El Correo Espa­ñol, la voz de la basu­ra fas­cis­ta. Boi­kot!. Pásalo!.

Nota de Boltxe: Todos los años es igual. El gru­po fas­cis­ta y anti­po­pu­lar Vocen­to pone en mar­cha su maqui­na­ria into­xi­ca­do­ra. Hoy escri­ben esto, en línea con el PP y el PSOE. Hay que con­se­guir una bue­na cam­pa­ña de boi­kot a estos ladro­nes, cuyos talle­res fue­ron los de un dia­rio nacio­na­lis­ta incau­ta­do para que la basu­ra nazi – falan­gis­ta fue­se se portavoz.
Boca a boca, eskuz – eskuz, que la gen­te decen­te no com­pre esta basu­ra. Boi­kot al tro­le­ro Espa­ñol , por­ta­voz de la basu­ra falan­gis­ta y reque­té de siem­pre. Ni un euro para estos inde­sea­bles cuyas cuen­tas si que son incon­fe­sa­bles, si.
En Aste Nagu­sia, duran­te todo el año. Esto dice la pren­sa del Movi­mien­to Nazi Espa­ñol para arre­me­ter con­tra el Movi­mien­to Fes­ti­vo Popu­lar, cuyas cajas año­ran, como cuan­do impu­sie­ron el fas­cis­mo. ¡Bas­ta ya!.
…«El mon­ta­je de las txos­nas de Aste Nagu­sia, ade­más de hacer que Bil­bao se sacu­da la cal­ma chi­cha del mes de agos­to con el soni­do de las herra­mien­tas y los meca­no­tu­bos al cho­car, es pre­lu­dio de otro tipo de músi­ca: la de los euros que se depo­si­tan en sus cajas a un rit­mo ende­mo­nia­do, direc­ta­men­te pro­por­cio­nal al fre­ne­sí que domi­na a los encar­ga­dos de las barras, que a deter­mi­na­das horas ‑gene­ral­men­te, intem­pes­ti­vas- no dan abas­to sir­vien­do “katxis” y boca­tas. Esta clá­si­ca estam­pa vol­ve­rá a repe­tir­se a fina­les de mes en las 34 case­tas que se ins­ta­la­rán: 26 de las com­par­sas ‑reu­ni­das en la fede­ra­ción Bil­bo­ko Kon­par­tsak- y ocho de aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro. Y cuan­do la fies­ta fina­li­ce, lle­ga­rá el momen­to de des­ar­mar las estruc­tu­ras… y de hacer recuen­to de ganan­cias. ¿Cuán­to sacan las txos­nas en esa sema­na? Este es uno de los secre­tos mejor guar­da­dos de la Aste Nagu­sia. Si quie­ren saber lo que decla­ra­ron el año pasa­do, pasen y lean.
A tenor de las cuen­tas pre­sen­ta­das por los titu­la­res de las txos­nas, a las que ha teni­do acce­so EL CORREO ( El Tro­le­ro!»), las case­tas de Bil­bo­ko Kon­par­tsak dis­tan de ser las más ren­ta­bles. En su balan­ce de la Aste Nagu­sia 2009 afir­ma­ron que sus ingre­sos fue­ron de 238.000 euros, un pro­me­dio de 8.500 por cada una de las 28 txos­nas, dos más de las que ten­drán este año, ya que las agru­pa­cio­nes Txo­ri Barro­te y Kas­ka­go­rri no podrán colo­car sus ins­ta­la­cio­nes por haber vul­ne­ra­do la orde­nan­za de fies­tas al exhi­bir fotos de pre­sos de ETA y car­te­les alu­si­vos a la ban­da en la ante­rior edición.
Pero esta can­ti­dad no es la que sacan en lim­pio. Hay que des­con­tar­le los gas­tos, que, tal y como ase­gu­ran, ascen­die­ron a 168.000 euros, por lo que sus bene­fi­cios de la Sema­na Gran­de se que­da­rían en 70.000 euros, ape­nas 2.500 lim­pios por txos­na. Es decir, algo más de 300 euros por jor­na­da y case­ta, lo que cues­tan unos 60 “katxis” de kali­motxo. Unas ganan­cias que, argu­men­tan los auto­res de la con­ta­bi­li­dad, ni siquie­ra lle­ga­ron para cubrir los gas­tos (loca­les, mate­rial, orga­ni­za­ción de acti­vi­da­des en San­to Tomás, Car­na­va­les y Kon­par­tse­ro Egu­na) de Bil­bo­ko Kon­par­tsak duran­te todo el año. Por eso, sos­tie­nen que sus cuen­tas gene­ra­les de 2009 se cerra­ron con 548 euros de pérdidas.
Sin embar­go, otras txos­nas, per­te­ne­cien­tes a aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro, admi­tie­ron mejo­res resul­ta­dos en la Sema­na Gran­de. Ale­vi­nes Vas­cos puso sobre la mesa unos bene­fi­cios tota­les de 38.868 euros ‑más de la mitad que las 28 case­tas de Bil­bo­ko Kon­par­tsak jun­tas-; Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal dijo que sus ganan­cias fue­ron de 8.722 euros; las de Gogo­rre­gi ‑de las juven­tu­des del PNV- ascen­die­ron a 8.209, mien­tras que otras case­tas, como la Bil­bao Rugby Club, el club de Atle­tis­mo de San­tutxu y Bilbaogay&Less, logra­ron unas ganan­cias de entre 3.400 y 4.800 euros. Ade­más, jus­ti­fi­ca­ron el des­tino del dine­ro deta­llan­do acti­vi­da­des, excur­sio­nes y pro­yec­tos para el desa­rro­llo, entre otros conceptos.
Remo­lo­nean­do
Estas son las cuen­tas que el año pasa­do hicie­ron lle­gar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao los res­pon­sa­bles de las txos­nas. Y no es algo que hagan por su pro­pia ini­cia­ti­va, sino por impe­ra­ti­vo legal. Has­ta 2004 no exis­tía nin­gún con­trol, pero ese año el PP pro­pi­ció unas modi­fi­ca­cio­nes en la orde­nan­za de fies­tas para esta­ble­cer la prohi­bi­ción de mos­trar car­te­les o sím­bo­los «que apo­yen el terro­ris­mo» y obli­gar a com­par­sas y aso­cia­cio­nes con txos­na a pre­sen­tar un balan­ce de ingre­sos y gas­tos en un pla­zo de tres meses tras el final de las fies­tas, ade­más de «una decla­ra­ción res­pon­sa­ble» sobre el des­tino del dine­ro. De no hacer­lo, se arries­gan a per­der la auto­ri­za­ción para desa­rro­llar su actividad.
Sin embar­go, la ley no les obli­ga a apor­tar nin­gún tipo de jus­ti­fi­can­te, por lo que hay que fiar­se de la bue­na volun­tad de los “con­ta­bles”, que año tras año han ido deta­llan­do mejor sus cuen­tas. Aun­que han remo­lo­nea­do lo suyo. En 2004, año en que cam­bió la orde­nan­za, el Con­sis­to­rio, que enton­ces bas­cu­la­ba entre los avi­sos de que se iban a «poner serios» y la cau­te­la a la hora de actuar «para evi­tar males mayo­res», admi­tió que sólo Gogo­rre­gi y una de las aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro se habían ceñi­do a la lega­li­dad pre­sen­tan­do balan­ces. El res­to igno­ró la nor­ma­ti­va, a pesar de que los res­pon­sa­bles muni­ci­pa­les lle­ga­ron a soli­ci­tár­se­las has­ta tres veces. Vamos, que la obli­ga­ción de pre­sen­tar las cuen­tas fue reci­bi­da con bas­tan­te relax. De hecho, al año siguien­te, Bil­bo­ko Kon­par­tsak sólo deta­lló los gas­tos, dejan­do vacío el apar­ta­do de ingre­sos, lo que les valió un tirón de ore­jas ‑por car­ta- del Ayuntamiento.
Enton­ces, la ame­na­za de reti­ra­da del per­mi­so muni­ci­pal no pare­cía sur­tir dema­sia­do efec­to. Algo que soli­vian­tó a la aso­cia­ción de hos­te­le­ros y refor­zó su creen­cia de que las txos­nas dis­fru­ta­ban de un tra­to de favor, sen­ti­mien­to que aún per­du­ra. Lo que sí ha cam­bia­do es la per­cep­ción de los res­pon­sa­bles de las txos­nas de que el incum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va de fies­tas es ino­cuo, como se ha demos­tra­do con la san­ción a Kas­ka­go­rri y Txo­ri Barrote.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.