tud de coros que, en aque­llos tiem­pos de dura con­fron­ta­ción iden­ti­ta­ria e ideo­ló­gi­ca, ser­vían para dife­ren­ciar a los hijos de Sabino Ara­na de los de Pablo Igle­sias; has­ta éstos tenían un toque vas­quis­ta y daban a cono­cer las can­cio­nes de la tie­rra. Supe­ra­da aque­lla fase, la músi­ca coral ha sido un impor­tan­te ele­men­to aglu­ti­na­dor por enci­ma de siglas y ten­den­cias.

Jose Anto­nio Agi­rre, en junio de 1937, pen­só que todo se aca­ba­ba. Casi como tes­ta­men­to, encar­gó que orga­ni­za­ran coros para que ‑con sus melo­días- recor­da­ran ante el mun­do a un pue­blo «que murió por su liber­tad». Por suer­te, la reali­dad no fue tan som­bría. Con el paso de los años, el eus­ka­ra comen­zó su recu­pe­ra­ción y, con la len­gua, el can­to. Los pro­mo­to­res de las ikas­to­las acos­tum­bra­ban a salir por las calles para can­tar en nues­tra len­gua y socia­li­zar­la: «Jal­gi hadi pla­za­ra». Hace 14 años, los eus­kal­du­nes de Bia­rritz ini­cia­ron el «Kan­tuz kan­tu»; casi inme­dia­ta­men­te siguie­ron su ejem­plo los baio­ne­ses. A par­tir de 1998, Eus­kal Herria fue con­du­ci­da a un túnel repre­si­vo que toda­vía con­ti­núa. Fran­cia y Espa­ña reac­ti­va­ron la inqui­si­ción y die­ron casi por con­clui­da la asi­mi­la­ción de los vas­cos. Estos, como en pare­ci­das oca­sio­nes, res­pon­die­ron can­tan­do. Hoy son cien­tos los gru­pos que se reúnen de for­ma perió­di­ca para can­tar por las calles en eus­ka­ra: ejer­ci­cio colec­ti­vo de recu­pe­ra­ción cul­tu­ral, res­pues­ta a la into­le­ran­cia, encuen­tro entre dife­ren­tes, tera­pia gru­pal, reafir­ma­ción iden­ti­ta­ria, cons­truc­ción nacio­nal… Kan­tuz no es la úni­ca, pero sí una de las colum­nas ‑armo­nio­sa y fes­ti­va- en las que se va asen­tan­do la res­tau­ra­ción de nues­tro Esta­do.

En Nafa­rroa se sigue ento­nan­do esta jota: «Pue­blo que can­ta, no muere/​dicen que dijo el juglar/​y, si es ver­dad lo que dijo,/ Vas­co­nia no mori­rá».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *