El Correo Espa­ñol, la voz de la basu­ra fas­cis­ta. Boi­kot!. Pása­lo!.

Nota de Boltxe: Todos los años es igual. El gru­po fas­cis­ta y anti­po­pu­lar Vocen­to pone en mar­cha su maqui­na­ria into­xi­ca­do­ra. Hoy escri­ben esto, en línea con el PP y el PSOE. Hay que con­se­guir una bue­na cam­pa­ña de boi­kot a estos ladro­nes, cuyos talle­res fue­ron los de un dia­rio nacio­na­lis­ta incau­ta­do para que la basu­ra nazi – falan­gis­ta fue­se se por­ta­voz.
Boca a boca, eskuz – eskuz, que la gen­te decen­te no com­pre esta basu­ra. Boi­kot al tro­le­ro Espa­ñol , por­ta­voz de la basu­ra falan­gis­ta y reque­té de siem­pre. Ni un euro para estos inde­sea­bles cuyas cuen­tas si que son incon­fe­sa­bles, si.
En Aste Nagu­sia, duran­te todo el año. Esto dice la pren­sa del Movi­mien­to Nazi Espa­ñol para arre­me­ter con­tra el Movi­mien­to Fes­ti­vo Popu­lar, cuyas cajas año­ran, como cuan­do impu­sie­ron el fas­cis­mo. ¡Bas­ta ya!.
…«El mon­ta­je de las txos­nas de Aste Nagu­sia, ade­más de hacer que Bil­bao se sacu­da la cal­ma chi­cha del mes de agos­to con el soni­do de las herra­mien­tas y los meca­no­tu­bos al cho­car, es pre­lu­dio de otro tipo de músi­ca: la de los euros que se depo­si­tan en sus cajas a un rit­mo ende­mo­nia­do, direc­ta­men­te pro­por­cio­nal al fre­ne­sí que domi­na a los encar­ga­dos de las barras, que a deter­mi­na­das horas ‑gene­ral­men­te, intem­pes­ti­vas- no dan abas­to sir­vien­do “katxis” y boca­tas. Esta clá­si­ca estam­pa vol­ve­rá a repe­tir­se a fina­les de mes en las 34 case­tas que se ins­ta­la­rán: 26 de las com­par­sas ‑reu­ni­das en la fede­ra­ción Bil­bo­ko Kon­par­tsak- y ocho de aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro. Y cuan­do la fies­ta fina­li­ce, lle­ga­rá el momen­to de des­ar­mar las estruc­tu­ras… y de hacer recuen­to de ganan­cias. ¿Cuán­to sacan las txos­nas en esa sema­na? Este es uno de los secre­tos mejor guar­da­dos de la Aste Nagu­sia. Si quie­ren saber lo que decla­ra­ron el año pasa­do, pasen y lean.
A tenor de las cuen­tas pre­sen­ta­das por los titu­la­res de las txos­nas, a las que ha teni­do acce­so EL CORREO ( El Tro­le­ro!»), las case­tas de Bil­bo­ko Kon­par­tsak dis­tan de ser las más ren­ta­bles. En su balan­ce de la Aste Nagu­sia 2009 afir­ma­ron que sus ingre­sos fue­ron de 238.000 euros, un pro­me­dio de 8.500 por cada una de las 28 txos­nas, dos más de las que ten­drán este año, ya que las agru­pa­cio­nes Txo­ri Barro­te y Kas­ka­go­rri no podrán colo­car sus ins­ta­la­cio­nes por haber vul­ne­ra­do la orde­nan­za de fies­tas al exhi­bir fotos de pre­sos de ETA y car­te­les alu­si­vos a la ban­da en la ante­rior edi­ción.
Pero esta can­ti­dad no es la que sacan en lim­pio. Hay que des­con­tar­le los gas­tos, que, tal y como ase­gu­ran, ascen­die­ron a 168.000 euros, por lo que sus bene­fi­cios de la Sema­na Gran­de se que­da­rían en 70.000 euros, ape­nas 2.500 lim­pios por txos­na. Es decir, algo más de 300 euros por jor­na­da y case­ta, lo que cues­tan unos 60 “katxis” de kali­motxo. Unas ganan­cias que, argu­men­tan los auto­res de la con­ta­bi­li­dad, ni siquie­ra lle­ga­ron para cubrir los gas­tos (loca­les, mate­rial, orga­ni­za­ción de acti­vi­da­des en San­to Tomás, Car­na­va­les y Kon­par­tse­ro Egu­na) de Bil­bo­ko Kon­par­tsak duran­te todo el año. Por eso, sos­tie­nen que sus cuen­tas gene­ra­les de 2009 se cerra­ron con 548 euros de pér­di­das.
Sin embar­go, otras txos­nas, per­te­ne­cien­tes a aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro, admi­tie­ron mejo­res resul­ta­dos en la Sema­na Gran­de. Ale­vi­nes Vas­cos puso sobre la mesa unos bene­fi­cios tota­les de 38.868 euros ‑más de la mitad que las 28 case­tas de Bil­bo­ko Kon­par­tsak jun­tas-; Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal dijo que sus ganan­cias fue­ron de 8.722 euros; las de Gogo­rre­gi ‑de las juven­tu­des del PNV- ascen­die­ron a 8.209, mien­tras que otras case­tas, como la Bil­bao Rugby Club, el club de Atle­tis­mo de San­tutxu y Bilbaogay&Less, logra­ron unas ganan­cias de entre 3.400 y 4.800 euros. Ade­más, jus­ti­fi­ca­ron el des­tino del dine­ro deta­llan­do acti­vi­da­des, excur­sio­nes y pro­yec­tos para el desa­rro­llo, entre otros con­cep­tos.
Remo­lo­nean­do
Estas son las cuen­tas que el año pasa­do hicie­ron lle­gar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao los res­pon­sa­bles de las txos­nas. Y no es algo que hagan por su pro­pia ini­cia­ti­va, sino por impe­ra­ti­vo legal. Has­ta 2004 no exis­tía nin­gún con­trol, pero ese año el PP pro­pi­ció unas modi­fi­ca­cio­nes en la orde­nan­za de fies­tas para esta­ble­cer la prohi­bi­ción de mos­trar car­te­les o sím­bo­los «que apo­yen el terro­ris­mo» y obli­gar a com­par­sas y aso­cia­cio­nes con txos­na a pre­sen­tar un balan­ce de ingre­sos y gas­tos en un pla­zo de tres meses tras el final de las fies­tas, ade­más de «una decla­ra­ción res­pon­sa­ble» sobre el des­tino del dine­ro. De no hacer­lo, se arries­gan a per­der la auto­ri­za­ción para desa­rro­llar su acti­vi­dad.
Sin embar­go, la ley no les obli­ga a apor­tar nin­gún tipo de jus­ti­fi­can­te, por lo que hay que fiar­se de la bue­na volun­tad de los “con­ta­bles”, que año tras año han ido deta­llan­do mejor sus cuen­tas. Aun­que han remo­lo­nea­do lo suyo. En 2004, año en que cam­bió la orde­nan­za, el Con­sis­to­rio, que enton­ces bas­cu­la­ba entre los avi­sos de que se iban a «poner serios» y la cau­te­la a la hora de actuar «para evi­tar males mayo­res», admi­tió que sólo Gogo­rre­gi y una de las aso­cia­cio­nes sin áni­mo de lucro se habían ceñi­do a la lega­li­dad pre­sen­tan­do balan­ces. El res­to igno­ró la nor­ma­ti­va, a pesar de que los res­pon­sa­bles muni­ci­pa­les lle­ga­ron a soli­ci­tár­se­las has­ta tres veces. Vamos, que la obli­ga­ción de pre­sen­tar las cuen­tas fue reci­bi­da con bas­tan­te relax. De hecho, al año siguien­te, Bil­bo­ko Kon­par­tsak sólo deta­lló los gas­tos, dejan­do vacío el apar­ta­do de ingre­sos, lo que les valió un tirón de ore­jas ‑por car­ta- del Ayun­ta­mien­to.
Enton­ces, la ame­na­za de reti­ra­da del per­mi­so muni­ci­pal no pare­cía sur­tir dema­sia­do efec­to. Algo que soli­vian­tó a la aso­cia­ción de hos­te­le­ros y refor­zó su creen­cia de que las txos­nas dis­fru­ta­ban de un tra­to de favor, sen­ti­mien­to que aún per­du­ra. Lo que sí ha cam­bia­do es la per­cep­ción de los res­pon­sa­bles de las txos­nas de que el incum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va de fies­tas es ino­cuo, como se ha demos­tra­do con la san­ción a Kas­ka­go­rri y Txo­ri Barro­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *