“La uni­dad es nues­tra arma estra­té­gi­ca”- Raul Castro

Que­ri­das com­pa­ñe­ras y compañeros:

Esta sesión de la Asam­blea Nacio­nal ha apro­ba­do dos impor­tan­tes ins­tru­men­tos jurí­di­cos, la Ley modi­fi­ca­ti­va de la actual Divi­sión Polí­ti­co Admi­nis­tra­ti­va y el Códi­go de Segu­ri­dad Vial.

Las modi­fi­ca­cio­nes a la Divi­sión Polí­ti­co Admi­nis­tra­ti­va han sido amplia­men­te difun­di­das en nues­tra pren­sa y dis­cu­ti­das a lo lar­go de los meses pasa­dos en los terri­to­rios invo­lu­cra­dos, así como en las ins­tan­cias corres­pon­dien­tes del Par­ti­do, el Gobierno y el Esta­do, lo cual me per­mi­te no entrar en deta­lles, sólo sub­ra­yar que su pro­pó­si­to prin­ci­pal es ele­var la aten­ción a la pobla­ción median­te una orga­ni­za­ción más fun­cio­nal y racio­nal de la admi­nis­tra­ción y del Gobierno. Con ello ade­más esta­mos dan­do cum­pli­mien­to a los acuer­dos adop­ta­dos por suce­si­vos con­gre­sos del Par­ti­do acer­ca de la nece­si­dad de, trans­cu­rri­do un tiem­po pru­den­cial, some­ter la Divi­sión Polí­ti­co Admi­nis­tra­ti­va a aná­li­sis para ajus­tar­la a las con­di­cio­nes existentes.

Las nue­vas pro­vin­cias Arte­mi­sa y Maya­be­que nace­rán el 1º de enero de 2011 sin repe­tir los erro­res que han acom­pa­ña­do el tra­ba­jo de los órga­nos loca­les del Poder Popu­lar, bajo una con­cep­ción de aho­rro y uso racio­nal de todos los recur­sos, en par­ti­cu­lar con plan­ti­llas ajus­ta­das a sus fun­cio­nes y una cla­ra deli­mi­ta­ción de facul­ta­des en las inter­re­la­cio­nes con los orga­nis­mos de la admi­nis­tra­ción cen­tral del Esta­do, las empre­sas nacio­na­les y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y de masas.

Por su par­te, el Códi­go de Segu­ri­dad Vial, cuya apro­ba­ción apla­za­mos en la sesión ante­rior para pro­fun­di­zar en su con­te­ni­do, con­ci­liar las dis­cre­pan­cias enton­ces exis­ten­tes y avan­zar en la ela­bo­ra­ción de las dis­po­si­cio­nes com­ple­men­ta­rias, cons­ti­tu­ye una con­tri­bu­ción a la ele­va­ción de la dis­ci­pli­na social y la pre­ser­va­ción de la vida huma­na, así como la dis­mi­nu­ción de cuan­tio­sas pér­di­das económicas.

Pasan­do a otros asun­tos, no me son aje­nas las expec­ta­ti­vas que lógi­ca­men­te gene­ran los dis­cur­sos en oca­sión del 26 de julio y en el Par­la­men­to. A algu­nos les sor­pren­dió que las pala­bras cen­tra­les en San­ta Cla­ra fue­ran pro­nun­cia­das por el com­pa­ñe­ro Macha­do Ven­tu­ra, un mag­ní­fi­co dis­cur­so por cierto.

Es ver­dad que des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción esa tarea siem­pre le corres­pon­dió al com­pa­ñe­ro Fidel y en con­ta­das oca­sio­nes a mí, pero lo impor­tan­te no es el ora­dor, sino el con­te­ni­do de esa inter­ven­ción, que expre­sa la opi­nión cole­gia­da de la direc­ción del Par­ti­do y del Esta­do sobre las cues­tio­nes más rele­van­tes del queha­cer nacional.

Varias agen­cias de pren­sa y auto­ti­tu­la­dos “ana­lis­tas” del tema Cuba, dedi­ca­ron duran­te los días pre­vios y pos­te­rio­res al acto por el 26 de julio innu­me­ra­bles noti­cias y artícu­los en los que, ter­gi­ver­san­do nues­tra reali­dad, anti­ci­pa­ban con estri­den­cia el anun­cio de supues­tas refor­mas en nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co y social y la apli­ca­ción de rece­tas capi­ta­lis­tas para encau­zar la eco­no­mía; algu­nos inclu­so se atre­vie­ron a des­cri­bir la exis­ten­cia de una lucha entre ten­den­cias en la Direc­ción de la Revo­lu­ción y todos coin­ci­den en recla­mar­nos cam­bios más rápi­dos y más pro­fun­dos en la línea de des­mon­tar el socialismo.

Al obser­var fría­men­te estas cam­pa­ñas de pren­sa que­da evi­den­cia­do que casi todas las agen­cias se guían por un mis­mo hilo con­duc­tor. No me refie­ro a los perio­dis­tas, obli­ga­dos a some­ter­se a la línea edi­to­rial que les tra­zan y exi­gen los con­sor­cios mediá­ti­cos sobre Cuba, aun­que a veces uti­li­zan las mis­mas fra­ses y cali­fi­ca­ti­vos pre­fa­bri­ca­dos. No pocas veces párra­fos com­ple­tos idén­ti­cos, inde­pen­dien­te­men­te de si son de una región del mun­do o de otra.

Con la expe­rien­cia acu­mu­la­da en los más de 55 años de lucha revo­lu­cio­na­ria, pare­ce que no vamos tan mal, ni que el deses­pe­ro y la frus­tra­ción sean nues­tros com­pa­ñe­ros de via­je. Si nos elo­gia­ran, enton­ces sí ten­dría­mos moti­vos para preocuparnos.

Como afir­mó el com­pa­ñe­ro Macha­do el pasa­do 26 de julio: cito: “pro­se­gui­re­mos con sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad, paso a paso, al rit­mo que deter­mi­ne­mos noso­tros, sin impro­vi­sa­cio­nes ni pre­ci­pi­ta­cio­nes, para no errar y dejar atrás defi­ni­ti­va­men­te erro­res o medi­das que no se avie­nen a las con­di­cio­nes actua­les” (fin de la cita).

La uni­dad entre los revo­lu­cio­na­rios y entre la direc­ción de la Revo­lu­ción y la mayo­ría del pue­blo es nues­tra más impor­tan­te arma estra­té­gi­ca, la que nos ha per­mi­ti­do lle­gar has­ta aquí y con­ti­nuar en el futu­ro per­fec­cio­nan­do el socialismo.

Aun­que les due­la a los enemi­gos, nues­tra uni­dad es hoy más sóli­da que nun­ca, no es fru­to de la fal­sa una­ni­mi­dad o de la simu­la­ción opor­tu­nis­ta, la uni­dad no exclu­ye las dis­cre­pan­cias hones­tas, sino que pre­su­po­ne la dis­cu­sión de ideas dife­ren­tes, pero con los mis­mos pro­pó­si­tos fina­les de jus­ti­cia social y de sobe­ra­nía nacio­nal, lo que nos per­mi­ti­rá siem­pre lle­gar a las mejo­res decisiones.

La uni­dad se fomen­ta y cose­cha en la más amplia demo­cra­cia socia­lis­ta y en la dis­cu­sión abier­ta de todos los asun­tos, por sen­si­bles que sean, con el pueblo.

Hablan­do de temas sen­si­bles, debo infor­mar­les que lue­go de meses de estu­dio en el mar­co de la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano, el Con­se­jo de Minis­tros en su últi­ma reu­nión, efec­tua­da los días 16 y 17 de julio, con la par­ti­ci­pa­ción de los vice­pre­si­den­tes del Con­se­jo de Esta­do, otros miem­bros del Buró Polí­ti­co y del Secre­ta­ria­do del Comi­té Cen­tral, los pri­me­ros secre­ta­rios de los comi­tés pro­vin­cia­les del Par­ti­do y los pre­si­den­tes de los con­se­jos de la admi­nis­tra­ción pro­vin­cial, así como los cua­dros cen­tros de la CTC, demás orga­ni­za­cio­nes de masas y la UJC y altos fun­cio­na­rios de los orga­nis­mos, acor­dó un con­jun­to de medi­das para aco­me­ter, por eta­pas, la reduc­ción de las plan­ti­llas con­si­de­ra­ble­men­te abul­ta­das en el sec­tor estatal.

En una pri­me­ra fase, que pla­ni­fi­ca­mos con­cluir en el pri­mer tri­mes­tre del pró­xi­mo año, se modi­fi­ca­rá el tra­ta­mien­to labo­ral y sala­rial a los tra­ba­ja­do­res dis­po­ni­bles e inte­rrup­tos de un gru­po de orga­nis­mos de la admi­nis­tra­ción cen­tral del esta­do, supri­mien­do los enfo­ques pater­na­lis­tas que des­es­ti­mu­lan la nece­si­dad de tra­ba­jar para vivir y con ello redu­cir los gas­tos impro­duc­ti­vos, que entra­ña el pago igua­li­ta­rio, con inde­pen­den­cia de los años de empleo, de una garan­tía sala­rial duran­te lar­gos perío­dos a per­so­nas que no laboran.

El éxi­to de este pro­ce­so depen­de­rá en bue­na medi­da del ase­gu­ra­mien­to polí­ti­co que debe­mos aco­me­ter, bajo la direc­ción del Par­ti­do y con la acti­va par­ti­ci­pa­ción de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cuba y las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les. Es pre­ci­so con­for­mar un cli­ma de trans­pa­ren­cia y diá­lo­go don­de pri­me la infor­ma­ción opor­tu­na y diá­fa­na a los tra­ba­ja­do­res, en el cual las deci­sio­nes sean cole­gia­das ade­cua­da­men­te y se creen las con­di­cio­nes orga­ni­za­ti­vas requeridas.

La estric­ta obser­van­cia del prin­ci­pio de ido­nei­dad demos­tra­da a la hora de deter­mi­nar quién mere­ce el mejor dere­cho de ocu­par una pla­za, debe con­tri­buir a evi­tar cual­quier mani­fes­ta­ción de favo­ri­tis­mo, así como de dis­cri­mi­na­ción de géne­ro o de otro tipo, las cua­les deben enfren­tar­se con toda firmeza.

El Con­se­jo de Minis­tros tam­bién acor­dó ampliar el ejer­ci­cio del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia y su uti­li­za­ción como una alter­na­ti­va más de empleo de los tra­ba­ja­do­res exce­den­tes, eli­mi­nan­do varias prohi­bi­cio­nes vigen­tes para el otor­ga­mien­to de nue­vas licen­cias y la comer­cia­li­za­ción de algu­nas pro­duc­cio­nes, fle­xi­bi­li­zan­do la con­tra­ta­ción de fuer­za de trabajo.

Al pro­pio tiem­po, en la cita­da reu­nión de los men­cio­na­dos días 16 y 17 de julio, se apro­bó la apli­ca­ción de un régi­men tri­bu­ta­rio para el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia que res­pon­da al nue­vo esce­na­rio eco­nó­mi­co y garan­ti­ce que los incor­po­ra­dos a esta acti­vi­dad con­tri­bu­yan a la segu­ri­dad social, abo­nen impues­tos sobre los ingre­sos per­so­na­les y las ven­tas; y aque­llos que con­tra­ten tra­ba­ja­do­res paguen el tri­bu­to por la uti­li­za­ción de la fuer­za de trabajo.

Pró­xi­ma­men­te se cele­bra­rá un pleno amplia­do del Con­se­jo Nacio­nal de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cuba don­de abor­da­re­mos en deta­lle con los prin­ci­pa­les diri­gen­tes obre­ros estas impor­tan­tes deci­sio­nes, que cons­ti­tu­yen en sí mis­mas un cam­bio estruc­tu­ral y de con­cep­to en inte­rés de pre­ser­var y desa­rro­llar nues­tro sis­te­ma social y hacer­lo sos­te­ni­ble en el futu­ro, de modo que cum­pla­mos el man­da­to del pue­blo de Cuba, reco­gi­do en la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca, de que el carác­ter socia­lis­ta y el sis­te­ma polí­ti­co y social con­te­ni­do en ella son irre­vo­ca­bles (Aplau­sos).

No alber­ga­mos dudas de que en la mate­ria­li­za­ción de estas medi­das con­ta­re­mos con el apo­yo deci­si­vo de la cla­se obre­ra, que jun­to al cam­pe­si­na­do y el res­to de los sec­to­res de la socie­dad, com­pren­de que sin el aumen­to de la efi­cien­cia y la pro­duc­ti­vi­dad es impo­si­ble ele­var sala­rios, incre­men­tar las expor­ta­cio­nes y sus­ti­tuir impor­ta­cio­nes, cre­cer en la pro­duc­ción de ali­men­tos y en defi­ni­ti­va sos­te­ner los enor­mes gas­tos socia­les pro­pios de nues­tro sis­te­ma socia­lis­ta, esfe­ra en la que tam­bién esta­mos en el deber de ser racio­na­les, aho­rran­do mucho más sin sacri­fi­car la calidad.

Por otra par­te, pien­so que a nadie se le esca­pe la tras­cen­den­te con­tri­bu­ción al mejo­ra­mien­to de la dis­ci­pli­na social y labo­ral que ema­na de la apli­ca­ción de estas medidas.

Al adop­tar estos acuer­dos, par­ti­mos de que nadie que­da­rá aban­do­na­do a su suer­te, el Esta­do Socia­lis­ta brin­da­rá el apo­yo nece­sa­rio para una vida dig­na, median­te el sis­te­ma de asis­ten­cia social a aque­llos que real­men­te no estén en capa­ci­dad de tra­ba­jar y sean el úni­co sus­ten­to de sus fami­lias. Hay que borrar para siem­pre la noción de que Cuba es el úni­co país del mun­do en que se pue­de vivir sin trabajar.

Igual­men­te hemos avan­za­do en los estu­dios a car­go de la Comi­sión de Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca del Sex­to Con­gre­so del Par­ti­do y fun­cio­nan inin­te­rrum­pi­da­men­te los diver­sos gru­pos de tra­ba­jo crea­dos para la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas, que ana­li­za­re­mos pre­via­men­te con los mili­tan­tes del par­ti­do y la pobla­ción en su conjunto.

En medio de la adver­sa coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal y su inevi­ta­ble inci­den­cia en nues­tro país, en los esti­ma­dos del pri­mer semes­tre se apre­cian resul­ta­dos alen­ta­do­res en la eco­no­mía nacio­nal, a pesar del incum­pli­mien­to del plan de azú­car y otras pro­duc­cio­nes agro­pe­cua­rias a cau­sa de erro­res de direc­ción y tam­bién por los efec­tos de la sequía.

Se incre­men­tan los arri­bos de visi­tan­tes extran­je­ros, se cum­ple la pro­duc­ción petro­le­ra; se man­tie­ne, e inclu­so mejo­ra, el equi­li­brio mone­ta­rio interno, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo refle­ja un rit­mo supe­rior al sala­rio medio, obje­ti­vo que no se logra­ba des­de hace varios años, se ele­van modes­ta­men­te las expor­ta­cio­nes y se redu­ce el con­su­mo de por­ta­do­res ener­gé­ti­cos, a par­tir del reor­de­na­mien­to del trans­por­te y el efec­to de otras medi­das de ahorro.

El con­su­mo de elec­tri­ci­dad refle­ja resul­ta­dos posi­ti­vos en el sec­tor esta­tal, a dife­ren­cia del resi­den­cial que cre­ce más que lo previsto.

Hace exac­ta­men­te un año me refe­rí a las res­tric­cio­nes finan­cie­ras exter­nas que enfren­tá­ba­mos debi­do a la acu­mu­la­ción de com­pro­mi­sos de pago y la nece­si­dad de lle­var a cabo rene­go­cia­cio­nes de deu­das. Hoy pue­do infor­mar­les que gra­cias a la con­fian­za y com­pren­sión de la mayo­ría de nues­tros acree­do­res, hemos logra­do algu­nos avan­ces en el apla­za­mien­to de obli­ga­cio­nes, las cua­les tene­mos la más fir­me volun­tad de hon­rar en los nue­vos pla­zos con­ve­ni­dos. Asi­mis­mo, las reten­cio­nes de trans­fe­ren­cias al exte­rior a sumi­nis­tra­do­res acu­mu­la­das en esa fecha, son hoy ape­nas un ter­cio de aque­llas de hace un año y, como mues­tra de segu­ri­dad en el país se han incre­men­ta­do los depó­si­tos extran­je­ros en los ban­cos cubanos.

Debo refe­rir­me a otro tema de actua­li­dad. Por deci­sión sobe­ra­na y en estric­to ape­go a nues­tras leyes, en los últi­mos días se com­ple­tó la excar­ce­la­ción y sali­da del país de los pri­me­ros 21 reclu­sos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, de los 53 san­cio­na­dos en el 2003 por deli­tos con­tra la segu­ri­dad del Estado.

Con ante­rio­ri­dad, des­de el 2004, se había con­ce­di­do licen­cia extra­pe­nal a otros 22 san­cio­na­dos en la mis­ma cau­sa judicial.

Cabe recor­dar que nin­guno de estos ciu­da­da­nos fue con­de­na­do por sus ideas, como han tra­ta­do de hacer ver las bru­ta­les cam­pa­ñas de des­cré­di­to con­tra Cuba, en dife­ren­tes regio­nes del mundo.

Como que­dó pro­ba­do de mane­ra irre­fu­ta­ble en el acto del jui­cio oral, todos habían come­ti­do deli­tos pre­vis­tos y san­cio­na­dos en nues­tras leyes, actuan­do al ser­vi­cio del gobierno de los Esta­dos Uni­dos y de su polí­ti­ca de blo­queo y subversión.

No debe olvi­dar­se que en aque­llos momen­tos –2003 — , el enton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, embria­ga­do con las apa­ren­tes vic­to­rias en las gue­rras de Iraq y Afga­nis­tán, pro­cla­ma­ba el “cam­bio de régi­men” en Cuba y ame­na­za­ba direc­ta­men­te nues­tra segu­ri­dad nacio­nal, lle­gan­do inclu­so a desig­nar públi­ca­men­te un inter­ven­tor para admi­nis­trar el país tras ser ocu­pa­do, al igual que aca­ba­ban de hacer en Iraq. Como con­se­cuen­cia, se fra­gua­ron dece­nas de pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na y de secues­tro de avio­nes y bar­cos que tuvi­mos que enfren­tar con toda fir­me­za, basa­dos en el estric­to res­pe­to a las leyes.

La Revo­lu­ción pue­de ser gene­ro­sa por­que es fuer­te, su fuer­za radi­ca en el apo­yo mayo­ri­ta­rio del pue­blo que ha sabi­do resis­tir tan­tos años de agre­sio­nes y sacri­fi­cios, por eso no resul­ta ocio­so reite­rar que no habrá impu­ni­dad para los enemi­gos de la Patria, para quie­nes inten­ten poner en peli­gro nues­tra inde­pen­den­cia (Aplau­sos).

Nadie se lla­me a enga­ño. La defen­sa de nues­tras sagra­das con­quis­tas, de nues­tras calles y pla­zas, segui­rá sien­do el pri­mer deber de los revo­lu­cio­na­rios a quie­nes no pode­mos pri­var de ese dere­cho (Aplau­sos prolongados).

Fue­ra de tex­to pode­mos comen­tar que el pobre inter­ven­tor desig­na­do por Geor­ge W. Bush se que­dó des­em­plea­do (Risas).

En cuan­to a Cuba y los Esta­dos Uni­dos, en esen­cia nada ha cam­bia­do; nues­tros vale­ro­sos Cin­co Héroes per­ma­ne­cen sufrien­do injus­ta pri­sión y un tra­to abu­si­vo, como la cruel­dad que se come­te actual­men­te con el com­pa­ñe­ro Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo, con­de­na­da por esta Asam­blea. Aun­que exis­ta menos retó­ri­ca y se cele­bren oca­sio­na­les con­ver­sa­cio­nes bila­te­ra­les sobre temas espe­cí­fi­cos y limi­ta­dos, en reali­dad, el blo­queo se con­ti­núa apli­can­do y noso­tros segui­re­mos actuan­do con la sere­ni­dad y pacien­cia que hemos apren­di­do en más de medio siglo.

A noso­tros, los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos las difi­cul­ta­des no nos qui­tan el sue­ño, nues­tro úni­co camino es pro­se­guir la lucha con opti­mis­mo y la inclau­di­ca­ble fe en la victoria.

Muchas gra­cias (Ova­ción).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.